moved here

Ciencia de la sostenibilidad para la investigación y conservación de polinización

15 Enero 2016
El Uso del suelo urbano afecta al servicio ecológico gratuito que proporcionan las abejas a través de la polinización. Foto de: Center for Sustainability

El Uso del suelo urbano afecta al servicio ecológico gratuito que proporcionan las abejas a través de la polinización. Foto de: Center for Sustainability

Damon Hall, Andrea Burr, and Nicole Schaeg

Como investigadores de ciencias de la sostenibilidad en el Centro para la Sostenibilidad  en la Universidad de Saint Louis, una institución jesuita en Saint Louis, Missouri (Estados Unidos), hemos impulsado a reflexionar sobre nuestros propios esfuerzos por la reciente serie de artículos en Ecojesuit que avanzaron el diálogo transformador en la ciencia y los valores de la sostenibilidad.

Esto guarda relación con el proceso de Diálogo Estocolmo que facilitó la Red Ignaciana Global de Incidencia Pública sobre Ecología (GIAN-Ecología) y que se reunió en Estocolmo, Suecia, a finales de noviembre de 2015. Para unirse esta importante conversación, le ofrecemos esta discusión sobre cómo los principios dentro de la ciencia sostenibilidad forma a nuestro trabajo sobre la conservación de la polinización por insectos urbana.

Durante los últimos 15 años, la ciencia de la sostenibilidad ha estado persiguiendo activamente soluciones a los complejos desafíos socio-ecológicos del mundo [1, 2]. Este nuevo enfoque de la investigación se basa en la investigación que ve problemas en términos de sistemas interconectados de los seres humanos y el medio ambiente [3]. La complejidad de estos problemas requiere de equipos de científicos de diferentes disciplinas que están dispuestos a colaborar con los actores locales que están más familiarizados con el sistema.

El objetivo es desarrollar conceptualizaciones compartidas del sistema para el aprendizaje, la toma de decisiones, y otros cambios que mueven el sistema hacia la sostenibilidad [4, 5]. Por lo tanto, el conocimiento para la transición hacia la sostenibilidad debe ser significativo para las comunidades que viven dentro y se apoyan en el problema para facilitar los cambios en el comportamiento, la política y el gobierno [4-9].

Aunque ciencia de la sostenibilidad ha sido criticado por no abordar explícitamente los valores en la investigación, los supuestos subyacentes (como el pensamiento sistémico, la participación de las partes interesadas, y el conocimiento útil para la resolución de problemas) funcionan como principios para investigaciones elaboradas y la práctica [10]. El énfasis en el conocimiento destinado a la aplicación en lugar de la ciencia por la ciencia hace de esta una ciencia muy diferente.

La Investigación en ciencia de la sostenibilidad es inusual para los estudiosos tradicionalmente formados en las ciencias humanas, sociales, y biofísicas que producen conocimiento para el público interno. Por diseño, ciencia de la sostenibilidad es la búsqueda de empleo inspirada en el conocimiento en las intersecciones de la ciencia y la sociedad orientada a los problemas [2, 6]. Comparte con la llamada de Laudato si’ los cambios dentro de la ciencia para apoyar las transformaciones sociales.

Una tarea central para el avance de una ciencia de la sostenibilidad implica el desarrollo de un conjunto de conocimientos construido sobre estudios de casos empíricos. Esto permite a los investigadores documentar los enfoques que funcionan bien y las lecciones que pueden ser transferibles a otros problemas y lugares [3, 4, 7, 8, 11]. En la actualidad, nuestro equipo busca avanzar en esta nueva ciencia a través de investigaciones de casos para abordar el descenso de la población de abejas.

Todos los seres humanos dependen de los insectos polinizadores para la producción de fibra, frutas y vegetales que contribuyen a la cantidad y calidad de muchos cultivos como calabazas, tomates y pimientos. En concreto, las abejas (Hymenoptera: Apoidea) como polinizadores son esenciales tanto ecológica como económicamente dedicados a cultivos silvestres a nivel mundial [16-18].

La polinización de las abejas es el servicio ecológico más valioso proporcionado por la vida silvestre. Para la mayoría de la gente y de las economías, el trabajo de las abejas pasa desapercibido. Sin embargo, la Organización para la Alimentación y la Agricultura estima que de cada 100 especies cultivadas que proporcionan el 90% de los suministros de alimentos para 146 países, 71 son polinizadas por abejas, sobre todo por las abejas silvestres [19]. Además de la conocida abeja de la miel europea (Apis mellifera), se estima que hay 25.000 especies de abejas silvestres en todo el mundo.

La salud de los polinizadores de insectos a nivel mundial (la diversidad de especies y abundancia) está en decadencia [12-14]. Las causas de la disminución son una combinación de una serie de decisiones en el uso de la tierra factores [20, 21] de la fragmentación del hábitat, la falta de recursos de forrajeo, los pesticidas, las plagas y las enfermedades [16-18].

Sin embargo, en medio de esta crisis de polinizadores en extinción, los investigadores están encontrando sorprendentemente diversas comunidades de abejas silvestres en ciudades de todo el mundo como Berlín, Alemania [22], Cardiff y Londres en el Reino Unido [23-25], Melbourne, Australia [26], Provincia de Guanacaste, Costa Rica [27], Vancouver, Canadá [28], Chicago, IL [29], la ciudad de Nueva York, Nueva York [30, 31], Phoenix, AZ [32], y San Francisco, CA en los EE.UU. [33]. En varios casos, se encuentran más especies en las zonas urbanas que en las tierras rurales cercanas [24, 25, 30, 32].

Los estudios indican que el conductor consistente de polinización es la presencia y la disponibilidad de las flores [25]. Esto sugiere que los esfuerzos de conservación destinadas a aumentar los recursos florales para los polinizadores en las ciudades puedan tener un impacto positivo en la mejora de la diversidad de abejas y la abundancia. Además, cuando las poblaciones de abejas urbanas son saludables, puede producirse un efecto de contagio donde las abejas rehabitan tierras rurales [34].

Guiada por los principios de ciencia de la sostenibilidad, estamos trabajando para entender las relaciones entre la salud de insectos polinizadores y los usos del suelo urbano. El proyecto comparte preguntas a través de la investigación de campo en ecología y las ciencias sociales para:

  1. Entender lo que explica los hallazgos de diversas especies de abejas en las ciudades
  2. Cómo la gente puede fomentar la mejora del hábitat para la conservación de la disminución de las abejas.

Estamos poniendo a prueba esta investigación en Saint Louis, Missouri, para examinar los vínculos entre la abundancia y diversidad de las abejas salvajes y los factores sociales y culturales en las prácticas de adopción de decisiones en el uso de la tierra. Una comprensión socialmente más robusta de la ciudad como un sistema socio-ecológico desde la perspectiva de las abejas que nos permitirá experimentar con intervenciones que pueden hacer la transición del sistema hacia la sostenibilidad.

Nuestro estudio contiene 15 sitios áreas de estudios de a largo plazo dentro de Saint Louis compuestas de granjas urbanas, jardines comunitarios y sitios de restauración de la pradera. Estos sitios se muestrean para la diversidad de abejas y la abundancia semanal durante los veranos.

Para entender las dinámicas sociales que rodean los sitios ecológicamente muestreados, hablamos con las personas que manejan los sitios. Hemos llevado a cabo 30 entrevistas en profundidad con los tomadores de decisiones en el verano de 2015 [35]. Los participantes tienen diversos orígenes, experiencia y nivel socioeconómico que influyen en lo que planta.

Para entender mejor este sistema socio-ecológico, se analizó la relación entre los patrones de la cubierta vegetal y las estructuras socioeconómicas a nivel de grupo de bloques del censo de Estados Unidos, usando herramientas desarrolladas para el análisis de marketing [36, 37]. Este enfoque conecta nuestros datos de las ciencias sociales y de campo ecológica a la información que nos ayuda a determinar donde se necesitan más estrategias de intervención.

Cuando se combina con la literatura académica de similares ciudades del medio oeste de Estados Unidos, podemos diseñar adecuadamente las iniciativas dirigidas a lugares específicos con baja diversidad de especies para fomentar la adopción de prácticas de jardinería favorables a los polinizadores de los residentes. Los datos de campo social se utilizan para diseñar las comunicaciones que son significativas para la vida cotidiana de las personas que viven cerca de las áreas de los proyectos. Además, con monitorización continua de abeja, podemos evaluar la eficacia de la participación de la comunidad para la conservación en términos de medidas de diversidad de especies de abejas.

Esta investigación ilustra el valor de escuchar a las partes interesadas locales y cómo los valores sociales se pueden considerar activamente en la investigación [38]. Este trabajo informa nuestro estudio piloto, así como da un ejemplo de un caso empírico para las metodologías de investigación de ciencias de la sostenibilidad [7, 8, 11].

A medida que continuamos este trabajo integrador en 2016, es una contribución al cambio de paradigma científico descrito en Laudato si’ que refuerza el hecho de que, como seres humanos, estamos intrínsecamente conectados y dependientes biológicamente de la naturaleza. Con el 70% de la población mundial proyectada para vivir en áreas urbanas en 2050 [36], la ciencia de la sostenibilidad tiene un papel importante en cómo debemos urbanizar (y suburbanizar) que es consciente de nuestra naturaleza interconectada.

Los seres humanos son los formadores más importantes de los entornos urbanos. Por lo tanto, con base firme en la investigación empírica, podemos establecer nuevas reglas y formas de diseño del proceso de urbanización que dan cuenta de los insectos polinizadores y otras funciones críticas, aparentemente invisibles, y ecológicas.

Damon Hall es profesor adjunto de la Sostenibilidad en el Centro para la Sostenibilidad en la Universidad de Saint Louis y pueden contactarle a través de su correo electrónico dmhall(at)slu.edu. Sus coautores son Andrea Burr, un investigador doctorado, y Nicole Schaeg, investigadora de Máster en ciencia de la sostenibilidad.

Referencias:
1. Kajikawa Y, Tacoa F, Yamaguchi K. 2014. Sustainability science: the changing landscape of sustainability research. Sustainability Science 9(4): 431-438.
2. Kates RW, Clark WC, Corell R, Hall JM, Jaeger CC, Lowe I, et al. 2001. Sustainability Science. Science 292(5517): 641.
3. Wiek A, Ness B, Schweizer-Ries P, Brand FS, Farioli F. 2012. From complex systems analysis to transformational change: a comparative appraisal of sustainability science projects. Sustainability Science 7(1): 5-24.
4. Hall DM, Silka L, Lindenfeld L. 2012. Advancing science and improving quality of place: Linking knowledge with action in Maine’s Sustainability Solutions Initiative. Maine Policy Review 21(1): 22-29.
5. Hall DM, Lazarus ED, SwannackTS. 2014. Strategies for communicating systems models. Environmental Modelling & Software 55: 70-76.
6. Cash DW, Clark WC, Alcock F, Dickson NM, Eckley N, Gurston DH et al. 2003. Knowledge systems for sustainable development. Proceedings of the National Academy of Science 100(14): 8086-8091.
7. Hall DM, Lazarus ED. 2015. Deep waters: lessons from community meetings about offshore wind resource development in the US. Marine Policy 57: 9-17.
8. van Kerkhoff L, Lebel L. 2006. Linking knowledge and action for sustainable development. Annual Review of Environment and Resources 31: 445-477.
9. Gibbons M, Limoges C, Nowotny H, Schwartzman S, Scott P, Trow M. 1994. The new production of knowledge: the dynamics of science and research in contemporary societies. Sage.
10. Miller T, Wiek A, Sarewitz D, Robinson J, Olsson L, Kriebel D, Loorbach D, 2014. The future of sustainability science: a solutions-oriented research agenda. Sustainability Science, 9: 239-246.
11. Steelman T, Nichols EG, James A, Bradford L, Ebersöhn L, Scherman V, et al. 2015. Practicing the science of sustainability: the challenges of transdisciplinarity in a developing world context. Sustainability Science 10(4): 581-99.
12. Pleasants JM, Oberhauser KS. 2013. Milkweed loss in agricultural fields because of herbicide use: effect on monarch butterfly population. Insect Conservation and Diversity 6(2): 135-144.
13. van der Sluijs JP, Simon-Delso N, Goulson D, Maxim L, Bonmatin JM, Belzunces LP. 2013. Neonicotinoids, bee disorders and the sustainability of pollinator services. Current Opinion in Environmental Sustainability 5(3): 293-305.
14. Whitehorn PR, O’Connor S, Wackers FL, Goulson D. 2012. Neonicotinoid pesticide reduces bumble bee colony growth and queen production. Science 336(6079): 351-352.
15. White House, Office of the Press Secretary. 2014. Presidential memorandum creating a Federal Strategy to promote the health of honey bees and other pollinators [Press release]. Available from: https://www.whitehouse.gov/the-press-office/2014/06/20/presidential-memorandum-creating-federal-strategy-promote-health-honey-b
16. Cariveau DP, Winfree R. 2015. Causes of variation in wild bee responses to anthropogenic drivers. Current Opinion in Insect Science 10: 104-109.
17. Koh I., Lonsdorf EV, Williams NM, Brittain C, Isaacs R, Gibbs J, Ricketts T. 2016. Modeling the status, trends, and impacts of wild bee abundance in the United States. Proceedings of the National Academy of Sciences. online December 21, 2015. doi: 10.1073/pnas.1517685113.
18. Matteson KC, Grace JB, Minor ES. 2012. Direct and indirect effects of land use on floral resources and flower-visiting insects across an urban landscape. Oikos 122(5): 682-694.
19. Food and Agricultural Organization. 2005. The state of food and agriculture. Roma, Italy: Design Group Publishing Management Service FAO.
20. Potts SG, Biesmeijer JC, Kremen C, Neumann P, Schweiger O, Junin WE. 2010. Global pollinator declines: trends, impacts and drivers. Trends in Ecology & Evolution 25(6): 345-353.
21. Goulson D, Nicholls E, Botias C, Rotheray EL. 2015. Bee declines driven by combined stress from parasites, pesticides, and lack of flowers. Science 347(6229). doi: 10.1126/science.1255957.
22. Saure C, Burger F, Dathe HH. 1998. Die bienenarten von Brandenburg und Berlin (Hym. Apidae). Entomologische Nachrichten und Berichte 42(3): 155-166.
23. Goulson D, Lye GC, Darvill B. 2008. Decline and conservation of bumble bees. Annual Review of Entomology 53: 191-208.
24. Baldock KCR, Goodard MA, Hicks DM, Kunin WE, Mitschunas N, Osgathorpe LM, et al. 2015. Where is the UK’s pollinator biodiversity? The importance of urban areas for flower-visiting insects. Proceedings of the Royal Society of London B: Biological Sciences 282(1803). doi:10.1098/rspb.2014.2849.
25. Sirohi M, Jackson JI, Edwards M, Ollerton J. 2015. Diversity and abundance of solitary and primitively eusocial bee in an urban centre: a case study from Northampton, UK. Journal of Insect Conservation 19: 487-500.
26. Threlfall CG, Walker K, Williams NSG, Hahs AK, Mata I, Stork N, et al. 2015. The conservation value of urban green space habitats for Australian native bee communities. Biological Conservation 187: 240-248.
27. Frankie GW, Vinson SB, Rizzardi MA, Griswold TL, Coville RE, Grayum MH, et al. 2013. Relationships of bees to host ornamental and weedy flowers in urban 226 northwestern Guanacaste Province, Costa Rica. Journal of Kansas Entomological Society 84(4): 325-351.
28. Tommasi D, Miro A, Higo HA, Winston ML. 2004. Bee diversity and abundance in an urban setting. The Canadian Entomologist 136(06): 851-869.
29. Tonietto R, Fant J, Ascher J, Ellis K, Larkin D. 2011. A comparison of bee communities of Chicago green roofs, parks and prairies. Landscape and Urban Planning 103(1): 102-108.
30. Matteson KC, Ascher JS, Langellotto GA. 2008. Bee richness and abundance in New York city urban gardens. Annals of the Entomological Society of America 101(1): 140–150.
31. Matteson KC, Langellotto GA. 2009. Bumble bee abundance in New York City community gardens: 301 implications for urban agriculture. Cities and the Environment 2(1):5. Available from: http://digitalcommons.lmu.edu/cate/vol2/iss1/5/
32. Cane JH, Minckley RL, Kervin LJ, Roulston TAH, Williams NM. 2006. Complex responses within a desert bee guild (Hymenoptera: Apiformes) to urban habitat fragmentation. Ecological Applications 16(2): 632-644.
33. McFrederick QS, LeBuhn G. 2006. Are urban parks refuges for bumble bees Bombus spp. (Hymenoptera: 307 Apidae)?. Biological Conservation 129(3): 372-382.
34. Goulson D, Lepais O, O’Connor S, Osborne JL, Sanderson RA, Cussans J, et al. 2010. Effects of land use at a landscape scale on bumblebee nest density and survival. Journal of Applied Ecology 47(6): 1207-1215.
35. Lincoln YS, Guba EG. 1985. Naturalistic Inquiry. Sage.
36. Pickett STA, Cadenasso ML, Grove JM, Boone CG, Groffman PM, Irwin E, et al. 2011. Urban ecological systems: scientific foundations and a decade of progress. Journal of Environmental Management 92(3): 331-362.
37. Locke DH, Grove M. 2014. Doing the hard work where it’s easiest? Examining the relationships between urban greening programs and social and ecological characteristics. Applied Spatial Analysis and Policy: 1-20.
38. Hall DM, Gilbertz S, Horton C, Peterson TR. 2012. Culture as a means to contextualize policy. Journal of Environmental Studies and Sciences, 2(3): 222-233.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés, Francés

Etiquetas: , , , , , , ,

One Response to Ciencia de la sostenibilidad para la investigación y conservación de polinización

  1. BobBillingsSJ en 18 Enero 2016 en 12:03 pm

    Good stuff. Keep up the good work

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *