moved here

Post-Sendai 2015: Un nuevo acuerdo global de 15 años para medir, financiar e implementar una reducción más eficaz del riesgo de desastres hacia la reducción de la vulnerabilidad y aumento de la resiliencia

Abril 15, 2015

2015_04_15_Editorial_Photo1Mariel de Jesus and Sylvia Miclat

En el Marco de Acción de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030 emergieron cuatro acciones prioritarias a emprender ante los siete objetivos globales que respondan más eficazmente a la reducción del riesgo de desastres en los próximos 15 años. La Declaración Sendai tomó así una forma definitiva tras largas reuniones que duraron toda la última noche de la Tercera Conferencia Mundial de Naciones Unidas sobre la Reducción del Riesgo de Desastres  en Sendai, en Japón, el pasado mes de marzo.

La Declaración de Sendai reconoció que 10 años después del Marco de Acción de Hyogo para 2005-2015, “los desastres siguen socavando los esfuerzos para lograr el desarrollo sostenible.” La implementación del Marco de Hyogo “destacó las brechas para abordar los factores de riesgo de desastres subyacentes en la formulación de objetivos y prioridades para la acción, en la necesidad de fomentar la capacidad de recuperación de desastres en todos los niveles, y para garantizar los medios adecuados de aplicación.”

Como respuesta a estas carencias identificadas, las cuatro acciones prioritarias identificadas en la Declaración de Sendai se centraron en la necesidad de medición, financiamiento y la implementación efectiva de la reducción del riesgo de desastres: 1) la comprensión del riesgo de desastres; 2) fortalecimiento de la gobernanza del riesgo de desastres para gestionar el riesgo de desastres; 3) invertir en la reducción del riesgo de desastres para la resiliencia; y 4) mejorar la preparación ante los desastres para una respuesta eficaz y para “reconstruir mejor” en la recuperación, rehabilitación y reconstrucción.

Para apoyar la evaluación del progreso global en la consecución de la meta y el resultado del marco, se definieron siete metas mundiales. Los objetivos se medirán a nivel mundial, al tiempo que las metas e indicadores nacionales deben desarrollarse. Los siete objetivos globales en la reducción del riesgo de desastres son:

  1. Reducir sustancialmente la mortalidad global producida por los desastres
  2. Reducir sustancialmente el número de la población global afectada
  3. Reducir las pérdidas económicas a causa de los desastres en relación con el producto interior bruto global
  4. Reducir sustancialmente el daño a infraestructuras críticas y las interrupciones de los servicios básicos, como la salud y la educación, en el desarrollo de resiliencia
  5. Aumentar sustancialmente el número de países con estrategias a nivel local y nacional de reducción de los riesgos
  6. Mejorar considerablemente cooperación internacional en el desarrollo de países mediante un apoyo adecuado y sostenible para implementar sus acciones nacionales en este marco
  7. Aumentar de forma sustancial la disponibilidad de la población y el acceso a sistemas de alerta temprana muchos riesgos y a la información de riesgo de desastres

Como países que sufren la pérdida de vidas y los medios de vida año tras año debido al impacto de los desastres, es obvio que para lograr el desarrollo sostenible, el riesgo de desastres naturales debe reducirse. La Oficina de la ONU para la Reducción del Riesgo de Desastres dijo en marzo de 2013 que desde el año 1980, las pérdidas económicas causadas por los principales eventos de desastres aumentaron y se estima que sólo en 2012 provocaron unas pérdidas económicas en Estados Unidos de 138.000 millones de dólares.

La base de datos de Eventos de Emergencia (EM-DAT) que mantiene el Centro de Investigación sobre la Epidemiología de los Desastres, publicó el mes pasado El Costo Humano de Desastres Naturales 2015: una perspectiva global (http://emdat.be/human_cost_natdis), un informe que registró casi 7.000 desastres naturales a nivel mundial entre 1994 y 2013. En esos 20 años, los desastres naturales cobraron 1.350.000 vidas o un promedio de casi 68.000 vidas al año y afectaron un promedio de 218 millones de personas al año.

Las sesiones de múltiples de las partes interesadas durante la conferencia de Sendai, que se celebró del 14 al 18 marzo, fueron ricas discusiones que cubrieron una amplia gama de temas tales como la gestión integrada del agua, los negocios, la agricultura y la seguridad alimentaria, entre muchos otros, así como diversos aspectos de la reducción del riesgo de desastres, desde el desarrollo de políticas para la creación de capacidades, la ciencia y la tecnología a la financiación. Esto fueron algunos de los puntos clave que surgieron.

Papel esencial de la asociación

Si bien es una cuestión de sentido común, la necesidad de una asociación continuó enfatizándose durante las sesiones. La negociación del acuerdo marco fue en sí misma un ejercicio de asociación, y a pesar de que se tardó cinco días en llegar a un consenso, este fue un proceso difícil pero necesario. Lograr las metas mundiales sobre desastres requerirá la cooperación y asociación internacionales, y por tanto una necesidad de un entendimiento común y un marco para la acción.

La globalización de los riesgos hace que sea imposible para cualquier país o gobierno para la gestión de desastres por su cuenta. Incluso las empresas deben aprender a trabajar juntos en caso de desastre, como demuestra la experiencia de la industria automotriz japonesa tras las inundaciones de 2011. El sector de coordinación y cooperación, sin importar la afiliación de la empresa, fueron esenciales en conseguir que la industria automotriz se levantara de nuevo.

Los gobiernos están aprendiendo que el sector privado tiene mucha capacidad y experiencia que les permite responder con rapidez y eficacia a los desastres, creando oportunidades para trabajar juntos de manera estratégica y soluciones enfocadas. El tipo de asociación más importante de la sociedad, sin embargo, es el compromiso a nivel de la comunidad donde es probable que los programas y las actividades de reducción de riesgo de desastres tengan un mayor impacto.

Papel esencial de la información científica

Políticas y programas de reducción del riesgo de desastres deben basarse en información científica. La planificación y ejecución de programas de reducción de riesgos deben ser debidamente informados científicamente. Para muchos países en desarrollo, la ciencia y la tecnología para la reducción del riesgo de desastres está insuficientemente financiados. La asociación mundial es necesaria para acercar la ciencia y la tecnología a los que más lo necesitan. Hay una necesidad de la investigación científica, de datos y tecnología y las herramientas que ayudarán a informar no solo las políticas y programas de reducción de riesgos de desastre, sino también a las empresas y el sector privado para orientar sus inversiones.

Todos los programas de reducción del riesgo de desastres deben basarse en una buena comprensión de los mismos y esto no es posible sin la ciencia. Esta información científica necesita comunicarse, traducirse y aplicarse efectivamente. Ahora hay un mayor énfasis en la necesidad de utilizar la ciencia y la tecnología para todos, especialmente para la reducción del riesgo de desastres a nivel local y comunitario.

El fortalecimiento y la mejora de la acción local y el apoyo nacional

El Informe de Evaluación Global sobre la Reducción del Riesgo de Desastres 2015 destaca que el desastre es una cuestión de gobernanza. El Marco de Hyogo destacó varios aspectos de gobernanza en la reducción del riesgo de desastres, tales como la importancia de los marcos institucionales y legislativos, la asignación de los recursos del gobierno para la reducción del riesgo y la promoción de la participación comunitaria.

Si bien existe un acuerdo generalizado de que los gobiernos locales desempeñan un papel fundamental en la reducción del riesgo de desastres, la realidad es que las autoridades locales a menudo tienen sistemas de capacidad limitados y en los procesos a menudo campa la ineficiencia y la corrupción, por lo que deben ser abordados con urgencia.

Algunos gobiernos locales han demostrado una importante capacidad para responder a los desastres, con los sistemas locales en el lugar de la alerta, evacuación, y en un grado más limitado, en la recuperación y la rehabilitación. El gobierno nacional tiene un papel en ayudar a fortalecer y mejorar los esfuerzos de los gobiernos locales. Por tanto, el reto es construir la capacidad local y encontrar maneras de que el gobierno nacional facilite y apoye la acción local efectiva.

Reconstruir mejor no es suficiente, tenemos que construir ahora mejor

En la rehabilitación de la construcción después de los desastres, las visiones de un futuro resiliente incluyen la mejora de la capacidad de recuperación en el entorno construido. Existen estándares para la infraestructura en la mayoría de los países, tales como códigos de construcción, pero la aplicación de dichos códigos es un reto. En muchos casos, la elección parece estar entre la asequibilidad y la capacidad de recuperación. A largo plazo, la rehabilitación de la infraestructura y la recuperación y reconstrucción resulta más caro que una mejor construcción desde el principio.

La experiencia previa con los desastres, en particular en Estados Unidos después del huracán Charlie y Katrina, muestra los beneficios de la incorporada. Según el Dr Louis Gritzo, vicepresidente de investigación en FM Global, una empresa privada que presta seguros de propiedad comercial e industrial, mejoras básicas que cuestan menos de 10.000 dólares estadounidenses supuso una reducción del 85% en la post pérdida de desastre del huracán Katrina. Todos aquellos que invirtieron en la mejora de la infraestructura estaban operando el día después del desastre.

Un aspecto interesante planteado durante una sesión fue la necesidad de promover el apoyo público a los códigos y normas de construcción. La mayoría de la gente no sacrificaría su seguridad para la accesibilidad cuando se trata de sus automóviles, y sin embargo están dispuestos a construir viviendas sin el beneficio de la ingeniería. La promoción de códigos de construcción y cumplimiento requiere que las personas sean educados sobre los riesgos de vivienda sin fines de ingeniería.

Papel clave de la comunicación

Uno de los mensajes principales en Sendai, repetido una y otra vez, fue que la comunicación es fundamental para la reducción del riesgo de desastres. La información científica debe ser comunicada mejor. Hay mucha información disponible, pero debido a que no se comunica eficazmente, los mensajes se vuelven inútiles. La comunicación sobre los riesgos de desastres debe ser adaptada a públicos específicos, para que éstos puedan utilizarse y aplicarse.

Las experiencias que van desde el ámbito local al nacional y a lo global en la reducción de riesgos de desastres y la respuesta eficaz a las diferentes fases de la reducción del riesgo de desastres y gestión, no sólo ayuda, deben ser compartidas de forma más amplia. Es necesario alentar al sector privado, la financiación para el conocimiento, para una mayor comunicación y colaboración entre los gobiernos, sociedad civil, los medios de comunicación, las empresas, el mundo académico, los profesionales y los distintos actores de la reducción y gestión del riesgo de desastres.

La integración de la reducción del riesgo de desastres en el desarrollo sostenible

También se espera que el marco Sendai para integrarse con la próxima acción mundial para adoptar la agenda de desarrollo post-2015 y avanzar hacia objetivos de desarrollo sostenible.

El marco de Sendai se aplica a una definición más amplia de los riesgos de “pequeña escala y en gran escala, frecuentes y poco frecuentes, repentinos y de inicio lento, y causado por los desastres naturales o de origen humano, así como de naturaleza medioambiental, tecnológica y peligros biológicos,” y “tiene como objetivo orientar la gestión de riesgo de desastres en el desarrollo a todos los niveles, así como con todos los sectores.”

Esto es muy alentador en tanto que se entiendan mejor las lecciones de desastres pasados en relación a un contexto más amplio del desarrollo humano de calidad, que va más allá del socorro y la respuesta humanitaria. El uso deliberado de la ciencia en la medición de la capacidad de recuperación y de informar decisiones sobre alerta temprana y preparación, la apreciación de los costos de los desastres más allá de lo económico, la aparición de oportunidades para la financiación de los enfoques alternativos y más creativos a la reducción del riesgo de desastres, la creación de capacidades y la construcción en los gobiernos locales y comunidades que están en primera línea de batalla, pueden dirigirse hacia la reducción de la vulnerabilidad y el aumento de la resiliencia de las personas y las comunidades.

Mariel de Jesús trabaja en el instituto dea Ciencia Ambiental para el Cambio Social (ESSC), una organización de investigación jesuita en Filipinas, que se unió a la delegación de Filipinas a la conferencia de Sendai. Fue una oportunidad para ESSC aprender de las buenas prácticas mundiales e informar el diseño de los programas locales de reducción del riesgo de desastres. También fue una oportunidad para volver a conectar con otras partes interesadas del gobierno y la sociedad civil e identificar formas de avanzar conjuntamente. Se abrieron nuevas áreas potenciales para la discusión, en particular los temas de análisis económicos de los desastres y los distintos instrumentos financieros para la reducción del riesgo de desastres. Sylvia Miclat, también de ESSC, aportó información y análisis adicionales.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Ecología católica desde la mirada social y pastoral, 2015: Red Eclesial Pan-Amazónica (REPAM)

Abril 15, 2015

2015_04_15_Reflection_Photo1Michael Czerny, SJ

Desde 1974, he tenido la suerte de visitar siete de los nueve países amazónicos (Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Brasil, Guyana, Surinam y Guyana Francesa), así son algo más o más o menos familiar. Pero sólo hace poco descubrí que he estado visitando la ¡Pan-Amazonia!

Gracias al descubrimiento hecho por ustedes, ahora miramos la región con una perspectiva nueva e importante, con una mirada social y pastoral, como nos sugiere el título de esta reflexión introductoria. Somos desafiados ad observar con una mirada comprensiva y exhaustiva, que abarca todos los aspectos importantes, sin sacrificar ninguno. En breve, el título “ecología católica” quiere decir una ecología muy comprometida.

Por lo tanto, les propongo cuatro puntos de reflexión: I) ¿qué es la ecología?, II) ¿quién va a leer la encíclica?, III) ¿de qué tipo de ecología se trata?, y IV) Conclusión: ¡Adelante, REPAM!

I) ¿Qué es la ecología? Cuatro palabras claves se interrelacionan:

Medio ambiente viene del latín ambire, que significa “ir alrededor de, rodear”; utilizado originalmente para referirse al aire u otros fluidos. De manera muy similar, en inglés la palabra environment deriva del francés environnement (de virer, “girar” o “virar” y de environ, “alrededor”); de donde salen las expresiones “dar vuelta” y “lo que hay alrededor.” El medio ambiente no se refiere únicamente a lo que nos rodea en términos de la vida biológica – humana, animal o vegetal – sino también sugiere prestar más atención en cómo la contaminación puede dañarlo.

Ecología comienza con las tres letras “eco” del griego oikos, que significa “casa u hogar,” a las que sigue logos, que significa “discurso, significado, sentido.” Entonces la ecología habla elocuentemente de la tierra, de nuestro hogar. El término moderno de ecología fue introducido por el biólogo Ernesto Haeckel en 1869, como parte del estudio científico de los seres vivos y su relación con su entorno. El medio ambiente es una ‘”obra admirable del Creador,” y por eso mismo “lleva en sí una «gramática» que indica finalidad y criterios para un uso inteligente, no instrumental y arbitrario” (Caritas in Veritate, § 48).

En la Carta encíclica Caritas in Veritate, el Papa Benedicto relaciona la ecología con otras dos palabras que comienzan con letras similares. Economía comienza con oikos, a la que sigue la palabra nomos “regla” o “ley”; mientras que ecuménico viene de oikos y se convierte luego en oikoumenē gē, “todo el mundo habitado” y todos sus habitantes, incluyendo a nuestros descendientes. Las tres palabras que comienzan con oikos indican cómo debemos vivir y comportarnos en nuestro planeta, el hogar de todos nosotros.

Además, cada una de las cuatro palabras clave sugiere una cualidad o virtud que necesitamos para aceptar el don de la naturaleza que nos regala Dios:
Medio ambiente invoca conciencia, sensibilidad
Ecología impone responsabilidad,
Economía requiere justicia, y
Ecuménico recuerda la unidad, no sólo global, sino también entre
generaciones.

En estas cuatro palabras también descubrimos una interrelación entre algunas de las dimensiones de nuestro conocimiento católico y pan-amazónico. No necesitamos una ecología limitada y circunscrita, sino una ecología amplia, generosa y profunda que abarque todo el territorio. Por lo que nuestro eco-logos es profundamente humano, es extraordinariamente medio-ambiental, es realmente económico, y es estratégicamente ecuménico. Estamos llamados a proteger y cuidar de la creación y de la persona humana. Estos conceptos son recíprocos y juntos contribuyen a impulsar un desarrollo humano auténtico y sostenible. ¡Hablar de medio ambiente y de ecología significa hablar de un asunto primordial!

En cada Eucaristía, el celebrante dice, “Bendito seas Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad, y ahora te presentamos, que será para nosotros, pan de vida…” ¿Qué impresión les causa a ustedes, miembros y amigos de REPAM, esta oración tan familiar? Para mí expresa las relaciones dinámicas en las que existimos y actuamos, recibimos y damos, oramos y trabajamos. En estas palabras, encontramos todo el universo, la tierra fecunda y algo de pan, la generosidad de Dios, el trabajo humano y nuestras ofertas… Con estas palabras, el Papa emérito Benedicto XVI nos haría aceptar la renovada “invitación apremiante a respetar el ambiente natural, un valioso recurso encomendado a nuestra responsabilidad.”1 Nuestro eco-logos es profundamente espiritual, teológico, litúrgico y práctico (orientado a la acción).

II) ¿Quién va a leer la tan esperada encíclica sobre la ecología? ¿Cómo debería leerse la encíclica?

Mi convicción es que todos y cada uno de nosotros tenemos que leer la encíclica de tres maneras complementarias: como creyentes, como habitantes del planeta tierra y como ciudadanos de un país particular.

1) Por eso, comenzaré primero con los lectores como creyentes. Todos los seres humanos son creyentes. La gran mayoría son creyentes religiosos.2 Una minoría niega “ser religiosos” o “tener fe” o estar afiliados, pero incluso ellos necesitan asumir la responsabilidad de sus creencias. El cambio climático, la trata de seres humanos, la Pan-Amazonia, son cuestiones que implican la fe o las creencias de cada uno.

Así, cuando hablamos de ecología y de la encíclica, la primera forma en que podemos leerla es como creyentes.

Escrita por el Santo Padre Católico y ante todo dirigida a los líderes y miembros de la Iglesia, la encíclica ayudará seguramente a nosotros los católicos y a otros cristianos a redescubrir las tan necesarias raíces teológicas y espirituales de nuestras preocupaciones ecológicas. En segundo lugar, ayudará a los hermanos creyentes en otras confesiones a redescubrir sus propias raíces religiosas y espirituales, y tal vez a aprender de las nuestras. Y en tercer lugar, los que son desconfiados u hostiles podrían apreciar tales raíces y quizás descubrir su importancia, utilidad y valor.

Hay quien puede pensar que la fe es un añadido opcional al compromiso ecológico. Esta proposición sería equivalente a afirmar que los cimientos de un edificio son opcionales. Porque gracias a la fe sabemos que somos creaturas (no el fruto accidental o fortuito de casualidades o fuerzas ciegas). “La Madre Tierra” y “La Familia del Hombre” son expresiones hermosas pero pueden volverse decorativas, o meramente retóricas. Durante la Cuaresma somos especialmente conscientes de los graves obstáculos que nos impiden comportarnos como se debe. ¿Cuáles son los obstáculos a una verdadera ecología y al desarrollo humano integral? La codicia, la falta de visión, el consumismo, el egoísmo, el chovinismo, el racismo, etc., etc., etc. O sea, el pecado. Triste, pero cierto.

Es gracias a la fe que llegamos a creer que somos hijos e hijas de un Padre cariñoso, que aprendemos, aunque ¡lentamente!, a comportarnos como hermanos y hermanas; que aprendemos, ¡siempre lentamente!, a expresar nuestra gratitud por todo lo que Dios ha creado y, por último, a custodiarlo. Es gracias a la fe que nos sentimos vinculados entre sí como hermanos y hermanas, incluso con aquellos que están por nacer.

2) Ahora paso a hablar de “los habitantes de la tierra.” Los lectores de la encíclica son también habitantes del planeta. Como co-habitantes de la tierra, deberían leer la encíclica, debido a que todos tenemos que afrontar los problemas que surgirán.

Ningún habitante del planeta, tanto ahora como en el futuro, podrá afirmar: “Eso no me implica, la ecología no me concierne, no me interesa.” Cada habitante, en la medida de sus capacidades y circunstancias, necesita estar informado y debe informarse.

¿Acaso alguien podría decir: “Yo no soy un experto en clima, por lo tanto no soy competente en esta materia”? De hecho, la gran mayoría de nosotros no somos estudiosos del clima, pero cada uno de nosotros sí debemos conocer la situación para cumplir con nuestras responsabilidades como creyentes y como habitantes de la tierra.

Por su parte, los científicos han hecho todo lo posible por conocer a fondo el problema, mediante la recolección de la mayor cantidad de datos posibles, colaborando con muchas especialidades, y con la puesta en común de sus competencias; con todo ello han llegado incluso a un consenso y a dar sus recomendaciones.

Así nos hacemos las siguientes preguntas: ¿es el hombre quién ha causado el cambio climático? ¿O es este un proceso cíclico de la naturaleza? ¿O el cambio climático es provocado por los dos? Cualesquiera que sea la causa, debemos preguntarnos: ¿hay algo que se pueda hacer? Lo que es indiscutible es que nuestro planeta se está calentando.

De hecho, el Quinto Informe de Evaluación (2014) del Panel Intergubernamental de la ONU sobre el Cambio Climático, fue muy duro. En palabras de Thomas Stocker, copresidente del primer Grupo de Trabajo del IPCC: “Según nuestra evaluación, la atmósfera y los océanos se han calentado, la cantidad de nieve y hielo ha disminuido, el nivel del mar ha subido y la concentración de dióxido de carbono ha aumentado a niveles sin precedentes en los últimos 800.000 años.”3 Esto es el consenso de más de 800 científicos del IPCC. Representa un gran reto para el futuro.

Ahora depende de nosotros, los no científicos y creyentes, los habitantes de la tierra, llegar a una conclusión y darle seguimiento.

Como muchos de nosotros, el Papa Francisco, en la preparación de su encíclica, se ha enfrentado al reto de valorar correctamente el consenso científico sobre el cambio climático, sus causas y consecuencias, así como los recursos necesarios. A mi juicio, el líder religioso del mundo recurre a su fe, a la doctrina de la Iglesia, y a la mejor información y asesoramiento disponibles, y nos indicará como cada uno de nosotros debemos llegar a juzgar, a decidir y, finalmente, a actuar. Y la palabra “actuar” nos lleva a …

3) … la tercera “lectura” de la próxima encíclica, cuando la leemos como ciudadanos. Además de ser creyentes y habitantes, cada uno de nosotros es también residente de una aldea, pueblo, ciudad; así como también ciudadano de un Estado soberano. En cada nivel mencionado, existen responsabilidades ecológicas y la toma de decisiones.

Aunque se trata de cuestiones más globales como los océanos, el clima o la Amazonía, las decisiones se toman habitualmente en cada Estado. Es principalmente el gobierno de cada país quien decide acerca de la ecología y del cambio climático. Pero, es como ciudadanos de nuestro país que podemos influir en la toma de decisiones y ejercer nuestra responsabilidad política sobre esas decisiones.

La nueva encíclica saldrá en un momento muy significativo: el 2015 es un año crítico para la humanidad. El próximo mes de julio, las naciones se reunirán para la Tercera Conferencia Internacional sobre Financiamiento para el Desarrollo, la que se llevará a cabo en Addis Abeba, Etiopía. En septiembre, la Asamblea General de la ONU debería concordar un nuevo conjunto de objetivos para el desarrollo sostenible, válidos hasta 2030. En diciembre, la Conferencia sobre el Cambio Climático en París recibirá los planes y compromisos de cada gobierno para frenar o reducir el calentamiento global. Por todas estas razones, los meses de 2015 son cruciales para las decisiones sobre la custodia de la tierra, el desarrollo internacional y el bienestar humano.

El último encuentro relevante para un acuerdo sobre el cambio climático tuvo lugar en Lima. El Papa Francisco lo evaluó de la siguiente manera: “El encuentro de Perú no ha sido un gran qué.” En otras palabras, creo que el Papa quería decir que en Lima no faltaron ni pruebas científicas ni propuestas de medidas concretas, sino que hubo una terrible falta de lo que llamamos voluntad política. “Me ha defraudado la falta de coraje: se han quedado a medias.” Para la toma de decisiones es necesario ir más allá de la duración del mandato de los gobiernos actuales, así como también se deber ir más allá de sus fronteras domésticas; por otra parte, también se deben tener en cuenta las necesidades y los intereses de las generaciones futuras. Los instrumentos y herramientas con las que contarán serán las políticas efectivas, las metas cuantificables, y las regulaciones vinculantes.

Nunca antes en la historia el Santo Padre y la Iglesia católica se habían pronunciado tan explícitamente acerca de un proceso global tan grande: “Lo importante es que haya un poco de tiempo entre la aparición de la Encíclica y el encuentro de París, para que sea una contribución…Esperemos que en París sean más decididos los representantes para avanzar en este tema.”4

De esta manera, después de leer la encíclica y cuando se quieran enfrentar los asuntos que ella haga emerger, corresponderá a los ciudadanos de cada país generar los apoyos, e incluso ejercer presión, para que sean tomadas las decisiones adecuadas por los líderes elegidos o designados.

III) ¿Qué tipo de ecología?

Si aceptamos que el lenguaje y la acción hacia el medio ambiente deben evitar todo exceso, entonces es lógico preguntarse: ¿cuáles son los límites reales?

El Concilio Vaticano II afirmó: “Dios ha destinado la tierra y cuanto ella contiene para uso de todos los hombres y pueblos.”5

A comienzo de los años 90, Juan Pablo II habló elocuentemente del problema del medio ambiente: “nos preocupamos justamente, aunque mucho menos de lo necesario, de preservar los «habitat» naturales de las diversas especies animales amenazadas de extinción, porque nos damos cuenta de que cada una de ellas aporta su propia contribución al equilibrio general de la tierra.”

El sumo Pontífice amplió y profundizó magistralmente el tema: “Además de la destrucción irracional del ambiente natural hay que recordar aquí la más grave aún del ambiente humano, al que, sin embargo, se está lejos de prestar la necesaria atención…nos esforzamos muy poco por salvaguardar las condiciones morales de una auténtica «ecología humana».”6

Luego, el Papa Benedicto XVI continuó desarrollando “los vínculos entre la ecología natural, o sea el respeto por la naturaleza, y la ecología humana. La experiencia demuestra que toda actitud irrespetuosa con el medio ambiente conlleva daños a la convivencia humana, y viceversa.”7

Es más, la importancia de la ecología humana se expresa en “proteger sobre todo al hombre contra la destrucción de sí mismo… Si no se respeta el derecho a la vida y a la muerte natural, si se hace artificial la concepción, la gestación y el nacimiento del hombre, si se sacrifican embriones humanos a la investigación, la conciencia común acaba perdiendo el concepto de ecología humana y con ello de la ecología ambiental.” (Caritas in Veritate, §51).

“¿Cómo es posible pretender conseguir la paz, el desarrollo integral de los pueblos o la misma salvaguardia del ambiente, sin que sea tutelado el derecho a la vida de los más débiles, empezando por los que aún no han nacido? Cada agresión a la vida, especialmente en su origen, provoca inevitablemente daños irreparables al desarrollo, a la paz, al ambiente.”8

La naturaleza humana, de la cual debería ocuparse la ecología humana, surge de lo que ha sido revelado por Dios, tal como nos lo dijera Benedicto XVI: “La naturaleza es expresión de un proyecto de amor y verdad. Ella nos precede y nos ha sido dada por Dios como ámbito de vida. Nos habla del Creador (cf. Rm 1,20) y de su amor a la humanidad. Está destinada a encontrar la «plenitud» en Cristo al final de los tiempos (cf. Ef 1,9-10; Col 1,19-20). También ella, por tanto, es una «vocación».9 La naturaleza está a nuestra disposición… como un don del Creador que ha diseñado sus estructuras intrínsecas para que el hombre descubra las orientaciones que se deben seguir para «guardarla y cultivarla» (cf. Gn 2,15).” (Caritas in Veritate, § 48).

La correlación crucial: “El modo en que el hombre trata el ambiente influye en la manera en que se trata a sí mismo, y viceversa… [E]l problema decisivo la capacidad moral global de la sociedad” (Caritas in Veritate, § 51) y veremos cómo al final, inevitablemente, todo esto afectará a la salud del planeta. Los mensajes de los Papas San Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco en materia de medio ambiente y ecología llevan a un claro entendimiento del humano dentro de la naturaleza (no opuesto o descuidado) y reconocen con gratitud la naturaleza como obra y don del Creador. ¿Qué perspectiva podría ser más importante que esta?

La Iglesia católica “también es consciente de la responsabilidad que todos tenemos respecto a este mundo nuestro, respecto a toda la creación, a la que debemos amar y custodiar.”10

En su primer mensaje de Pascua, conocido como urbi et orbi, el Papa deseó “¡Paz a todo el mundo, aún tan dividido…por la explotación inicua de los recursos naturales! ¡Paz a esta Tierra nuestra! Que Jesús Resucitado… nos haga custodios responsables de la creación.”11

Ya todo el mundo conoce muy bien el contenido de la encíclica. Además de la Evangelii Gaudium, el Papa Francisco ha hablado o escrito sobre este tema en al menos 25 veces desde su elección hace casi dos años. El propósito de la encíclica es (i) profundizar nuestra fe y espiritualidad, nuestros lazos de fraternidad y solidaridad con todos los compañeros habitantes de la tierra y todas las generaciones futuras; (ii) contribuir a convertir nuestro conocimiento parcial en la mejor sabiduría posible; y (iii) motivarnos a actuar de manera comprometida en nuestras ciudades, pueblos y aldeas, y de forma organizada; esto también es válido en nuestras vidas personales y en nuestras familias; todo esto lo debemos hacer con la mayor responsabilidad ciudadana.

2015_04_15_P&P_Photo3IV) Conclusión: ¡Adelante, REPAM!

Esta reflexión introductoria ha estado llena de preguntas. Permítanme, no obstante, una más, pero esta vez a manera de conclusión. La pregunta es esta: ¿qué clase de kairós nos sitúan los desafíos de la ecología y del cambio climático? “En un momento funesto,” podríamos decir, y agregaríamos que la codicia, la estupidez, el orgullo, el descuido y la arrogancia humana han ocasionado daños irreversibles que hacen que nos encontremos en el filo de la autodestrucción. El ser humano destruye el planeta, su único hogar. Si salimos vivos de esta crisis, sería una especie de “segunda mejor” operación de salvamento.

Sin embargo, quizás exista otra manera de ver esta situación. Hasta hace poco, la naturaleza con sus fuerzas poderosas y sus procesos misteriosos parecían ser totalmente responsable, y tenía a los seres humanos a su merced, luchando por sobrevivir y ganarse los medios de vida a duras penas. Si bien este cuadro descrito es una verdad para las mayorías, especialmente para las mayorías vulnerables, actualmente todos los seres humanos son forzados por la crisis ambiental a desarrollar y a asumir nuevos niveles y nuevas clases de responsabilidad. Por primera vez, y con madurez, debemos ejercer una responsabilidad compartida sobre el planeta, que es nuestra casa común. ¿No será este nuestro actual kairós?

Considerada la tierra como un todo, la Pan-Amazonia es una enorme parte de ella. La Pan-Amazonia requiere, seguramente, todas las dimensiones de la ecología que hemos contemplado, tanto la humana como la ambiental; la Pan-Amazonia requiere una fe profunda, con dimensiones de conciencia, responsabilidad, justicia, unidad… tanto globales como intergeneracionales; la Pan-Amazonia requiere un compromiso fuerte y prolongado, siempre realizado en red.

Antes del nacimiento de REPAM, tal vez nosotros nos encontrábamos atrapados en limitaciones y fragmentaciones, confinados cada uno en su propio mundo de ideas y proyectos, cada uno ocupado en sus propias casillas y en nuestro pequeño mundo, pero probablemente sin poder abrazar los desafíos que nos lanza la Pan Amazonia en todas sus dimensiones. Pero ahora que la encíclica interpelará a cada creyente, a cada habitante y a todo ciudadano a la conversión, a la responsabilidad y a la acción, así mismo la REPAM se mantendrá intentando encargarse de una realidad tan compleja y cambiante. Todo esto implicará transparencia en la comunicación, la información unificada, el compartir recursos y mantener la colaboración vigente.

Al reunir a todas las personas como creyentes, habitantes, ciudadanos en un gran territorio para hacer frente a los problemas que superan las capacidades de cualquier país, REPAM está creando una nueva forma de asumir nuestras responsabilidades comunes como creyentes, habitantes de la tierra y ciudadanos… ciudadanos ahora no sólo de los propios países, sino de regiones internacionales más grandes y tal vez un día ciudadanos del mundo.

“Su presencia es determinante para el futuro de la zona,” dijo Papa Francisco a los obispos brasileños en julio de 2013. Estas 10 palabras resumen bien tanto su desafío a la REPAM y su impulso a la red de contactos. Su oración y la nuestra por REPAM, en su mensaje al primer encuentro de Brasilia: “Que el fermento cristiano fecunda y haga progresar a las culturas vivas de la Amazonia y sus valores.”

2015_04_15_Reflection_Photo3Michael Czerny es con la Oficina del Presidente, Pontificio Consejo “Justicia y Paz” y se puede llegar a través de su correo electrónico m.czerny(at)justpeace.va. Su reflexión sobre la ecología fue dado a conocer durante la presentación de REPAM en el Vaticano de 2015 Marzo 2 y se reproduce en el Pontificio Consejo “Justicia y Paz” .

Notas finales:
1 Benedicto XVI, Angelus, 15/11/2009.
2 Un exhaustivo estudio demográfico realizado en más de 230 países y territorios por el Pew Research Center’s Forum on Religion & Public Life ha descubierto que más de ocho personas de cada diez en el mundo se identifican con un grupo religioso. El informe estima que en el mundo hay 5,8 mil millones, entre adultos y niños, afiliados religiosamente, lo que representa el 84% de los 6,9 mil millones de la población mundial censada en 2010 (Diciembre de 2012).
3 http://www.un.org/climatechange/blog/2014/11/climate-change-threatens-irreversible-dangerous-impacts-optionsexist-limit-effects/
4 Papa Francisco, Encuentro con los periodistas durante el vuelo hacia Manila, 15.01.2015, en respuesta a la pregunta de Gerry O’Connell.
5 Gaudium et Spes, § 69.
6 Juan Pablo II, Centesimus Annus, § 38.
7 Benedicto XVI, Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2007, § 8.
8 Benedicto XVI, Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2013, § 4.
9 Juan Pablo II, Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 1990, § 6.
10 Francisco, Discurso a los representantes de las Iglesias y comunidades eclesiales y de otras religiones, 20/03/2013.
11 Francisco, Mensaje urbi et orbi, 31/03/2013.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Discusión sobre la seguridad del agua durante la IV Cumbre Mundial de la Tierra en Kolkata, India

Abril 15, 2015
El río Mantaro en La Oroya, Perú. Foto de: eliseosebastian.ning.com

El río Mantaro en La Oroya, Perú. Foto de: eliseosebastian.ning.com

Xavier Jeyaraj, SJ

La seguridad del agua es un elemento esencial de la seguridad humana y ambiental. Las industrias extractivas que continúan contaminando el agua, la tierra y el aire suponen una amenaza para la salud pública, en especial la de las comunidades locales y el medio ambiente.

En una presentación sobre las industrias extractivas y los conflictos del agua en la IV Cumbre Global de la Tierra de San Xavier sobre Cambio Climático Global y Desastres causados por el Agua en Kolkata, India, el mes pasado, el Dr Fernando Serrano tomó como ejemplo su investigación en La Oroya, Perú y destacó la importancia de fomentar la colaboración entre las comunidades locales, organizaciones religiosas y universidades en la educación y la defensa de la seguridad del agua.

El actual proceso de globalización está aumentando la demanda de minerales y la expansión de la exploración y explotación de recursos minerales a todos los rincones del mundo. Esto está dando lugar a la degradación de los recursos naturales, en especial el agua y la salud pública.

El Dr Serrano es profesor asistente de salud pública y ambiental en el Colegio de Salud Pública y Justicia Social en la Universidad de Saint Louis (EE.UU.), y es también miembro del grupo de la Red de Gobernanza de Recursos Naturales y Minerales (GNMR).

También destacó cómo el estudio de investigación científica ayudó a las comunidades locales a luchar por sus derechos y pedir un cambio en la política y los programas de acceso a agua segura y proteger así la salud de todas las personas y el medio ambiente. Anteriormente ya escribió sobre este tema para Ecojesuit.

Fernando Serrano, Xavier Jeyaraj, Pedro Walpole, y Tony Herbert durante un descanso en la conferencia.

Fernando Serrano, Xavier Jeyaraj, Pedro Walpole, y Tony Herbert durante un descanso en la conferencia.

Otros oradores relevantes durante la conferencia fueron el Dr Pedro Walpole SJ de Filipinas, el Dr Atiq Rehman, científico de investigación climática de Bangladesh, Dr Francoise Orban-Ferauge, geógrafo de Bélgica, el Dr Sugata Hazra, científico especializado en litorales, de Kolkata, el Dr Xavier Savarimuthu SJ, científico ambiental de Calcuta, y el Dr Rajendra Singh de Rajastan, India, más conocido como el Hombre del Agua de la India y que compartió su visión profunda sobre la lucha por la democratización y de agua. El Dr Singh fue nombrado Premio del Agua de Estocolmo 2015 el pasado 20 de marzo, en la capital sueca, por sus innovadores esfuerzos de restauración del agua y la mejora de la seguridad del agua en la India rural.

GIAN-Ecología del Sur de Asia, el Secretariado para la Justicia Social y la Ecología en Roma, y el Colegio de San Xavier, Kolkata  fueron los organizadores de la conferencia internacional de tres días, que acogió a 45 jesuitas de toda la India, Sri Lanka y Nepal. Los estudiantes, profesores y ex alumnos del colegio de San Xavier en Calcuta también participaron en la cumbre y reflexionaron sobre el tema de los desastres mundiales en relación al cambio climático y el agua. Asimismo, se llevaron a cabo visitas de campo para el desarrollo de los humedales en Calcuta oriental, la reserva Sundarbans y la Biosfera, y a las zonas afectadas por el tsunami de 2004 y el ciclón Aila mayo 2009.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Colaboración de la Iglesia para el cuidado y la reconciliación con la creación en la Amazonía

Abril 15, 2015

2015_04_15_P&P_Photo1Paula Sendín

La Red Eclesial Pan-Amazónica (REPAM), creada en septiembre de 2014 como una “respuesta a la necesidad urgente de cuidad la vida en harmonía con la naturaleza, a partir de la presencia amplia y diversa de la Iglesia en la Amazonía,” se presentó el mes pasado al Vaticano y ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Washington DC (Estados Unidos).

Al declarar la REPAM, la Pan-Amazonía es reconocida como la “fuente de la vida en el corazón de la Iglesia” y representantes de 11 países se reunieron “como la confluencia de muchos ríos” donde “la esperanza fluía” queriendo además “dar la vida y darla en abundancia.”

La selva amazónica es la más grande del mundo y el río Amazonas, el más caudoloso del mundo, con una longitud de unos 6,900 kilómetros, o aproximadamente el 40% de todo el continente sudamericano. Pero las zonas fuera de la cuenca también incluyen cuando la gente se refiere al Amazonas. Esta región amazónica oscila desde los 7,7 a 8,2 millones de kilómetros cuadrados, la más extensa del mundo, y abarca territorios de Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Surinam y la Guayana Francesa. Pueblos indígenas que siguen viviendo en el Amazonas apenas se han cuantificado, pero alrededor de 20 millones de personas en ocho países han sido clasificados como indígenas. (Fuente: Mongabay)

Este vasto recurso natural y cultural de la Tierra está experimentando una devastación y está amenazada por concesiones realizadas por los estados nacionales a las corporaciones transnacionales. Es en este contexto que la Iglesia Católica latinoamericana ha venido a apoyar a los agricultores y pueblos indígenas que se ocupan de los abusos cometidos por el sector de las industrias extractivas en el Amazonas, que a su vez están dañando el medio ambiente.

Foto de: Mongabay

Foto de: Mongabay

El pasado 19 de marzo, el obispo peruano Pedro Barreto, el obispo guatemalteco Álvaro Ramazzini y el obispo Roque Paloschi de Brasil, expusieron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el impacto de la explotación de las prácticas de la minería y las industrias extractivas en las comunidades y el medioambiente en América Latina. El arzobispo Barreto, presidente del departamento de Justicia y Solidaridad del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), tradujo la “seria preocupación de la Iglesia ante las consecuencias del extrativismo formal e informal” con el propósito de testimoniar la angustia que sufren las con secuencias de la “devastadora y amenazante” actividad extractiva “sin rostro humano y sin ética.” También compartió casos emblemáticos de la de diversos países de América Latina donde la actividad extractiva vulnera los derechos de las personas y su entorno natural.

Los obispos latinoamericanos detallaron en términos fuertes y convincentes a sus homólogos estadounidenses y canadienses los derechos humanos, la salud pública y las consecuencias ambientales relacionados con operaciones en América Latina por parte de Estados Unidos y las compañías mineras canadienses. Instaron a que Estados Unidos y las empresas mineras canadienses deben rendir cuentas a las leyes y normas que protegen a las economías locales, el medio ambiente, las comunidades indígenas y los grupos vulnerables, incluso cuando operan fuera del país.

2015_04_15_P&P_Photo3Anteriormente, los obispos reafirmaron su compromiso con la Amazonía con una conferencia de prensa donde presentaron la REPAM en el Vaticano el 02 de marzo. El Cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, presidente del Pontificio Consejo de Justicia y la Paz, quien dio el discurso de apertura y describió las principales características de la red – que es transnacional, eclesial, y tiene un compromiso con la defensa de la vida.

El Cardenal Claudio Hummes, OFM, presidente de la Comisión para la Amazonia de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil comparte a través de un mensaje de audio que la REPAM “representa un nuevo incentivo y re-lanzamiento de la obra de la Iglesia en la Amazonía, fuertemente deseado por el Santo Padre.” Es una Iglesia que quiere ser “una Iglesia misionera, misericordiosa, profética y cercana a todas las personas, especialmente los más pobres, los excluidos, los descartados, los olvidados y heridos.” Haciendo referencia a la reunión de Francisco con los obispos de Brasil en julio de 2013, “se trata de una Iglesia con rostro amazónico y un clero nativo.”

En una entrevista con Ecojesuit, Mauricio López, secretario general de la REPAM y director de Cáritas Ecuador, y que además se unió a la delegación en Washington, explicó que la red no es un elemento rígido, sino flexible, asegurando la acción efectiva a través de las fronteras en un solo Estado. Estas acciones entre las fronteras requiera una mayor sinergia entre sus miembros que operan en todos los países de la Pan-Amazonía.

Red fluvial detallada de la cuenca Amazonas. Foto de: Programa de la Ciencias para la Conservación de WWF

Red fluvial detallada de la cuenca Amazonas. Foto de: Programa de la Ciencias para la Conservación de WWF

López expresó además la visión pan-amazónica, en donde “hay afinidad para el intercambio” entre los diócesis y organizaciones eclesiales de toda la región. El objetivo es ubicar procesos donde hay temas urgentes y brindar las herramientas a actores territoriales para establecer criterios. Por ello, respaldar a más territorios en zonas conflictivas y garantizar un seguimiento más constante son algunas de las aspiraciones en las que se concreta la REPAM. “Hacía falta una plataforma con la que conectar,” aseveró Mauricio López.

Los pueblos indígenas están en lo alto de la agenda y la REPAM prepara para el próximo año un gran encuentro con las congregaciones y líderes de las comunidades indígenas y los grupos pertinentes, informó López, Ecojesuit.

De este modo, la REPAM se enfrenta al reto de participar activamente hasta su declaración de misión “para crear en las Américas una conciencia de la importancia de la Amazonia para toda la humanidad, para crear en todas las iglesias locales de la cuenca del Amazonas un enfoque pastoral integrada con las prioridades específicas con el fin de promover una modelo de desarrollo que defienda los privilegios de los pobres y sirva al bien común.” (Documento de Aparecida 475)

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Democracia de la Tierra: Un curso de cinco días en Navdanya en Dehradun, India

Abril 1, 2015
Photo credit: Navdanya

Navdanya

Orla Hazra, PhD with Sister Patricia Siemen, OP, JD

El concepto de Democracia de la Tierra es un movimiento mundial emergente basado en la comprensión de las interconexiones energéticas de la Tierra como un sistema vivo. Tanto la ciencia y la espiritualidad nos están enseñando que la Tierra es un todo integrado y que todas las especies, ecosistemas y funciones de la atmósfera de la Tierra son parte de una sola comunidad, relacionados con la vida.

Democracia de la Tierra propone que cada especie y ecosistema que comprende Tierra tenga el derecho a existir y prosperar, cumpliendo así su función única de contribuir al bien de lo humano y no humano por igual. Democracia de la Tierra plantea que todos los miembros de esta misma comunidad tienen que participar, tener una voz, estar representados en la mesa cuando se toman decisiones que amenazan su bienestar.

Las personas en una amplia variedad de profesiones e instituciones están adaptando sus prácticas de acuerdo con este entendimiento, incluida la medicina, la enseñanza, la agricultura, las amas de casa, los artistas, la arquitectura, la religión y la ley. El cambio es el resultado de una conciencia de que nuestras actuales formas de estar juntos se basan en una percepción errónea – de estar separados el uno del otro, humanos y no humanos.

Desde la época de Newton, la Tierra se ha percibido como una máquina compuesta de piezas fungibles. Esta percepción permite que la Tierra se “cosifique,” que sea propiedad, principalmente por el interés humano. Esta percepción errónea es una cosmología defectuosa y es la raíz de nuestra alienación ecológica, espiritual y de la justicia social. Profesionales que replantean sus prácticas en el ámbito jurídico están reconociendo sistemas de derecho y gobernabilidad como la Jurisprudencia de la Tierra, Derecho salvaje, o Ley de la Tierra.

Las leyes de la Tierra difieren significativamente de las leyes ambientales que se centran principalmente en la regulación existente (en lugar de prohibir) sobre la contaminación y tratar el medio ambiente como mera propiedad. El derecho de propiedad ofrece un “paquete” de derechos para el propietario, pero rara vez se aborda el deber de los propietarios de cuidar (o administrador) de la salud de la tierra. Bajo las leyes de la tierra, uno de los deberes fundamentales de los terratenientes es asegurarse de que la propiedad se transmite a las generaciones futuras en las mejores condiciones, o mejor que cuando asumieron la responsabilidad legal de la misma. Conceptos de propiedad de la tierra tienen que fluir desde una perspectiva sistémica de lo que se necesita para una tierra que funcione bien, con unas dimensiones sagradas.

Leyes de propiedad de la tierra actuales no se basan en una perspectiva integral de la existencia. Al menos cuatro corrientes fomentan una perspectiva integral que se alimentan ley Tierra. Son las sabidurías de las tradiciones religiosas, la ciencia holística, la experiencia de las mujeres, y las enseñanzas de los pueblos indígenas. La interacción de estas sabidurías cuádruples invita a la conversación – y la conversión que puede curar el sentido de la humanidad de la discontinuidad con otros modos de ser. Tiene la capacidad para reavivar nuestro sentido de parentesco entre sí y nos traen de vuelta a una relación.

Principios universales de las semillas de arroz

La Hermana Patricia Siemen, OP, JD, llegó a la India durante cuatro semanas en febrero de 2015 para describir la filosofía y las solicitudes iniciales de Ley de Tierras. La Hermana Pat, una hermana dominicana de los EE.UU., enseña en la Escuela de Derecho de la Tierra de la Universidad Barry de Derecho en Orlando, Florida (Estados Unidos) y es la directora del Centro de la Tierra Jurisprudencia.

En un curso de cinco días titulado La democracia de la Tierra celebrado del 2 al 6 febrero de 2015 en la Granja Navdanya de la Conservación de la Biodiversidad en Dehradun, Uttarakhand en norte de la India, unos 40 participantes de todas las edades y países asistieron al taller.

La Hermana Pat proporcionó ejemplos donde las leyes de la Tierra se están adoptando en Ecuador, Bolivia, Nueva Zelandia, y numerosas pequeñas comunidades en Estados Unidos. Algunas de estas leyes hablan de los derechos de las comunidades a “bien vivir”. Sus ordenanzas otorgan a la comunidad la autoridad para determinar qué actividades promueven la salud y el bienestar (y el derecho de prohibir ciertas prácticas destructivas o extractivas que puedan dañar la salud de las comunidades naturales). A las comunidades naturales se les da el derecho a existir y prosperar, así, con el derecho a estar representados en el tribunal, si es necesario.

También ofreció la consideración de tres principios científicamente observables que subyacen desde hace 13.700 millones de años de nuestro Universo. Ellos son su abundante diversidad, la subjetividad o interioridad de cada entidad, y la experiencia de la comunión o atractivo turístico incrustado dentro del Universo.

Un ejemplo de estos principios se pone de manifiesto en una semilla de arroz. La semilla demuestra la abundancia y la diversidad, ya que hay cientos de diferentes tipos de arroz en todo el planeta. Hay una sabiduría innata dentro de la semilla (su subjetividad e interioridad), ya que sabe internamente echar raíces, llegar a la luz y crecer hasta el cielo, y convertirse en un tallo de arroz, de nuevo siendo semilla y adaptándose a sus especies dentro de su bioregión.

Tierra Jurisprudencia protege la interioridad de la semilla oponiéndose a la modificación genética que destruye su integridad e incluso poniendo fin a su capacidad de reproducirse a sí mismo. Detener la manipulación de organismos modificados genéticamente (GMO, por sus siglas en inglés) y procesos de infertilidad requiere el interés de las comunidades para organizar la protesta contra las intervenciones químicas en esos bioregiones donde se producen. Así como las personas defienden los derechos de la naturaleza y la integridad de la creación, debemos velar por la diversidad y abundancia de semillas para las generaciones futuras.

Es muy importante decir que las leyes de la Tierra también aseguran la interioridad sagrada, la abundancia y la comunión de cada niño para vivir y crecer. Democracia de la Tierra incluye los no humanos y humanos por igual, todos vivimos en una única comunidad de la vida. Los seres humanos y las generaciones futuras, deben ser capaces de rodearse de una semilla y tierra fértiles con el fin de alimentarse, ahora y en el futuro.

La Hermana Pat aseguró: “Los pueblos indígenas y tribales de nuestro mundo sabían esta sabiduría de la semilla. Sus mujeres eran protectores de la semilla. Por desgracia, los pueblos indígenas continúan a nivel mundial para ser desplazado sistemáticamente de sus tierras con el fin de servir a las necesidades del paradigma industrial dominante. Necesitamos todas las personas para reconocer nuestra interconexión. Tenemos que manifestar los tres principios del Universo en nuestras vidas y aplicar auto-restricciones dentro de nuestras propias instituciones profesionales con el fin de honrar a una Democracia de la Tierra.”

La colaboración con los jesuitas y su ministerio de Ecología

También se realizaron talleres con Robert Athickal SJ en Tarumitra, una reserva biológica de UNEP y centro jesuita ecológico en Patna en la Facultad de Filosofía y Pensamiento Religioso de la Universidad de Madras.

En Mumbai, el Dr Prashant Olalekar SJ, director del Departamento de Estudios Interreligiosos en el Colegio de San Xavier coordinó los talleres, organizados por la Universidad de Saint Andrew, Wilson College, Colegio de San Javier y el seminario San Pío X en Goregaon. El juicio de Adán, una obra de teatro escrita por Re Olalekar estableció el marco en la importancia de abordar la negación disfuncional de nuestra existencia interconectado e interpretada por estudiantes de la Universidad de Saint Andrew y seminaristas en San Pío X, miembros de la Federación Universitaria Católica All India (AICUF), una organización estudiantil que los jesuitas fundaron en 1924. Muchos de esos centros en la India tienen una sucursal AICUF.

La Hermana Pat pidió a los seminaristas reunidos que consideren sus futuras funciones de liderazgo y pastorales y les preguntó: “¿Cuál es nuestra teología respecto a la sacralidad de la Tierra – humanos y no humanos – como un reflejo de la presencia de Dios?”

Crecientes movimientos en defensa de la Tierra alineados con Democracia de la Tierra

En sus presentaciones, la hermana Pat habló del creciente movimiento de los “Derechos de la Naturaleza” que está alineado con la Democracia de la Tierra. Ejemplos de leyes adoptadas con éxito se pueden encontrar en la Alianza Mundial para los Derechos de la Naturaleza y otra legislación exitosa puede verse en el Fondo de Defensa Legal Ambiental de la Comunidad. Hay iniciativas que están teniendo lugar en Europa, de manera que están apoyando un enfoque Democracia de la Tierra, como la Ley de la Alianza Terrestre.

La aprobación de la Constitución de Ecuador en 2008 incluyó la protección constitucional para la Naturaleza y establece que “a naturaleza tiene derecho a existir, persistir y regenerarse.” Las personas ahora pueden iniciar acciones en nombre de los ríos, los bosques, los ecosistemas – en el nombre de la entidad natural. El río Villacabamba fue el primer caso ecuatoriano – y mundial – en defender el derecho de un río en 2011. En 2012, en Nueva Zelanda se otorgó derechos de la personalidad del río Wanganui. En ese caso, el gobierno de Nueva Zelanda nombró a dos guardianes del río: un representante tribal Iwi y un representante del gobierno.

Durante sus presentaciones, la Hermana Pat advirtió de que a pesar de la adopción de algunas leyes, esto no significa que todas las violaciones ambientales cesen. Se necesita un cambio cultural, administrativo y judicial importante para apoyar la aplicación de estas leyes. Sin embargo, las leyes existen ahora y se puede utilizar para prevenir la degradación ambiental y de la comunidad. Estas son las semillas del cambio para el futuro. Debemos despertar y responder rápidamente a la realidad de nuestra existencia interconectado. Se trata de un cambio importante de perspectiva para la mayoría de nosotros. Como personas de fe, tenemos responsabilidades morales y éticas para proteger la integridad de la Creación.

El futuro está en las manos de nuestros jóvenes. Ellos son los que nos conducirán a nuevas formas de construcción de una Democracia de la Tierra y la protección del carácter sagrado de la Tierra. La Hermana Pat puso el ejemplo de un estudiante que ha completado recientemente el curso “Sé el cambio: Despertar la compasión cósmica” de la Universidad de Saint Xavier que fomenta la conciencia integral. El trabajo de investigación del estudiante trazó vínculos entre los OGM, pesticidas, la pérdida de biodiversidad, y los suicidios de agricultores indios. Como resultado de su despertar, el estudiante participó en el curso Democracia de la Tierra en Navdanya y ahora está organizando una campaña de petición en protesta por los ensayos de OGM aprobados recientemente en el estado de Maharashtra.

Este es el poder de despertar a nuestra existencia interconectado. Son pasos como este los que harán que crezca el movimiento Democracia de la Tierra y mantengan su carácter sagrado.

Sister Pat Siemen (in blue) with Dr Orla Hazra

Hermana Pat Siemen (de azul) con Dr Orla Hazra

Para saber más acerca de estos conceptos, recursos locales y programas que fomenten la comprensión integral y compasión cósmica, por favor póngase en contacto con el Padre Prashant Olalekar SJ, PhD en Dirs.xaviers(at)gmail.com y Orla Hazra, PhD en ohazra(at)aol.com, que están a su vez en el Departamento de Estudios Interreligiosos en el Colegio de San Xavier de Mumbai.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Compromiso activo para desinversión del combustible fósil y reinversión en otras fuentes necesita confianza paciente

Marzo 30, 2015
Día global de la desinversión el pasado 13 y 14 de febrero en Melbourne, Australia. Foto de: gofossilfree.org

Día global de la desinversión el pasado 13 y 14 de febrero en Melbourne, Australia. Foto de: gofossilfree.org

John Sealey

Durante la recién celebrada Segunda Conferencia Anual sobre Cambio Climático  del Instituto de Sostenibilidad Ambiental de la Universidad Loyola Chicago se ha hablado de los riesgos, tuercas y pestillos que desinversión del combustible fósil. He compartido la oración llamada Confianza Paciente que escribió el científico jesuita y teólogo Pierre Teilhard de Chardin.

“Por encima de todo, confía en el lento trabajo de Dios. Estamos muy naturalmente impaciente en todo para llegar al final sin demora. Nos gustaría saltar las etapas intermedias. Estamos impacientes de estar en el camino hacia algo desconocido, algo nuevo. Y sin embargo, es la ley del progreso la que resulta de pasar por algunas etapas de inestabilidad – y que puede tomar un tiempo muy largo. Y lo que creo es que lo mismo sucede con ustedes; sus ideas maduran gradualmente – dejándolas crecer, dejar que ellos den forma a sí mismos, sin demasiada prisa. No trate de forzarlos por adelantado. Sólo Dios podía decir lo que resultará de este nuevo espíritu que poco a poco se está formando dentro de usted. Dé a Nuestro Señor el beneficio de creer que su mano está guiando, y aceptar la ansiedad de sentirse a sí mismo en suspenso e incompleto. Amén.”

¿Sin precipitarse innecesariamente? ¿Confiar en el lento trabajo de Dios? La dificultad es por lo que desinversión del combustible fósil viene dada con cierta urgencia.

Supongo que la mayoría de los participantes de la conferencia no necesitan convencer de que “aquí no ha pasado nada” las prácticas de carbono de siempre provocarán impactos climáticos irreversibles que afectarán a todos, pero de manera desproporcionada sobre los menos culpables: los pobres y los jóvenes. Extraídas y quemadas, se estima que las reservas probadas superen el presupuesto de carbono de 2 grados centígrados de tres a cinco veces, lo que sucederá dentro de 20 años.

Sabemos que el abrumador consenso científico de que la actividad humana es el principal contribuyente que obliga a esta prioridad humanitaria, ética y espiritual descrita en la Carta del Padre General en Ecología (2011) y en el informe adjunto, Sanar un mundo herido. Observando el papel primordial de la humanidad para enfrentarse a esta crisis, el papa Francisco lo denomina una “bofetada” a la naturaleza y una traición al Creador en su reciente visita Asia Pacífico.

Y el Dr. James Hansen, que está escribiendo con los últimos 20 ganadores del Premio Planeta Azul afirma: “En el rostro de una emergencia sin precedentes, como es el cambio climático, la sociedad no tiene más remedio que tomar medidas drásticas para evitar un colapso de la civilización. O vamos a cambiar nuestras costumbres y construir un tipo totalmente nuevo de la sociedad global, o lo transformarán por nosotros.” El Dr. Hansen, ex director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales, es profesor adjunto en el Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia, donde dirige un programa en el clima la ciencia, la conciencia y soluciones.

Esta mañana, consideramos nuestros activos financieros y la forma en que mejor podríamos aprovechar para abordar el tema del cambio climático.

Jesuitas canadienses y estadounidenses han buscado activamente la responsabilidad de los accionistas desde 1974 a través de un grupo de trabajo que ha formado el Comité de los jesuitas de Responsabilidad Inversiones o JCIR (por sus siglas en inglés). Estamos en buena compañía con las congregaciones de mujeres religiosas que son líderes, así como otras coaliciones no católicas.

JCIR promueve el cambio social en las prácticas corporativas y colabora con otros inversores que trabajan para la responsabilidad social de las empresas. Apoyamos las normas internacionales para la sostenibilidad, la justicia ambiental y los derechos humanos, y hacemos la administración fiscal con la que la doctrina social católica mejor sirven al interés de todas las partes interesadas y preservan el valor para los accionistas a largo plazo. JCIR engancha respetuosamente empresas seleccionadas sobre cuestiones cuando tenemos una aptitud, interés y capacidad.

La inversión socialmente responsable (SRI, en inglés) es una obra de la justicia estructural. Como accionistas activos, JCIR expresa a las corporaciones las preocupaciones y experiencias de jesuitas y comunidades que son testigos de los impactos sociales de las corporaciones multinacionales, tanto aquí como en el extranjero.

Durante los últimos 12 años, JCIR condujo diálogos de accionistas que producen las políticas corporativas de derechos humanos con Chevron, Occidental Petroleum Corporation, OM Group, Monsanto, el Grupo GEO  y Corrections Corporation of America. En el sector agrícola, JCIR trabajó con Ingredion  y Bunge Limited en la sostenibilidad del agua a través de la cadena de suministro. Para activar una empresa a través de una resolución de los accionistas requiere la propiedad de acciones de al menos 2.000 dólares americanos.

Me gustaría reconocer que si hace un año se me pregunta si cortar la inversión sería una estrategia eficaz, probablemente contestaría que como con otras campañas de desinversión, el compromiso activo produciría mejores resultados que los tamices estáticos que varios grupos han desarrollado para las empresas, que van de los fabricantes de armas a diversas “acciones de pecado.”

Sin embargo, a través de la conversación con los demás y la consideración de que el consenso científico, la perspectiva de algunos miembros del JCIR, incluido yo mismo, se están formando poco a poco (empleando las palabras de Teilhard) en el último año en el tema de los combustibles fósiles. La cuestión parece diferente en escala y tal vez en la estrategia. Como dijo el arzobispo Desmond Tutu, en septiembre de 2014, “la destrucción del medio ambiente de la tierra es el reto de los derechos humanos de nuestro tiempo.”

Recuerdo una conversación con el padre Jim Hug que percibió que este problema merecía considerarse en lugar de darle uno u otro enfoque. Esa visión me abrió un nuevo horizonte. Esto se produjo en la misma época que la Universidad de Dayton hizo su anuncio que el Dr. George Hanley y JCIR también recibió una resolución de desinversión de combustibles fósiles de un grupo de ex alumnos de la Universidad de Marquette.

Actualmente, JCIR alienta a las instituciones (y provincias) a discernir en oración el papel significativo de los combustibles fósiles en relación con el cambio climático. Imagino que muchos de los asistentes a esta conferencia puedan haber luchado con esto más extensamente que algunas de nuestras provincias, quizás animado a través de sus presiones por parte de las partes interesadas. Generalmente, las provincias no tienen que responder a los estudiantes, profesores o de alumnos resoluciones.

Sin embargo, en el próximo año, para el que la Compañía se prepara para la próxima Congregación General, las provincias recibirán recomendaciones formales por escrito (conocido como postulados) de jesuitas cuya voz responde a los signos de los tiempos. En la preparación para la última Congregación General en 2007, las provincias de todo el mundo enviaron 41 postulados relativos al medio ambiente. Sólo la justicia social aparece por en cima en los corazones y las mentes de los jesuitas, ya que enviaron 42.

Para facilitar el discernimiento dentro de nuestros propios contextos institucionales y provinciales la JCIR, con consulta a nuestros amigos Nancy Tuchman de la Universidad Loyola de Chicago, el padre Jim Hug (antiguo Centro de Preocupación Presidente), y Chris Kerr (Director Ejecutivo de la Red de Solidaridad ignaciana), estamos elaborando una reflexión para ayudar a las instituciones a considerar este asunto a través de una lente ignaciana, no sea que las conversaciones se atasquen en “estudiantes frente a los administradores” o “con nosotros o contra nosotros.”

Si bien el documento aún no está listo para distribuir, espero que sea pronto, quizás sea una visión de la próxima Encíclica Ecología. Sería simplificar excesivamente las cosas si la Encíclica diera opinión clara sobre la estrategia de inversión preferida, pero puede no estar tan detallada ya que la mayoría de los católicos en el mundo no tienen carteras de acciones de las que preocuparse.

Es seguro decir que la inversión alternativa designada en posiciones de energía renovable es un componente importante para todas las instituciones a considerar como una forma de ayudar a reafirmar y capitalizar estas nuevas tecnologías verdes.
Sin embargo, sobre el corte de inversiones o participación activa parece que es razonable y existen ejemplos claros sobre la implementación de ambas estrategias. Como Teilhard dice, podemos sentir un poco de ansiedad en esta ambigüedad “en suspenso e incompleta.”

John Sealey es del Comité de los jesuitas de Responsabilidad Inversiones y sirve a los provinciales jesuitas de América del Norte con respecto a la inversión social responsable. John compartió algunas perspectivas del discernimiento ignaciano en el tema del corte de inversiones de combustibles fósiles durante la Segunda Conferencia Anual de Cambio Climático en la Universidad Loyola de Chicago, celebrada del pasado 19 a 21 de marzo. Pueden contactar con él a través de su correo electrónico [email protected]

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Entrevista con ESSC sobre la reconciliación con la creación

Marzo 30, 2015
Personal de ESSC durante un taller de planificación en Bendum, en la provincia de Bukidnon. Foto des: A Ignacio, ESSC

Personal de ESSC durante un taller de planificación en Bendum, en la provincia de Bukidnon. Foto des: A Ignacio, ESSC

Patrick Nogoy SJ, entrevista a Sylvia Miclat

El cuidado del medio ambiente se divulga hoy en día a través de varios programas, documentales, películas y advocaciones, con el respaldo de líderes políticos y celebridades como Al Gore y Leonardo di Caprio. Sin embargo, esta atención que puede traducirse en las estrategias y acciones eficaces con un impacto significativo sigue siendo un desafío. La 35 Congregación General de la Compañía de Jesús identifica a la reconciliación con la creación como un componente urgente y crítico de su misión.

Hay una intensa atención global a las preocupaciones ambientales como el impacto del cambio climático, analizado y discutido, pero también parece haber un sentimiento de que las acciones y las respuestas son lentas. Estas iniciativas aparentemente no crecen con la rapidez e intensidad del cambio global que está teniendo lugar. Sin embargo, hay grupos que continúan trabajando, a menudo a fondo, en este ministerio de la reconciliación con la creación; tratan de crear un cambio social a través del uso de la ciencia y la fe. Uno de estos grupos es el de Ciencias Ambientales para el Cambio Social (ESSC).

Navegando a través de su página web, se descubre que la estrategia de este instituto de investigación de los jesuitas en la promoción de la sostenibilidad ambiental y la justicia social se realiza mediante la integración de las metodologías científicas y los procesos sociales. Es parte de su misión colaborar con los asociados para el manejo adecuado del medio ambiente y para el desarrollo humano. La ciencia es una base para engendrar cuidado del medio ambiente, un cuidado que tiene un impacto en la vida y desarrollo de las personas. Echando un vistazo a sus artículos destacados, vi a los proyectos sobre la gestión de las cuencas hidrográficas, en colaboración con las comunidades, reforzando la reducción del riesgo de desastres locales y la capacidad de gestión en las zonas pobres urbanas como Payatas en Quezon City, y la colaboración con organizaciones locales e internacionales para viviendas sociales resistentes, entre otras iniciativas. Sus embestidas y programas ampliaron mi apreciación sobre el alcance de este ministerio y levantaron mi interés en este apostolado jesuita formado principalmente por hombres y mujeres laicos profesionales y un director de investigación jesuita.

Habiéndome reunido con ellos durante el reciente Foro de Provincia de Filipinas en Cagayan de Oro, tuve la oportunidad de hablar con Sylvia Miclat, director ejecutivo de ESSC, sobre su experiencia laboral. Sylvia ha estado trabajando durante más de diez años con el Padre Pedro Walpole, presidente de la Junta de Síndicos del ESSC y Director de Investigación. La participación de Sylvia es interesante para alguien con una licenciatura en Comunicación por la Universidad de Filipinas y defensora desde hace tiempo de los derechos humanos. Planteé una amplia variedad de preguntas a las que Sylvia respondió amablemente.

Sylvia Miclat, ESSC Executive Director and Pedro Walpole, ESSC Research Sylvia Miclat, directora ejecutiva de ESSC, y Pedro Walpole, director de investigación de ESSC, durante la Conferencia Internacional sobre la Tierra transformadora y la Gobernanza del Agua (http://transformativegovernance.essc.org.ph/) en Malaybalay, Bukidnon, organizada por ESSC en Mayo de 2014. Foto des: A Ignacio, ESSC

Sylvia Miclat, ESSC Executive Director and Pedro Walpole, ESSC Research Sylvia Miclat, directora ejecutiva de ESSC, y Pedro Walpole, director de investigación de ESSC, durante la Conferencia Internacional sobre la Tierra transformadora y la Gobernanza del Agua (http://transformativegovernance.essc.org.ph/) en Malaybalay, Bukidnon, organizada por ESSC en Mayo de 2014.
Foto des: A Ignacio, ESSC

Q: El trabajo por el medio ambiente se procesa comúnmente a través de actividades como la plantación de árboles o la segregación de basura. En su exposición en ESSC, ¿qué significa “trabajo por el medio ambiente” y qué función singular realiza ESSC en este ministerio?

Estás en lo correcto. Por lo general, cuando usted escucha la frase “trabajo para el medio ambiente,” la respuesta usual es que uno debe ser la plantación de árboles o la segregación de residuos. Son importantes y necesarias como las acciones y actitudes individuales, y tal vez este tipo de actividades son los puntos de partida para muchos de nosotros. Sin embargo, “trabajar por el medio ambiente” implica una relación más amplia más allá de nuestros hogares y jardines. Se trata de la gestión y la planificación, el conocimiento y la comprensión de los entornos sociales, económicos, políticos y culturales, así como a otros contextos. Es una gran preocupación que atraviesa nuestra vida personal y profesional y para ello debe conectarse necesariamente con la gente. En esencia, lo que queremos lograr cuando “trabajamos por el medio ambiente” es la integración de la sostenibilidad en el desarrollo que queremos para nosotros y para las próximas generaciones. Durante la década de 1970 cuando los movimientos ambientales estaban empezando a emerger de manera más visible, las áreas de conservación y protegidas fueron estrategias para restaurar hábitats naturales frágiles y amenazados hábitats, especialmente para la biodiversidad, que no involucran necesariamente a las personas que también viven en estas áreas. Las estrategias han cambiado desde entonces, y la gente está cada vez toma más parte de la respuesta. En ESSC, siempre hemos trabajado con la gente en la medida en que trabajamos para el medio ambiente, tratando de entender sus preocupaciones e integrándolos en el desarrollo de respuestas adecuadas y sostenibles. En ESSC, nuestra plataforma es el ambiente y usamos la ciencia con el fin de contribuir al cambio social, que es donde el impacto de nuestro trabajo científico debe manifestarse.

Q: En cuanto a nuestro país hoy en día, ¿cuál es la necesidad, preocupación, asunto o problema más urgente en términos de trabajar por el medio ambiente? ¿Hay algún programa específico en ESSC para abordar esto?

Es fácil citar la pobreza, la corrupción, la gobernanza débil como preocupaciones apremiantes, y lo son. Pero en nuestros debates aquí en el Instituto y en nuestros compromisos con el gobierno, nacional y local, y con las comunidades y otras organizaciones que prestan asistencia, estamos apreciando que lo que parece que hay es una ausencia de sistemas eficaces y capacidades limitadas para garantizar la aplicación efectiva.

Estos sistemas deben incluir la disposición de información regular y actualizada sobre temas como la cobertura forestal, el suelo, el agua, el uso del suelo, la biodiversidad, las áreas protegidas y territorios ancestrales. De la experiencia de ESSC en el diálogo con el gobierno, también hay sistemas limitados para supervisar efectivamente la aplicación de los proyectos, para la revisión y evaluación de los programas y proyectos ejecutados, y para asegurar la rendición de cuentas. Agencias gubernamentales individuales y unidades específicas pueden estar haciendo un trabajo fantástico y ofrecer un buen servicio a la gente, pero a menudo falta un sistema de coordinación y comunicación con otras agencias del gobierno que acarrea los despidos, la superposición de funciones, y en general de servicios ineficaces. El trabajo actual de ESSC en la reducción del riesgo de desastres implica evaluaciones de sitios de bajo costo y de viviendas sociales en zonas posteriores a los desastres y otras áreas propensas a desastres. Los sistemas de gobierno para obtener permisos y documentos son muy complejos y parecen estar previstos para no asistir a las personas, causando mucho retraso en el desarrollo de la vivienda.

Otra preocupación que desafía nuestro trabajo en ESSC es la limitada capacidad del personal de los gobiernos locales para que puedan efectivamente planificar y poner en práctica, y por lo tanto entregar los servicios críticos que las comunidades necesitan. Para ayudar en la planificación del uso del suelo y el manejo de cuencas, por ejemplo, ESSC desarrolló módulos de capacitación para el personal del gobierno local en el uso de software de código abierto para lo que su sistema de información geográfica (GIS en inglés) necesita. Pero esto es sólo un aspecto de las capacidades que los gobiernos locales necesitan. Necesitan arquitectos, ingenieros, geólogos, planificadores del desarrollo urbano y rural, profesionales de la agricultura sostenible, entre otros; por desgracia, la mayoría tal vez preferirían trabajar para el sector privado.

El reto es atraer a la gente y hacer que trabajen juntos para ayudar a las administraciones locales. Existen buenos y brillantes profesionales en muchas oficinas del gobierno que pueden ser entrenados y reforzar aún más sus funciones de trabajo; tenemos que centrarnos en este aspecto si queremos desarrollar la gobernanza y la gestión sostenible y eficaz en el ámbito local, la promoción del medio ambiente y el desarrollo humano de calidad que queremos.

Padre Provincial de Tony Moreno habla con los participantes en la formación de jóvenes en Bendum que están construyendo su taller de carpintería, parte del programa de capacitación y liderazgo que ESSC está llevando a cabo con jóvenes adultos en Upper Pulangi. Foto des: S Miclat, ESSC

Padre Provincial de Tony Moreno habla con los participantes en la formación de jóvenes en Bendum que están construyendo su taller de carpintería, parte del programa de capacitación y liderazgo que ESSC está llevando a cabo con jóvenes adultos en Upper Pulangi. Foto des: S Miclat, ESSC

Q: Es interesante observar que algunos de sus programas no sólo afecta al medio ambiente, sino también beneficia a las comunidades de la zona. ¿Puede describir su experiencia en colaboración con las comunidades y cómo se han aprovechado de sus programas?

La asociación es parte integral del trabajo de ESSC. La base para responder es la solicitud de asistencia, lo que se establece la relación “parte interesada” en el inicio de las relaciones con nuestros socios. Nos unimos a las unidades locales de gobierno, organizaciones no gubernamentales, grupos comunitarios, e incluso diócesis.

En los compromisos anteriores con las diócesis de Cotabato, Butuan, Ipil y Malaybalay, se nos pidió ayudar en las mesas de la ecología, centros de acción social, o de los apostolados de Pueblos Indígenas en el desarrollo de una agenda ecológica. La intención era utilizar este material en su planificación de las actividades y en la respuesta a las preocupaciones ambientales y sociales en las parroquias. Hay contextos muy específicos para cada diócesis. Estos incluyen el lago Lanao, inundaciones, y el trabajo con tres pueblos (musulmanes, cristianos y los pueblos indígenas) en Cotabato, Butuan, la minería en Ipil, y el impacto de las plantaciones agrícolas en Bukidnon. Para este último, se desarrolló un mapa que ubica las parroquias de la diócesis, con la cubierta vegetal desglosados en diferentes tipos, junto con los límites administrativos. Acompañando el mapa, proporcionamos un análisis de los recursos identificados y las preocupaciones emergentes. Este tipo de información permite el desarrollo de una agenda de trabajo ecológico, el suministro de información a los escenarios de “previsión,” dando un contexto de donde se encuentran las parroquias, las posibles preocupaciones de los feligreses que trabajan en las plantaciones, el tipo de recursos que tienen, el acercamiento de las autoridades competentes, y los problemas que se deben priorizar. Como éste fue un trabajo de exploración, entendimos que este compromiso inicial necesitaría mucha opinión y que su éxito dependería del compromiso de las personas que desean sostener el trabajo.

Q: ¿Qué aprendizaje o experiencia significativa has ganado en el ministerio que fusiona de alguna manera la ciencia y la fe? ¿Cuál es la contribución más importante de la fe en este trabajo?

Estoy cada vez descubro que tengo una mejor apreciación de mi fe a medida que me comprometo en esta línea de trabajo. Los elementos de la atención y la compasión se sienten especialmente en nuestra colaboración con las comunidades. El enfoque de ESSC es comenzar desde donde está la gente, escuchar sus preocupaciones, y a partir de ahí, desarrollar y adaptar la respuesta. Hay enormes áreas para la innovación y la exploración. El trabajo de ESSC también permite la aplicación de una ciencia sostenible donde la investigación es impulsada por un problema; por lo tanto ESSC puede hacer una mayor y más significativa contribución en la mejora de las vidas de las personas. En el instituto de Ciencia Medioambiental por el Cambio Social se pide desarrollar un análisis que requiere una reflexión personal, respondiendo a la pregunta: “¿Y qué?” Por ejemplo, si el análisis de la investigación muestra que las precipitaciones en Cavite son mayores que en Manila durante un monzón, ¿qué ocurre? ¿Cómo responder y prepararse al impacto en la vida de las personas o según las capacidades de las comunidades?

Usted pregunta acerca de la diferencia entre mi trabajo y mis oraciones. Puedo compartir que mis oraciones se amplían, yendo más allá de mis preocupaciones personales. Teniendo en cuenta esta línea de trabajo, mi oración se encarna en las personas con las que trabajamos, como usted dice. La fusión de la fe y la ciencia parece fluir de forma natural en nuestro trabajo. Pedro, que es el único de los jesuitas en el personal, emprende actividades espirituales con nosotros, con una gran cantidad de adaptaciones ya que tenemos una diversidad de orígenes religiosos. Hay respeto por la fe en el lugar de trabajo. En sus misas, abre la homilía para que otros puedan compartir y conecta las lecturas del día con las preocupaciones medioambientales.

Q: ¿Le resulta significativamente difícil algún área del trabajo en particular, alguna asociación desafiante?

El ritmo lento o el progreso de las cosas pueden ser muy frustrantes. La conciencia ambiental es alta, pero la respuesta es lenta. ¿Tenemos que dar a la gente herramientas o utilizar nuevas formas de pensar? Nos enfrentamos al reto de transmitir la innovación en medidas prácticas para que las personas puedan integrarlo en su vida cotidiana. Al mismo tiempo, los cambios globales que tienen lugar no pueden ser ignorados, y los límites planetarios necesitan integrarse con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que salen de los Objetivos de Desarrollo del Milenio cuyos plazos terminan en 2015. Los modelos económicos y de crecimiento ya no se pueden definir sin el impacto medioambiental.

Q: ¿Puede describir la voz de ESSC en las plataformas sociales como medios de comunicación social? ¿Cómo de fuerte o débil es esta voz? ¿Cómo lograr que la gente te escuche?

ESSC no es un grupo de defensa, pero sí desarrolla el análisis que se puede informar y ser utilizado por grupos de defensa. No nos corresponde a nosotros juzgar si nuestra voz es fuerte o débil. Creo que es más importante que nuestro trabajo siga siendo relevante y sensible, y que las personas y organizaciones que valoran el trabajo que hacemos puedan utilizar los resultados del trabajo de ESSC y las enseñanzas para así también seguir adelante con su trabajo. Facilitamos las reuniones del Grupo de Trabajo de Filipinas que se reúnen con profesionales, el gobierno, organizaciones no gubernamentales, de negocios, académicas, las organizaciones de la comunidad para discutir y desarrollar puntos de acción para las agendas ambientales específicas. La capacidad de recuperación del riesgo de desastres y “la mejor reconstrucción” son temas de trabajo que generan gran interés; existe un número creciente de personas y organizaciones que quieren mejorar la situación actual. Recientemente, atrajimos a medios de comunicación para hablar sobre la sequía y el impacto de El Niño en la seguridad del agua y los alimentos, especialmente en las comunidades de las tierras altas.

Q: ¿Hay algunas áreas emergentes de asociaciones potenciales, ciencia o filosofía que piense que serán útiles en el trabajo por el medio ambiente?

En estos momentos, se están realizando las etapas iniciales del Diálogo de Estocolmo sobre la ciencia y los valores de la sostenibilidad en Namur, en Bélgica. Esta es una exploración de una conversación global que la Red de Incidencia Global Ignaciana está encabezando con las comunidades religiosas y científicas. Un principio que emerge es el énfasis en los valores que se basan en las actitudes que tenemos para el medio ambiente y los recursos, por el prójimo, y para nosotros mismos. No es suficiente que la investigación se lleve a cabo o las ideas se desarrollen o se implementen. Las actitudes de las personas tienen que transformarse, dando forma a los valores que engendran el cuidado, la compasión y la acción.

Un equipo ESSC con científicos visitantes escuchar las preocupaciones económicas, ambientales y sociales de una comunidad de montaña. Foto des: A Ignacio, ESSC

Un equipo ESSC con científicos visitantes escuchar las preocupaciones económicas, ambientales y sociales de una comunidad de montaña. Foto des: A Ignacio, ESSC

Q: ¿Cómo es trabajar con una mezcla interesante y variopinta de personas procedentes de diferentes sectores – desde científicos para el gobierno a religiosos? ¿Cómo controla el consenso?

No es necesariamente un consenso lo que buscamos, sino que mantengamos la comunicación a todos los niveles para que haya un sano intercambio de ideas y puntos de vista; por lo tanto, se alienta y apoya la creatividad y la adaptación. No hay respuesta pro-forma o una “talla única para todos” como respuesta.

Q: ¿Puede describir una o dos alegrías o consuelos significativos en su implicación con ESSC?

Como madre, me siento feliz de ser parte de un esfuerzo que contribuya a un mejor futuro para la próxima generación. También estoy descubriendo que tengo un aprecio más profundo y comprensión de mi fe, que yo no consideraba importante antes. Tengo la sensación de que mi fe se profundiza y se fortalece con el trabajo que yo soy parte de, y estoy agradecida por esta oportunidad.

Q: ¿Tiene alguna esperanza para el futuro de este ministerio de la reconciliación con la creación?

Tengo la esperanza de que algún cambio de mente y el corazón pueda ocurrir a medida que trabajamos y colaboramos en el plano mundial y local en la búsqueda de la integración de la ecología y la sostenibilidad con los esfuerzos de desarrollo. Los vínculos internacionales en nuestro trabajo y las experiencias de las distintas comunidades en regiones de todo el mundo son muy alentadoras. La plataforma de intercambio que proporciona Jesuitas y Ecología en Comunicación (o Ecojesuit) está contribuyendo a esta ampliación. Los jóvenes son también una fuente de esperanza; este sector es donde tenemos que invertir capacidad, la educación, y opciones de subsistencia más amplios. Ellos serán los encargados de un planeta que es muy diferente al que teníamos antes y tenemos ahora; necesitan todo nuestro apoyo y acompañamiento.

Esta entrevista fue publicada originalmente en Tinig Loyola, la publicación de estudiantes de la Escuela Loyola de Teología, Volumen 16: 1-2, Año Escolar 2014-2015 y Ecojesuit ha pedido permiso para una segunda impresión de este artículo. Scholastic Patrick Nogoy SJ está con el teólogos subcomunidad en la Casa Loyola de Estudios y es también el subdirector de la Casa jesuita Arvisu, en la provincia filipina de la Compañía de Jesús.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Preparando para hacer frente a las metas Objetivos de Desarrollo Sostenibles para el agua en el mundo que queremos

Marzo 30, 2015
Foto de: UNU-INWEH

Foto de: UNU-INWEH

En un esfuerzo por mantener en movimiento Objetivos de Desarrollo Sostenibles (SDGs en inglés) relacionadas con el agua, la ONU lanzó en febrero de 2015, un informe que esboza lo que debe hacerse dentro del sistema de agua del mundo. El agua en el mundo que queremos, una publicación de la Universidad-Instituto de las Naciones Unidas para el Agua, el Medio Ambiente y la Salud, advierte que sin nuevas y mayores inversiones en el agua, muchas sociedades de todo el mundo pronto se enfrentarán a la creciente desesperación y conflictos por el recurso más esencial para la vida.

El informe llega en el período previo a la Cumbre de la ONU para adoptar la agenda de desarrollo post-2015  en Nueva York, EE.UU., el próximo mes de septiembre, donde se revisarán los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en busca de una acción internacional más fuerte.

“La gente no tiene el lujo de vivir sin agua y cuando se enfrentan a una decisión de vida o muerte, la gente tiende a hacer lo sea necesario para sobrevivir,” dijo el informe. “De esta manera, es probable que los cambios en los recursos fundamentales hidrológicos sean la causa de nuevos tipos de conflictos, y se puede esperar que tanto la escasez de agua y las inundaciones se conviertan en los principales problemas hídricos transfronterizos.”

El informe señala que uno de los mayores problemas es la corrupción en el desarrollo de los acuíferos y la infraestructura sanitaria, de forma que un 30% de la financiación destinada a desarrollar recursos de agua es desviada a otros fines. El informe pone de relieve la necesidad de protocolos y ejecución de sanciones severas y definidas contra la corrupción. “La corrupción en cualquier nivel no es sólo un acto criminal en su propio derecho. En el contexto del desarrollo sostenible podría ser visto como un crimen contra toda la humanidad,” agregó el informe.

Un análisis en profundidad de 10 países (Bangladesh, Bolivia, Canadá, Indonesia, República de Corea, Pakistán, Singapur, Uganda, Vietnam y Zambia) ilustra cómo el agua y el saneamiento relacionado con los Objetivos de Desarrollo ofrece una manera rápida y rentable para lograr desarrollo sostenible.

Los autores indican que los residuos de los recursos en todo el mundo debido a la corrupción y la falta de recursos públicos por la ausencia de subvenciones al sector de la energía se corresponden con las alteraciones en el ciclo hidrológico, como resultado del cambio climático.

Debido a estos factores, los co-autores Robert Sandford y Corinne J. Schuster-Wallace subrayan que todos los retos actuales de gestión del agua se verán agravados por el cambio climático y por el clima cada vez más impredecible.

2015_03_31_N&E_Photo2El estudio sostiene que el cambio climático que se proyecta significa que ya no podemos confiar en los patrones climáticos predecibles. “Esta previsibilidad histórica, conocida como la estacionalidad hidrológica relativa … ofrece la certeza de lo que se necesita para construir casas que resistan vientos de una velocidad determinada, la nieve de un cierto peso, y las lluvias de cierta intensidad y duración, en las cosechas y el tamaño para construir colectores pluviales. La consecuencia es que la gestión del agua en todas sus formas en el futuro implicará una mayor incertidumbre que en el pasado.”

Esta pérdida de estacionalidad climática es lo que los autores califican como “jugar al póquer con una baraja en la que las nuevas cartas que están apareciendo no se han visto antes y que, en última instancia, perturbando su mano hasta el punto de que el juego ya no tiene coherencia o significado.”

Más aún, los cambios en la composición atmosférica y los consiguientes cambios en el cambio de hidro-climáticos y el comercio de la calidad del agua tienen un impacto directo a través de derechos de emisión de contaminación del agua.

“Se requieren sistemas de recogida y gestión de datos mejorados que asegurar la disponibilidad de datos cualitativos y cuantitativos verificables precisos, cuando sea necesario, a todos los socios de buena fe que a un nivel de detalle requerido sean útiles para la elaboración de políticas y la práctica de agua. Los sistemas de datos mejorados que se necesitan para lograr la sostenibilidad ya están disponibles.”

Según el informe, existe la necesidad de centros de incubación que puede innovar y modificar las respuestas conceptuales para que puedan ser transferidos a diferentes contextos. Más importante aún, los Objetivos de Desarrollo post-2015 se deben establecer para el éxito y no para el fracaso.

El informe recomienda a los gobiernos y todos los sectores económicos “erradicar la corrupción mediante el establecimiento y aplicación de procedimientos anticorrupción claros y definidos con consecuencias graves cuando estos son violados.” El informe también anima a los gobiernos nacionales, las corporaciones multinacionales y las instituciones internacionales a trabajar juntos para que puedan identificar e implementar estrategias para liberar de manera equitativa los recursos existentes disponibles.

El informe fue publicado días antes del Día Mundial del Agua 2015, el pasado 22 de marzo. Con motivo de esta celebración, el Papa Francisco, que tiene intención de emitir pronto una Ecología Encíclica, instó al mundo a proteger el agua y hacerla accesible a todo el mundo.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Contribuyendo al marco post-2015 de reducción de riesgo de desastres

Febrero 28, 2015
El Secretario General de la ONU Ban Ki-moon durante el discurso de apertura durante la Tercera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Reducción del Riesgo de Desastres en Sendai, Japón. Recordó al mundo que el daño global anual resultante de los desastres ahora supera los 300.000 millones de dólares.  "Podemos ver que el número crece a medida que sufren más personas. O podemos reducir drásticamente esa cifra e invertir en desarrollo." Foto de: UN ISDR

El Secretario General de la ONU Ban Ki-moon durante el discurso de apertura durante la Tercera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Reducción del Riesgo de Desastres en Sendai, Japón. Recordó al mundo que el daño global anual resultante de los desastres ahora supera los 300.000 millones de dólares. “Podemos ver que el número crece a medida que sufren más personas. O podemos reducir drásticamente esa cifra e invertir en desarrollo.” Foto de: UN ISDR

Grupo de Trabajo Filipinas sobre resiliencia de riesgos de desastres

Actualmente el plan mundial para la reducción del riesgo de desastres, el Marco de Acción de Hyogo para el 2005-2015: Aumento de la Resiliencia de las Naciones y las Comunidades ante los Desastres (HFA, por sus siglas en inglés) está llegando a su fin este año. Los países se han unido del 14 al 18 de marzo en Sendai, Japón, en la Tercera Conferencia Mundial de la ONU sobre la Reducción del Riesgo de Desastres para revisar el progreso del marco, y para prepararse para un desarrollo de una agenda posterior a 2015.

Los países han informado sobre su progreso en las cinco líneas de acción prioritarias del HFA:

  1. Garantizar que la reducción del riesgo de desastres es una prioridad nacional y local con una sólida base institucional de aplicación
  2. Identificar, evaluar y monitorear los riesgos de desastres y mejorar las alertas tempranas
  3. Utilizar el conocimiento, la innovación y la educación para crear una cultura de seguridad y resiliencia a todos los niveles
  4. Reducir los factores de riesgo subyacentes
  5. Fortalecer la preparación para desastres para una respuesta eficaz a todos los niveles.

En Filipinas, los considerables esfuerzos se han realizado en la aplicación de estas cinco prioridades de acción, tanto a nivel nacional como local. Pero los desastres ocurridos desde 2005 también reflejan que estos esfuerzos no son suficientes para reducir el riesgo para los más vulnerables y para garantizar una mayor seguridad para todos.

El impacto del tifón Yolanda (Haiyan), descrito como el tifón más fuerte registrado que tocó tierra y que sacudió el centro de Filipinas en noviembre de 2013, es a la vez global y local. La devastación en el paisaje y en la vida y el sustento de las personas provocó una de las respuestas humanitarias globales más masivas, provocando así las discusiones sobre el efecto del calentamiento global en las tormentas tropicales. A nivel local, hay una mayor conciencia de los riesgos a los que se enfrentan las personas que viven con los peligros en el paisaje porque no tienen otra opción que vivir en zonas expuestas.

El Grupo de Trabajo de Filipinas en la resiliencia de riesgo de desastres (PWG) , un encuentro de personas de diferentes sectores en Filipinas, públicos y privados, y la intención de continuar con ideas y acciones que contribuyan al desarrollo de actitudes y capacidades para satisfacer las necesidades de 1,2 millones de personas expuestas a inundaciones y deslizamientos de tierra, comparte los siguientes puntos a considerar en el desarrollo de un nuevo marco de reducción de riesgo de desastres (DRR en inglés).

1. Hay una diversidad de riesgos de desastres y tenemos que entender esta diversidad para una respuesta y un plan más preciosos.

La identificación de peligros y la mejora de las advertencias y avisos de fenómenos meteorológicos siguen mejorando, pero todavía hay una necesidad de mejorar nuestra comprensión de los riesgos de desastres y los elementos que contribuyen y agravan estos riesgos.

Más allá de la frecuencia y la gravedad de los peligros y la exposición humana a estos peligros, también están los diferentes niveles de vulnerabilidad social que se combinan con los riesgos, obteniéndose como resultado diferentes tipos de riesgos de desastres.

Países como Filipinas cuentan con una diversidad de peligros y si bien hay una mayor conciencia de los acontecimientos relacionados con el clima, la compresión de los peligros y riesgos asociados a este tipo de eventos es aún limitada.

Más allá del tiempo y el clima, hay una necesidad de comprender la forma de la tierra y cómo el paisaje se refiere al flujo de agua. Necesitamos aprender a comprender los riesgos en relación con los riesgos provocados por un evento determinado, y en relación con la vulnerabilidad de una comunidad en particular.

Diferentes eventos peligrosos tendrán diferentes niveles de impacto en diferentes poblaciones. Eventos de alto impacto como el tifón Yolanda son de baja frecuencia. Estos son los eventos extremos que superan la capacidad para responder de las personas, independientemente de su nivel de vulnerabilidad.

Es fundamental contar con los mecanismos para responder a este tipo de eventos, pero quizás es aún más importante para mejorar la forma en la que respondemos a alta frecuencia, los sucesos de bajo o mediano impacto que afectan repetidamente a los sectores más vulnerables de la sociedad.

Desafortunadamente, estos son los “desastres” que no hacen las noticias, ni reciben la atención nacional o internacional. Si ha de haber un esfuerzo real para reducir el riesgo, hay que hacerlo precisamente en este nivel. Sólo de esta manera podremos comenzar a construir una cultura que valora la seguridad, una cultura de resiliencia.

También tiene que haber un cierto nivel de flexibilidad en la forma de responder a los riesgos. A menudo, no hay suficiente análisis sobre las estrategias de adaptación que permitan una mejor gestión, dado el contexto. Mientras que las soluciones de infraestructura a gran escala son la respuesta habitual, puede haber las estrategias más adecuadas y rentables que permitan una mayor participación de las comunidades afectadas.

2. Infraestructura de seguridad y la preparación social deben habilitar y empoderar a las comunidades locales.

Se ha prestado atención a la práctica de la evacuación temprana como una estrategia para reducir el riesgo, en particular para las comunidades en zonas propensas a desastres. Sin embargo, muchos centros de evacuación no se construyen específicamente para este propósito. Las escuelas y las iglesias son a menudo las primeras opciones identificadas para la evacuación, pero éstos todavía necesitan evaluaciones estructurales para asegurar que éstos sean seguros y adecuados para su uso. Los centros de evacuación y estrategias para el traslado de personas a lugares seguros también son precisos para determinados tipos de peligros.

La preparación social es fundamental en este proceso, así como las estrategias para la comunicación y la alerta temprana. Las comunidades necesitan acceso a la información sobre los peligros a los que se enfrentarán, las vías de acceso, y la ubicación de los centros de evacuación. Las comunidades locales son los primeros que responden en el caso de un desastre y deben contar con la información que les permita tomar las decisiones necesarias para su propia seguridad.

3. Fortalecimiento de las capacidades locales y la participación más amplia en la derivación de gobierno para la reducción de riesgos y una mayor seguridad humana.

El Marco de Acción de Hyogo reconoce que la buena gobernanza es fundamental para los esfuerzos de reducción del riesgo de desastres. Muchas de las consideraciones básicas en un enfoque integral para la gestión de desastres son elementos de la gobernanza: los planes de uso de la tierra, los presupuestos y las inversiones, la vivienda y los asentamientos. Sin embargo, la DRR está aún por integrarse efectivamente en la gobernanza.

Si bien el marco normativo para la DRR está en práctica a nivel nacional, su aplicación a nivel local todavía es limitada. Los gobiernos locales son los partidarios de la línea del frente en términos de desastres y fortalecer su capacidad para asumir estas tareas es crítico y la capacidad para llevar a cabo iniciativas de DRR varía ampliamente. A menudo la DRR se toma como un “proyecto” y no se institucionaliza como un programa de trabajo a largo plazo. Los puestos permanentes para el personal local de la DRR deben ser creados para garantizar que las actividades y los logros en este campo se mantengan más allá de los plazos políticos nacionales y locales.

También hay una necesidad de construir en una participación mucho más amplia en la DRR. Filipinas reconoce la necesidad de integrar una amplia gama de perspectivas y ha adoptado un enfoque de “toda la sociedad” en la DRR, pero la práctica no está tan clara. Las poblaciones con mayor riesgo a menudo no tienen la voz política ni tienen la capacidad financiera o técnica para participar en los procesos establecidos por el gobierno. Debe hacerse un esfuerzo deliberado para integrar las perspectivas locales en la elaboración de respuestas a los riesgos de desastres para asegurar que las personas en riesgo se incluyen en las decisiones que les afectan.

4. La inclusión social y económica es fundamental para reducir el riesgo y la creación de capacidad de recuperación.

La inclusión social es importante en la acción de la DRR. Una y otra vez, la experiencia ha demostrado que hay algunas personas que están en mejores posiciones y por lo tanto tienen mucha mayor capacidad de respuesta a los riesgos. Son aquellos que tienen menor capacidad de responder los de mayor riesgo: los que viven en zonas de riesgo, aquellos cuyos medios de vida se basan en recursos naturales frágiles, aquellos que no tienen la organización de la comunidad y los arreglos institucionales que permitan una mayor seguridad.

Si bien existe una clara prioridad en términos de reconstrucción de la infraestructura física para una mayor capacidad de recuperación de desastres, no es tan claro qué inversiones se están haciendo para asegurar los medios de vida y que las oportunidades económicas sean capaces de resistir el impacto de los desastres. Áreas como Eastern Samar que históricamente no están bien conectados a los mercados o integradas de forma efectiva en las cadenas de suministro y demanda, tienen menos capacidad para recuperarse del impacto de eventos extremos como el tifón Yolanda.

A nivel nacional, tiene que haber una estrategia para revisar qué medios de vida están en riesgo y para construir opciones. El sector privado desempeña un papel importante en esto, y el gobierno debe ayudar a crear un entorno favorable a la inversión.

5. Plan de recuperación y “la mejor reconstrucción” necesitan integrar no sólo la seguridad de la infraestructura física, sino también una comprensión más amplia de la seguridad humana: las necesidades y servicios básicos, medios de vida y las oportunidades económicas y las relaciones comunitarias.

La reconstrucción de viviendas y otras obras de infraestructura física es de gran preocupación para los involucrados en la rehabilitación de las zonas afectadas por el desastre. Cada vez más, hay un necesidad de un mayor cuidado en la identificación de las áreas de vivienda y asentamientos para evitar la reubicación de las comunidades desplazadas de un lugar de catástrofe a otro que potencialmente esté expuesto.

Aparte de asegurar sitios seguros, hay otros desafíos a la reconstrucción. Después tifón Yolanda, hubo un fuerte impulso para revisar y aumentar los estándares de construcción para resistir vientos de 300 kilómetros por hora. Asociaciones de Ingenieros sostienen que las normas existentes son suficientes si se aplican correctamente. A menudo, la responsabilidad de supervisar la construcción recae sobre los funcionarios locales de construcción e ingenieros que pueden no tener la capacidad para supervisar todos los aspectos del desarrollo de la infraestructura: desde la expedición de permisos hasta el seguimiento de la construcción.

La proliferación de los materiales de construcción de baja calidad en el mercado es también un motivo de gran preocupación. Deben hacerse mayores esfuerzos para controlar los materiales que se permiten en el mercado y exigir una mayor responsabilidad y rendición de cuentas de los proveedores y consumidores.

La infraestructura, sin embargo, es sólo un aspecto de la reconstrucción y la recuperación. A menudo, el reasentamiento se lleva a cabo en áreas fuera de las instalaciones en las que la tierra está disponible, pero sin vínculos con los medios de vida y los servicios básicos. Estas áreas están lejos de ser el lugar de origen de las personas, donde estuvieron previamente vinculados a sus medios de vida y los servicios básicos. Para las comunidades que debe hacer la transición a estos nuevos asentamientos, esta falta de apoyo y conectividad pueden ser visto como otro tipo de desastre. Si no se abordan estas necesidades reales y prácticas se obstaculiza el proceso de recuperación.

El instituto de Ciencia del Medio Ambiente para el Cambio Social (ESSC), es una organización de investigación jesuita en Filipinas esto también coordina y facilita actividades PWG, que envió personal clave, Wendy Clavano y Mariel De Jesús, a unirse a la delegación de Filipinas en la Conferencia Mundial de Naciones Unidas sobre la Reducción del Riesgo de Desastres donde participaron en talleres y contribuyeron en las discusiones.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recursos naturales y minerales: Una reflexión teológica

Febrero 28, 2015
Foto de: European Commission, 2010

Foto de: European Commission, 2010

Frank Turner, SJ

“Para creer en Ti, debo creer en el amor y la justicia; y teniendo fe en ello es mil veces mejor que pronunciar tu nombre.” (atribuido a Henri de Lubac, SJ)

El tema de la justicia en el dominio de los recursos naturales y minerales se ha convertido en un pilar central de la Red Ignaciana Global de Incidencia (GIAN, por sus siglas en inglés). La red de Gobernanza de Recursos Naturales y Minerales (GNMR) se centra en la promoción en este ámbito.

El presente documento es a la vez una introducción y una versión abreviada de un documento escrito en el año 2014 y se puede descargar en la sección de Recursos de la página web GNMR. El documento se centra en la relación de la fe con la defensa de uno de los temas cruciales de nuestro tiempo. Al igual que el documento completo, esta versión abreviada consta de cinco secciones.

Teología

La teología no se limita al lenguaje de Dios, ni es su objetivo principal elaborar eternamente doctrinas de formales de la iglesia. Refleja en todo el campo de significado constituido por Dios, el cosmos, la sociedad humana y cada persona, y sobre la relación entre estos cuatro polos. El significado religioso es el significado humano, al igual que, para los creyentes, todo lo humano es intrínsecamente religioso. Las fuentes de la revelación teológica son la Biblia – y especialmente el Nuevo Testamento (aunque eso es imposible de entender sin las Escrituras Hebreas); la larga herencia cristiana (no simplemente “la tradición” sino una confluencia de muchas tradiciones); y la propia experiencia de vida individual y comunitaria de cada creyente.

Estas diferentes corrientes se enriquecen mutuamente. Por ejemplo, para tomar las Escrituras judía y cristiana en serio hace falta leer nuestra propia experiencia, en parte a través de la lente de la Escritura, pero también siendo conscientes de que leemos necesariamente las Escrituras a través de la lente de nuestro propio entendimiento.

La realidad social puede ser en sí misma una revelación para nosotros. El Concilio Vaticano II hizo hincapié en la obligación de “la Iglesia en todo momento, la lectura de los signos de los tiempos e interpretarlos a la luz del Evangelio… Debemos tener en cuenta y comprender las aspiraciones, los anhelos y las características a menudo dramáticas del mundo en el que vivimos.” (Gaudium, et Spes (1965) Sección 4)

Una de estas “características dramáticas” de nuestro tiempo, en nuestro mundo globalizado y profundamente interconectado es la cuestión del impacto social y ambiental de la explotación de los recursos naturales: el tema no es sólo el objeto, pero puede llegar a ser también la fuente de nuestro pensamiento teológico.

Co-Creación

Los recursos naturales son de la tierra, parte de “la orden de la creación.” Por “orden” aquí se entiende no un régimen represivo de “ley y orden” sino una ordenación continua de las prácticas humanas y propósitos, que siempre es simultáneamente una resistencia al “desorden” que amenaza constantemente nuestras vidas. Estamos llamados a la “co-creación” para compartir en este proceso divino continua de “ordenación.”

Así que estamos llamados a usar recursos creados de tal manera que se sirve nuestra vocación humana (amor a Dios y al prójimo). “Las cosas sobre la faz de la tierra” (como los llama San Ignacio), sin perder su significado o valor intrínseco, se dan al mismo tiempo un sentido humano, en lugar de ser imaginado solamente como instrumental: por ejemplo, únicamente como medio de ganancia financiera.

Tome el “recurso natural” fundamental – la tierra misma. Una corporación minera, especialmente donde relativamente carece de restricciones, puede despojar los minerales de la tierra, contaminar el agua para mantener la vida, y marcharse una vez que su negocio está hecho. La tierra misma se abandona, estéril, envenenada. Los habitantes locales se ven privados de su sustento y su vida. Este modo de “uso,” que es también la devastación, simboliza una moral y (para los creyentes) una degradación teológica.

Pecado

Teología describirá tal degradación como pecaminoso. En Inglés, la palabra “pecado” a veces está vinculada con el verbo “desgarrar,” separar: en el caso de la minería, se dividen además elementos que deben mantenerse juntos; el logro de una corporación del bien de las personas sobre las que tienen impactos, y del cuidado razonable de la tierra que se explota: por lo tanto, en sentido cristiano, “se ofende a Dios.”

Nuestro ejemplo de la minería es un ejemplo de las llamadas “estructuras de pecado” por Juan Pablo II. De hecho, nuestra noción común de “un pecado” como una sola acción u omisión deliberada, es una idea derivada secundaria. En Romanos 5, Pablo describe el pecado primero como una fuerza que entra en el mundo y trae de la “muerte” – la deshumanización final. “Por cuanto todos pecaron,” dice. Todo nuestro pensamiento, toda nuestra acción tiene lugar en un mundo donde el pecado nos precede. Jesús mismo, el que “era como nosotros en todo, menos en el pecado,” sigue sufriendo el pecado del mundo (2 Corintios 5: 21).

No es, por supuesto, que las empresas sean organizaciones pecaminosas y GIAN esté libre de pecado. Un sentido del pecado, y de nosotros mismos como pecadores que puede dar humanidad, profundidad y compasión a nuestras posiciones éticas y para nuestro análisis político-económico.

Nadie crea esta “estructura de pecado” colectivo, nadie puede optar sin ayuda de ella ya que todos compartimos esta realidad humana fundamental, este “sistema.” Pero todos nosotros nacemos en ella, y contribuimos a tal realidad, que se ve reforzada por los actos individuales viciosos.

Gracia

Del mismo modo que hay “estructuras de pecado” existen “estructuras de gracia.” Sin embargo, la gracia no es más que el reverso del pecado. Si el mal es una “fuerza,” por lo que la gracia es un “poder para el bien.” En la fe cristiana, la gracia tiene una ultimidad que el pecado no lo hace. Como San Pablo insiste, “donde abundó el pecado, abundó más la gracia” (Romanos, 5:20). Así como “todos pecaron,” por lo que todos pueden recibir y mediar la gracia. La gracia es el don de la auto-comunicación de Dios, de modo que todos los seres humanos pueden compartir la misma vida de Dios.

Por lo tanto hay un área de la vida humana que se encuentra fuera del alcance de gracia. En este mundo en el que la bondad es siempre, en parte, una resistencia activa a la mala vida, política y económica, ya sea que tiende hacia lo que el teólogo Rowan Williams llama “la justicia perfecta de dependencia mutua en comunión” o encarna la realidad del pecado, como se mencionó anteriormente. Más precisamente, evitando cualquier esquema binario crudo, nuestras vidas están invariablemente atrapadas en procesos en los que tanto el bien como el mal coexisten y conflicto.

Este conflicto entre “pecado” y “gracia” que se celebró en términos seculares, cruza todos los límites humanos. De esta manera las empresas pueden despojar a la tierra, pueden pagar a sus trabajadores de manera injusta para la realización de las tareas sucias y peligrosas, pueden desviar el exceso de ganancias mientras al tiempo que evaden obligaciones tributarias y aduaneras. Dentro de estas mismas empresas, la lucha contra las fuerzas activas promoverá prácticas social y ambientalmente responsables.

Las poblaciones locales que defienden sus comunidades y organizaciones de la sociedad civil que trabajan con ellos, nos pueden inspirar con su dedicación y valentía. Pero “todos han pecado,” y los líderes locales pueden buscar su ganancia individual a expensas de los demás, y ser comprados por la riqueza empresarial.

Organizaciones de la sociedad civil que se enfrentan al desafío de sus propias tentaciones de deshonestidad o de auto-engrandecimiento pueden descuidar la consulta local, pueden caer sobre las comunidades y debilitas.

Organismos reguladores y de otras autoridades gubernamentales son indispensables: donde son ineficaces, el sector de los recursos es vulnerable a la corrupción sin fin y la negligencia. Pero los políticos y los funcionarios también pueden a veces dar prioridad a sus propios intereses y su propio poder.

Como personas individuales podemos aspirar a un orden económico internacional equitativo, mientras permanezcan unidas a nuestros privilegios económicos devengados, y así resistir cualquier cambio no en nuestros propios intereses.

Para tomar en serio tanto el pecado y la gracia, implica que queda abierto a nuestra propia conversión adicional. Permanecer libres de ilusiones acerca de nuestra propia virtud y nuestro propio impacto social es en sí mismo una lucha de gracia.

Esperanza, Tragedia, Liberación

La fe donde “sobreabundó la gracia” no es inocente. San Pablo defiende su argumento en la luz de la Resurrección de Cristo, sin minimizar el horror de la cruz, que para “los judíos era un motivo de escándalo, y para los gentiles una locura” (1 Corintios 22:25).

La lucha en el poder de la gracia, “reparar el mundo” (en este caso el mundo industrial-comercial de la extracción de recursos), no ofrece ningún escape de la tragedia. Miles y miles de vidas han sido sacrificadas en toda la historia de la minería: en todos los países a través de condiciones inseguras y accidentes evitables; en muchos países a través de la violencia endémica en entornos en los que el poder corporativo o militar opera bajo muy poca restricción o regulación, y donde las empresas pueden incluso emplear a los grupos armados ilegales para proteger su inversión, pueden envenenar a fin de destruir las existencias tanto de la salud humana y de los pescados y existencias animales.

Este “realismo” de ninguna manera implica que los esfuerzos hacia la justicia sean inútiles. La minería del carbón es peligrosa en todas partes. Pero es menos peligroso en los EE.UU. en 2015 que en 1915: y menos peligroso en los EE.UU. hoy que en China o Rusia. Los desastres ambientales afectan a muchas regiones del mundo, sin embargo, el impacto en las comunidades afectadas y las respuestas de los gobiernos y las corporaciones difieren dramáticamente dependiendo de la región.

La promoción hace una decisión para la esperanza. Cualquier campaña puede parecer inverosímil en un mundo donde el 80% de los recursos del mundo son requisados por el 20% de la población mundial más rica; donde esta cuasi-monopolio del poder se convierte en el dominio de los organismos reguladores internacionales; y donde tanto el consumo de este 20% se convierte rápidamente en los residuos. Sin embargo, la virtud teologal (y la gracia) de esperanza busca y encuentra formas de promover el bien humano y limitar los daños a los que más sufren. Esto siempre es posible.

La forma en que ver los asuntos mundiales. Los que ven y entienden que los recursos del mundo son para los pueblos del mundo serán fieles a trabajar por el “orden” que rechaza el trastorno fundamental.

Seguimos viviendo en el mundo elocuentemente descrito por San Pablo en Romanos 8: 22-25:

“Sabemos que toda la creación gime con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente, mientras esperamos la adopción, la redención de nuestro cuerpo. Porque fuimos salvados en la esperanza. Pero la esperanza que se ve no es esperanza. ¿Quién espera lo que ya tiene? Pero si esperamos lo que no tenemos, lo aguardamos con paciencia.

Frank Turner, SJ

Frank Turner, SJ

Frank Turner, SJ está involucrado con el Jesuita Centro Social Europeo como Secretario de Asuntos Europeos, participando con las estructuras políticas europeas en responder a las preocupaciones de la justicia social en la Unión Europea y más allá. Ha enseñado en las universidades de Manchester y Londres mientras viven en zonas de privación social. En el verano de 2014, tomó una cita de un año como profesor de Catholic Social Thought en el Lane Center, la Universidad de San Francisco en San Francisco, California, EE.UU.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , ,

One Response to Recursos naturales y minerales: Una reflexión teológica

  1. Aurelio Vera Vera s.j. en Marzo 28, 2015 en 7:32 am

    Thanks a lot, Frank. Mi sencilla reflexión es desde Sud América. Existen más preguntas que respuestas: ¿Qué estamos haciendo para seguir crucificvando a tantos empobrecidos hermanos…? Qué estamos haciendo para descrucificarlos concretamente…?¿Qué vamos a hacer para Resucitalos…? San Ignacio dde Loyola en la lucha de las dos banderas coloca la contemplacion: El Misterio de Iniquidad nos tienta con: “Cidicia de riquezas…” Consumismo, consumo, luego existo… Compramos, luego somos, extraemos minerales (matando a la Madre Tierra (Pacha mama), luego somos los mejores… Poder Económico: Capitalismo… “Vano honor del mundo..” Los garndes hacen leyes de acuerdo a su imagen y senejanza… De acuerdo a sus sórdidos interes, a su acumulación… Poder Estatal… “Crecida soberbia…”, dice San Ignacio… Nos creemos los dueños,amos y señores del mudno con todos estos sustentáculos injustos y egoístas… ¿Qué podemos y debemos hacer…?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Conferencia internacional sobre el cambio de agua y los desastres climáticos globales: Una iniciativa de los jesuitas del Sur de Asia para responder a los desastres de agua

Febrero 28, 2015

2015_02_28_N&E_Photo1Xavier Savarimuthu, SJ

Sólo 2,53 por ciento del agua de la Tierra es dulce, y unos dos tercios de ésta se encuentra en los glaciares y en las nieves perpetuas. Pero a pesar del peligro real de la futura escasez de agua en el mundo, para la inmensa mayoría de los casi 1000 millones de personas sin agua potable, la crisis actual de agua no es un problema sólo de escasez, sino de acceso. Cada minuto muere un niño de enfermedades transmitidas por el agua, una persona de cada nueve carece de acceso al agua potable, y hay más gente en el mundo con tenga un teléfono móvil que con acceso a un inodoro.

Cada vez hay más referencia a la era del Antropoceno donde los seres humanos, con nuestras capacidades y habilidades, están transformando la Tierra más allá de sus procesos naturales. Hemos perforado las capas de ozono y continuamente emitimos gases de efecto invernadero que aumentan las temperaturas globales. Los casquetes polares se están derritiendo a un ritmo peligrosamente rápido, prometiendo con inundar grandes extensiones de tierra y las regiones costeras. Los ríos son represados y sus cursos han cambiado. Las reservas de agua subterránea se agotan y el medio ambiente está contaminado con desechos tóxicos, devastando los ecosistemas frágiles.

El abuso industrial está agotando los acuíferos, privando a la agricultura y las comunidades que tradicionalmente dependen de estos recursos. También hay ahora el fenómeno de los refugiados climáticos y la pobreza los hace indigentes en las ciudades en busca de vituallas que la tierra – su tierra – ya no puede proporcionar.

El agua es hoy un producto envasado sorbido en botellas de plástico que se venden – un anuncio inteligente perfeccionado para los ricos, para un recurso que creó Dios para toda la humanidad.

El agua es sinónimo de vida y nutre gargantas secas y tierras yermas, ayudando a todas las criaturas de Dios, no sólo para crecer, sino también para vivir. Esta fuerza de vida benevolente también inunda a través de tsunamis, huracanes e inundaciones. El Señor dice: “Porque yo derramaré agua sobre la tierra sedienta, y torrentes sobre la tierra seca; Derramaré mi Espíritu sobre tu generación, y mi bendición sobre tus descendientes.”

En este contexto, el Departamento de Estudios Ambientales de la Universidad de Saint Xavier en Kolkata, India, junto con la Red Global de Incidencia Ignaciana (GIAN) –Ecología, están organizando una conferencia internacional sobre desastres mundiales sobre el cambio climático y el agua del 27 al 29 marzo de 2015. Académicos e investigadores en estudios relacionados con el agua, representantes de gobierno de los organismos relacionados con el agua, y los jesuitas de la red GIAN-Ecología se reunirán para contribuir al desarrollo de planes de acción para la Asistencia de Asia Meridional.

Las actividades de la conferencia también se llevan a cabo en colaboración con la Justicia Social y la Ecología, el ITC Limited y la Autoridad Metropolitana de Desarrollo de Calcuta y el Collectorate en Bengala del Oeste.

Xavier Savarimuthu, SJ

Xavier Savarimuthu, SJ

Padre Xavier Savarimuthu, SJ es el Director del Departamento de Estudios Ambientales de la Universidad de Saint Xavier en Kolkata, India.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , ,

One Response to Conferencia internacional sobre el cambio de agua y los desastres climáticos globales: Una iniciativa de los jesuitas del Sur de Asia para responder a los desastres de agua

  1. Gajadhar Choudhary en Abril 1, 2015 en 12:56 am

    Respected Sir, the need of hour is to create a political climate to make world more disaster resilient. In practice Information to disaster, infrastructure to risk and incentive to community for reduction has became more vital. we should work together to mitigate.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Redes para la responsabilidad corporativo en el sector de la extracción para pedir justicia en Canadá

Febrero 28, 2015
Distribución geográfica de los activos mineros canadienses en 2013. Foto de: Natural Resources Canada

Distribución geográfica de los activos mineros canadienses en 2013. Foto de: Natural Resources Canada

Kirsti Tasala

Jesuitas del Canadá Internacional (CJI, por sus siglas en inglés), un apostolado de la provincia inglesa de Canadá, se unió a la Red Canadiense de Responsabilidad Corporativa (CNCA)  a principios de 2014 y ha sumado su voz pidiendo a Canadá que sea “Abierto por la Justicia.”

CNCA lanzó Abierto por la Justicia en octubre de 2013, una campaña que invita a los canadienses para apoyar peticiones de actuación que permitan a los perjudicados por las operaciones extractivas canadienses en el extranjero buscar justicia en Canadá. La campaña aboga por una legislación que permita el acceso a los tribunales canadienses a personas gravemente perjudicadas por las operaciones internacionales de las empresas canadienses. También busca un Defensor del Pueblo en el sector extractivo en Canadá.

De acuerdo con el Departamento de Relaciones Exteriores, Comercio y Desarrollo de Canadá, más del 50% de las empresas de exploración y mineras del mundo que figuran públicamente tienen su sede en Canadá. Engloban en torno a 1.500 empresas con interés en unas 8.000 propiedades en más de 100 países de todo el mundo.

Dada la enorme influencia de las empresas canadienses en todo el mundo, se ha hecho aún más necesario para CJI y otros seguir escuchando sus socios y compartir las voces de las personas directamente afectadas por las empresas mineras canadienses.

La CNCA es una coalición de 29 organizaciones de la sociedad civil y reúne organizaciones no gubernamentales de medio ambiente, desarrollo internacional y de derechos humanos, grupos religiosos, sindicatos, investigadores y grupos de solidaridad de toda Canadá.

Los defensores de la red para el establecimiento de una legislación federal que haría obligatoria la rendición de cuentas corporativas para las empresas extractivas canadienses que operan fuera de Canadá. Se presta especial atención a las actividades de las empresas canadienses en el Sur Global. A través de su red, la CNCA tiene como objetivo aumentar la conciencia pública sobre cuestiones extractivas y proporcionar un medio para las organizaciones miembros para mejorar sus propias actividades y también colaborar a través del intercambio de información, análisis de políticas y la investigación, y la coordinación de las actividades de promoción de reformas legales y políticas.

La reunión de la CNCA en Ottawa el pasado 10 octubre de 2014 coincidió con la reunión en Toronto de la Gobernanza de Recursos Naturales y Minerales (GNMR) Europa. Los visitantes de organizaciones jesuitas europeas como ALBOAN, el Centro Jesuita Social Europeo, y Misiones Jesuíticas del Reino Unido, junto con dos jesuitas con sede en Ottawa y el personal CJI, se unió a los talleres públicos. Estos talleres trataron temas como “Capacitación Corporativa de Responsabilidad de las Organizaciones de la Sociedad Civil” y “Todo lo que necesita saber sobre el litigio transnacional: Estado de las demandas judiciales recientes, y respuestas sobre el acceso a la justicia en Canadá.”

Varias organizaciones miembros del CNCA están planeando participar en actividades durante mayo de 2015, incluyendo un Día Nacional de Acción para la Justicia y Minería. Jesuitas del Canadá Internacional están considerando qué actividades va a realizar durante este importante momento de toma de conciencia.

Esto es parte del esfuerzo global jesuita del CJI en la promoción de prácticas de la Minería. A través de sus socios en el Sur Global y su participación en la red GNMR, CJI escucha las historias de las comunidades afectadas por las empresas mineras, ya su vez, comparte estas historias con sus simpatizantes y una mayor red de escuelas, educadores y parroquias.

Kirsti Tasala es la Coordinadora de Juventud y Divulgación en Jesuitas del Canadá Internacional. Para información y actividades en torno a la justicia minera en mayo 2015, por favor, siga Jesuitas del Canadá Internacional en Facebook  y Twitter .

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , ,

One Response to Redes para la responsabilidad corporativo en el sector de la extracción para pedir justicia en Canadá

  1. David Eley en Marzo 19, 2015 en 2:22 pm

    Kirsti,

    Good article. Thanks for this piece. I am glad you got it out in EcoJesuits.

    David
    (in Tanzania, where Canadian companies are on the ground.)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Mejorar la colaboración y la acción en la reducción y gestión del riesgo de desastres: El protocolo de la Conferencia Jesuítica de Asia Pacífico

Febrero 15, 2015

2015_02_15_Editorial_Photo1Pedro Walpole

La Conferencia Jesuítica de Asia Pacífico (JCAP, por sus siglas en inglés) está desarrollando un protocolo de coordinación que describe los pasos para los jesuitas de la JCAP a la hora de responder a los desastres que afectan a la vida de personas y comunidades en esta parte del mundo. Las respuestas a los eventos catastróficos son de colaboración por naturaleza, uniéndose a los esfuerzos locales y orientándolos al apoyo internacional. Este proceso está en curso con otras organizaciones y hay mucho aprendizaje de las experiencias de los jesuitas en el terreno. El esfuerzo es también para encontrar formas de colaborar a través de diferentes fases en la reducción y gestión del riesgo de desastres (DRRM) que exigen una mayor gama de coordinación más allá de las operaciones de socorro.

Mientras que la gente en muchas instituciones jesuitas están haciendo un gran trabajo en DRRM, tener un protocolo y desarrollar el gran potencial de magis apara llegar a muchas más personas, ampliar las reder, multiplicar el impacto y profundizar en la respuesta. Un protocolo de coordinación entre la gente proporciona un sistema de toma de decisiones y la acción que describe los procedimientos y acciones a seguir en una situación particular.

El protocolo JCAP es un trabajo en progreso para guiar la acción jesuítica colaborativa y actualmente es parte de una actividad de revisión en la Provincia de Filipinas. Con suerte, el protocolo puede ser usado y mejorado por otras Provincias en sus áreas de preocupación dada la idoneidad de contexto y redes emergentes. Se centra en la actualidad en las inundaciones y deslizamientos de tierra, pero fácilmente es adaptado para facilitar la colaboración en el caso de terremotos, tsunamis, incendios, erupciones volcánicas y sequías.

Mientras que el ciclo de gestión de desastres generalmente se explica en cuatro fases (mitigación, preparación, respuesta y recuperación), hay una creciente toma de conciencia de una quinta fase o rediseño. El protocolo JCAP presenta un marco de coordinación con cinco fases:

Fase 1 – Tiempo ordinario: la mitigación de desastres y la preparación
Fase 2 – Alerta: advertencia de desastres e identificación
Fase 3 – ASAP: Respuesta y alivio
Fase 4 – Semanas y meses después del desastre: Recuperación y rehabilitación
Fase 5 – meses y años después del desastre: Reestructurar y rediseñar

Las fases 2 a 4 requieren muchos esfuerzos en curso, pero también hay un creciente reconocimiento de la necesidad de una mayor preparación durante el “tiempo ordinario” (Fase 1) cuando no es la temporada de lluvias o tifón y es el momento perfecto para llevar a cabo capacitaciones y talleres.

Por otra parte, la fase 5 es cuando se producen la reestructuración y rediseño y donde las lecciones extraídas del desastre informan de los planes futuros. Reconstruir mejor y más seguro con una economía social local es un principio rector, y es el momento de examinar y revisar las normas de construcción, zonificación planes y políticas, los programas de desarrollo económico socialmente inclusivo, y la creación de redes y la organización de manera que las capacidades son compartidos y alianzas y los acuerdos se establecen entre el gobierno, los organismos internacionales, los profesionales, y otros de la sociedad civil.

La movilización de recursos de jesuitas es también un tema de preocupación en el protocolo JCAP. A menudo, las movilizaciones locales y nacionales de recursos de desastres son adecuadas, pero cuando se producen acontecimientos extremos y resultan una calamidad nacional, se moviliza el apoyo internacional. La movilización de recursos jesuiticos puede ser tanto nacional como internacional, ya que el beneficio de la institución y de impulso apostólico, así como las comunicaciones y redes, está disponible en muchos lugares. La Red Xavier es un socio clave en la colaboración internacional a desastres.

El protocolo tiene por objetivo integrar la participación jesuita en desastres en el terreno mientras que la creación de redes con organizaciones nacionales e internacionales en apoyo a las comunidades afectadas. Para facilitar las donaciones y apoyo, se necesita un proceso claro y simple para los donantes a que hagan contribuciones. Y lo más importante, se necesita un sistema transparente y responsable de los fondos de supervisión y presentación de informes para que las donaciones estén debidamente documentados, los recibos oficiales sean emitidos, según sea necesario, y los donantes se mantengan informados de la evolución.

Esta gestión de fondos transparente y responsable también es crucial para la obtención de recursos a largo plazo para la rehabilitación posterior a los desastres, la reestructuración y rediseño. La conciencia internacional tiene que reconocer que el problema a largo plazo está ligada no sólo a los efectos del cambio climático a través de los fenómenos meteorológicos más extremos, sino también a los medios de vida y seguridad de la tenencia de las viviendas. Estos son fundamentales para reducir el impacto social de los desastres.

Expectativas de los donantes y la movilización de recursos deben ser re-evaluados para que la inclusión social y económica se construyen en la asistencia financiera proporcionada, más allá del socorro y la prestación de los techos, materiales de construcción, las casas y los barcos de pesca. Como ya se mencionó en un editorial anterior, los elementos clave que necesitan comprensión y la acción para la construcción de la inclusión social y económica son el acceso a la tierra, el mantenimiento de la economía social local, la creación de capacidades en los gobiernos locales, y el desarrollo de una diversidad de opciones para los medios de vida y la iniciativa empresarial.

Reconciliación con la Creación

Dios es el Creador del universo y toda la vida, y en la reducción del riesgo de desastres tenemos el reto de experimentar a través de nuestra fe cómo abrazar desastres “naturales.” Estamos aprendiendo humildemente que no estamos abrazando un “acto de Dios,” pero la vulnerabilidad humana y la mortalidad como parte de una creación continua. Al mismo tiempo, se está empezando a darse cuenta de que estamos desencadenando nuestro propio sufrimiento a través del cambio climático. En nuestra fe, poco a poco llegamos a entender que el Cristo crucificado acompaña en silencio a los que sufren. Tenemos que ser capaces de comunicar este tiempo que expresa profunda esperanza para la humanidad, a sabiendas de la fidelidad de Dios para nosotros. Por eso, hoy buscamos una respuesta mucho más profunda de compasión y reconciliación en la Tierra.

Para más detalles, el protocolo de coordinación JCAP para la reducción del riesgo de desastres y la gestión se puede ver y descargar aquí.

 

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Contribución al desarrollo de la integridad a través de la educación basada en la cultura

Febrero 15, 2015
Paisaje en Bendum. Foto des: P. Sendin

Paisaje en Bendum. Foto des: P. Sendin

Paula Sendín

Solemos pensar – el mundo “civilizado”- que el desarrollo va ligado a la educación, que la formación ayudará al desarrollo de una comunidad o de una nación. Un desarrollo económico y social que se consigue mediante un control intelectual y una formación camuflados, en ocasiones, por el concepto “educación,” con el convencimiento de que el país crecerá y de que quizá, en un futuro, podrá llegar a tomar el control “ultramar.”

Al emplear el término “civilizado” me refiero a lo que comúnmente se conoce como “Norte” que se limita a los países económicamente más desarrollados del hemisferio norte. Como europea que ha crecido en Occidente, aprecio la importancia de la educación en el sentido de que nos permite construir un futuro mejor hacia una modernización, con autopistas, buenas comunicaciones, sólidas infraestructuras, y la profesionalización de los sectores que todo ello acarrea. Desde pequeños, nos inculcan la necesidad de adquirir un enorme volumen de conocimiento y habilidades, para que la persona que seamos en un futuro se convierta en alguien productivo. Más aún, creemos firmemente que estos “profesionales” podrán cambiar el mundo, y rescatar a los “menos desarrollados.”

Clases de jardinería en la escuela APC. Foto des: Paula Sendin

Clases de jardinería en la escuela APC. Foto des: P. Sendin

Lejos, muy lejos de Manila, capital de Filipinas – cuya cultura ha ido evolucionando a lo largo de siglos de colonización – existe un lugar remoto llamado Bendúm, donde la población indígena se mantiene aún firme en defender no solamente tu identidad, sino también su cultura y conexión con la naturaleza que le rodea. Este es el eje de la misión de centro educativo cultural Apu Palamguwan Cultural Education Center (APC).

La escuela se encuentra en la provincia de Bukidnon, en la isla de Mindanao, que alberga uno de los más preciados refugios naturales en todo el país. Sin embargo, lejos de ser el idílico paraje y de las risas inocentes de los niños, existe un sentimiento de desesperanza que plantea los beneficios de su explotación, y que amenazan no solo la integridad del medio ambiente de Bukidnon, sino también las comunidades que en allí habitan.

El meollo de la solución a este problema radica en la importancia de una formación de cultura como un elemento esencial de la actividad, un principio que está en el centro de los esfuerzos de APC. Esto explica que su programa de educación no atienda a los mismos principios que sus homólogos gubernamentales. Al principio, la población local pedía una formación básica para su hijos, que les permitiera aprender a escribir, leer y contar. Pero cuando la escuela se puso en marcha en 1992, surgieron otras cuestiones relativas a la seguridad de los medios de subsistencia, salud y desarrollo cultural.

Profesoras y estudiantes de APC, después de la cena. Foto des: P. Sendin

Profesoras y estudiantes de APC, después de la cena. Foto des: P. Sendin

Para los alumnos, es una dificultad estudiar fuera de casa. Muchos de ellos vienen de aldeas vecinas, como Nabawang, Nabag-o, y Bulonay, pero otras zonas alejadas de Agusan del Sur, al otro lado de la cordillera Pantaron, les lleva un día y medio a pie cruzando terrenos desafiantes hasta Bendum. Además de ello, pasan por graves necesidades.

Por ello, en APC se fomenta a los estudiantes a que aprendan de su entorno natural. Las matemáticas o las ciencias naturales están relacionadas con el medio ambiente que les rodea, ya que el bosque es su fuente de vida, incluso la fuente de los materiales de los instrumentos que tocan. Se les entrena para que adquieran las competencias básicas que necesitan para sobrevivir y crecer por su cuenta – una prioridad que precede a la adquisición de destrezas técnicas que requiere el acceso a la universidad. Se realizan grandes esfuerzos para que puedan desarrollar una conciencia cultural y su autoestima, con el fin de vencer el sentido de inferioridad que prevalece entre los jóvenes indígenas.

No tiene ningún sentido adquirir una educación “formal” o leer a Dickens si no pueden comprender, o incluso interiorizar que yo no soy superior por ser de blanca; o que la gente que vive en la capital no es mejor por el mero hecho ganar más dinero (o porque simplemente tienen un sueldo). A esto último aspiran algunos estudiantes en APC: marcharse fuera, al extranjero quizá, conseguir un trabajo y buscar oportunidades que poder ayudar a sus familias. Llegados a este punto, no puedo dejar de preguntarme, ¿dónde se encuentra, entonces, el desarrollo?

El sostenimiento de la educación basada en la cultura de la juventud en estas comunidades indígenas es un gran desafío, sobre todo en un área que están al margen de la sociedad. Estos jóvenes de Upper Pulangi están aprendiendo que el auténtico desarrollo humano va más allá del crecimiento económico y de una integridad cultural fortalecida.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Iniciativas de acción de Cuaresma en el cuidado de la Creación

Febrero 15, 2015

15_Feb_2015 N&E photosA partir de reflexiones diarias a los calendarios para la captura de carbono, Ecojesuit comparte algunas iniciativas que se presentan para los 40 días de la Cuaresma y de preparación para la Pascua, que conectan con las preocupaciones ambientales y con el cuidado del mundo que nos rodea.

La Red de Ignaciana de Solidaridad, una red de la justicia social en los EE.UU. se está preparando una serie de reflexiones diarias llamados Cuaresma: Renovación de la faz de la tierra  que comienza el 18 de febrero, Miércoles de Ceniza. Estas reflexiones diarias conectan y relacionan el cuidado de la creación con el viaje espiritual de Cuaresma.

El Movimiento Católico Global por el Clima organiza una Ayuno de Cuaresma por la Justicia Climática  con un país líder en el ayuno para cada uno de los 40 días de la Cuaresma. También se proporcionan enlaces a recursos para la oración, el ayuno de Cuaresma calendarios y peticiones que también se pueden utilizar como formas de mostrar su apoyo a un acuerdo sobre el clima global.

Los anglicanos verdes ofrecen un reto este año más allá de la abstención de café o alcohol a través de un Calendario de captura de carbono. Esta acción sirve como una contribución a la reducción de las acciones que dañan la creación de Dios.

Interfaith Power & Light, una organización religiosa en los EE.UU en han desarrollado una Cuaresma de reducción de carbono que recomienda acciones diarias y opciones para los 40 días que dura la Cuaresma con el fin de reducir la contaminación del clima y ayudar a mejorar el cuidado para Creación.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Conferencia Anual 2015 de ONU-Agua en Zaragoza: Visión a la acción del agua y el desarrollo sostenible

Febrero 15, 2015
Foto des: UN Water

Foto des: UN Water

Javier San Román

La Conferencia Anual 2015 de ONU-Agua en Zaragoza  celebrada del pasado 15 al 17 de enero en Zaragoza, España, sirvió tanto como una evaluación de lo que se ha hecho después de una década en relación al agua para la vida como para los planes futuros y enfoques que están en relación con el agua y el desarrollo sostenible en el futuro que queremos y en la adopción de nuevos objetivos de desarrollo sostenible. La conferencia también sirvió para preparar para el Día Mundial del Agua se celebra cada 22 de marzo.

ONU-Agua, el mecanismo interinstitucional de las Naciones Unidas sobre todas las cuestiones relacionadas con el agua dulce, propuso un objetivo global post-2015 para asegurar agua para todos de manera sostenible, y esta conferencia anual en Zaragoza es sacar adelante con el tema “Agua y Desarrollo Sostenible: De la visión a la acción.”

Este evento pone fin al Decenio Internacional para la Acción ‘El agua, fuente de vida’ 2005-2015, que mantiene su oficina en Zaragoza. Un objetivo principal de este esfuerzo global de una década es el de promover esfuerzos para cumplir con los acuerdos mundiales sobre el agua y las preocupaciones relacionadas con el agua y centrar la atención en las actividades y políticas para la gestión de los recursos hídricos sostenibles a largo plazo y la mejora del saneamiento. La conferencia ha tratado de hacer un balance de la acción que se logró después de una década.

En la declaración El Futuro que Queremos en Río+20, emitida en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible celebrada en Río de Janeiro, Brasil en 2012 reconoce que el acceso, la gestión y la sostenibilidad de los recursos hídricos y del agua como fundamental para el desarrollo sostenible.

2015_02_15_P&P_Photo2La conferencia Zaragoza proporciona espacio para el diálogo sobre la forma de llevar adelante la agenda internacional sobre el agua y discute los cambios necesarios y cómo el cambio institucional, la tecnología, la creación de capacidad, y la financiación puede ayudar a desarrollar soluciones conjuntas adecuadas. También se examinaron las similitudes y las diferencias entre los países para aprender unos de otros, con base en la experiencia práctica de los estados y las partes interesadas. Retos de implementación fueron discutidos también en relación con los cuatro temas principales: al agua, el saneamiento y la higiene o WASH; la gestión de los recursos hídricos; su calidad; y los riesgos relacionados con el agua.

Uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), acordados en el año 2000, es reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso sostenible a agua potable y a servicios básicos de saneamiento entre 1990 y 2015. La meta de los ODM sobre el saneamiento es un reto apremiante ya que 2.500 millones de personas carecen actualmente de acceso a servicios de saneamiento mejorados y más de 1.000 millones todavía practican la defecación al aire libre. Al ritmo actual de progreso, la meta del saneamiento no será alcanzada por más 500 millones de personas. Además, estas cifras globales ocultan grandes disparidades entre las naciones y las regiones, entre los ricos y los pobres, entre las poblaciones rurales y las urbanas, así como entre los grupos desfavorecidos y la población en general.

Según Josefina Maestu, Directora del Programa de ONU-Agua para la Promoción y la Comunicación en el marco del Decenio, es posible conseguir los objetivos de desarrollo sostenible del agua, para el 2030, si los países en vías de desarrollo invierten en infraestructuras hidráulicas al menos el 1% de su producto interior bruto. No se trata sólo de proyectos de servicios básicos, sino de gestión del recurso y de mejorar la calidad de las aguas.

Para Sra Maestu, el saneamiento del agua es el gran desafío para las áreas urbanizadas de muchos países pobres, porque no sólo repercute en el desarrollo económico de la región, sino que afecta gravemente a la población. Se calcula que cerca de 35 millones de personas mueren prematuramente cada año a causa de enfermedades relacionadas con el agua, que son, además la principal causa de mortalidad infantil.

Foto des: UN Water

Foto des: UN Water

Otra de las conclusiones es la necesidad de la acción colectiva para lograr el saneamiento del agua, es decir, la implicación de todos, desde gobiernos, empresas, trabajadores y sociedad civil en su conjunto. También se ha incidido en la necesidad de que las tarifas se adapten a la capacidad económica de la población ya que son muchos lo que no se pueden permitir el acceso al agua.

Los expertos insisten en que hay que repensar cómo se destinan las inversiones de gobiernos y entidades. La construcción de una sociedad progresista no tiene sentido sin pensar en la “reeducación” de las personas para que aprendan a utilizar la infraestructura de una manera sostenible y cómo mantenerse a sí mismos en el futuro, explicó Maestu.

Diferentes perspectivas, misma preocupación global

Normalmente tiendo a acudir a eventos internacionales como este con asombro, y no sólo porque se lleve a cabo en inglés, sino también porque uno sale de la conferencia con la impresión de que todo va a seguir siendo el mismo. Pero no siempre es necesariamente así.

En esta conferencia de Zaragoza, con sus más de 300 participantes, los representantes del Sur estaban ansiosos por aprender y valoraban que se les dijese lo que funcionó y lo que no, dónde surgieron los problemas, y cómo hizo para solucionarlos. Desarrollaron conclusiones y la forma de aplicarlos en sus países.

Por su parte, los representantes del Norte tienen sus empresas y la voluntad de hacer negocios, con sus propias reglas, los discursos sobre lo que debe hacer, y participan con menos entusiasmo. También estuvieron presentes algunos grupos no gubernamentales, tanto del Sur como del Norte, y que a menudo son los que les dan sentido a estas reuniones.

La visión que se tiene desde el Norte suele ser distante y fría en el trabajo a un nivel global. Y aunque ciertamente no se logra el objetivo, entonces ¿por qué lo intentamos? Sin embargo, la vista de los países en desarrollo es mucho más optimista porque tienen una necesidad urgente de cambiar la perspectiva. Se están tomando medidas, y aunque todavía queda mucho por hacer, se nota con satisfacción del creciente impulso y el progreso hacia la mejora del nivel de vida de sus pueblos.

Javier San Román es geólogo de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE)  y miembro de la Comunidad de Vida Cristiana (CVX)-Zaragoza.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Régimen de comercio de emisión de la UE: ¿Afectará la mitigación de desastres a nuestros bolsillos?

Enero 31, 2015
Foto de: EUobserver.com

Foto de: EUobserver.com

José Ignacio García SJ

La semana pasada el Parlamento Europeo protagonizó una nueva escaramuza de lo que todavía y es, y será, una larga disputa en torno al Sistema de Comercio de Emisiones Europeo, conocido como EU ETS (por sus siglas en inglés). Se trata de un instrumento regulatorio para controlar los gases de efecto invernadero, fruto del primer tratado de cambio climático, el Protocolo de Kyoto, y que, sin embargo, ha sido una constante fuente de frustración desde sus inicios.

Como se explica en su página web, el ETS es la piedra angular de la iniciativa de la Unión Europea (UE) para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero de origen humano, que son en gran medida responsables del calentamiento global y del cambio climático. Se trata del sistema internacional más importante del mundo de límites máximos de derechos de emisión de dióxido de carbono y afecta a más de 11000 centrales eléctricas y plantas de producción de 31 países, los veintiocho Estados miembros de la UE, más Islandia, Liechtenstein y Noruega, así como a aerolíneas.

La polémica propuesta quería apoyar el plan de la Comisión Europea para eliminar cientos de millones de derechos de emisión de la UE (AUE) del mercado a partir de 2021. La propuesta fue desestimada por la Comisión de Industria de la Eurocámara. Ahora la esperanza está en la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria que podría marcar 2017 como fecha para dar un nuevo impulso a la ETS. Aunque ahora el régimen se encuentra en muy mal estado ahora, repasemos la trayectoria de este instrumento de política para mitigar el cambio climático basado en el principio de “tope y canje.”

Este esquema establece un “tope,” un límite que se establece que el importe total de determinados gases de efecto invernadero que pueden ser emitidos por fábricas, centrales eléctricas y otras instalaciones. Las empresas reciben derechos de emisión, limitados por el “tope,” los subsidios que pueden ser “objeto de comercio,” que puede comprarse o venderse por una de la otra, según sea necesario.

Al final de cada año, el esquema evalúa el volumen de las emisiones producidas con eficacia en comparación con los derechos de emisión incluidos. Si las emisiones son excesivas, las empresas serán penalizadas, pero por el contrario, pueden mantener sus derechos de emisión de repuesto para cubrir las necesidades futuras, o simplemente pueden vender para obtener algún beneficio.

Se prevé que se reduzca el número total de derechos de emisión para el año 2020 deberían ser 21% menor que en 2005, lo que significa que las emisiones realmente deben reducirse también. Pero algunas circunstancias están ocultando la eficacia de este sistema, y algunas dudas están surgiendo en torno a ello.

En primer lugar es el volumen de tope europeo. Se determinó en 2005 para controlar las emisiones de las fábricas y centrales eléctricas que suponen 2000 millones de toneladas de dióxido de carbono al año, lo que representa aproximadamente la mitad de las emisiones de Europa. Pero la crisis económica que sacude el Viejo Continente ha provocado la reducción de la actividad industrial y en consecuencia de las emisiones de gases de efecto invernadero: sólo en 2009, las emisiones se redujeron en un 11,6% debido a la recesión .

En abril de 2011, Sandbag, un think-tank por el clima mundial en el Reino Unido, emitió un comunicado de prensa titulado “Una montaña de permisos adicionales continúa creciendo en el régimen de comercio de emisiones de Europa.” El grupo afirmaba que esta situación había hecho que los “ahorros” para futuras emisiones siguieran creciendo – por lo menos 170 millones de toneladas desde 2009, lo que equivalía a las emisiones anuales de carbono que producían 39,5 millones de automóviles, sobre un nivel medio de emisiones de 4,3 toneladas de CO2 por año.

El excedente de derechos de emisión de carbono se ha estimado en un valor de 3,4 millones de euros. Y el superávit podría seguir creciendo, lo que limita la perspectiva futura de la limitación de emisiones. Las empresas tienen que reconocer reducciones mayores en el “tope” para minimizar los efectos de estos ahorros (vinculados a la recesión) y permitir que la eficacia del sistema.

Una dificultad inesperada del mecanismo de comercio de emisiones es su vulnerabilidad. El Sistema está dirigido por sus Estados Miembros (los 27 Estados Miembros de la UE más Islandia, Liechtenstein y Noruega) y último volumen de negocios del año alcanzó 90000 millones de euros. Pero el Sistema tuvo que suspender las actividades de negociación durante dos semanas tras ser atacado por piratas informáticos en enero de 2011. Su descubrimiento llevó a Bruselas a cerrar hasta el día 26 el llamado Sistema de Comercio de Emisiones del conjunto de la UE. Durante la operación contra el sistema de comercio de emisiones de CO2 de la UE se robaron más de 2 millones de toneladas de derechos de contaminación por valor de unos 34 millones de euros. La operación afectó a Austria, la República Checa y Grecia. Austria, que trazó algunos de los permisos robadas en Suecia y Liechtenstein, espera recuperar 725000. Los certificados robados provienen de la cuenta de reserva del registro y no se asocian a ninguna empresa en particular.

A pesar de la cantidad total de los permisos robados en cuenta enero por sólo 0,01 por ciento del tope anual de la UE, los ataques han dañado la reputación del Sistema, aumentando las críticas a la capacidad de supervisar sus operaciones. La Comisión ha exigido a los registros nacionales que mejoren la seguridad antes de la discusión de la propuesta de creación de un registro único para el conjunto de Europa.

No todo el mundo está de acuerdo sobre el uso de un esquema de comercio para controlar las emisiones de efecto invernadero. Si una gran parte del problema sel cambio climático se debe a los mercados, ¿puede el mercado ser la solución? La confianza en los mercados como asignadores “eficientes” de recursos plantea muchas dudas. Pero además del precio, como la señal principal de los mercados está totalmente fuera de orden en el ETS. Con los precios actualmente ronda en 5 euros por tonelada. Por debajo de los 20 o 30 euros, los analistas creen que se necesita para ser un verdadero incentivo para que las empresas muevan las tecnologías menos contaminantes mediante la asignación o la venta de los derechos de emisión para cubrir sus emisiones.

Para países como Alemania y Reino Unido, que buscan la generación de emisiones de carbono cero, tanto de la energía nuclear y renovable, es necesario reducir rápidamente la tapa quitando el excedente de derechos de emisión de carbono. Esto aumentará el precio cumpliendo la expectativa de que el plan podría convertirse en la herramienta eficaz deseado. Pero países altos productores de carbón como Polonia no quieren que esto ocurra antes de 2021.

En cualquier caso, el esquema nunca ha demostrado ser eficiente: originalmente está sobrestimado porque los antiguos países soviéticos recibieron enormes cantidades de derechos de emisión según fundamentos teóricos de aplicaciones industriales; entonces la crisis ha reducido las emisiones sin una reducción paralela de derechos de emisión.

Tendremos que esperar de nuevo hasta 2017 – o 2021 – para ver si el comercio de emisiones tiene ninguna capacidad para limitar y reducir realmente las emisiones. Por el momento, los registros no son muy alentadores.

Esta historia está actualizada de un artículo original que José Ignacio escribió en mayo de 2011 para Europeinfos,el boletín de la Conferencia de Obispos de la Unión Europea y del Centro Jesuita Social Europeo.

 

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El Efecto Papa Francisco, cambio y trabajo duro

Enero 31, 2015
Foto de: Coalición EcoWaste

Foto de: EcoWaste Coalition

 

Mariel de Jesus

Después de su visita relámpago de cuatro días, el avión que transporta al Pontífice, bautizado como “Shepherd One,” tomó su camino de regreso a Roma el pasado 19 de enero. De alguna manera, es difícil verlo partir. En los últimos días, es como si en Filipinas el Sumo Pontífice fuera un recuerdo a nivel nacional y el encuentro hubiera estado marcado de mucho gozo. Su presencia es a la vez consoladora (especialmente para los sobrevivientes Yolanda en Tacloban) y reconstituyente, como en el encuentro con los jóvenes en la Universidad de Santo Tomás.

Pero más que sentirme en la “onda” provocada por su presencia, me parece que me siento inquieta. Me parece que me quedo con una pregunta candente: ¿Y ahora qué?

Muchas personas asocian Francisco con el cambio. De hecho, los medios de comunicación se ha acuñado el término “El efecto Papa Francisco.” El Papa ha llamado al cambio, a partir de dentro, instando a consultores de los campos de la empresa privada y las empresas a examinar cómo la Iglesia, y especialmente el Banco del Vaticano, se está gestionando.

Que tomara el nombre de un santo notable para la elección de una vida de pobreza muestra la intensidad con que se identifica con los pobres, y ha tomado todas las oportunidades para llamar la atención sobre la necesidad de responder de manera más eficaz al problema de la pobreza.

Su llamada a la misericordia y a la compasión y un estilo de vida más simple resonó con mucha gente, incluso aquellos que han estado durante mucho tiempo ausente de la Iglesia. Algunos datos parecen indicar un aumento en la asistencia masiva e incluso en las donaciones a la Iglesia. El efecto Francisco.

En el transcurso de la visita de Francisco, mi Facebook estaba lleno de esperanzas de la gente y deseos de que su visita nos ayudase a cambiar, que de alguna manera su visita tocaría la fibra sensible. Algunas personas han publicado con orgullo y admiración la disciplina de las multitudes que salieron a ver al Papa, lo que hace preguntarme por qué no entendemos que este es el tipo de comportamiento que debemos practicar todos los días, no sólo cuando tenemos un visitante especial al quer queremos impresionar.

Si bien entiendo la necesidad de limpiar las calles y llamar a un día de fiesta, como parte de la gestión de la seguridad y facilitación del movimiento del Papa en torno a una ciudad conocida por su tráfico, hay una parte de mí que desearía que Francisco hubiera visto lo que somos en realidad. Una parte de mí desearía que alguien le dijese que después de la misa en la Luneta, el parque estaba lleno de espuma de poliestireno (Styrofoam), contenedores de alimentos, cajas de cartón, vasos de plásticos y botellas.

Según la Coalición Ecowaste, la basura que se dejó durante los eventos papales en Manila totalizaron 1.271 toneladas, incluyendo muchas lonas que se utilizaron para dar la bienvenida al “Papa verde.” Este grupo está pidiendo que estas lonas ser reutilizados y reciclados y no deben terminar en los vertederos de basura de la ciudad, que además hinchan el volumen de basura. También informaron de que el gobierno de la ciudad de Manila recogió 1.133 toneladas de basura, mientras que la Autoridad de Desarrollo de Metro Manila recogió 138 toneladas.

Tal vez habría lamentado no entregar su declaración preparada en la universidad, tal vez su mensaje de cuidado del medio ambiente podría haber desplegado su magia sobre los millones de asistentes a la Misa Papal. Efecto Francis.

El mensaje de Francisco no fue “un algodón de azúcar,” un sentimiento de tarjetas de felicitación, sino más bien una llamada urgente y de gran alcance para el cambio. Habló de forma convincente de la lucha contra la corrupción, el cuidado del medio ambiente, de cómo responder a las necesidades de los pobres, y de ir a las periferias.

Más allá de un simple deseo que las cosas sean diferentes, él dice que debemos pensar, sentir y actuar. Las cosas no van a ser simplemente diferentes porque queremos que lo sean. Las cosas no serán diferentes por arte de magia. Efecto Francisco. Las cosas van a ser diferentes sólo si hacemos las cosas de manera diferente, las cosas van a ser diferentes sólo si cambiamos. Y ello acarreará trabajo. Será difícil, porque el cambio nunca es fácil, e incluso puede resultar doloroso. Pero es lo que hay que hacer.

Y este deseo por el cambio es en sí mismo el Efecto Francisco. Pero este deseo es solamente una parte de la ecuación.

Ahora que la visita ha terminado, estas palabras hacen eco en mi mente:

Cuando la canción de los angeles se calla
Cuando la estrella en el cielo se fue
Cuando los reyes y príncipes estan nuevamente en casa
Cuando los pastores regresan a sus rebaños
La obra de la Navidad empieza.

(* De Obra de Navidad, un poema de Howard Thurman, 1899-1981, autor afroamericano, filósofo, teólogo, poeta y líder de los derechos civiles).

Mariel de Jesus trabaja en el instituto de Ciencia Medioambiental para el Cambio Social, una organización de investigación jesuita en Filipinas que promueve la sostenibilidad ambiental y la justicia social a través de la integración de métodos científicos y sociales y que conecta con la región de Asia Pacífico para avanzar en una agenda en favor de la sostenibilidad. Mariel se encarga de coordinar las actividades del Grupo de Trabajo en Filipinas (PWG) para mejorar la resiliencia ante los desastres.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , ,

One Response to El Efecto Papa Francisco, cambio y trabajo duro

  1. aurelio en Febrero 6, 2015 en 6:18 am

    “Propio es de Dios y de sus ángeles en sus mociones dar verdadera alegría y gozo espiritual, quitando toda turbación y tristeza que el enemigo induce…” (San Ignacio de Loyola) ¿Existe verdadera alegría y gozo en nuestro mundo actual? ¿Cómo estamos tratando a nuestro contexto natural? La justicia verdadera es la puerta de entrada para el verdadero amor.. Tomamos conciencia de que navegamos en mares de inseguridades, vulnerabilidades e injusticias estructurales…? ¿Qué tenemos que hacer…? ¿Cómo cambiar las estructuras injustas, si no transformamos nuestros corazones injustos…? Nadie da lo que no tiene… “Yo no temo la bomba atómica. Lo que temo es la explosión del Mal en el corazón de los seres humanos… La pobreza es peor que la bomba atómica…” (Albert Einstein ) El Papa es un gran Motivador, dinamizador… y concientizador de nuestra conciencias adormecidas… ¿Cómo comenzar a cambiar ya…? Sin el misterio de la luz nuestras existencias vuelven espesas tinieblas… Saludos,Aurelio…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

La comunidad científica, al día con los límites del planeta, la temperatura global y la subida del nivel del mar

Enero 31, 2015
Photo credits: Stockholm Resilience Centre

Foto des: Stockholm Resilience Centre

Diferentes instituciones científicas han publicado recientemente informes sobre el calentamiento global. Todos coinciden en que coinciden en que la raza humana está llevando el planet al límite y que por tanto, las respuestas futuras – sociales, económicas y políticas – necesitan adaptarse a estas nuevas realidades.

Límites planetarios 2.0: Cuatro de nueve cruzaron el umbral de seguridad

El Centro de Resiliencia de Estocolmo, con un equipo internacional de 18 expertos coordinados por el director del Instituto de Cambio Climático de la Universidad Nacional de Australia, Will Steffen, amplió el informe de 2009 que publicó acerca de los límites del planeta y la necesidad de un espacio operativo seguro para el uso de la especie humano, alcanzando así a nuevos resultados.

Citando textualmente, estas actualizaciones clave para límites planetarios 2.0 son:

Se han superado cuatro procesos planetarios, entrando en la zona de riesgo mundial científicamente evaluada. El uso de la tierra es una nueva frontera que se estima en más allá del umbral de seguridad, uniéndose así el cambio climático, la pérdida de la integridad de la biosfera y la alteración de los ciclos biogeoquímicos que ya aparecían en el anterior estudio.

Se han localizado puntos calientes regionales. Los cambios regionales en varios procesos límites, el uso de agua dulce en particular y de carga de aerosoles atmosféricos pueden tener consecuencias globales si no se toman medidas para detener estas tendencias. Esta asignación también ayuda a vincular elecciones locales a los riesgos globales.

Dos procesos de frontera han sido reenfocados. Los Cambios actualizados en la integridad de la biosfera ahora se centran en las funciones de los ecosistemas, así como su biodiversidad biológica. La introducción de nuevas entidades destaca la necesidad de abordar las emisiones ambientales de los contaminantes químicos tóxicos, y también aborda la manera en otros tipos de intervenciones físicas y biológicas pueden tener impactos globales.”

Foto des: F. Pharand-Deschênes /Globaïa

Foto des: F. Pharand-Deschênes /Globaïa

Los nuevos resultados de la investigación se comparten en un informe titulado Límites planetarios: Guiar el desarrollo humano en un planeta cambiante, publicado en la revista Science el pasado 16 de enero.

Además, el Foro Económico Mundial en Davos, en Suiza, celebrado del 21 a 24 del pasado mes de enero, bajo el lema “El nuevo contexto mundial,” abrió paso al debate científico donde, el director del Centro de Resiliencia de Estocolmo, Johan Rockström, presentó los nuevos resultados de la investigación de esta evaluación reciente.

El Dr. Rockström señaló que la “Tierra se encuentra ahora en un nuevo estado cuantificable. Hemos identificado nueve límites. Más preocupante aún, la Tierra ha superado cuatro de estos límites, incluidos los dos límites fundamentales, el cambio climático y la integridad de la biosfera. Esto significa el consenso para fijar al objetivo de 2 grados que se busca consensuar en la próxima cumbre mundial sobre cambio climático en París en diciembre de este año conlleva riesgos. No podemos descartar que la Tierra sobrepase puntos de inflexión, por ejemplo, desestabilizando grandes capas de hielo en Groenlandia y la Antártida, provocando un dramático aumento del nivel del mar en los próximos siglos. Pero también hemos llegado a un punto de inflexión para la movilización. Un creciente número de legisladores, empresas y ONG apoyan la acción inmediata para ‘descarbonizar’ la economía.”

La temperatura global: 2014 como el año más caluroso registrado

Científicos de cuatro importantes instituciones que recopilan datos sobra la temperatura de diferentes estaciones de todo el mundo cada año y hacen juicios independientes unos de otros han encontrado hallazgos similares que indican que 2014 es el año más cálido registrado desde finales del siglo XIX.

La Agencia Meteorológica de Japón (JMA)  dio a conocer los datos del año pasado e informó que “la anomalía anual de la temperatura media de la superficie de la Tierra en 2014 (es decir, el promedio de la temperatura del aire cerca de la superficie de la tierra y la SST) fue + 0,27°C por encima de la media respecto al periodo entre 1981 y 2010 (lo que supuso 0,63°C por encima de la media del siglo XX), convirtiéndolo así en el año más cálido desde 1891. En una escala de tiempo más largo, las temperaturas superficiales medias globales han aumentado a un ritmo de aproximadamente 0,70°C por siglo.”

Foto des: NOAA

Foto des: NOAA

Un informe independiente del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA y de la Administración Nacional para el Océano y la Atmósfera (NOAA, por sus siglas en inglés), las dos en Estados Unidos, sitúan 2014 como el más cálido desde 1880. Tanto la NASA y la NOAA están de acuerdo en que la temperatura media mundial aumentó alrededor de 1,4 grados Fahrenheit (0,8 grados Celsius) desde 1880, y que la mayor parte de ese calentamiento se ha producido durante las últimas tres o cuatro décadas.

En el Reino Unido, las observaciones del Hadley Centre de la Oficina Meteorológica también informaron que “2006 fue el año más cálido registrado por las mínimas de HadCET. Por su parte, el 2014 fue el más caluroso de la historia del promedio de HadCET; y 2003 fue el año más cálido registrado para la máxima de HadCET.”

El HadCET o el conjunto de datos de temperatura Hadley Centre Centro de Inglaterra es el registro instrumental más amplia de la temperatura en el mundo, donde los conjuntos de datos máximas promedio, mínimo y se han actualizado a diario y mensualmente desde 1878. La serie de datos medio diario se inició en 1772 y la media datos mensuales en 1659.

El nivel del mar: El aumento de más fuertemente desde la década de 1990

Científicos del Departamento de Ciencias Planetarias y Terrestres de la Universidad de Harvard en Estados Unidos, elaborado por la Dra. Carling Hay, también lanzaron su informe “Reanálisis Probabilístico de la subida del nivel del mar en el siglo XX” el pasado 14 de enero, publicado en la revista Nature  donde recientemente analizaron los datos anteriores sobre el aumento del nivel medio global del mar (GMSL). Su análisis constata una subida del nivel de los mares de hasta un 30% durante la mayor parte del siglo XX, y una aceleración mayor desde la última década del siglo pasado.

Foto des: un.org

Subidas del nivel del mar en pequeñas islas. Foto des: un.org

Citando el resumen, “la combinación de registros de mareógrafos con geometrías basado en la física y modelo derivado de las diversas señales, el análisis indica que la subida anual del nivel del mar ha sido de unos 3,0 milímetros, lo que suponoe unos 0,7 milímetros por año entre 1993 y 2010, de acuerdo con las estimaciones previas de los registros de mareógrafos. El aumento de la tasa relativa a la tendencia 1901-1990 es consecuentemente mayor de lo que previamente se pensaba; esta revisión puede afectar a algunas proyecciones de la futura subida del nivel del mar.”

Según un informe elaborado por el Clima Red de Noticias que entrevistó al Dra. Hay, “las estimaciones anteriores calcularon que la subida anual del nivel del mar fue de 1,5 a 1,8 milímetros durante el siglo XX. La Dra. Hay y sus colegas la sitúan en los 1,2 milímetros entre 1901 y 1990. Pero desde 1990, el nivel global del mar ha aumentado en 3 mm de media al año. Así que la aceleración desde entonces ha sido más rápido de lo que nadie se esperaba – y esto a su vez podría afectar las proyecciones futuras.”

Conversaciones y negociaciones globales en 2015

Se puede decir que, incluso sin la confirmación científica y validación, existen cambios que se están experimentando en nuestro clima y en nuestro paisaje biofísico que están desafiando nuestra capacidad para responder y adaptarse. Pero también está claro que las próximas negociaciones sobre el cambio climático en París en diciembre 2015 tienen que escuchar a la comunidad científica, que también son conscientes de que necesitan comunicar sus resultados de una manera que inspire el cambio y la acción a nivel mundial, a nivel local, y de forma individual.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Cuidar y cultivar la tierra: Segunda Conferencia anual sobre el Clima en Universidad Loyola de Chicago

Enero 31, 2015

2015_01_31_P&P_Photo1El Instituto de Sostenibilidad Ambiental de la Universidad Loyola de Chicago acoge la segunda Conferencia anual sobre el Cambio Climático del 19 al 21 marzo 2015, con el objetivo de ir más allá del debate estéril sobre la existencia de calentamiento global y tratar más a fondo el cuidado de la tierra.

Para tender los medios necesarios para prestar atención, para actuar como guardián, para servir, la conferencia abordará las implicaciones de cultivar la Tierra a través de la reflexión de los principios éticos, políticas y acciones necesarias para combatir la crisis del cambio climático global. Tal reflexión por necesidad será interdisciplinaria.

La conferencia se centrará en tres áreas:

  • Justicia y el marco normativo en el que poder orientar la formulación de políticas
  • La motivación y la influencia en la motivación humana para actuar en relación al cambio climático
  • Las acciones políticas y las consecuencias de una política significativa y el cambio económico.

Durante dos jornadas, la conferencia estará orientada a la acción para promover la justicia climática, la motivación y la actuación contra el cambio climático en toda la región del Medio Oeste y más allá.

Para más información, por favor visite el sitio web de la conferencia.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El Papa y Tacloban: Inclusión social y económica de los pobres en la respuesta post desastres y la necesidad de la humanidad de reconciliarse con la creación

Enero 15, 2015
Barangay Anibong, ciudad de Tacloban en Leyte, Filipinas espera la llegada del Papa Francisco. Foto de: Vincent Go for ABS-CBNnews.com

Barangay Anibong, ciudad de Tacloban en Leyte, Filipinas espera la llegada del Papa Francisco. Foto de: Vincent Go for ABS-CBNnews.com

Pedro Walpole

La visita del Papa Francisco a Filipinas ha significado un acto religioso y profundamente cultural. A pesar de haber pedido que no se divulgaran con retratos e imágenes de él mismo, el país entero anunció su presencia con imágenes de un hombre que inspira amor, misericordia y paz. El sentimiento de la gente y la esperanza que inspira se mezclaron en un acto de inclusión social y el sentimiento de los pobres de la presencia de Dios al tener acceso al hijo de Dios en la Tierra.

La visita del Papa a Tacloban trajo su mensaje de misericordia y compasión a los sobrevivientes de desastres naturales, y que el resto del mundo no puede dar. Tacloban abraza – más aún, celebra – en reconciliación todas la vidas que se han perdido y el sufrimiento padecido hace 23 años en la ciudad vecina de Ormoc. El tifón Thelma (Uring) en noviembre de 1991 asentó los procesos climatológicos en una mundo cambiante donde se han perdido miles de vidas, y más recientemente con el tifón Haiayan (Yolanda), en noviembre de 2013.

Tifón Mekkhala (Amang) alcanzó el Pacífico y arrasó en su camino en el centro de Filipinas trajo lluvias y vientos que acompañaron al Papa durante la homilía que se celebró en el aeropuerto de Tacloban. El Papa dejó a un lado su discurso e improvisó, dirigiéndose a la multitud, “Cuando veo desde Roma la catástrofe, siento que debería estar aquí. Y en aquellos días, decidí venir aquí. Estoy aquí con vosotros – un poco tarde, eso tengo que decirlo, pero estoy aquí.”

La tormenta tropical acortó su visita en Tacloban pero fue un signo ambiguo que sin duda se ha convertido en una bendición ya que el Papa nos pidió tomar la responsabilidad en el cambio climático y nos encargó la inclusión económica y social de los pobres. La inclusión de los pobres, su centralización, su integración en todo lo que hacemos es un comentario habitual del Papa Francisco y también a aquellos con quien habló durante el quinto día de su visita.

La construcción de la inclusión social y económica, una re-evaluación global de las expectativas de los donantes y la movilización de recursos

Con renovada energía y el enfoque en la respuesta a la post-desastre, hay una necesidad de un reajuste fundamental en la focalización de recursos y expectativas de las áreas más críticas. El tifón Yolanda revela la privación que existió durante muchas décadas y continúa haciéndolo a pesar de toda la afluencia de recursos. Mientras que el Papa Francisco fue capaz de ver el aeropuerto renovado y la catedral, y un nuevo centro para los pobres, también existe la otra realidad de Tacloban con sus campos de refugiados, barracas, tiendas de campaña, y la pobreza continua empeorado por Yolanda.

No es simplemente una cuestión de casas de socorro y de construcción. Se necesita una capacidad mucho mayor para construir la inclusión social y económica. Los elementos clave que necesitan comprensión y acciones que se lleven a cabo como:

1. Obtener acceso a la tierra

La asignación de tierras para viviendas seguras al alcance de trabajo y las necesidades básicas de una familia que necesitan ser entregadas sigue siendo el reto fundamental, sobre todo para las ciudades costeras y las zonas urbanas.

2. Sostener la economía social local

La incorporación de los pobres como parte de la economía formal asegura su inclusión social en la recuperación económica. Esta inclusión es donde el valor del trabajo y las prácticas de cultivo compartido se ven y donde el desarrollo no es simplemente una mecanización de la agricultura y el uso de pesticidas.

3. La creación de capacidad en el gobierno local

Los consejos y redes para la reducción del riesgo de desastres y la gestión local no sólo deben estar centrados en la comunicación de mensajes de advertencia, pero deben tener la capacidad para la adaptación en el terreno. Esta tarea ha sido totalmente abusiva y sólo por la utilización posterior de los planes pueden construirse los cambios necesarios.

4. El desarrollo de los medios de vida y el espíritu empresarial

El desarrollo de una diversidad de opciones para los medios de subsistencia y de la empresa que son prácticos, apropiada y ligados a los mercados es especialmente necesario para la recuperación de las comunidades y las economías locales. La agricultura y la pesca no son fáciles de devolver a un contexto de un paisaje terrestre y marítimo degradado y donde los recursos disponibles se están agotando.

Conversaciones globales y esperanza en 2015

El Papa Francisco nos ayuda, como cristianos y como personas que aman nuestra tierra, a reconocer la reconstrucción fundamental que se necesita entre los humanos y la creación. Sus mensajes muestran su movimiento a través de una creación contemporánea donde somos compañeros en creación.

En este sentido, se esperan los objetivos de transformación en 2015 que se establecerán durante la Cumbre de la ONU para adoptar la agenda de desarrollo post-2015 en Nueva York, EE.UU., en septiembre de 2015, y la vigésimo primera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015, también llamada Paris 2015   en París, Francia, en diciembre de 2015.

A lo largo de este camino de escalones desde Tacloban a París sin duda hay uno más – la esperada encíclica sobre Ecología. En una entrevista con Associated Press a bordo del avión papal en su camino a las Filipinas, el Papa dijo que “él está convencido de que el calentamiento global se debe mayormente a la acción del hombre y que espera que su próxima encíclica sobre el medio ambiente animea los negociadores a una reunión sobre el cambio climático en París para tomar decisiones ‘valientes’ para proteger la creación de Dios.”

Ciertamente, la Iglesia ha resurgido con gratitud y celebración y su responsabilidad de reconocer que el Génesis es parte del mensaje cristiano que vive. En la actualidad existe un Movimiento Católico Global por el Clima  que ha sido lanzado durante la visita de Francisco en Filipinas que envió un mensaje del compromiso y la esperanza al Santo Padre.

En este tiempo, aprendemos que debemos abrazar desafíos del cambio climático, sólo uno de los nueve límites planetarios  estamos en peligro de desestabilización.

En esa misma entrevista, que “ha hablado con frecuencia sobre la ‘cultura del derroche’ que ha puesto en peligro el medio ambiente.” Las condiciones meteorológicas extremas, como tifón Haiyan, se atribuyen al calentamiento global y el Papa identifica nuestra contribución a esta situación global. “No sé si (la actividad humana) es la única causa, pero sobre todo, en gran parte, es el hombre quien ha abofeteado la naturaleza,” dijo. “Hemos conquistado la naturaleza en cierto sentido.”

El Papa nos inspira ser responsables y activos en nuestra reconciliación con la creación ya que reúne a la Tierra y la urgencia con la fe y la esperanza. No podemos dejar de preguntarnos cómo la humanidad tendrá el reto de cuidar a toda la vida humana y para toda la vida nacida como una sola.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

One Response to El Papa y Tacloban: Inclusión social y económica de los pobres en la respuesta post desastres y la necesidad de la humanidad de reconciliarse con la creación

  1. aurelio en Febrero 19, 2015 en 5:50 am

    La Tierra es nuestra vida y nuestra libertad…
    Las personas sin tierra somos como troncos tirados a la orilla del camino…
    Vienen los visajeros por la noche… La estropean y se van…
    Los blancos vienen por la noche desangran a la Madre Tierra dejando detrás de sí los desiertos cansados…
    ¿Quién tiene derecho de vender a su Madre…?
    Quién tiene derecho de vender a su Hermana…?
    La Tierra (Pacha Mama) es nuestra Vida Y Nuestra Libertad…
    Somos responsables de las heridas de nuestra Madre Tierra…
    Nuestra ambición y codicia crucifican a la Madre Tierra….
    ¿Qué estamos haciendo para descrucificarla…’
    Qué estamos haciendo para Resucitarla…
    Amemos a Nuestra Madre porque se la merece

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Puesta en marcha del Movimiento Católico Global por el Clima durante la visita del Papa en Filipinas: Una colaboración para la oración y la acción sobre la crisis del cambio climático

Enero 15, 2015

2015_01_15_Reflection_Photo1

El Movimiento Católico Global por el Clima, una colaboración de organizaciones y líderes de diferentes partes del mundo católico, se presentó el pasado 14 de enero 2015 con una declaración presentada a Francisco durante su visita a Filipinas. Ecojesuit y la Reconciliación con la Creación de la Conferencia Jesuita de Asia Pacífico forman parte de este movimiento creciente.

En su declaración, el movimiento está llamando a la oración y la acción entre la población católica del mundo, por lo que es la primera vez que tal movimiento mundial de los católicos se reúnen para trabajar juntos sobre cuestiones medioambientales.

Organizaciones católicas y líderes de todo el mundo anunciaron su colaboración como un movimiento de trabajo hacia un futuro sostenible del clima: la primera de este tipo coalición internacional de católicos de muchas naciones, continentes, y estilos de vida. Su misión se hace eco de las dimensiones globales de la Iglesia Católica y un sentido compartido de responsabilidad de cuidar la más hermosa creación de Dios.

Inspirado por las enseñanzas de la Iglesia y guiados por la virtud de la prudencia, entendida por Santo Tomás de Aquino como “recta razón aplicada a la acción,” el movimiento acepta las conclusiones de los líderes científicos, como el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, que las emisiones de gases de efecto invernadero de la humanidad contribuyen a cambios generalizados y en su mayoría nocivos para los sistemas planetarios.

Según el Dr. Pablo Canziani, un científico del clima de Argentina que participa en el movimiento, “las conversaciones sobre la crisis climática se han enfocado históricamente más sobre argumentos intelectuales que sobre las profundas implicaciones de carácter espiritual y moral de nuestra incapacidad para cuidar de la creación de Dios. Las preocupaciones de nuestro grupo se basan en las Sagradas Escrituras y en la tradición de la Iglesia. Desde Génesis hasta el Apocalipsis, los Católicos aceptan como revelación la verdad que la creación y su fin es un bien que debemos abrazar, administrar y cuidar. Esta opinión ha encontrado eco y ha sido defendida por líderes de la Iglesia durante dos milenios “, dijo el Dr. Canziani.

Patrick Carolan, director ejecutivo de la Red de Acción Franciscana, que también es un miembro del grupo, explicó la declaración diciendo: “Citando enseñanzas del Papa Francisco y los obispos de Filipinas, este comunicado llama a los católicos a promover las enseñanzas de la Iglesia, apreciar su responsabilidad moral de actuar, y crear conciencia sobre el cambio climático y sus efectos, sobre todo en los pobres y las generaciones futuras. Se invita a los Católicos a participar en futuras acciones que busquen un fuerte acuerdo internacional sobre el clima, y encomienda todos nuestros esfuerzos a Jesucristo, que hace nuevas todas las cosas.”

Desde Filipinas, la coordinadora del Pastoral de Ecología en la Arquidiócesis de Manila, Lou Arsenio, agregó: “El movimiento planea promover la creación de redes y el intercambio de información sobre el cambio climático entre las organizaciones católicas a través de fronteras nacionales, para lograr una mayor comprensión de la enseñanza católica sobre el cuidado de la creación de Dios, y para responder a las preocupaciones del Papa Francisco y otros líderes de la iglesia sobre el cambio climático. Invitamos a todos los laicos y organizaciones católicas a unirse a este esfuerzo, tanto para generar conciencia sobre este importante tema y actuar en la esfera pública.”

La puesta en marcha del movimiento coincide con el viaje del Papa Francisco a las Filipinas, donde se reunirá con sobrevivientes del tifón Haiyan, un evento extremo que se considera que está relacionado con el cambio climático. El lanzamiento también tiene lugar en momentos en que la comunidad Católica está a la espera de la próxima encíclica sobre la ecología.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Respuestas ecológicas desde África: La renovación para el compromiso de salvaguardar la creación

Enero 15, 2015
Cultura local de la oración.

Cultura local de la oración.

Jesuit African Social Centers Network, JESAM Social Apostolate, y CYNESA

La Red Jesuita Africana de Centros Sociales está respondiendo a las preocupaciones ecológicas de la región mediante la promoción de la conciencia entre jesuitas y sus colaboradores sobre ecología, apoyando el interés en este campo, y el fomento de una educación transformadora para crear actitudes responsables para salvaguardar la Creación. La red se compone de 30 centros sociales de los Jesuitas de África y Madagascar de Apostolado Social (JESAM), para el que la ecología es uno de los seis temas identificados en donde las actividades se centran. En noviembre y diciembre de 2014 se llevaron a cabo tres actividades para ayudar a la red en su trabajo.

Un seminario de capacitación ecología para el Grupo de Trabajo de Ecología JESAM en Nairobi, Kenia, noviembre de 2014

Un seminario de capacitación sobre ecología se celebró en Nairobi, Kenia, del 24 al 28 noviembre de 2014, al cual asistió Pedro Walpole, SJ como facilitador principal. La actividad tiene cuatro objetivos: aumentar el conocimiento, promover el conocimiento, obtener una comprensión de las causas fundamentales de los problemas ecológicos y sus consecuencias, y fortalecer los compromisos para reducir los efectos de la crisis ambiental en los pobres y marginados.

Pedro añadió un quinto objetivo, y que consiste en vincular cuestión ecológica a los valores, con el fin de promover y fomentar actitudes positivas para salvaguardar la creación. Recordó las recomendaciones de Sanar un Mundo Herido, el documento elaborado por el Grupo de Trabajo sobre Ecología en 2011.

Aparte de la necesidad de interiorización, también se discutieron los nueve límites planetarios: el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, acidificación de los océanos, el cambio de uso del suelo, uso global de los recursos de agua dulce, la destrucción del ozono estratosférico, el agotamiento del aerosol atmosférico, el nitrógeno y el ciclo del fósforo, y la contaminación química.

Más tarde desarrolló temas de la espiritualidad del medio ambiente, estilo de vida y el desarrollo, la justicia social, la sostenibilidad ambiental, el desarrollo sostenible, la protección de la creación, los servicios de los ecosistemas, el desarrollo económico, la inclusión social, la buena gobernanza, el modo de proceder del medio ambiente, entre otros.

La participación en este compromiso, los participantes acordaron actualizar periódicamente e incluir temas de la ecología en sus revisiones de planes y compromisos apostólicos. Los participantes también organizaron grupos para desarrollar cuatro líneas de acción: la producción de un conjunto de herramientas en materia de cambio climático, escribiendo una guía para crear conciencia sobre diversos sectores de la pastoral de los jesuitas (escuelas, parroquias, capellanías, casas de formación, casas de retiro, entre otros), la preparación con Ecología GIAN de la Semana Africana del Agua, y la producción de una guía para un refugio ecológico. Los participantes se comprometieron a finalizar estas herramientas, a más tardar en abril de 2015.

Al final del seminario, los participantes midieron la urgencia de actuar ahora, sobre todo en la promoción de actitudes de seguridad del planeta. Reconocieron el valor de una vida simple, y se mostraron convencidos de que el cambio va a ser el resultado del compromiso personal de los hombres y mujeres de hoy. Por lo tanto, sugirieron a los jesuitas y sus colaboradores seguir trabajando sobre el informe Sanar un Mundo Herido.

la juventud en África trabajando por la sostenibilidad medioambiental, con Pedro Walpole in en el medio. De izquierda a derecha, Allen Ottaro, Wangechi Mugo, Pedro, Edna Karijo, and David Munene. Foto de: CYNESA.

la juventud en África trabajando por la sostenibilidad medioambiental, con Pedro Walpole in en el medio. De izquierda a derecha, Allen Ottaro, Wangechi Mugo, Pedro, Edna Karijo, and David Munene. Foto de: CYNESA.

La Juventud Católica en África acoge el Open Day en Nairobi, Kenia

Durante el mismo período, la Red de la Juventud Católica para la Sostenibilidad Ambiental de África (CYNESA) reunió a 34 participantes de 21 parroquias católicas el pasado 29 de noviembre y que también incluía a los creyentes de diferentes iglesias que no son católicos. CYNESA da la bienvenida a todos los jóvenes y los socios que tienen un sentido de la fe católica y sus enseñanzas sociales.

Allen Ottaro, director ejecutivo fundador de CYNESA, junto con Ann Kirori y David Munene (Gerente de Programas de CYNESA-Kenia), se unió a principios del seminario de ecología JASCNET e invitó a Pedro Walpole para ser el orador invitado para la jornada de puertas abiertas.

En un blog de CYNESA  escrito por David Munene, escribió que “los jóvenes se dedicaban a una presentación detallada por Pedro Walpole sobre la necesidad de sanar a un mundo roto como una transformación de la misión y la ecología a través de una actitud de gratitud y simplicidad, basada en el cuidado y capacidad de participar. Subrayó que la ‘crisis ecológica no es tanto una cuestión de cuánto sabemos, sino de ser conscientes de los daños causados y el reto que requiere el cambio.’

Los signos de los tiempos incluyen los límites del planeta, la exclusión social y económica, e incapacidad para expresar del espíritu humano, pero a los jóvenes se les recordó que todos nosotros tenemos ‘el intelecto y el discurso espiritual para ver la ecología como misión y tener el corazón para sanar.’”

Las preocupaciones ambientales en Kenia se integraron en la presentación, centrándose en la contaminación, la deforestación, la caza furtiva y la crisis del agua. También participaron los jóvenes en el intercambio de los desafíos a los que se enfrentan. Ofreciendo estudios de casos prácticos de Mindanao, Filipinas, donde trabaja con la comunidad local, el Padre Pedro también afirmó que había una necesidad de involucrar a los estudiantes en la educación transformadora. Según él, “la educación transformadora ‘reconoce la necesidad de ir más allá de las fronteras académicas para mejorar la capacidad para integrar los conocimientos en muchos niveles’ y ‘tratar de alejarse de aprendizaje libro de texto, adentrándose así en la comunidad con el fin de plasmar un entendimiento y una base para la acción.’”

Al final, se alentó a los jóvenes a:

  1. Mantener una vocación clara y simple
  2. Conectarse uno mismo con la vida y algunos lugares del paraje
  3. Unirse a una acción local y hablar de ellos como una señal de esperanza
  4. Unirse a la preocupación internacional, permaner alertas respecto a lo que está ocurriendo y compartir las preocupaciones

Seminario sobre ecología en el noviciado jesuita en Arusha, Tanzania, Diciembre de 2014

Pocos días después, novicios de cinco congregaciones religiosas con las casas de formación en Arusha, Tanzania, se reunieron del 1 al 3 de diciembre de 2014 en el noviciado jesuita para asistir un seminario sobre la ecología, donde fue articulado el marco en el camino tripartito del procedimiento de ver, juzgar y actuar.

La simplicidad y la reconciliación eran posturas apropiadas hacia un mundo roto que necesita curarse. Se señaló que la opción de dividir la culpa de los problemas ecológicos y ambientales aún quedan problemas sin resolver. Espiritualidad ambiental fue sugerido como un medio adecuado para percibir al hombre como un microcosmos del universo. Pedro Walpole compartió que el desarrollo de una tranquilidad interior formaría una base para el cambio de actitudes individuales mucho antes de que se tomen medidas en relación con el cabildeo organismos e instituciones gubernamentales. Los participantes también estaban familiarizados con los documentos de la Congregación General 35 que proporciona una idea de la conformación gradual de la preocupación e implicación de la compañía de Jesús en la frontera ecológica.

En el segundo día, los participantes se involucraron más de manera más sólida a la hora de abordar una preocupación ecológica. Resultó que los enfoques grandiosos y elevados – aquellos contando con la actuación de los organismos nacionales e internacionales – requieren formas complejas y multifacéticas de la promoción. Sin embargo, antes de montar este tipo de acciones, en que deba efectuarse en uno mismo un cambio de actitud. Allen Ottaro de CYNESA presentó un ejemplo de un cambio de actitud que dio sus frutos en Malawi.

El último día comenzó con el direccionamiento de las preocupaciones planteadas en relación con los términos técnicos planteados en las sesiones anteriores. Se explicaron frases recurrentes en la ecología como la capa de ozono y el efecto invernadero. Esto sirvió para fomentar la comprensión de otras terminologías clave – la biodiversidad, la sencillez y guardián de la Tierra – que informaron al grupo de participantes. Con la ayuda de Jean-Christian Ndoki SJ, los participantes también se mostraron en torno a proyectos de sostenibilidad del noviciado que incluyeron los siguientes: huertos, sitios de cría de animales, la unidad de producción de biogás y la huerta.

El seminario concluyó con las presentaciones que surgieron de la actividad del grupo, que supuso la interrelación de los diferentes proyectos de sostenibilidad en el noviciado. Cada proyecto fue evaluado en términos de su consumo, la producción, y el grado de interrelación con otros proyectos. De esto, se desarrolló un diagrama de flujo que representa la armonía existente de las unidades. Los participantes se enfrentan al reto de mantener a re-evaluar el diagrama de flujo desarrollado para mejorar aún más el conjunto. Infunde en el seminario de tres días fue la convicción de que como administradores de la tierra, estamos llamados a encontrar a Dios en toda la creación y que estamos llamados a otorgar a las generaciones posteriores un mundo sanado, no uno roto.

Workshop con el IHS logo.

Workshop con el IHS logo.

Los retos en África

En el Informe de la Conferencia Africana sobre la ecología, el Padre Rigobert Minani, SJ escribe que incluso si no se llama suficiente la atención, el problema ambiental es un desafío clave para el África de hoy y de mañana. A pesar de que África posee recursos naturales ricos, muchos africanos viven en la pobreza incapaces de beneficiarse de la riqueza de África. El continente tiene una gran mayoría de estados y las regiones pobres, y la pobreza es una de las principales razones y consecuencias de la degradación ambiental. En general, una gran mayoría de los países de África dependen más de su base de recursos naturales para las necesidades económicas y sociales que cualquier otra región en el mundo.

Dos tercios de las personas en el África subsahariana viven en zonas rurales y dependen de la agricultura y otros recursos naturales para obtener ingresos. La región también tiene una de las poblaciones de más rápido crecimiento del mundo (aproximadamente el 2,2% al año). Con este rápido crecimiento demográfico, el reto ambiental aumenta. Según algunas estimaciones, en el año 2025, la población en África alcanzará más de mil millones. Si este fuera el caso, los problemas ambientales se duplicarán e incluso, se triplicarán.

Los desafíos ecológicos necesitan advocaciones geográficamente focalizadas, como la contaminación en Sudáfrica, la escasez de agua y la sequía en el noreste de Kenia y la contaminación del agua en las zonas mineras en Zambia y Katanga, República Democrática del Congo, la protección del bosque tropical en África Central, la enorme contaminación de petróleo en Nigeria y su crecimiento en el Chad, Sudán y Angola, y la sequía en la región del Sahel.

Los retos para responder son enormes. Los jesuitas y colaboradores en la región, especialmente los jóvenes, necesitan apoyo ya que se enfrentan a las preocupaciones sociales y medioambientales y acompañan a los pobres cuya situación se agrava aún más por la continua degradación del medio ambiente.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , ,

2 Responses to Respuestas ecológicas desde África: La renovación para el compromiso de salvaguardar la creación

  1. Aurelio Vera Vera s.j. en Marzo 18, 2015 en 7:14 am

    “… considerar cómo Dios trabaja y labora por mí (por todos) en todas las cosas criadas sobre la sobre la haz de la tierra(se tiene como un trabajador) Así como en los cielos, elementos, plantas, frutos, ganados, etc., dando ser, conservando, vejetando y sensando, etc…” (San Ignacio de Loyola)
    Me surgen más ptrguntas que respuestas: ¿Cómo esatmos utilizando dirariamente el Agua: individualmente, familiarmente, socialmente…? ¿No gastamos más agua de la que necesitamos, no la desperdiciamos…? ¿ La quiero, la respeto a ella como a mi propia Hermana…? ¿Cómo cuidamos la Pacha Mama (Madre Tierra) porque Ella es nuestra Vid y nuestra Libertad… Sin ella somos como troncos tirados a la orilla del camino… Vienen los viajeros por la noche. la estropean y se van… Dejan los desiertos cansados… Los explotadores desangran a la Madre Tierra, dejando detrás de sí los desiertos candaso… ¿Quién tien derecho de vender a su Madre? ¿Quién tiene derecho de vender a su Hermana…? Porque la Tierra (Pacha Mama) es nuestra Vida y nuestra Libertad… ¿Cómo orar a Papito Dios desde las entrañas de nuesta Tierra? ¿Cómo cuidarla, como respetarla, cómo encontar actuando a Papito Dios en las misam entrañade la Tierra como sugiere Ignacio de Loyola…? Necesitamos un revolución Espiritual para terminar con el Empobrecimiento Mundial…
    “La Pobreza es peor que la bomba atómica… No temo la bomba atómica, lo que temo es la explosión del Mal en el corazón del ser huamano…” (Albert Einstein)Oremos desde las entrañas de nuestra heridas al Esíritu Eterno que late más allá de toda objetivacióm… Que El nos ilumine para clarear y sanar nuestra heridas que proyectamos a la Madre Tierra… Su Amigo, Aurelio…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Red Minera de Londres: Colaborando para una mayor rendición de cuentas, transparencia y responsabilidad

Enero 15, 2015
Pius Ginting (medio), una comunidad y activista del medio ambiente de Indonesia, se quedó con la comunidad jesuita Clapham y participó en la Gira de Carbón Sucio organizado por la Red Minera de Londres. Foto de: Greenjesuit.org

Pius Ginting (medio), una comunidad y activista del medio ambiente de Indonesia, se quedó con la comunidad jesuita Clapham y participó en la Gira de Carbón Sucio organizado por la Red Minera de Londres. Foto de: Greenjesuit.org

Escolástico Henry Longbottom, SJ

El mundo se une a Londres, la capital del Reino Unido, de muchas maneras. La perspectiva internacional y culturalmente diversa de Londres es profundamente atractiva por igual tanto para los visitantes, trabajadores y estudiantes. Pero la ciudad es también un imán para las finanzas globales. La mayor parte de las principales empresas multinacionales del mundo han de establecerse en el distrito financiero “Square Mile” para aprovechar su régimen regulatorio favorable, el acceso a los servicios profesionales y el estado formidable como una puerta de entrada a capitales y los mercados. Por otra parte, Londres es indudablemente un líder global para la inversión en la industria de los minerales.

Un vistazo rápido a entidades como la Bolsa de Londres o de su Mercado de Inversiones Alternativas revela los nombres de la mayoría de las compañías mineras más grandes del mundo, así como muchas empresas mineras más pequeñas. Londres ha acogido el más importante mecanismo de fijación de precios de metales del mundo: la Bolsa de Metales de Londres, así como el principal operador de metales preciosos, el Mercado de Metales Preciosos de Londres (LBMA, por sus siglas en inglés). No es casualidad que las organizaciones de cabildeo de la industria minera clave tales como el Consejo Internacional de Minería y Metales tengan su lugar de origen en Londres.

Dado este papel destacado que juega el centro financiero de Londres en el sector de la industria extractiva, la Red Minera de Londres  se dedica a apoyar a las comunidades de todo el mundo que se ven afectados negativamente por las operaciones mineras causados por empresas con sede en Londres o financiados desde la capital británica. Creada hace siete años, la red es una alianza cada vez mayor de grupos de solidaridad, organizaciones benéficas humanitarias y ambientales. El objetivo común es exponer las violaciones de los derechos humanos y las leyes ambientales, y ejercer presión sobre las empresas mineras involucradas, así como sus proveedores de fondos (que incluye no sólo a los bancos, sino también entidades como los fondos de pensiones y compañías de seguros) para cambiar las prácticas nocivas.

Entonces, ¿cómo apoya la Red Minera de Londres a las comunidades de todo el mundo que se ven afectados negativamente por la actividad minera? Existen cuatro áreas clave en las que la red está involucrada.

Permitiendo a las comunidades locales hacer oír sus voces

Un fuerte componente de lo que hace la red es permitir a las comunidades defenderse directamente. Para ello, invitamos a los representantes de las comunidades afectadas por las minas a visitar el Reino Unido y participar en un “tour de altavoces.” Estos viajes suponen una serie de reuniones públicas, y encuentros con los periodistas, y reuniones con diversos funcionarios del gobierno y representantes del mundo empresarial.

Los tours se programan normalmente para que coincidan con la Junta General de Accionistas de la empresa minera responsable de los proyectos mineros que afectan a las comunidades pertinentes. Mediante la adquisición de votos, hacemos posible que los representantes de la comunidad asistan a la Junta General para hacer preguntas a la junta compañía en presencia de accionistas. Manifestaciones pacíficas de la red fuera de la sede de la Junta General a menudo generan interés mediático y la cobertura por parte de la prensa nacional.

Creación de la solidaridad entre las comunidades

Para cualquier tour de altavoces, los visitantes vienen de diferentes países y continentes afectados por las operaciones mineras de una determinada empresa. Esto desemboca en una cohesión muy interesante de ideas y experiencias. Al reunirse con otros que provienen de contextos completamente diferentes pero que se enfrentan a retos similares, los representantes de la comunidad son capaces de compartir experiencias y construir una comunicación.

Por ejemplo en nuestra última gira de altavoces en noviembre 2014 nos centramos en las actividades de extracción de carbón del BHP Billiton. Los representantes sacaron conclusiones de Colombia, Filipinas, e Indonesia. Al final de la gira, los visitantes comentaron el sentido de poder que experimentaron tras haber tenido la oportunidad de conocer al resto de participantes y cómo la experiencia les ayudaría en sus respectivas campañas.

Otro aspecto de la solidaridad forjada por las visitas es que ha ofrecido la oportunidad de mi propia comunidad jesuita a acoger a los visitantes. Con la ayuda de mi gran apoyo Superior en la comunidad, hasta ahora hemos acogido a visitantes de Madagascar e Indonesia en nuestra casa de la comunidad en el sur de Londres. Además de recordarnos nuestro carisma para proporcionar hospitalidad, las visitas han sido una forma de dar a conocer las cuestiones de minería entre mis hermanos jesuitas. El testimonio de esta excelente comunidad de activistas nos ha enseñado mucho sobre nuestro propio compromiso vocacional para defender a los marginados.

Monitoreo de abusos contra los derechos humanos

A través de sus organizaciones miembros y sus socios locales, la red está en posición de reunir información acerca de la situación sobre el terreno. Noticias, informes y análisis se distribuyen a través de nuestra web, listas de correo electrónico, las redes sociales y a través de reuniones públicas. La red también contribuye a los proyectos de investigación en relación con aspectos específicos de los impactos de la minería en las comunidades. Ejemplos recientes incluyen un estudio del impacto de la minería de oro en Tolima, Colombia y un manual sobre los pueblos indígenas y las industrias extractivas.

Influir en la política y en la toma de decisiones

La Red Minera de Londres utiliza sus conocimientos y experiencia en relación con los impactos sociales y ambientales de los proyectos mineros para presionar al gobierno del Reino Unido para que las empresas mineras sean más responsables de sus operaciones. Miembros de la red han hablado en una serie de eventos en el Parlamento británico y se han presentado pruebas periciales en la Cámara de los Comunes.

Desde mi punto de vista, la red es un excelente ejemplo de colaboración entre diferentes organizaciones que reconocen que la promoción más eficaz se puede hacer mediante el intercambio de experiencias, conocimientos y recursos. También es un buen caso de estudio de una asociación fuerte entre los grupos religiosos y organizaciones seculares. La contribución de las agencias de la Iglesia como las Misiones Jesuíticas y los Misioneros de San Columbano se valora en la red, debido a sus fuertes vínculos con las comunidades, en particular de los pueblos indígenas, que están directamente afectadas por la minería.

Henry Longbottom SJ es un escolástico británico que estudia teología en Londres, Reino Unido. Abogado cualificado, practicó derecho ambiental para una firma internacional de derecho comercial antes de unirse a los jesuitas. Dirige el blog Green Jesuit.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , ,

4 Responses to Red Minera de Londres: Colaborando para una mayor rendición de cuentas, transparencia y responsabilidad

  1. Peter Henriot en Enero 28, 2015 en 6:19 am

    check http://www.loyola-malawi.org blogs to see how we are trying to make our new Loyola Jesuits Secondary School in Malawi “green”!

    Blessings for Gree Jesuit!

  2. Charles Chilufya en Enero 22, 2015 en 5:06 pm

    Thanks for this article. This touches my heart because I come from a country that is a second largest producer of copper but without much benefit for local people. Copper Extraction and production has left a trail of destruction that has left misery, disease, poverty, and contributed to loss of life. As a concerned Jesuit I feel duty bound to participate in the London Mine Network. I’ll make a follow up.

  3. Charles Searson SJ en Enero 22, 2015 en 3:24 pm

    Henry

    Good to hear of your vocation from Environment Lawyer to an Eco Jesuit. Keep it up.

    A few of us in Zambia remarked how our problems with the international extractive industry does not yet appear on in the Eco Jesuit newsletter or in your article on the London Mining Network.

    Our main concerns are addressed in a wonderful DVD which is available on You Tube called “STEALING AFRICA”. It could be called Stealing Zambia as it is all about Mopani Copper Mine and Glencore.

    I wonder could you please look at it (it’s nearly an hour but I have a 15 minute version if that would be better) and let us know how we could work together on it.

    This is very hot stuff. A friend of mine warned me that some of the content of the DVD might be libelous. I doubt that as it is very well researched. You might comment as a lawyer!

    Charlie Searson SJ, Chelston Parish, Lusaka, Zambia [email protected] +260-979-413-111

    • sylvia en Enero 22, 2015 en 6:50 pm

      Hi Charles

      Thank you for your feedback and I’m sure Henry will respond accordingly. In the meantime, please feel free to share stories that you mentioned are not appearing yet in Ecojesuit.

      Peace and joy of the new year!

      Sylvia Miclat for Ecojesuit
      sylviamiclat(at)essc.org.ph

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Al día con Yolanda: ¿Dónde estamos y hacia donde nos movemos en una reconstrucción más segura de viviendas en Filipinas?

Noviembre 15, 2014
Zonas costeras de alto riesgo en muchas partes de Filipinas donde viven los más vulnerables, expuestos a un clima y pobreza extrema. Foto de: P Walpole

Zonas costeras de alto riesgo en muchas partes de Filipinas donde viven los más vulnerables, expuestos a un clima y pobreza extrema. Foto de: P Walpole

Sylvia Miclat

En la recuperación, la rehabilitación, y la reelaboración de planes y actividades después del tifón Yolanda (Haiyan) que golpeó el centro de Filipinas hace un año, una de las principales lecciones aprendidas es que el gobierno se ve obstaculizado severamente en su capacidad para construir viviendas permanentes. Identificar y comprender la razón de esto es fundamental en el desarrollo e implementación de las respuestas reales y para avanzar la agenda de la vivienda después de un desastre. Reconstruir mejor y más seguro es una palabras muy repetidas en la recuperación y los esfuerzos de rehabilitación no sólo para Tacloban, sino también para los 171 municipios y ciudades en 14 provincias de seis regiones sacudidas por el tifón Yolanda.

El pasado mayo de 2014, seis meses después del desastre, se informó acerca de que “el gobierno tiene sólo 50 casas construidas para los aproximadamente un millón de familias desplazadas por el tifón Yolanda”  durante una audiencia legislativa sobre el gasto público clave que estaba monitoreando los esfuerzos de rehabilitación, recuperación y reconstrucción. El 5 de noviembre, seis meses después, “el gobierno informó de que de las 8.629 unidades de vivienda de destino, 1.252 se completaron. Se estima que le resto (unas 7.377) se construirán en marzo de 2015.”

Tierra disponible limitada

Una razón importante es la escasez de terrenos disponibles y la Autoridad Nacional de la Vivienda, la agencia gubernamental principalmente responsable de la vivienda, sólo se puede construir en un terreno público, por lo que tendrán que construir primero las autorizaciones de otros organismos antes de que puedan comenzar a construirlo terrenos clasificados como públicos. Una de las sugerencias que surgieron durante la audiencia es la autorización de la agencia de vivienda para comprar tierras privadas.

La Oficina del Asistente Presidencial para la Rehabilitación y Recuperación fue creado y post-Yolanda y redactó el Plan de Rehabilitación Integral y de Recuperación que se presentó a la presidente filipino, Benigno Aquino III, el pasado agosto de 2014. El Plan de 8.000 páginas y ocho volúmenes se aprobó tres meses más tarde y se trata del esfuerzo más grande de rehabilitación del país desde la Segunda Guerra Mundial, lo que requiere un costo total de PhP 170.000 millones para implementar programas, planes y actividades en cuatro grupos: infraestructura (PhP 339000 millones), servicios sociales (PhP 26700 millones), reasentamiento (PHP 75700 millones), y medios de vida (PhP 33700 millones). La aspiración es que entre un 80 y 85 % de la rehabilitación se lleve a cabo antes de que el presidente Aquino finalice su mandato en junio de 2016.

Para el grupo de reasentamiento, el plan de acción identificó la necesidad de construir un total de 205.128 unidades de vivienda para reubicar a las personas que viven en áreas consideradas como zonas inseguras. Esto requiere de 1.364 hectáreas a 150 viviendas por hectárea. Se han identificado posibles viviendas en zonas clasificadas como tierras forestales, lo que requiere una proclamación presidencial para convertir tierras como enajenables y disponibles. Sin embargo, estas tierras están lejos del comercio y centros económicos, que requieren el acceso por carretera y el derecho de paso, y el acceso a fuentes de agua.

Revisando la estrategia de vivienda post-desastre

En la implementación de este plan, muchas de las iniciativas en curso son para ayudar al gobierno. Uno es para apoyar una estrategia dirigida por la comunidad que el Banco Mundial está explorando con los organismos gubernamentales encargados de proporcionar y facilitar viviendas sociales de bajo coste. Esta es una meta hacia adelante que requiere de acompañamiento social y técnica intensiva.

A esto se suma un nivel mayor complejidad debido a las restricciones políticas y mandatos institucionales rígidos, por lo que se hace más necesaria y fundamental una respuesta a la vivienda después de un desastre. Los organismos gubernamentales que responden preocupados están atrapados en la rigidez de sus mandatos específicos. Una agencia trata sólo con la reubicación de las personas que se mueven de asentamientos informales. Otra de las agencias de gobierno trabaja sólo en la recolocación temporal, no permanentes, para situaciones posteriores a los desastres. Y otra facilita acuerdos hipotecarios.

Para entender las respuestas anteriores del gobierno en la vivienda después de un desastre, el Instituto de Ciencia Ambiental para el Cambio Social se comprometió el pasado verano a una revisión rápida de la estrategia de reconstrucción de viviendas post-desastre en respuesta a la solicitud de apoyo por la Oficina del Banco Mundial en Manila. En esta revisión, surgieron las siguientes recomendaciones:

  1. Una estrategia nacional sobre la reconstrucción de viviendas después de los desastres es fundamental y urgente y debe establecerse lo más pronto posible, incluidos los arreglos institucionales para las respuestas de vivienda después de un desastre.
  2. Medidas de resiliencia ante los desastres deben integrarse en todas las fases de un proyecto de reubicación y de identificación en el sitio web, de evaluación, planificación, el diseño de viviendas, construcción, gestión y servicios o el mantenimiento de bienes inmuebles. Las normas para materiales de construcción necesitan fijarse, acordarse y aplicarse. Parte del proceso de entregar viviendas terminadas a los beneficiarios deben incluir la gestión de los sitios incluidos procedimiento de mantenimiento seguro, extensiones de vivienda empresarial, de gestión pendiente, la gestión de drenaje, entre otros.
  3. Apoyo técnico para enfoques impulsados por la comunidad debe ser proporcionada para mejorar la capacidad de recuperación de desastres y la capacidad, y una escala viable que pueda lograrse.
  4. La participación más sustantiva con la comunidad beneficiaria debe llevarse a cabo en los programas de reasentamiento para mejorar la sostenibilidad.
  5. La capacidad técnica general de todas las agencias de vivienda necesita urgentemente proporcionar la supervisión necesaria y el apoyo técnico a las comunidades. Acuerdos de asociación institucional pueden explorarse con ingenieros del Departamento de Obras Públicas y Carreteras, geólogos de la Oficina del Departamento de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y organizaciones no gubernamentales con experiencia técnica y profesional en el campo, ya que es clave en la seguridad y la calidad de la respuesta de la vivienda.

Acompañamiento a los más vulnerable y adaptación social necesaria

Todos los esfuerzos en curso y el apoyo aseguran “una reconstrucción mejor y más segura.” Nadie quiere un desastre después de los desastres.

Al mismo tiempo, es el más vulnerable quien lleva el mayor número de víctimas de los desastres y quien tiene las opciones más limitadas para sobrevivir a diario. A menudo, se encuentran atrapados en situaciones en las dejar una zona insegura donde “viven” no es una opción.

Esta es la realidad para responder a las preocupaciones de vivienda de las personas sin hogar y los más vulnerables, después de los desastres y en cualquier tiempo. Los eventos extremos continúan ocurriendo y los sistemas de alerta temprana y de preparación son imprescindibles y hay muchos avances en este sentido.

Pero es la adaptación social en la preparación y respuesta a desastres la que sigue siendo un desafío, ya que esto requiere una comprensión más completa de las desigualdades sociales persisten en la sociedad filipina y la insuficiencia de los programas de reducción de la pobreza. El reconocimiento y la integración de estas realidades como el acompañamiento a los vulnerables después de un desastre son críticos para asegurar que se están construyendo mejores vidas y más seguros así como medios de vida, no sólo casas.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Sanar un mundo herido desde nuestras comunidades: Reflexionar y rezar sobre el regalo de la creación

Noviembre 15, 2014
Miembros de comunidades cristianas locales se organizan y debaten cómo vivir de forma ecológica en su realidad local

Miembros de comunidades cristianas locales se organizan y debaten cómo vivir de forma ecológica en su realidad local

Jaime Tatay, SJ

En su primera homilía como papa, el 24 de abril del 2005, Benedicto XVI afirmó: “Los desiertos exteriores se multiplican en el mundo, porque se han extendido los desiertos interiores. Por eso, los tesoros de la tierra ya no están al servicio del cultivo del jardín de Dios, en el que todos puedan vivir, sino subyugados al poder de la explotación y la destrucción. La Iglesia en su conjunto, así como sus Pastores, han de ponerse en camino como Cristo para rescatar a los hombres del desierto y conducirlos al lugar de la vida, hacia la amistad con el Hijo de Dios, hacia Aquel que nos da la vida, y la vida en plenitud.”

Ocho años después, el 19 de abril del 2013, el recién nombrado papa Francisco hizo una afirmación similar: “La vocación de custodiar no sólo nos atañe a nosotros, los cristianos, sino que tiene una dimensión que antecede y que es simplemente humana, corresponde a todos. Es custodiar toda la creación, la belleza de la creación, como se nos dice en el libro del Génesis y como nos muestra san Francisco de Asís: es tener respeto por todas las criaturas de Dios y por el entorno en el que vivimos.”

Ambos papas, Benedicto y Francisco, igual que Juan Pablo II, nos han invitado repetidamente a ponernos en camino, como comunidad creyente, para cuidar la vida de la comunidad humana y de la creación. Una y otra, insisten, van de la mano. El cuidado de la creación es parte de la vocación cristiana, parte de la vocación de “custodio,” como le gusta decir a Francisco.

Por eso el cuidado del medioambiente no puede ser alimentado sólo con argumentos políticos, económicos y técnicos, por muy acertados que sean. Cuidar la creación requiere una constante renovación espiritual. La vocación de custodio de la creación, en último término, es una invitación a cuidar nuestras propias vidas, nuestra vida espiritual, nuestros “desiertos interiores.” Y aquí es donde la espiritualidad, para los creyentes, se vuelve un elemento clave en el debate medioambiental, una espiritualidad de la resistencia ante la dificultad, la incoherencia y la complejidad de los problemas y una espiritualidad del agradecimiento para seguir caminando, cuidando y celebrando el regalo de la vida.

Guías de oración y reflexión en comunidades ignacianas

Guías de oración y reflexión en comunidades ignacianas

Si la cuestión ecológica no entra en nuestra espiritualidad, en nuestra oración y en nuestras celebraciones, simplemente no entrará. El superior de los jesuitas, el P. Adolfo Nicolás, ha insistido sobre la importancia de la profundidad y el silencio en nuestra vida apostólica. El silencio, aparente pérdida de tiempo en un mundo con tantos asuntos urgentes, se torna fecundo y vital para la misión. Por ello, nos dice el P. Nicolás, no basta con “hacer silencio” además debemos “hacernos silencio.”

Parafraseando a P. Nicolás, podríamos decir: no basta con estar informados y concienciados respecto a la ecología. Es necesario, además, hacerla nuestra, hacerla parte de nuestra vida interior, parte de nuestra espiritualidad.

La vida espiritual y la vida comunitaria son dos ámbitos donde una espiritualidad “ecológica” – una espiritualidad de la resistencia y del agradecimiento – se ha de cultivar. Con esa intención el apostolado social de la Compañía de Jesús en España ha elaborado Sanar un mundo herido desde nuestras comunidades: Materiales para la reflexión y la oración en clave ecológica e ignaciana.

Organizados en cinco bloques – dos reflexiones y tres oraciones – las guías invitan a parar y redescubrir las fuentes de la espiritualidad cristiana que nutren el compromiso por la creación.

Ojalá los jesuitas y toda la familia ignaciana podamos hacer uso abundante de ellas – reflexionando, meditando y rezando juntos – para convertirnos, poco a poco, en cuidadores de la vida humana y de la creación.

Los materiales de reflexión y la oración Ignaciana pueden ver y descargar aquí.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Acuerdo de China y EEUU para reducir las emisiones de CO2: Contribución a la acción por el clima, pero se necesita mucho más

Noviembre 15, 2014
Foto de: co2now.org

Foto de: co2now.org

Paula Sendin

China y Estados Unidos (EEUU) ocupan el primer y segundo puesto en la lista de los principales países emisores de dióxido de carbono, y juntos son responsables de casi el 45% de las emisiones de CO2 que están alterando el clima. Este mes, el presidente de China, Xi Jinping, y el de Estados Unidos, Barack Obama anunciaron que van a reducir sus emisiones de CO2 para frenar el cambio climático. Expertos y ecologistas creen que pueden hacer más.

En la Cumbre de Foro de Cooperación Económica de Asia-Pacífico (APEC) en Beijing, el pasado noviembre 2014  en la que el presidente Obama realizó una visita de Estado de tres días a China, los dos líderes se comprometieron a tomar medidas ambiciosas para limitar los gases de efecto invernade. Según el comunicado de prensa emitida por la White House sobre la Declaración conjunta de Estados Unidos-China sobre el Cambio Climático:

“Estados Unidos tiene la intención de lograr alcanzar un objetivo de reducir sus emisiones entre un 26%-28% en 2015 con respecto a los niveles de 2005 y hacer todo lo posible para reducir las emisiones en 28%. China tiene la intención de seguir aumentando sus emisiones de CO2 hasta alcanzar su punto máximo en 2030 o incluso antes y tratará de aumentar hasta en un 20% la proporción de combustibles fósiles en su consumo total de energía para 2030. Ambas partes continúan trabajando para continuar con esta ambición con el tiempo.”

Esta es la primera vez que China ha establecido el objetivo de detener sus emisiones. China se comprometió también a aumentar la proporción de fuentes no contaminantes a 20%, aproximadamente el doble de la de ahora que no alcanza el 10%.

Según un artículo de la Agencia de Servicio de Noticias Inter Press, los investigadores dijeron que las emisiones de China que habría alcanzado su punto máximo en la década de 2030 de todos modos, y que un objetivo más ambicioso de 2025 podría haber sido posible.

Ambos compromisos son importantes. EEUU ha sido el mayor emisor de dióxido de carbono durante décadas. En 2012, las emisiones de Estados Unidos se situó en 6.526 millones de toneladas de CO2, según la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Además, Estados Unidos es uno de los pocos gobiernos que no han ratificado el Protocolo de Kyoto, un acuerdo internacional vinculante para reducir las emisiones. Desde 1990, la EPA publicó el Inventario de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero de Estados Unidos , un informe anual que lleva la cuenta de estas emisiones y efectos de absorción asociados con actividades humanas en todo el país.

Mientras tanto, China, clasificada como una potencia emergente, no estaba obligada a limitar las emisiones de gases de efecto invernadero, como el resto de países en desarrollo, no se le achacaba el calentamiento acumulativo. Pero su contribución al cambio climático en las dos últimas décadas ha estallado, ya que superó a EEUU como el mayor emisor de CO2 del mundo en 2006, según las Tendencias de las emisiones mundiales de CO2 recogidas en el informe de 2013 elaborado por la Agencia de Evaluación Ambiental de los Países Bajos y el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea:

En 2006, las emisiones globales de CO2 procedentes del uso de combustibles fósiles aumentó alrededor de un 2,6%, menos del incremento del 3,3% en 2005. El aumento del 2,6% se debe principalmente a un aumento del 4,5% en el consumo mundial de carbón, del que China contribuyó en más de dos tercios. Las emisiones de CO2 de China en 2006 superaron a las de los EEUU en un 8%. Esto incluye las emisiones de CO2 de los procesos industriales (producción de cemento). Con esto, China encabeza por primera vez la lista de los países emisores de CO2. En 2005, las emisiones de CO2 de China estaban todavía un 2% por debajo de las de EEUU.”

Este anuncio adjunto en respuesta al cambio climático ha atraído cerca de 7500 millones de dólares en promesas de contribuciones para el Fondo Verde para el Clima durante la 2014 Cumbre del G20 en Australia  en Brisbane, Queensland, celebrada el pasado 15 y 16 de noviembre. Anteriormente, se acordaron otros compromisos durante la Cumbre del Clima de la ONU 2014  en la sede de la ONU el pasado mes de septiembre “donde más de 70 países y 1.000 empresas apoyaron poner un precio al carbono para fomentar la inversión en un futuro bajo en carbono,” según relató en su blog Andrew Steer, presidente y CEO del Instituto de Recursos Mundiales, en su blog The Emissions Gap Roadmap.

Del 1 al 12 diciembre de 2014, se celebrará la 20ª reunión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas de 1992 sobre el Cambio Climático y la décima sesión de la Reunión de las Partes en el Protocolo de Kyoto, que tendrá lugar en Lima (Perú). Estos anuncios y acuerdos indican una nueva voluntad global para tomar acciones de manera más decisiva y trabajar juntos de manera constructiva, y elevar las esperanzas de éxito de las negociaciones en la Conferencia sobre el Cambio Climático en Lima y con el tiempo, en la Conferencia de las Partes, en París, Francia, en diciembre de 2015.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Oposición local a la minería del carbón en Jharkhand, India

Noviembre 15, 2014
Mujeres recogen carbón que su familia puede vender, en contra de un paisaje de minería de carbón en Jharkhand, al este de la India. Foto de: P Walpoe

Mujeres recogen carbón que su familia puede vender, en contra de un paisaje de minería de carbón en Jharkhand, al este de la India. Foto de: P Walpoe

Proviene de los portavoces de dos organizaciones en el Valle Karanpura: Janum Bhumi Raksha Samiti y Karanpura Bachao Samiti Sangarsh

Los residentes de Karanpura Valle en Jharkhand, India, que se unieron para alzar la voz contra un proyecto minero de carbón que amenazaba sus medios de vida y su relación tradicional con la tierra, se mostraron encantados al escuchar que el proyecto finalmente se ha cancelado.

Controlada por el Estado mediante la participación de NTPC Limited, el mayor productor de energía de la India y el arrendatario, el contrato se adjudicó a Thiess Minecs en 2010 para construir y operar una mina de carbón a cielo abierto en Pakri Barwadih, en el valle. El pasado mayo de 2014, NTPC anunció que se resolvía el contrato con Thiess debido a la falta de progreso en el sitio.

Según un informe de Bloomberg, “Thiess se adjudicó el contrato en 2010 para construir plantas de infraestructura y procesamiento de carbón antes de retirar tierra de la superficie, la minería y la carga de todo el carbón en el sitio durante un período de 22 años, de acuerdo con un comunicado en el momento. Se esperaba que la mina de Pakri Barwadih produjera más de 300 millones de toneladas métricas de carbón durante su vida. NTPC dijo en el comunicado el contrato era por 27 años. Se emitió un comunicado a Thiess el 10 de julio 2012 para pedirle que explicase por qué no se cumplió el plazo para desarrollar la mina. NTPC dijo que el valor del contrato fue de 230.000 millones de rupias (3.800 millones de dólares).”

Es fácil sentirse abrumado al enfrentarse a las grandes corporaciones, en oposición a sus actividades. El fuerte desequilibrio de poder, la fachada corporativa en el anonimato, y el poder financiero de las empresas pueden desalentar a los miembros de las comunidades locales al oponerse a las desigualdades que se derivan de las operaciones de una entidad.

“Es bueno,” dijo uno de los habitantes locales, al referirse a la cancelación del proyecto. “Hacen promesas de desarrollo, pero nadie les cree. ¿Qué desarrollo? Ellos nos dan el dinero y nos piden desaparecer. ¿A dónde?”

El Valle Karanpura es rico en carbón, lo que representa más de una cuarta parte de las reservas de la India. Como se destaca en un artículo anterior Ecojesuit, más de 100.000 hectáreas de tierra han sido asignados a las minas y de la infraestructura de apoyo. Esa tierra es también el hogar de más de 200 pueblos, incluyendo Pakri Barwadih, y engloba grandes extensiones de ricas tierras agrícolas que se enfrentarían a una degradación desastrosa si la extracción de carbón se llevase a cabo.

Amenazada por las consecuencias de la explotación de los recursos de carbón, la oposición de la comunidad al proyecto Pakri Barwadih era fuerte. Los locales afirman que los disidentes se unieron con intimidación y la violencia, y que los esfuerzos de la compañía para la compra de sus tierras estaban contaminados por la desinformación y el fracaso para abordar de forma significativa sus preocupaciones. También creen que los planes de rehabilitación propuestos eran insuficientes para cubrir la pérdida de medios de vida, especialmente para los agricultores indígenas.

Las empresas pueden rechazar algunas de estas afirmaciones, pero está claro que había una falta de compromiso de la comunidad en el proyecto, y que las protestas de la población local hicieron difícil para los contratistas hacer progresos en la mina.

La batalla no ha terminado todavía, con la posibilidad de que otra empresa pueda después entrar en el cuadro de donde Thiess ha salido. Pero las empresas harían bien en prestar atención a las lecciones de la responsabilidad social de las empresas que se desprenden de este caso, ya que no es probable que los locales cedan a los esfuerzos por expulsarles de sus tierras.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , ,

One Response to Oposición local a la minería del carbón en Jharkhand, India

  1. aurelio en Diciembre 5, 2014 en 6:12 am

    LA UNIÓN HACE LA FUERZA… Manos unidas, corazones unidos, brazos levantado nos llevan al verdadero triunfo… En nuestro mundo globalizado, tenemos que globalizar también nuestra Solidaridad… Todos unidos en la historia vamos buscando un nuevo horizonte. Arriésgate, arriésgate siempre hay un algo más…El Principio Esperanza debe ser como el Horizonte común hacia donde caminamos por distintos caminos… Das Prtinzip Hoffnung… Recuperar el sentido de lo verdaderamente humano es profundamente cristiano… El sentido profundo del ser humano está siendo vanalizado, distraído… La Esencia es el principio estructural y fundamental de toda sustantividad… Recuperemos a la <Persona Humana en todas sus dimensionalidad, en todas sus fundamentos estructurales… No nos dejemos manipular por los ídolos del Tener, del Poder, de la vana Soberbia… Como pájaros libres… De libre vuelo… Como pájaros libres… Así los quiero… Todos los días Son Navidad en la lucha por la Fe y la Justicia que ella exige… Aureee…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Cambio de mentes y corazones para un mundo sostenible: El Diálogo de Estocolmo sobre la ciencia y los valores de la sostenibilidad

Octubre 31, 2014

2014_10_31_Editorial_Photo1Red Global de Incidencia Ignaciana (GIAN)- Ecología

El Diálogo de Estocolmo se basa en la realidad de que la fragilidad del planeta Tierra y la vulnerabilidad de la humanidad se dejan ver cada vez más al descubierto a través de los problemas ambientales y sociales que desafían a nuestra generación. Los modelos de desarrollo social y económico ya no pueden permanecer indiferentes ante estas realidades.

Y la respuesta a este desafío de un mundo sostenible requiere un ajuste de cuentas práctica y una actitud de cuidado que se involucren con la complejidad de la pobreza, la degradación del medio ambiente y la calidad de vida que es bueno para todos.

El cuidado del medio ambiente es necesario, y un diálogo permanente sobre la base de esta atención está ganando terreno entre las personas que se dedican a la investigación científica y la aplicación sobre el terreno.

Al mismo tiempo, esta conversación global reconoce las desigualdades y las condiciones de vida de las personas y laborales, y pide una nueva evaluación de cómo la ciencia, la tecnología y los negocios pueden sintonizar con las necesidades del mundo.

La ciencia es crítica en el proceso de comprensión de nuestro punto de partida y debe ser parte de este diálogo permanente y la reflexión. El campo académico emergente de la sostenibilidad es una respuesta contemporánea y se define como “una capacitación interdisciplinaria enfocada a resolver problemas que trata de facilitar las intervenciones que fomentan la prosperidad compartida y la reducción de la pobreza al tiempo que protege el medio ambiente.” (Fuente: Programa de Ciencia de la Sostenibilidad, Centro de Internacional Desarrollo de la Universidad de Harvard, 2012)

Los científicos llaman este periodo el Antropoceno, donde los seres humanos constituyen una fuerza importante de cambio a escala planetaria. Hay una necesidad de unirse y formar una base común, como la ciencia por sí sola no va a proporcionar soluciones para un mundo más sostenible.

Hay un creciente reconocimiento de la necesidad de una comprensión más profunda de los valores que nos pueden servir de guía a lo largo de un proceso de transformación hacia la justicia y la curación dentro de los límites del planeta.

Este diálogo de valores con la ciencia, entre los motivados por la fe y los de la comunidad científica, reconoce el trabajo que la ciencia está haciendo, pero también hay un reconocimiento cada vez mayor y el reconocimiento de la necesidad de construir puentes con la sociedad en su conjunto, no sólo dentro de la comunidad científica, sino también en la búsqueda de un mundo más sostenible.

La necesidad de un enfoque interdisciplinario para abordar los retos ambientales y los desafíos de la pobreza y la justicia es relevante tanto para la ciencia como para la espiritualidad, lo que contribuye a un cambio global más amplio en las actitudes de mayor responsabilidad y áreas de la simplicidad de estilo de vida.

Límites planetarios, límites en el paisaje, y Objetivos de Desarrollo Sostenible

Los desafíos de hoy requieren una comprensión de nuestra nueva realidad, para los que la ciencia nos está mostrando los límites planetarios de nuestro mundo natural y físico y donde hemos superado los umbrales. Para algunos de estos umbrales, no sabemos o no podemos saber cuándo y cómo podrían ser superados, como la carga de aerosoles atmosféricos. También reconocemos los límites en el paisaje y en el que todos estamos con nuestras preocupaciones inmediatas que pueden no estar en el nivel global, pero están muy relacionados con la sostenibilidad de las personas y el medio ambiente.

Teniendo en cuenta estos límites, tenemos que estar preparados para hacer cambios mucho más profundos. Nos enfrentamos a Objetivos de Desarrollo Sostenible y los Límites Planetarios que deben integrarse con los dominios económicos, sociales y ambientales de los ejes globales. La ciencia nos ofrece los límites planetarios como una manera de definir un espacio operativo seguro para la humanidad, dentro de la cual todavía podemos tener un desarrollo muy dinámico. Las fronteras no significan el fin de desarrollo. Son los puntos de partida por el que se define un desarrollo humano y la ecología más significativa, sostenible e inclusiva.

Respuesta a través de un proceso transformador: un diálogo más amplio con valores

Los elementos iniciales de un proceso que permite la transformación necesaria en la sociedad se identifican como esperanza, cambio de mentalidad, la profundidad y la espiritualidad, y las experiencias compartidas y las relaciones con el medio ambiente.

Un mayor enfoque en valores ayudará a formar un compromiso social más amplio que está gravemente deficiente en este punto crítico y guiar nuestras acciones y decisiones dentro de estos límites planetarios. A través de la promoción y la profundización de este diálogo sobre los valores de transformación, los compromisos se refuerzan a un mundo más sostenible.

El proceso de diálogo es importante en el intercambio y la comunicación de la preocupación humana por los límites planetarios, por un cambio en el estilo de vida, y para los cambios ambientales con experiencia en el ámbito local.

Tenemos un regalo maravilloso bajo riesgo. Nuestro planeta Tierra es una creación maravillosa, asombrosa y sorprendente, un sistema vivo con su propia capacidad para regular y reaccionar a diferentes cambios. Sabemos de la belleza de nuestros continentes y océanos, y de todos los dones que la Tierra nos brinda cada día. Pero a pesar de esto, somos la primera generación que reconoce que la humanidad se ha convertido en una fuerza capaz de minar la capacidad de la Tierra a favor de nuestra prosperidad.

El ritmo y la escala de los cambios humanos a la Tierra ahora ha alcanzado una magnitud tal que hemos entrado en lo que los científicos naturales influyente define como una nueva era geológica, el Antropoceno, donde nosotros, los seres humanos, el Anthro, constituyen una fuerza importante de cambio en el escala planetaria. Estamos en el asiento del conductor del cambio.

Si mantenemos la Tierra en el espacio de operación segura de los límites planetarios, la humanidad y el mundo pueden prosperar. Pero si transgredimos esos límites, nos pondremos en una zona de peligro, donde incluso las acciones de menor importancia pueden provocar resultados catastróficos.

Hay una necesidad de respuestas de todo el mundo, desde todos los diferentes sectores y niveles de la comunidad global, a través de todos los aspectos de la vida. Y esto es lo que este diálogo responde a medida que tratamos de participar, planificar y actuar.

Dada la magnitud de los problemas a medida que alcanzamos y pasamos diferentes límites globales, hay un deseo de comunicarse con el mundo y buscar una respuesta que cambia mentes y corazones.

Para obtener más información, el folleto adjunto se puede ver o descargar aquí.

La Red Global de Incidencia Ignaciana-Ecología  coordina el Diálogo de Estocolmo en la Ciencia y Valores de la Sostenibilidad, cuyo primer paso se llevó a cabo por un grupo de trabajo en Malaybalay, Bukidnon en Mindanao, Filipinas, después de la Conferencia Internacional sobre la Tierra transformadora y la Gobernanza del Agua en mayo de 2014.

El segundo paso se persigue ahora en un encuentro con universidades jesuitas de España y científicos alemanes en Namur (Bélgica), el próximo mes de noviembre, después del cual precederán otras actividades en 2015.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Una compasión en consonancia con una excelente vida nocturna con el cielo y las estrellas: Víctor Badillo SJ, sacerdote y científico, 1930-2014

Octubre 31, 2014
El Padre Victor Badillo, preparando las observaciones celestes. Foto des: Manila Observatory Archives

El Padre Victor Badillo, preparando las observaciones celestes. Foto des: Manila Observatory Archives

El Padre Victor “Vic” Badillo, SJ murió la mañana del domingo 26 de octubre, después de largos años de servicio con amabilidad.

Yo lo conocía como el Director del Observatorio de Manila  ya que fue él quien me dio el espacio para establecer lo que se convirtió en la División de Investigación del Medio Ambiente a finales de los 80. Viví con él en comunidad cerca de seis años en el Observatorio de Manila.

Él nunca tenía prisa y se podía compartir cualquier idea con él. Una vez que lo entrevisté sobre cómo se involucró en la ciencia. Fue muy sencillo para él, creo que fue el Papa Pablo VI lo había llamado para que los hombres se dedicasen a las ciencias en el mundo moderno  y así se convirtió en un sacerdote – científico, que trabajó en la ciencia durante la semana y luego dirigió a las masas durante los fines de semana. Pero su tranquila compasión estaba allí 24/7. Era amable y sencillo en sus formas, hablando y preguntando acerca de todas las cosas en manera personal.

Como físico que estudió en la Universidad de Saint Louis en Missouri, EE.UU, regresó a Filipinas para trabajar con la ionosfera. Es más conocido como el padre de la astronomía de Filipinas como animó a muchos a disfrutar de las maravillas del cielo nocturno. Un asteroide de menor importancia entre Marte y Júpiter y a 596 kilómetros de la Tierra lleva su nombre. La Unión Astronómica Internacional nombró el asteroide 4866 Badillo en honor a los esfuerzos del Padre Badillo en la popularización de la astronomía en las Filipinas.

Tenía una excelente vida nocturna como ningún otro jesuita; la cubierta del techo estaba lleno de emoción y también de un temor lento y pesado. Observando Urano y sus lunas se elevan sobre la Sierra Madre en las primeras horas de la mañana, ¡este fue el mejor cóctel de la física y el misticismo!

Él no tenía ninguna agenda y tenía muchos experimentos a un lado. El último que recuerdo fue con las orquídeas en el tercer piso del edificio del Observatorio. Cuando queríamos plantar árboles en la tierra los vio como nuestras estrellas que nos gusta ver crecer, y así que formamos el equipo de “Alerta Verde.”

Él no era rígido sobre su deber de la ciencia. Me escribió cuando los primeros hijos se graduaron de la escuela primaria de las tierras altas en Bendum, muy lejos de su experiencia y de la vida diaria. Él vio esto como su propio apostolado de domingo. Escribió de nuevo una carta tipo cuando mi madre murió, como lo hizo por muchos otros, siempre reflexivas.

Inició un nuevo apostolado entero en 2010 con un blog llamado pedrocalungsod desde su silla de ruedas y junto a la cama donde compartió sus homilías y sus oraciones. Compartió muchos diálogos internacionales, dando la amplitud de puntos de vista y la profundidad o la reflexión.

Miré de nuevo en sus últimos tres artículos sobre el Islam. Su última homilía fue hace cinco domingos. Él lo llamó la “extravagancia de Dios,” cómo Dios nos paga un salario diario que no merecemos. El final de su mensaje es una humilde reflexión sobre su propia vida: “¿Qué podemos hacer para agradar a Dios? Nada, excepto para extender su generosidad y sentir por nuestro celo por las almas. Dios no pide grandes hazañas, sólo deseos y la ofrenda de nuestros dolores, sufrimientos y oraciones”.

#34

Científicos jesuitas en el Observatorio de Manila en la década de los 60, de izquierda a derecho , el Padre Sergio Su, el Padre Carlos Orozco , el Padre Richard Miller , el Padre Ángel Hidalgo, Hermano Faustino Refuerzo , el Padre Víctor Badillo, y el Padre Bernard Doucette

Echaremos de menos su tranquila bienvenida y palabras de aliento. Desde sus primeros años en la escuela en Batangas durante la guerra de los largos años en Manila, estoy seguro de que el Ateneo de Manila University y el Observatorio de Manila compartirán grandes recuerdos, y este hombre sereno y cariñoso seguirá sorprendiéndome.

La oración de la comunión también dice algo hermoso para Vic como científico: Después de haber recibido el sacramento de la salvación imploramos tu misericordia, o Dios, para Víctor tu siervo y sacerdote que a medida que lo hizo mayordomo de sus misterios en la tierra, quizás puedas reunirte con él para nutrirnos de su verdad y de la realidad tal como dio a conocer en el cielo.

Cuando nos fijamos en el cielo esta noche, encontrar una ruptura en las nubes que lo recuerde.

Esta es la homilía que Pedro Walpole, SJ entregado durante la misa de vigilia el 27 de octubre de 2014 para el Padre Víctor Badillo quien murió el 26 de octubre de 2014. Padre Vic tenía 84 años. Entró en la Compañía el 15 de junio de 1949, y fue ordenado sacerdote el 10 de junio 1965. A excepción de algunas revisiones, este texto se reproduce en Jesuitas de Filipinas.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , ,

3 Responses to Una compasión en consonancia con una excelente vida nocturna con el cielo y las estrellas: Víctor Badillo SJ, sacerdote y científico, 1930-2014

  1. Michael Brian Bocalbos en Noviembre 8, 2014 en 6:37 am

    I cannot get enough of this man’s life! I read and keep on reading re-reading Fr. Walpole’s homily like a broken record and get deeper and newer insights as I go. AMDG.

  2. Aurelio Vera Vera s.j. en Noviembre 8, 2014 en 5:35 am

    Thanks a lot Fr Victor Badillo…
    Como pájaro libre…
    De libre vuelo…
    Como pájaro libre…
    Así te querremos…
    Peace and love…

  3. Aurelio Vera Vera s.j. en Noviembre 8, 2014 en 5:33 am

    Thanks a lot Fr. Baillo from Ecuador. You looks like infinito star…
    Como pájro libre…
    De libre vuelo…
    Como pájaro libre…
    Así Te queremos…
    To be or not to be,
    Tahat is the question…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Quinto Informe de Evaluación del IPCC: El cambio climático amenaza con impactos irreversibles pero nuestra voluntad puede cambiar sus efectos

Octubre 31, 2014

2014_10_31_N&E_Photo1El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha publicado recientemente el Quinto Informe de Evaluación o AR5, la evaluación del cambio climático más completa jamás realizada, producida por más de 800 científicos y publicadas en los últimos 13 meses.

Según la nota del IPCC publicada el pasado 31 de octubre, entre las prioridades del Informe de síntesis sobre el cambio climático 2014   es que “la influencia humana en el sistema climático es clara y va en aumento, y sus impactos se observan en todos los continentes. Si no se le pone freno, el cambio climático hará que aumente la probabilidad de impactos graves, generalizados e irreversibles en las personas y los ecosistemas. Sin embargo, existen opciones para la adaptación al cambio climático, y con actividades de mitigación rigurosas se puede conseguir que los impactos del cambio climático permanezcan en un nivel controlable.”

2014_10_31_N&E_Photo2El Informe de síntesis confirma que el calentamiento del sistema climático es inequívoco y que las emisiones de gases de efecto invernadero y otros impulsores antropógenos han sido la causa dominante del calentamiento observado desde mediados del siglo XX. El informe también sostiene con claridad que muchos riesgos son particularmente problemáticos para los países menos adelantados y las comunidades vulnerables, dada su limitada capacidad para afrontarlos. Muchas de las personas más vulnerables al cambio climático apenas han contribuido y contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero.

Si bien la adaptación puede contribuir decisivamente a disminuir estos riesgos y al tiempo que es importante porque puede integrarse en la senda del desarrollo, la adaptación por sí sola no es suficiente. La reducciones de forma sustancial y sostenida de las emisiones de gases de efecto invernadero limita los riesgos del cambio climático. La mitigación reduce la tasa y la magnitud del calentamiento y también dilata el tiempo de que disponemos para la adaptación.

2014_10_31_N&E_Photo3R.K. Pachauri, Presidente del IPCC afirmó que “la base científica que avala la priorización de la acción respecto del cambio climático es más clara que nunca. No nos queda mucho tiempo antes de que la ventana de la oportunidad de permanecer en el margen de los 2 grados C de calentamiento se cierre. Para tener buenas posibilidades de permanecer por debajo de los 2 grados C a costos razonables, deberíamos reducir las emisiones entre un 40 y un 70 por ciento a nivel mundial entre 2010 y 2050, y disminuirlas hasta un nivel nulo o negativo en 2100. Tenemos la oportunidad, y la elección está en nuestras manos.”

“Tenemos los medios para limitar el cambio climático. Las soluciones son muchas y permiten el continuo desarrollo económico y humano. Todo lo que necesitamos es voluntad de cambio, y confiamos en que esa voluntad esté motivada por el conocimiento y la comprensión de la ciencia del cambio climático. No será posible afrontar el cambio climático si los distintos agentes anteponen sus propios intereses de forma independiente; solo se alcanzarán resultados positivos con respuestas colectivas, en particular de la cooperación internacional.”

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , , ,

One Response to Quinto Informe de Evaluación del IPCC: El cambio climático amenaza con impactos irreversibles pero nuestra voluntad puede cambiar sus efectos

  1. Aurelio Vera Vera s.j. en Noviembre 8, 2014 en 5:53 am

    Hola, mis lindos amigos científicos. “La fe sin la ciencia está coja. Y, la ciencia sin la Fe està ciega. Dios no juega a los dados… Yo no temo la bomba atómica, lo que temo es la exposión del mal en el corazón del ser humano… La Pobreza es peor que la bomba atómica…” (Albert Einstein) Barum nigth?
    “Pedir conocimiento interno de tanto bien recibio, para que enteramente reconocíendolo podamos en todo amar y servir a Dios nuestro Señor…” (San Igancio de LOyola…)
    Sin una revolución Espiritual no detendremos el envenenamiento de nuestro querido Universo…
    Nuestra solidaridad concreta con nuestros seres más vulnerables y, desde ellas/os seguir construyendo un mundo nuevo… Sí Es Posible… Saludos, Aurelio…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fortalecimiento de la capacidad de liderazgo de los jóvenes en la acción ambiental y social en Huamanga y Jaén (Perú)

Octubre 31, 2014

2014_10_31_P&P_Photo1María Jesús

Líderes juveniles de Huamanga y Jaén para el medio ambiente, áreas con los mayores niveles de pobreza y desigualdad en el Perú, participan de un emocionante proyecto, que ya cumple tres años, y que tiene como objetivo reforzar su conocimiento y habilidades en cuestiones medioambientales.

El proyecto se puso en marcha el pasado julio de 2014 en la Casa Matteo Ricci SJ en Huamanga, Ayacucho y está patrocinado por el Instituto Bartolomé de las Casasy el Centro Loyola de Ayacucho.

El proyecto busca identificar y desarrollar líderes jóvenes que puedan contribuir a la solución de los problemas ambientales, trabajar con la sociedad civil, y asumir nuevos roles de liderazgo desde una perspectiva intercultural. Hay tres líneas de intervención: 1) el desarrollo de propuestas de acción que den respuestas a las preocupaciones ambientales, 2) el fortalecimiento de la capacidad de liderazgo de jóvenes para que puedan poner en práctica las propuestas de acción, y 3) el desarrollo de la acción propuesta por la sociedad civil (cuyos jóvenes sean reconocidos como un grupo y conozcan las agendas de la sociedad civil local) aumentado el grado de sensibilización.

Cincuenta hombres y mujeres jóvenes de diferentes organizaciones estarán involucradas, y procedentes de diferentes campos como la antropología, la biología, trabajo social, derecho, administración, agronomía, ingeniería y medio ambiente. Se han contactado jóvenes desde Huamanga y Jaén para averiguar qué se dice acerca de las organizaciones, la política, el medio ambiente, la juventud, sus líderes, a quiénes admiran, entre otros temas .

Este proyecto proporcionará ideas y perspectivas que utilizan tres enfoques: la juventud, la interculturalidad, y medio ambiente, y explorar cómo éstas pueden contribuir al desarrollo de habilidades funcionales para los jóvenes en el desarrollo de respuestas a sus inquietudes sobre el medio ambiente. Claudia Chiappe y Pluvia Astete del Instituto Bartolomé de las Casas ha explicado que el proyecto llevará a cabo talleres que permitirán a los participantes comprender los problemas ambientales con el fin de construir un diálogo con las partes interesadas y desarrollar planes de promoción conjunta con las autoridades locales.

El director regional de Recursos Naturales y Gestión del Medio Ambiente, el Sr. Mendoza Gonzales, y el representante de la Comisión Ambiental Regional de Ayacucho, el Sr. Núñez Espinoza, estuvieron presentes durante el lanzamiento del proyecto y destacaron el trabajo de sus instituciones en la promoción del trabajo de los jóvenes en las cuestiones ambientales, al tiempo que insistieron en la necesidad de una mayor colaboración.

Sr. Edison Barzola Gómez, coordinador del proyecto en Ayacucho, destacó que el objetivo del proyecto es ayudar a los líderes jóvenes en la contribución a una respuesta a los problemas ambientales en sus comunidades, trabajando en estrecha colaboración con la sociedad civil y asumir nuevos roles de liderazgo .

Las actividades iniciales van por buen camino, con el liderazgo de los jóvenes de Huamanga (Ayacucho) con la esperanza de colaborar con la comunidad para responder a las preocupaciones ambientales en las inmediaciones. La participación hasta ahora ha sido impresionante y el compromiso mostrado nos da la esperanza de un futuro en el que la ciudad y sus distritos pueden gestionar su entorno de vida de manera sostenible y con una amplia participación de los jóvenes y otros grupos de interés.

María Jesús es el coordinadora de comunicaciones en el Centro Loyola de Ayacucho.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , ,

One Response to Fortalecimiento de la capacidad de liderazgo de los jóvenes en la acción ambiental y social en Huamanga y Jaén (Perú)

  1. Aurelio Vera Vera s.j. en Noviembre 8, 2014 en 6:10 am

    Hola Jóvenes. Ánimo y perseverancia en la lucha por el medio ambiente, por todo nuestro contexto. Todos somos responsables de una vida con dignidad, de calidad y calidez. ¿Qué podemos hacer por nuestra América India- Latina…?
    La Tierra (Pacha Mama) es nuestra Vida y nuestra Libertad…
    Las peersonas sin Tierra somos como troncos tirados a la orilla del camino.
    Vienen los viajeros por la noche, la estropean y se van.
    Vienen los blancos flacos mestizo, la desangran, dejando detrás de sí los Desierttos cansados. La asesinan y sw van… ¿Quién tiene derecho de vender a su Madre…? ¿Quién tiene derecho de vender a su Hermana? La Pacha Mama es nuestra Vida y nuestra Libertad. La Lucha continúa… TUKUIKUNA JATARICHIK… Levantémonos Todos… Yupaicahini, gracias… Aurelio…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recursos, conflictos, y desafíos en las comunidades étnicas de Myanmar

Septiembre 30, 2014
Los bosques, las tierras productivas y los recursos, pero las comunidades necesitan oportunidades para procesar interrelaciones debido a presiones tales como el conflicto de las presas y la reubicación de personas en el Estado Shan, al noreste de Myanmar. Foto des: P Walpole

Los bosques, las tierras productivas y los recursos, pero las comunidades necesitan oportunidades para procesar interrelaciones debido a presiones tales como el conflicto de las presas y la reubicación de personas en el Estado Shan, al noreste de Myanmar. Foto des: P Walpole

Than Naing Lin and Zaw Goan

Myanmar es un país multiétnico con ocho grandes comunidades: la Bamar (o Burman), Chin, Kachin, Kayah o Karenni, Karen o Kayin, Mon, Rakhine o de Arakan, y Shan. Hay muchas preocupaciones de estas comunidades enfretadas, pero recalcamos sus luchas para asegurar su identidad y cultura en una sociedad dominada por el Bamar, la extracción y explotación de recursos naturales en sus áreas, y el impacto del abuso de drogas, la trata de personas, y los desplazados internos, resultantes del conflicto entre el gobierno y los grupos étnicos.

El censo de 1983 reconoce oficialmente la existencia de 135 grupos étnicos diferentes, pero todavía hay algunos otros grupos étnicos menores no incluidos en la lista oficial. La diversidad de la nación es visible en la cultura particular y la lengua de cada comunidad étnica. El país comparte sus fronteras con China, India, Tailandia, Laos y Bangladesh, algunas de las comunidades de Myanmar se encuentran también en los países vecinos.

Las luchas alrededor de la identidad y la cultura

En las últimas décadas, los grupos étnicos están luchando para asegurar su identidad y cultura. El 2014 Censo de Población y Vivienda de Myanmar se completó recientemente, con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas y los resultados provisionales publicado el pasado 30 de agosto de 2014, el primer conteo a nivel nacional desde 1983. El censo de 2014 mostró que la población estimada de Myanmar es 51,4 millones, de los cuales el Bamar constituyen el 60 por ciento y el resto de los grupos étnicos representan el 40 por ciento. Desde un punto de vista estadístico, el Bamar son el grupo dominante en Myanmar.

Sin embargo, los Rohingya del estado de Rakhine y Kachin partes del Estado no fueron contabilizados debido a conflictos, por lo que la población puede ser incluso mayor. En un artículo el pasado 22 de agosto 2014 en el Myanmar Times, se informó de que el 47-miembro del equipo del Censo Misión de Observación advirtió  que la omisión de los Rohingya de la cuenta podría dejar huecos significativos en los datos sobre el grupo marginado y que la exclusión de la población Rohingya/Bengalí de la enumeración plantea serios problemas metodológicos. El equipo informó que “la subestimación resultante no sólo tendrá un impacto negativo en los resultados del censo a nivel estatal y de la región, sino también a nivel nacional, si la población que falta no se incluye, en base al cómputo correcto.”

El Bamar, Mon, Shan y Rakhine viven principalmente en las tierras bajas y los valles, mientras que el Chin y Kachin viven en las zonas de colinas y dependen principalmente de la agricultura migratoria. Antes de la época colonial británica, ya había tensiones y guerras entre las comunidades de las llanuras y las zonas montañosas. Pero a pesar de las guerras por el territorio, hubo intercambios culturales y comerciales entre las comunidades a lo largo de los siglos. (Fuente: Ethnic Groups in Burma: Development, Democracy and Human Rights por M Smith, A Allsebrook, y A Sharman, 1994)

Una de las causas del conflicto es el esfuerzo por imponer una raza única, cultura, religión e idioma en todo el país. Dr Lian H Sakhong del Centro de Estudios Étnicos Birmania ha comentado esta política de “Burmanisation” en el documento de análisis no 1 de enero 2012 titulado “La dinámica sesenta años de conflicto armado étnico en Birmania.” Dr Sakhong compartió que “la crisis constitucional y las implicaciones del proceso de construcción de la nación con la noción de una religión, una lengua y una identidad étnica son las causas fundamentales de los conflictos internos y la guerra civil en Birmania.”

La política de Burmanisation aparece en varias formas. En 1960, U Nu, primer ministro hasta 1962, declaró el budismo como la religión del Estado. A pesar de que tuvo poco impacto a la mayoría cristiana en el Chin, Kachin, y Karen Unidos, el gobierno continúa haciendo cumplir su política a través de diferentes medios. (Fuente: Burma: Prospects for a Democratic Future por R Rotberg [editor], 1998)

El artículo 354 de la Constitución de la República de la Unión de Myanmar 2008 garantiza la libertad de religión, pero en realidad, esta libertad es desafiado todo en las zonas étnicas. La discriminación contra las minorías religiosas se ve en normas tales como la necesidad de un permiso especial a través de un complejo procedimiento requerido para mantener celebraciones en la iglesia y la construcción de templos. Hay denuncias de violencia contra los cristianos en el estado de Chin. Más recientemente, los musulmanes de Rakhine se enfrentan a restricciones estatales de las autoridades en la realización de sus prácticas religiosas diarias. (Fuente: Burma or Myanmar? The Struggle for National Identity por L Dittmer [editor], 2010)

En 1962, el general Ne Win impuso birmano como lengua nacional. Birmano, que se deriva de Pali, se utiliza como lengua oficial en Myanmar, aunque la literatura Mon, Shan, y Rakhine se desarrolló al mismo tiempo que la literatura Bamar. En la actualidad, las comunidades étnicas siguen luchando por el espacio en los medios de comunicación. Tienen libros, revistas y periódicos, canciones y películas producidas en su propio idioma y hablan su propio dialecto. Muchos de sus mayores no hablan birmano.

Hasta 1982, las lenguas étnicas se enseñaban en las escuelas del gobierno. Sin embargo, por alguna razón desconocida, se eliminaron los estudios de idiomas no Bamar del currículum de la escuela estatal. Pero los líderes étnicos por su cuenta encontrar formas de desarrollar su literatura. El pasado marzo de 2013, el Myanmar Times informaron que el gobierno y los líderes étnicos están tratando de poner idiomas étnicos en el currículo escolar, una vez más.

2014_09_30_Editorial_Photo2La guerra civil más larga

Myanmar ha experimentado la guerra civil más larga de la historia. Su razón principal es la sensación entre las comunidades étnicas que no se dan los mismos derechos y la autonomía necesarias para preservar su cultura. Desde el momento de la independencia en 1948, la cultura y la literatura birmana fueron constantemente promovidos y priorizados por el gobierno. (Fuente: The State and Ethnic Politics in Southeast Asia por D Brown, 2004)

Algunos autores sostienen que su nacionalismo tenaz ignora los derechos étnicos, las tradiciones y la cultura y que ésto ha llevado a la mayor parte de los problemas en el país. Agregan que los líderes étnicos se han sentido marginados y discriminados por el gobierno central, y han tomado las armas contra el gobierno. La lucha armada entre el gobierno militar y las etnias no Bamar en las áreas no Bamar es causada, entre otros, por este sentimiento. El Instituto de Estudios de Paz y Conflicto (IPCS), en su documento informativo 221 de junio 2013 por CS Kuppuswam, titulado Desafiando el proceso de reconciliación: División y los conflictos étnicos de Myanmar, informó que la fuerza de los rebeldes armados de todos los grupos étnicos se estima en 45.000.

El gobierno colonial británico quiso dar la independencia por separado a la tierra de Bamar y las comunidades étnicas y argumentó que los Bamar y las crecientes etnias son muy diferentes y que el régimen británico que gobernaba con diferentes sistemas. Sin embargo, el general Aung San se esforzó por conseguir la independencia y el 12 de febrero de 1947 y la Asamblea Panglong del Chin, Kachin, Shan y los dirigentes llegaron a un acuerdo para conseguir la independencia juntos. El 19 de julio de 1947, Aung Sang fue asesinado. Después de la independencia, los gobiernos posteriores ignoraron el Acuerdo Panglong.

Extracción y desarollo de los recursos naturales y minerales

Myanmar está dotada de variados recursos naturales y minerales cuya extracción y desarrollo crea conflictos étnicos. En el Informe Especial 131 del IPCS agosto 2012 por Medha Chaturvedi titulado Divide étnico de Myanmar: La Lucha Paralela, se mencionó que las comunidades étnicas no Bamar viven en las zonas montañosas y ocupan el 60 por ciento de la tierra donde se encuentran la mayoría de los recursos naturales como la teca, otras maderas duras, y minerales como el petróleo, gas, oro y jade.

De acuerdo con la primera edición de la Economic Monitor Myanmar que el Banco Mundial publicó en noviembre 2013, el 70 por ciento de las exportaciones nacionales, o alrededor del 10 por ciento del Producto Interno Bruto de Myanmar en 2012-2013 provenían de gas, petróleo, carbón, jade, gemas, metales y madera. Se estima que solo la exportación de gas natural alcanza los 3.600 millones de dólares americanos.

Gobierno se compromete la mayor extracción de estos recursos, pero los estados étnicos están poco desarrollado en comparación con las regiones étnicas de los Bamar. Por ejemplo, la gente local que vive cerca de una hidro-presa no reciben electricidad y las personas cercanas a los proyectos del gobierno se ven obligados a abandonar sus pueblos y vender sus tierras para una compensación mínima, de acuerdo con el informe elaborado por Burma News International, puesto en marcha el pasado octubre de 2013. El informe, Economía de la Paz y los Conflictos, se puede ver y descargar en Myanmar Peace Monitor.

El gobierno usa el ejército para hacerse cargo de la tierra en estas áreas de recursos. Por ejemplo, el proyecto de inversión del gasoducto de Yadana que comenzó a principios de 1990 para el transporte de gas a través de un oleoducto que va desde desde el mar de Andamán hasta Tailandia es uno de los proyectos de desarrollo de gas natural más controvertidos del mundo. Se han informado graves denuncias de violaciones de derechos humanos cometidas por las fuerzas de seguridad y el Ejército Nacional se ha informado y elevado a las Naciones Unidas y la Organización Internacional del Trabajo. Hubo informes de que las comunidades fueron dispersadas por una masiva presencia del Ejército Nacional durante la construcción del gasoducto.

Igualmente en el estado de Kachin, en los gasoductos y oleoductos gemelos que cruzan Yunnan, China se encuentra a lo largo de la ruta donde hay intensos combates entre las fuerzas armadas de Myanmar y el Ejército para la Independencia Kachin (KIA) y donde los refugiados están atrapados en el medio. La zona también está llena de piedras preciosas y en los últimos años, la mayoría de los enfrentamientos armados se produjeron alrededor de las áreas donde se llevan a cabo la extracción de los recursos naturales y los mega proyectos hidroeléctricos. La tala masiva e insostenible de la madera, la falta de gestión han dado lugar a la degradación del medio ambiente.

Grupos y activistas ambientales protestaron por la construcción del proyecto masivo de la represa china con una potencia de 3.600 MW en Myitsone, que es la fuente del río Irrawaddy. Las preocupaciones se centraron en el daño irrevocable al río y el paisaje circundante, con beneficios que correspondan sólo a China y no a la población local. El Presidente Thein Sein suspendió el proyecto en septiembre de 2011, pero la suspensión depende de su mandato como presidente, hasta el año 2015.

Drogas

En 1996, Myanmar fue considerado el mayor productor de opio, que se estima en 250 toneladas métricas de goma de opio. En la actualidad, Myanmar es el segundo país productor de opio más grande del mundo y tiene el 25 por ciento de la producción mundial. (Fuente: The International Drugs Trade por G Arnold, 2005)

Los agricultores locales y el acceso a la tecnología agrícola, el estado de Shan, al noreste de Myanmar. Foto des: P Walpole

Los agricultores locales y el acceso a la tecnología agrícola, el estado de Shan, al noreste de Myanmar. Foto des: P Walpole

La mayoría de los medicamentos se comercializan en el mercado mundial, pasando por China y Laos a través del Triángulo de Oro, antes de continuar a Tailandia y otros países del sudeste asiático y de llegar al resto del mundo. El opio se produce principalmente en el Estado de Shan.

De acuerdo con la encuesta de 2013 de Opio del sudeste asiático de la ONU contra la Droga y el Delito, la plantación de opio y la producción aumentó en los últimos años. Tanto el gobierno como parte de los grupos armados étnicos están involucrados en la industria del opio. El ejército del gobierno afirma la no participación, pero los habitantes locales están diciendo lo contrario. La Campaña de Birmania en el Reino Unido informa que los acuerdos de alto el fuego del ejército de Myanmar con el Wa, Kokang, y algunos otros ejércitos étnicos permiten el cultivo y el comercio del opio sin interferencias y ayudar a los ejércitos a proveerse de armas. Esto también se atribuye al fuerte aumento de la producción de heroína y el contrabando de Birmania, el aumento global del consumo de heroína y la adicción, junto con la fabricación a gran escala de metanfetaminas.

La producción de opio es una actividad rentable, pero el impacto en la población local, especialmente en los jóvenes, es devastador. Medicamentos a precios asequibles son fáciles de conseguir y hay muchos usuarios de drogas entre los jóvenes en las zonas de minorías étnicas.

Algunos grupos étnicos armados han tomado una posición firme contra la producción y el consumo de drogas. En 1991, el líder de Kachin en ese momento, Brang Seng, anunció que no opio se cultiva en su área y tomó medidas enérgicas contra los agricultores que violen la prohibición (Fuente: Burma: Prospects for a Democratic Future por R Rotberg [editor], 1998). Estas acciones tuvieron algunos impactos positivos, pero no pudieron detener toda la producción de drogas.

En la publicación Descifrando Proceso de Paz de Myanmar: Una guía de referencia 2014 por las Noticias de Internacional de Birmania, explica que el gobierno no estaba dispuesto a abordar el problema de las drogas, ya que no quieren trastocar las Fuerzas de guardia de fronteras (BGF) y las Fuerzas de milicia popular que se sostienen a sí mismos en esta fuente de ingresos.

La producción de drogas no se detendrá a menos que exista la paz, la estabilidad y el desarrollo económico de los estados y regiones, y esto tiene que ser hecho por el gobierno, las fuerzas armadas y los grupos de la sociedad civil en conjunto.

Entorno productivo, de desarrollo, y de la electricidad, pero muchos de paz y justicia social, preocupaciones deben ser procesados, estado de Shan en el noreste de Myanmar. Foto des: P Walpole

Entorno productivo, de desarrollo, y de la electricidad, pero muchos de paz y justicia social, preocupaciones deben ser procesados, estado de Shan en el noreste de Myanmar. Foto des: P Walpole

La trata de personas

La trata de personas es un problema significativo en Myanmar, en particular en las zonas de minorías étnicas. Las víctimas se envían para el trabajo forzoso y de sexo comercial. A causa de las guerras civiles y la pobreza, muchas personas van al extranjero con la esperanza de conseguir un mejor empleo y muchos terminan siendo obligados a realizar trabajos forzados o la prostitución.

Es sabido que las mujeres son traficadas a China, Malasia y Tailandia también para el matrimonio forzado, para el comercio sexual y el trabajo forzado. En 2013, el Departamento de Bienestar Social recibió 214 víctimas repatriadas – 110 de Tailandia y 104 en China.

El informe de 2014 sobre trata de personas por el Departamento de Estado de Estados Unidos declaró que el gobierno de Myanmar informó la investigación de 100 casos de trata de personas, y la persecución y condena de 183 delincuentes en 2013, en comparación con 120 investigaciones y 215 enjuiciamientos y condenas en 2012.

Pero estos esfuerzos para prevenir la trata de personas no son suficientes. Myanmar no es sólo un país de origen, pero también es conocido como un punto de tránsito para las víctimas de trata desde Bangladesh a Malasia, China a Tailandia, y más allá. Myanmar se colocó en el nivel 3 por el Departamento de Estado de Estados Unidos en 2011, el rango más bajo que indica que el país no cumple plenamente con las normas mínimas y no son haciendo avances en la prevención y la represión de la trata de personas.

Desplazados internos

En los últimos años, Myanmar se ha encontrado con graves conflictos armados y la violencia entre comunidades. La mayoría de los grupos étnicos armados tenían una tregua con el gobierno. El KIA firmó un acuerdo de alto el fuego con el gobierno en 1994, pero se rompió el 9 de junio de 2011. Dos razones principales se señalan en la reanudación de los combates en el estado de Kachin. En primer lugar, el gobierno exigió que el KIA transformar su ejército a BGF. En segundo lugar, el Gobierno quiere controlar proyectos de energía hidroeléctrica y los recursos naturales en el estado. La lucha reciente obligó a más de 100.000 personas Kachin a trasladarse a campamentos de desplazados internos en el noreste de Myanmar.

En junio de 2012, la tensión éntrelas etnias musulmanas y budistas de Rakhine dio lugar a la violencia y el desplazamiento de 100.000 civiles, en su mayoría musulmanes. De acuerdo con estadísticas dadas a conocer en 2012, se estima que 400.000 personas fueron desplazadas internamente en el sureste de Myanmar debido al conflicto y cerca de 142.000 refugiados pertenecientes a minorías étnicas también están viviendo en los campamentos de refugiados de la frontera entre Tailandia y Birmania. Esto se presenta en el informe Acceso denegado: Derechos sobre la tierra y los conflictos étnicos por el Instituto Transnacional y Centro Birmano en los Países Bajos.

El tema del desplazamiento tiene dos causas principales – terrenos controlados para la extracción y conflictos de recursos. Estos están interrelacionados y deben abordarse conjuntamente. Algunos estudios se centran en el número de desplazados internos, pero más esfuerzo tiene que ser hecho para comprender las causas de los desplazamientos y las formas de lidiar con el problema. Los refugiados tienen que ser devueltos desde el extranjero y los desplazados internos tienen que ser ayudados a regresar a sus aldeas. Esta es una tarea enorme, pero la paz con justicia exige que esto se haga pronto.

Comunidades de acompañamiento hacia la paz con justicia

Este trabajo es un intento de analizar la situación actual de las comunidades étnicas de Myanmar. Ellos se están encontrando en los conflictos y se perciben como un obstáculo en la construcción de un país unido. Los persistentes conflictos entre el gobierno y los grupos armados étnicos reflejan los problemas actuales en el país.

En el lado étnico, los líderes están exigiendo un diálogo político inclusivo con el gobierno, pero ninguna de las partes ha mostrado interés en la participación de grupos civiles en la búsqueda de una solución. En el pasado, la sociedad civil no jugó ningún papel en el proceso político, pero hoy hay algo de esperanza.

Las iglesias también están tomando algunas iniciativas tales como cuando los obispos de Kachin Estado hizo un fuerte alegato a favor de la paz con justicia en agosto de 2014. Grupos de la sociedad religiosa y civil tienen que aceptar el reto de trabajar por la paz y la justicia para todas las comunidades étnicas de Myanmar. Con esto en vista, existe una urgente necesidad de mirar más allá de los conflictos armados, sino también sus causas y las posibles soluciones que pueden tomar todas las comunidades hacia la paz con justicia.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Agenda de Acción para el Desarrollo post-2015: CVX en la 65 Conferencia UNDPI/ONG de 2014

Septiembre 30, 2014

2014_09_30_Reflection_Photo1Ann Marie Brennan

Con la juventud como parte integral del desarrollo, dos jóvenes leyeron las 13 páginas de la Declaración Final de la 65ª Conferencia Anual del Departamento de Información Pública (DIP) de las Naciones Unidas/ONGs  con el tema “2015 y más allá: nuestra Agenda de Acción,” que fue una síntesis de las presentaciones y debates de la sociedad civil para hacer frente a las necesidades urgentes de las personas – y nuestro medio ambiente – en todo el mundo.

La declaración se refiere concretamente a los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) que serían la prolongación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Aunque no se hayan alcanzado los ODM, en general se cree que éstos han servido como una muy buena herramienta de movilización que han promovido avances positivos sustanciales. Se espera que los ODS lograrán todavía más, que motiven a los gobiernos y la sociedad civil para abordar y resolver los problemas apremiantes que enfrenta nuestro mundo, en particular la erradicación de la pobreza y el logro de la sostenibilidad ambiental.

Esta presentación tuvo lugar el tercer y último día de la conferencia que se celebró en la sede de la ONU en Nueva York, EE.UU. del 27-29 de agosto, 2014.

Cada uno de los tres días se celebraron varias mesas redondas, así como una gran cantidad de talleres, la variedad y el número de los cuales hacen un poco difícil la clasificación, pero esta misma cantidad y variedad habla del firme compromiso, y la compasión, de tantas personas que desean firmemente que nuestro mundo sea un lugar mejor para los demás. Más de 2.000 personas asistieron a esta conferencia de la ONU, incluyendo 120 representantes de los estados miembros. También hubo 3,6 millones de presencias (“hits”) en las redes sociales, lo que demuestra el notable interés en todo el mundo por seguir la conferencia.

La Comunidad Mundial de Vida Cristiana (CVX) co-organizo dos talleres, uno en Soluciones Emergentes para el impacto de aumento de las aguas que afectan a la infraestructura de las ciudades a nivel mundial debido al cambio climático y el otro sobre Las organizaciones no gubernamentales y los líderes indígenas como grupos especialmente interesados en partenariados para la elaborar agendas post-2015.

Nicholas Kim, oceanógrafo y miembro de las CVX intervino en el primer taller. Él utiliza modelos matemáticos para ilustrar y predecir los aumentos en los niveles del mar debido al calentamiento global y el impacto en las zonas urbanas como la ciudad de Nueva York, que ha llevado a la construcción de muros de contención en los cuatro ríos alrededor de Manhattan. Los otros oradores fueron arquitectos, un ingeniero, y profesores del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia. Los panelistas expresaron su preocupación sobre cómo el bombeo de agua potable y de petróleo en aguas cercanas ha causado el hundimiento de tierras de baja altitud. Compartieron los planes diseñados para proyectos en áreas que experimentan inundaciones frecuentes como Nueva Orleans, EE.UU.; Jiaxing, China; e incluso Silicon Valley en California, donde se encuentran empresas como Google y Facebook. Sus diseños incorporan sistemas integrales de infraestructura: zonas abiertas, pantanos, canales, zonas elevadas, rediseño de calles, viviendas elevada, ovejas en vez de cortadoras de césped, zonas que recogen el agua de lluvia, y más áreas recreativas, entre otras sugerencias. Estas soluciones promueven viviendas para los pobres, seguridad pública, ambientes saludables, pero pueden ser costosos y requieren políticas públicas y financiamiento tanto del sector público como privado.

El segundo taller resultó ser una presentación muy animada con jóvenes, portavoces entusiastas en el uso de redes empresariales, ONGs y los gobiernos para crear oportunidades para las tribus indígenas, los jóvenes, las mujeres en África, y los niños con enfermedades del corazón. Sachem Hawk Storm de la Schaghticoke Indian Tribe  de Connecticut y también representante en la UN/ONG de la Tribal Link Foundation, compartió los desafíos y las esperanzas de su tribu en los EE.UU. Dijo que muchos de los problemas de los indígenas incluyen la pobreza, la destrucción de sus hogares, el medio ambiente, y el alcoholismo. Sachem Hwak cree que estos problemas se producen porque las personas no aceptan lo que son. Jennifer Kushell  fundó una empresa llamada Tu Éxito Ahora (Your Success Now) que se ha extendido a nivel mundial creando “un espacio de puestos de trabajo, pasantías, voluntariado, consultoría y franquicias” para los jóvenes. Noha Misra trabaja para Solar Sister, una empresa que se esfuerza “para erradicar la pobreza mediante el empoderamiento de las mujeres ofreciendo oportunidades económicas, proporcionando tecnología de cocción solar y limpia, con una red de ventas directas deliberadamente centrada en la mujer que quiere llevar la luz, la esperanza y la igualdad de oportunidades a las comunidades más remotas en el África rural.” El valor de un taller como éste se demostró cuando un participante señaló la posibilidad para la comunidad de Sachem Hawk Storm de apoyar su cultura indígena mediante la creación de redes de forma creativa con organizaciones como las representadas en el panel. La respuesta de Sachem fue: “¡Yo estaba pensando exactamente lo mismo!”

Otro taller sobre Valores Éticos y Espirituales y los Objetivos de Desarrollo Sostenible abogó por una dimensión espiritual para los ODS. Un riesgo de los ODS es que hay que definir dónde se incluye a las personas en el proceso de desarrollo y para quién es este desarrollo. El profesor Vasisth identificó la necesidad de descentralizar, dar la iniciativa a lo local y ecologizar. Entre los panelistas compartieron la idea de que cuando cada uno de nosotros profundiza en su propia espiritualidad y tradición religiosa, de hecho, estamos profundizando en la fuente de todo, en la Fuente Única. Citando a Teilhard du Chardin: “Todo lo que evoluciona, converge.” Al mirar hacia la Fuente Única, existen valores comunes que todos compartimos. Así que, si podemos iluminar estos valores comunes, y no solo nuestros respectivos credos y dogmas, podríamos experimentar un despertar de la humanidad. De esta manera, en lugar de trabajar cada uno en su propia “caja de identidad” que crea límites y en ocasiones, incluso, conflictos, profundicemos “naturalmente hacia la profunda interconexión.” Este es un gran cambio y tiene que ser rápido.

Nuestro representante de las CVX ante la ONU, Joan Woods, destacó la interdependencia de todas estas cuestiones diversas en el documento final. Por ejemplo, si una tribu indígena se ve obligada a abandonar su patria debido a la destrucción del medio ambiente, ya sea debido a los niveles crecientes de agua, desastres nucleares, o a la deforestación, las personas son forzadas a desplazarse. Esto provoca la separación de las familias y se convierten en refugiados en otros países donde puede que no tengan las habilidades necesarias para poder tener una vida digna. Se enfrentan a la pobreza. Como inmigrantes, sus hijos están en alto riesgo de no recibir una educación adecuada, ni acceso a una atención sanitaria adecuada.

Nuestro grupo de trabajo CVX-ONU pudo reunirse brevemente con el representante de Caritas Internacional, Joe Donnelly. Hablamos sobre la actividad de las organizaciones creyentes en la ONU y las oportunidades de para colaborar en el futuro. Además, vale la pena señalar que hay otra rama de la ONU que se ocupa específicamente del cambio climático, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático o el Convenio de la CMNUCC. Constatamos, una vez más, en esta conferencia que estas ramas de la ONU, y sus objetivos, se complementan y se apoyan mutuamente. Habrá dos conferencias de la Convención en el próximo año, una en Lima, Perú, en diciembre de 2014 y la otro en París, Francia, en 2015 esperamos que miembros de la CVX puedan asistir a esas conferencias.

Hay tanto que se podría compartir sobre esta Conferencia de la ONU. Ha sido una experiencia muy importante. Me llamó la atención un comentario en nuestra página de Facebook: “como siempre todo lo que (sic) van a hacer es hablar sobre ello…pero como de costumbre nada se hará para que se pueda resolver.” Este comentario comparte una frustración común. Pero tengo que decir que había un fuerte sentimiento entre los participantes de esta Asamblea para ¡hacer algo!

La Declaración fue presentada al Secretario General de la ONU Ban Ki-moon, durante la última Cumbre del Clima, el 23 de septiembre, así como al Presidente de la Asamblea General de la ONU, Sr. John Ashe, mientras prepara el próximo período de sesiones de la Asamblea General en la que participan 193 gobiernos. Ambos líderes intervinieron en la Conferencia a través de video, acerca de la importancia y el valor de la sociedad civil. Ban Ki-moon, mencionó que las ONG son de vital importancia porque saben lo que está pasando sobre el terreno. Nos animó a tener el “¡deber de ser audaces! La gente lo quiere. ¡El mundo lo necesita!.”

¿Qué podemos hacer?

  1. El 21 de septiembre es el Día Internacional de la Paz y la Marcha Popular en Acción por el Clima se celebró este año en Nueva York, Londres y otros lugares, para abogar por decisiones climáticas atrevidas en la Cumbre del Clima de la ONU que tendrá lugar el 23 de septiembre. Este es un tema a seguir atentamente.
  2. Mantener la presión sobre nuestros gobiernos – a nivel nacional y local – pues son los responsables de garantizar los derechos humanos básicos para todos, mediante prácticas y leyes responsables y pacíficas. Tenemos que hacer presión, mantener campañas, trabajar con ellos.
  3. Evaluar nuestra propia participación en los problemas. Por ejemplo, en el Examen diario, recorre tus actitudes fundamentales, tus opciones al comprar, elecciones en la alimentación y otras acciones que puedan contribuir a la injusticia, las desigualdades, a la destrucción del medio ambiente, o a la división, entre otros. Y también recuerde dar gracias por esas bendiciones y acciones que promuevan la paz, la vida, y la unidad.
  4. Siendo realistas, no podemos resolver todos los problemas del mundo. Así, en la oración y discernimiento, ¿dónde puedo – dónde podemos – usar mejor nuestros dones y disponibilidad, para satisfacer necesidades tan grandes como tenemos ante nosotros, buscando el bien común, y que tengan un efecto multiplicador?

Sabed que no caminamos solos. Caminamos unos con los otros, con Cristo, con la gracia de Dios.

Ann Marie Brennan es miembro de CVX-EE.UU. y se puede contactar con ella a través de su correo electrónico annmariebrennan(at)yahoo.com.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , , ,

5 Responses to Agenda de Acción para el Desarrollo post-2015: CVX en la 65 Conferencia UNDPI/ONG de 2014

    • sylvia en Diciembre 9, 2014 en 10:35 am

      Hi, this particular conference occurred last 27 to 29 August 2014. You may wish to visit the conference website (the hyperlink is in the article) and check if there are forthcoming activities.

      Thanks, Sylvia Miclat for Ecojesuit

  1. Ambrose Gomes en Diciembre 8, 2014 en 6:44 pm

    We two are interested to attend the conference. Both of us working in a NGO and we are working on education in Bangladesh. Please. let us know whether we will be allowed to attend the conference.
    Thanks.
    Ambrose Gomes

  2. Fr. Benjamin J. urmston, S.J. en Octubre 8, 2014 en 8:26 am

    I’m impressed by the participation of Christian Life Community. Transforming the United Nations System, Designs for a Workable World by Dr. Joseph E. Schwartzberg suggests a more workable way to proceed toward a sustainable planet. For example he advocates adding care of the environment to the Economic and Social Council. Ultimately we would have a more effective and democratic design in a United Federation of Nations. We are one human family living on the same Spaceship Earth. As a world organization Christian Life Community could contribute to a common global ethic on care of the environment. Our thanks especially to Ann Marie Brennan and Joan Woods for their present participation.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Carpintería de muebles con la juventud Alto Pulangi en el norte de Mindanao, Filipinas

Septiembre 30, 2014

2014_09_30_N&E_Photo1Arnel Santander

Once jóvenes de diferentes ciudades del Alto Pulangi, en Bukidnon, en el norte de Mindanao (Filipinas) han participado recientemente durante cuatro semanas en un curso de carpintería de muebles con productos elaborados a base de madera, como 11 bancos de trabajo, cuatro cofres de almacenamiento, siete marcos de ventanas de tamaño estándar, y 14 martillos de madera.

Enseñando a un joven participante de cómo utilizar la sierra circular

Enseñando a un joven participante de cómo utilizar la sierra circular

Este Curso de Carpintería de Hulas de Tuen hu Uyag es un curso de formación de cuatro semanas y es una colaboración institucional entre la organización de Ciencia Ambiental para el Cambio Social (ESSC) y Pusat Pengembangan dan Pelatihan Industri Kayu (PIKA), una escuela vocacional de los jesuitas para la tecnología de la madera en Semarang, Indonesia.

Dos instructores de PIKA permanecieron durante las dos primeras semanas y enseñaron la juventud las teorías y prácticas en carpintería de mobiliario básico y la capacidad de construir un conjunto de productos terminados, como un banco de trabajo o de la silla de trabajo, una pequeña ventana, una mesa de herramientas, y un cofre de almacenamiento. Los jóvenes son parte de Tuen hu Uyag, un programa de formación de la formación y los valores en curso de habilidades ESSC. Personal del ESSC continuó con el resto del curso de formación. La disciplina, la técnica y las normas en la fabricación de muebles, teniendo en cuenta la condición de las tierras altas, la cultura local, y la disponibilidad de los recursos del bosque, fueron algunas de las principales lecciones compartidas con los jóvenes.

Durante las actividades finales del curso de capacitación, Datu Nestor Menaling, líder del consejo tribal de la comunidad Pulangiyen en Bendum, con funcionarios del gobierno local de las zonas vecinas y los padres y familiares se reunieron con los jóvenes participantes.

: Explicación de las diferentes herramientas eléctricas y manuales utiliza en muebles de carpintería

: Explicación de las diferentes herramientas eléctricas y manuales utiliza en muebles de carpintería

Datu Nestor desafió a los graduados Hulas a explorar su éxisto en su relación con la tierra y el bosque, ya que es la única manera de sostener el tipo de avance al que aspira el pueblo Pulangiyen. Añadió que la educación y las habilidades deben ayudar a fomentar la creación que daría seguridad económica y mejores relaciones sociales.

Otros graduados hulas como Oscar Alba, Jr, Adorie Padrones, Jr, así como James Timbangan (un maestro en la escuela indígena de tierras altas a cargo del Centro de Educación Cultural Apu Palamguwan) cantaron cánticos de inspiración para pedir a las personas que no juzguen a los demás sólo porque son débiles o diferentes. Sus canciones animaron a la gente a valorar la dignidad de las personas y a asumir la responsabilidad en el liderazgo social para los desafíos que son grandes.

Practicum carpintería de muebles en la carpintería arrojar los jóvenes participantes también construidas

Practicum carpintería de muebles en la carpintería arrojar los jóvenes participantes también construidas

Junwel Cabale, un participante de 20 años, que representa el grupo de entrenamiento, dio la siguiente respuesta: “Muchas gracias a mis padres por el apoyo y coraje, así como a los padres de mis compañeros de los jóvenes estudiantes por permitir que sus hijos sean parte del curso a pesar de la idea errónea de la paz y la seguridad en Bendum. A través de este curso, he aprendido a valorar mi conocimiento, habilidades potenciales, y el propósito de mi ser en mi comunidad.”

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Soluciones de negocio a los problemas sociales: Iniciativas jesuitas

Septiembre 30, 2014
Jóvenes en comunidades indígenas exploran producción de café en las tierras altas de Mindanao (Filipinas) requiriendo asistencia de técnica y comercialización. Foto des: ESSC

Jóvenes en comunidades indígenas exploran producción de café en las tierras altas de Mindanao (Filipinas) requiriendo asistencia de técnica y comercialización. Foto des: ESSC

Mariel de Jesus

Los problemas de hoy necesitan diferentes estrategias y jesuitas deben aplicar nuevas habilidades y técnicas con el fin de responder con mayor eficacia. Más allá de simple habilidad para los negocios, sin embargo, hay una necesidad de una mayor imaginación para resolver los desafíos de hoy en día. De la misma manera que las necesidades de negocio habituales cambien, ministerios y apostolados sociales también deben ir más allá de la habitual.

Por ejemplo, la compra de café podría ser sobre el sabor, precio y calidad. Pero cada vez más, las compras podrían también considerar la posibilidad de un salario decente para las comunidades que cultivan el café o incluso las inversiones de café de las compañías que lo producen.

Pero no es sólo café. Cada vez más, las decisiones que tomamos acerca de los productos que compramos y usamos – jabón, cosméticos, ropa, bolsas – están influenciadas por su valor social. Este es un ejemplo de empresa social en el trabajo recientemente adoptado durante el encuentro del Apostolado Social de la Conferencia Jesuita de Asia Pacífico (JCAP) Apostolado Social Reunión, celebrada en Filipinas del 18 al 21 de agosto de 2014.

Según el Instituto Global de Beneficios Sociales en la Universidad de Santa Clara, el emprendimiento social “utiliza las habilidades de negocio innovadoras y tecnologías para hacer frente a las necesidades de quienes viven en la pobreza.” En lugar de centrarse únicamente en el afán de lucro, los emprendedores sociales ponen sus habilidades para utilizar en la búsqueda de soluciones a los acuciantes problemas sociales. A menudo, trabajan directamente con las comunidades necesitadas, encontrando formas de prestar servicios que la mayoría de nosotros damos por sentado como agua potable, electricidad, atención de la salud, la educación y los servicios financieros.

Algunas instituciones jesuitas están explorando la empresa social como una forma de responder a las necesidades de las personas a las que sirven. Servicio y comunidades de acompañamiento han sido durante mucho tiempo los componentes de la misión del Apostolado Social Jesuita. Dados los desafíos del mundo de hoy, el emprendimiento social se considera un nuevo elemento de la misión jesuita. Algunas organizaciones jesuitas ya están explorando la mejor manera que pueden utilizar los principios de la iniciativa empresarial social para ayudar a los demás.

En Indonesia, la cooperativa de crédito de microfinanzas e innovación (CUMI) Pelita Sejahtera se centra en proporcionar acceso a los servicios financieros para los pobres. La organización ofrece oportunidades para los microempresarios para ahorrar dinero, el acceso a préstamos a tasas de interés bajo, los seguros y las prestaciones de protección, así como la educación y el espíritu empresarial.

Un programa similar en Camboya se está llevando cabo a través de la Asociación de criadores de pescado que ofrece ayudas para la ganadería, el arroz, asistencia inmediata y otros proyectos especiales.

En Australia, los Servicios Sociales Jesuitas  están tratando de hacer frente a situaciones de “desventaja arraigada,” en particular para apoyar a los jóvenes que no pueden acceder al mercado laboral. Sus Ignite Cafés sin fines con ánimo de lucro son empresas sociales que proporcionan apoyo y educación y formación para el empleo seguro para los jóvenes desfavorecidos y vulnerables.

P. Xavier Alpasa de Simbahang Lingkod ng Bayan y un TED Fellow, dice que el emprendimiento social es el “tercer sector,” un híbrido de los negocios, la comunidad y el sector privado. Aunque en la superficie, una empresa social puede tener un aspecto muy parecido a un negocio tradicional, hay una serie de diferencias importantes. Un negocio tradicional se centra en la acumulación de ganancias, mientras que una empresa social tiene por objeto distribuir los beneficios. Los negocios son principalmente una actividad con fines de lucro. Las empresas sociales evalúan su desempeño en la línea de triple cuenta de resultados, lo que significa no sólo la forma en que obtienen un beneficio, sino también la forma en que benefician al medio ambiente y la sociedad.

El abacá empresas locales pueden ser opciones viable para las comunidades altas pero necesitan varios niveles de apoyo. Foto des: ESSC

El abacá empresas locales pueden ser opciones viable para las comunidades altas pero necesitan varios niveles de apoyo. Foto des: ESSC

Las empresas sociales están creciendo rápidamente, con más y más personas que buscan maneras de crear productos con mayor valor que sólo lo que está en la etiqueta de precio. Pero todavía hay mucho espacio para crecer.

Debido a que la misión social es fundamental para la empresa social, el éxito no se puede medir de la misma manera que una empresa de negocios regular. Mientras que un negocio tradicional juzgaría su éxito en base al número de ventas, una empresa social debe ser capaz de demostrar su impacto en los problemas sociales. ¿Tienen las personas que limpiar el agua que beben? ¿Los agricultores reciben un salario justo? ¿Las familias tienen acceso a cuidados de salud asequibles? Y debido a que estos son problemas complejos, la medición del impacto no siempre es tan fácil.

Para las organizaciones jesuitas acaba de empezar en las empresas sociales, hay muchos desafíos. Provincias Jesuitas exploran empresa social deben preguntarse si sus esfuerzos son replicables y si una empresa exitosa puede potenciar la atención a las personas. Aunque el negocio no puede venir de forma natural a los jesuitas, tanto ellos como sus socios y colaboradores necesitan capturar pasiones actuales y montar en la ola de interés y la energía que está impulsando la empresa social en la actualidad.

Mariel de Jesús y Iris Legal, pertenecientes a Ciencia Ambiental para el Cambio Social, una organización de investigación jesuita en Filipinas, se unieron a la reunión del Apostolado Social de JCAP. Este artículo se basa en las discusiones y presentaciones durante la reunión con el tema “Hacer el bien a hacer más a través de Emprendimiento Social.”

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

10 puntos acerca de El Niño 2014: Se rebaja a una intensidad menor, pero la respuesta necesita mejorar

Septiembre 17, 2014
Instituto de Investigación Internacional de Clima y Sociedad, Instituto de la Tierra, Universidad de Columbia

Mapa 1, El Niño y precipitación. Credito de foto: Instituto de Investigación Internacional de Clima y Sociedad, Instituto de la Tierra, Universidad de Columbia

Pedro Walpole

El fenómeno El Niño afecta a los grandes fenómenos oceánicos y atmosféricos en gran parte del mundo. A nuestro entender sobre este fenómeno que se inicia en el Océano Pacífico tropical, pero llega a todos los continentes a través de cambios en la atmósfera y el corriente en chorro, estamos aprendiendo a adaptarse.

El Niño se manifestó a principios de este año y ahora se está moviendo en una forma leve, expandiéndose de su zona de origen en el Pacífico. En Filipinas, el Departamento de Ciencia y Tecnología anunció que El Niño comenzaría a afectar al país en junio y alcanzaría el pico a finales de 2014.

Aquí hay 10 cosas sobre El Niño que pueden ayudar a entender y responder mejor:

  1. Cada 20 años más o menos aparece El Niño debido a los grandes cambios de temperatura del mar en el Océano Pacífico. Esto da lugar a la sequía en el sudeste de Asia hasta Australia, pero también en algunas partes de América del Sur y el Sudeste de África y el aumento de la lluvia o calentamiento en varias otras áreas. Las sequías de 1982-1983 y 1997-1998 son las más memorables en las últimas décadas con el fenómeno hermano de La Niña. (Mapa 1)
  2. Hablamos de la historia de El Niño, ya que se asocia con la pérdida de los cardúmenes de sardinas frente a Perú (al este del Pacífico) en la época navideñ. Sin embargo, no comenzamos a preocuparnos en Filipinas hasta que salga segundo trimestre del año en mitad del Océano Pacífico, a unos 9.000 km de distancia, y 6.000 km de Perú. Filipinas (120-130oE) se encuentra en el Pacífico occidental y se ve afectada por las diferencias de temperatura del mar, ya que se miden en la región Niño 3.4 (120-170oW, Pacífico Central) y no en las regiones de Niño 1 y 2 de la costa de Perú y Ecuador (80-90oW) en el este del Pacífico. (Mapa 2)
  3. El Índice Niño Oceánico (ONI) que da las condiciones de temperatura superficial del mar en esta región indica la aparición de El Niño. Si hay un aumento de más de 0,5 por encima del umbral del ONI, luego de El Niño se manifiesta. Este umbral de 0,5 se aprobó el pasado abril, mayo, y junio y El Niño se anunció debidamente. En 1997, la variación fue de 2,38 por encima de la media.
  4. El efecto del aire caliente y el debilitamiento de los vientos ahora está llegando a Filipinas y tendrán mayor efecto en noviembre. Aunque se anunció en mayo antes de que comenzara la temporada de lluvias, cuando llegaron las lluvias muchos agricultores pensaron que la amenaza había terminado, pero no esto no ocurrió así exactamente. Esta sequía inminente, aunque mucho más débil que sus predecesoras, todavía puede afectar a las cosechas de los pequeños agricultores que pueden no tener ninguna fuente de alimentación de reserva.
  5. Ahora entendemos mejor el tiempo que transcurre entre el momento en El Niño se manifesta en el medio del Pacífico y cuando llega a Mindanao. Un índice de precipitación acumulada estandarizada del agua disponible en los sistemas naturales en Mindanao se ajusta a la ONI. El desfase temporal es de 197 días hasta que golpea Bukidnon, una provincia en el centro de Mindanao (W Clavano, Informe ESSC, junio de 2014). Así que la importancia de entender el retraso es que cuando El Niño se anuncia a nivel internacional, tendrá un impacto en Filipinas unos seis meses y medio después.
  6. El agua más templada de Niño 3.4 nunca llega a las Filipinas, pero a través del movimiento de la atmósfera, se sintió el impacto. El aire que pasa sobre el mar caliente aumenta lentamente la temperatura y se mueve hacia el oeste. Los vientos y la energía eólica se debilitan. Los tifones son menos propensos a formarse cuando las lluvias todavía pueden ser desastrosas, y una tormenta como Yolanda (Haiyan) no pueden suceder durante los meses de El Niño.
  7. En 2014-2015 El Niño está siguiendo el mismo patrón que el Niño de 1997-1998 en términos de área de origen y el patrón de desarrollo en el Pacífico oriental. Esta vez, la amenaza es mucho menor, y hay un 75% de probabilidad de que no vaya a haber un déficit de agua del 30%. Se espera que las lluvias se debiliten durante ocho meses de julio a febrero, y el impacto en términos de reducción de las lluvias sea más crítico en Filipinas en noviembre en el punto máximo de El Niño.
  8. Mapa 2, Las regiones de Niño.  Credito de foto: Panel de Observación del Océano en relación con el Clima.

    Mapa 2, Las regiones de Niño. Credito de foto: Panel de Observación del Océano en relación con el Clima.

  9. Cuando el aire caliente pasa por encima de la tierra, como por Mindanao, afectará a las zonas de manera diferente. Tendrá posiblemente un impacto menor en el valle Agusan (en el este de Mindanao), porque la humedad del suelo está más disponibles y tienen un impacto más fuerte en Bukidnon donde hay más tierras de cultivo en una meseta con los ríos en los cañones. Si atendemos a una aldea en las montañas (por ejemplo Bendum, un pueblo de secano en Bukidnon) donde la precipitación media anual es de 2.240 mm al año, el impacto de El Niño como se calcula en la actualidad se traduce en un déficit de 30% de 364 mm a mediados abril.
  10. Una respuesta limitada del gobierno es llevar a cabo numerosas operaciones de siembra para inducir la lluvia en las zonas afectadas por la sequía donde los principales cultivos están creciendo. Aparte del gasto de la siembra de la nube, alrededor de la hora de 1,000 US$ por vuelo, éstas son actividades únicas. El Departamento de Agricultura también está distribuyendo pozos entubados poco profundos, las variedades de cultivos resistentes a la sequía y la exploración de la uso de las tecnologías de ahorro de agua. Sin embargo, estas respuestas se limitan a los contextos de las tierras bajas y las situaciones en las tierras altas no se consideran.
  11. Las alternativas de cultivos no se han explicado muy bien, pero tubérculos como la batata, la yuca, y ñame, incluso si crecen más lentamente, son importantes para la seguridad alimentaria en muchos pueblos de las tierras altas y las granjas. A la luz de la prestación deficiente de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en Filipinas, esta podría ser la ocasión para construir realmente una fuerte respuesta en apoyo de los agricultores pobres y la construcción de la seguridad alimentaria local, antes de la aparición de un intenso El Niño.

La severidad de El Niño en 1997-1998 y la posterior interrupción en las temperaturas del agua del océano aumento es parte de la razón para el escepticismo sobre toda el calentamiento climático análisis y proyecciones. Parte de la explicación dada es el enfriamiento subsiguiente por el principal de La Niña, disipando el calor profundo en el océano. Pero El Niño está siempre presente y será una de las fuerzas alimentadas por el cambio climático.

Este artículo también está disponible en ESSC y Ciencia de la Sostenibilidad Filipinas.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Una transición energética más justa

Septiembre 15, 2014

2014_09_15_Reflection_Photo1José Ignacio García, SJ

La transición energética es una necesidad por el agotamiento de los recursos naturales, por la necesidad de actuar contra el cambio climático y por necesidades de asegurar la autosuficiencia energética de nuestras sociedades. Además puede ser una oportunidad para promover un modelo de mayor justicia social.

Los pasados 10 a 12 de septiembre se ha celebrado en París una Conferencia sobre Una transición energética más justa: un reto para Europa  organizado por el Recherche et Action Sociales o CERAS (http://www.ceras-projet.org/), un centro de análisis social de los jesuitas franceses que publica la conocida revista, Revue Projet. Antes de seguir adelante con la presentación de estas jornadas sería conveniente destacar la importancia y la oportunidad de este tema.

Las fuentes fósiles de energía son limitadas, el pico petróleo, que estamos cerca de alcanzar es un modo gráfico de visualizar que son fuentes con vida limitada, y que en un contexto de consumos crecientes por la incorporación de las economías emergentes, sólo puede significar agotamiento más rápido de los yacimientos más superficiales, búsqueda en lugares más complejos, o con tecnologías más arriesgadas, y el encarecimiento paulatino ante un recurso más escaso y más demandado.

Otro aspecto que refuerza la importancia del tema elegido es todo lo que tiene que ver con la acción frente al cambio climático. Sólo una contención del aumento de la temperatura del planeta por debajo de los 2 grados centígrados permite aventurar un futuro sostenible, por eso se hace imprescindible reducir el ritmo de emisión de gases de efecto invernadero, especialmente el CO2. Las emisiones de la producción de energía y el transporte representan más de la mitad de las emisiones totales. Si los objetivos de reducción de gases se quieren lograr la contribución de las energías renovables es crucial. Solo un mix energético en el que las renovables jueguen un papel importante podrá tener un impacto significativo en la reducción de las emisiones de gases.

Ultimo rasgo de la importancia del tema elegido que la cuestión energética es una cuestión crítica para la competitividad de Europa, en un momento de débil crecimiento poder contar con fuentes de energía más baratas sería, sin duda, un argumento importante para buscar alternativas a las energías que provienen de fuentes fósiles.

En cuanto a la oportunidad, baste indicar que el conflicto en Ucrania con la escalada de sanciones y respuestas entre la Unión Europea y Rusia hacen presagiar un invierno complicado desde el punto de visto energético que trae a la memoria el invierno de xxx cuando poblaciones enteras sufrieron los rigores del invierno sin suministro de gas.

Un escenario semejante vuelve a poner de manifiesto la necesidad de avanzar decididamente hacia una mayor autosuficiencia energética que no haga depender el bienestar de la población de cuestiones circunstanciales. Nuevamente, la autosuficiencia energética nos devuelve a buscar modelos de generación, distribución y consumo de energía distintos de los actuales. Por eso es tan importante hablar de la transición energética.

La Conferencia tuvo un recorrido previo que también conviene destacar. Durante los meses anteriores el CERAS organizó grupos de trabajo sectoriales: empresas de energía, sindicatos y sociedad civil, para ir conociendo sus puntos de vista e ir preparando el contenido de la Conferencia. En este sentido hay que destacar el esfuerzo de los organizadores para que no fuese una Conferencia para resolver un problema técnico, y por tanto contar sólo con la opinión de expertos técnicos, sino que desde el comienzo se ha insistido en las implicaciones sociales, y de justicia social, de una transición de este tipo. Durante la conferencia estas implicaciones sociales estuvieron muy presentes y en todas las presentaciones y talleres hubo uno, o varios, representantes de la sociedad civil.

La Conferencia recogió, en plenarios o en talleres, los aspectos más importantes de la transición energética y contó con la participación de más de 50 de expertos del mundo académico, investigadores, empresas, administración pública y sociedad civil. El primer análisis se centró en algunas desigualdades que emergen por consumos energéticos (el acceso al transporte, la pobreza energética) o que se ven reforzadas por cuestiones energéticas (biocombustibles v. producción de alimentos).

La transición energética tal y como la propuso el CERAS debe responder a tres grandes retos: nuestros modelos de consumo, la concepción de la democracia y los principios de justicia social (especialmente en aspectos sensibles como el empleo, la fiscalidad o las regulaciones de los mercados energéticos).

La perspectiva europea estuvo muy presente, e igualmente en tres grandes aspectos: la financiación de la transición energética, en el acceso universal y en la interdependencia europea en materias de energía.

Lo que la Conferencia puso de relieve es que estamos ante una oportunidad de intervenir en nuestras relaciones económicas y sociales buscando priorizar la inclusión social y la sostenibilidad frente a dar la prioridad al beneficio económico de las grandes corporaciones.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

One Response to Una transición energética más justa

  1. Pedro Cervilla en Septiembre 17, 2014 en 8:48 pm

    Querido José Ignacio, queridos amigos:

    Con mi enhorabuena por este artículo así como los dos otros relacionados, me permito sugeriros que estas reflexiones sean enviadas directamente al designado candidato para la función de Comisario de energía y cambio climático para que eventualmente las tome en consideración y les de respuesta en su intervención de presentación ante el Parlamento Europeo y, más allá, en su programa si es nombrado definitivamente. Un cordial saludo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

La crisis de Ucrania: Desafío energético para la UE

Septiembre 15, 2014

2014_09_15_N&E_Photo1Laura Pérez-Cejuela

La crisis en Ucrania ha puesto de manifiesto el alto coste estratégico que tiene la dependencia energética de la Unión Europea (UE). Los Veintiocho son el primer importador mundial de energía. Rusia, es a día de hoy el principal suministrador de todas estas fuentes ya que aporta un 33% del petróleo, un 39% del gas y un 26% del carbón que compra la UE.

Esta dependencia hace de la llave del gas una valiosa arma política para Moscú, que ha intentado usarla como anzuelo para alejar a Kiev de la Unión y como escudo para intentar esquivar las sanciones europeas por su rol en la crisis ucraniana.

En diciembre pasado el entonces presidente de Ucrania, Victor Yanukóvich, decidió en un repentino e inesperado giro de guion suspender la firma del Acuerdo de Asociación que este país había negociado con la Unión Europea en los últimos cinco años. Las protestas que pedían retomar la aproximación a Occidente alcanzaron su punto culminante en febrero, cuando los disturbios en el centro de Kiev dejaron más de un centenar de muertos y acabaron provocando el derrocamiento de Yanukóvich, que huyó a Moscú dejando paso a un gabinete interino. Con este telón de fondo el consorcio estatal energético Gazprom  el pago de 4.458 millones de dólares que le adeuda por las entregas de noviembre y diciembre de 2013 y de abril y mayo de este año. Moscú dio de plazo a Kiev hasta el 16 de junio para que pagase 1.950 millones de dólares de esta deuda bajo amenaza de cortar el gas si no lo hacía. En paralelo, en el terreno político y militar, ha aprovechado desde entonces para anexionar oficialmente a su territorio la península ucraniana de Crimea, autoproclamada independiente, y enviar tropas militares al este del país.

Las negociaciones mantenidas hasta entonces entre ambas partes con la mediación de la Unión Europea no han servido para solucionar el conflicto. En consecuencia Gazprom cumplió con sus amenazas y cerró el grifo del gas a Ucrania, que no recibe suministro de Rusia desde el 16 de junio. El consorcio ruso estableció un sistema de prepago por lo que a partir de ahora el país solo recibirá el gas cuando lo haya abonado por adelantado. Esta es la tercera vez en la última década que la eterna disputa entre las vecinas por los precios del gas se salda con el cierre del grifo por parte de Moscú. Las últimas ocasiones fueron en 2006 y 2009. Hace cinco años el corte dejó sin abastecimiento a doce países europeos.

La Comisión Europea asegura que desde entonces se han mejorado las interconexiones para transportar gas entre Estados miembros, los flujos inversos, que permiten que el gas circule por las tuberías en las dos direcciones, y las instalaciones de almacenamiento. Además, el corte se ha producido en verano y después de un invierno algo más cálido de lo habitual, lo que deja más margen para elevar las reservas de cara al invierno.

En principio hay una mejor preparación pero hoy la situación política es mucho más complicada por los acontecimiento de Ucrania y Crimea. Parece que la crisis será más larga y severa ahora”, declaró Arno Behrens en una entrevista. Behrens es el jefe de Investigación y Energía en la unidad de Energía y Cambio Climático en el Centro para Estudios de Políticas Europeas.

Más allá de las implicaciones económicas y climáticas, la dependencia energética supone una importante debilidad estratégica que afecta también a la política exterior de la Unión. Esta vulnerabilidad ha quedado patente en la divergencia de opiniones entre los Veintiocho a la hora de imponer sanciones a Rusia por su actuación en el conflicto ucraniano a pesar de que el acuerdo era unánime a la hora de considerar ilegal y condenar la anexión de Crimea a la Federación.

Solo tras el derribo de un avión comercial de Malaysian Airlines en la zona de conflicto del este de Ucrania los países se han decidido a tomar las medidas más restrictivas previstas en su plan de tres fases. El pasado 29 de julio la UE adoptó sanciones económicas sectoriales contra Rusia. Moscú apenas tardó 24 horas en entrar en la guerra comercial contraatacando con su mejor arma: la energía.

“En su fervor por las sanciones, Bruselas está creando barreras para una mayor cooperación en un sector clave como la industria energética,” afirmó en un comunicado el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Segey Lavrov.

Ya antes de que Rusia cumpliese su amenaza y cortase el suministro de gas hacia Kiev la Unión Europea presentó una Estrategia de Seguridad Energética con medidas a corto, medio y largo plazo para enfrentar posibles riesgos de aprovisionamiento para los Veintiocho. La medida clave incluye mejorar la eficiencia y el ahorro energético y diversificar los proveedores de energía, esencialmente de gas.

En una primera fase, Bruselas prevé que lleguen a Europa 10.000 millones de metros cúbicos al año desde Azerbaiyán usando esta conducción. Además, el gasoducto es “vital” según la CE para acceder al mercado de Oriente Medio y, a largo plazo, podría incluso extenderse a países como Turkmenistán, Iraq e Irán “siempre y cuando se den las condiciones para retirar las sanciones” que pesan sobre estos estados.

Hoy la opción más realística es reducir la dependencia de Rusia acercándose a nuevas fuentes de hidrocarburos, especialmente países de Oriente Medio y de la región próxima al mar Caspio. Sus planes pasan por impulsar la construcción del Corredor Energético Sur que traería gas directamente desde Azerbaiyán hasta Europa.

Expertos y Comisión Europea coinciden en que para que esta estrategia de diversificación pueda ser efectivamente útil es necesario que se complete el mercado interior de la energía en la Unión. Esto supone construir las infraestructuras necesarias para que fluya un gas que, además, debe llegar en volúmenes suficientes y a precios asequibles.

Un mercado interno común permitiría a los Veintiocho prestarse asistencia mutua en caso de crisis de suministro, proporcionando a sus vecinos la energía procedente de fuentes distintas de Rusia. Al mismo tiempo, contribuirá a reducir la brecha en los precios de la energía que son mucho mayores hoy en aquellos países en los que el gigante energético ruso Gazprom domina el mercado.

Aumentar la integración de los Veintiocho se anuncia, una vez más, como la solución para un reto que no es nuevo.

Ms. Laura Pérez-Cejuela es un periodista en Bruselas, y ha compartido con Ecojesuit esta panorámica sobre cómo afecta la crisis de Ucrania al sector energético en Europa.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Carta abierta al Papa Francisco, una cumbre global, y una marcha por el cambio climático

Septiembre 15, 2014

2014_09_15_P&P_PhotoTres eventos están respondiendo a la creciente comprensión global de la necesidad de cambio en la acción climática global y Ecojesuit quiere destacarlos para compartir los movimientos emergentes y también el reflejo creciente de que no podemos seguir como hasta ahora.

Jim Hug escribió recientemente una carta abierta al Papa Francisco que está compartiendo con otros porque ha oído que el Papa está “escribiendo una carta encíclica sobre nuestra misión ecológica como la familia humana.” Por ellos, pide que esta carta sea “honesto y urgente, espiritual y radical.” Jim Hug apela al Papa Francisco que asegure que su carta sobre la ecología “no puede dejar que la gente escucha o lee un rato, bostece, y luego vuelva a su vida normal. Las cosas ya han ido demasiado lejos.” Jim cita la presentación de un compañero jesuita, Pedro Walpole, en la conferencia de Seattle y que “habló del desafío de nuestro futuro juntos en términos de Teilhard como la necesidad de dibujar los 9.000 millones de personas que habitarán la Tierra antes de este siglo ha terminado en un alto nivel de auto-organización como una sola familia humana. Jim le pide al Papa que elabore una carta fuerte, pero también “para dar un poco de esperanza, para que no nos limitamos a lanzarnos en la desesperación.”

Sintiendo que “el cambio está en el aire,” el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, está invitando a los líderes mundiales de gobierno, de las finanzas, los negocios y la sociedad civil a unirse a él en la sede de la ONU en Nueva York, EE.UU. el 23 de septiembre por la Cumbre sobre el Clima 2014 “para involucrar a los líderes y la acción climática avanzada junto a la ambición.” Se espera que estos líderes traigan anuncios audaces y acciones que “reducir las emisiones, fortalecer la resiliencia climática, y movilizar la voluntad política para un acuerdo legal significativo en 2015,” un ambicioso plan que limite a 2 grados centígrados máximo el aumento de la temperatura global. La Cumbre se centrará en ocho áreas de acciones y soluciones: la agricultura, las ciudades, la energía, la financiación, los bosques, contaminación, la capacidad de recuperación, y el transporte.

Técnicamente, la cumbre no es parte del proceso de negociación de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), pero está promoviendo una acción por el clima de alto nivel para expandir lo que puede lograrse en diciembre de 2015, en la 21ª reunión de la Conferencia de las Partes de la CMNUCC se tiene lugar en París, Francia.

Por último, la Marcha del Clima de la Gente, exigirá el 21 de septiembre en Nueva York un mundo a su alcance y “con una economía que funcione para la gente y el planeta, un mundo seguro de los estragos del cambio climático, un mundo con buenos trabajos, aire y agua limpios y comunidades saludables.”

Maximizar la oportunidad de presionar públicamente a los líderes mundiales, la gente inundará las calles de la ciudad de Nueva York paz y en solidaridad en torno al mundo. Se espera que más de 1.000 empresas, sindicatos, grupos religiosos, escuelas, grupos de justicia social, grupos ambientales y otras organizaciones interesadas participen y trabajen juntos por esta marcha climática. También hay una gran representación de grupos interreligiosos, colegios y universidades, y las congregaciones religiosas, que se reunirán en la justicia y los principios de la justicia ambiental y la igualdad, en representación de las comunidades más afectados por el cambio climático.

Jim Hug pide Papa Francisco, que escribió acerca de la alegría del Evangelio, “mantener un panorama general de la solidaridad humana.” Nosotros en Ecojesuit no estamos seguros si todas estas actividades traerán los cambios que necesita este mundo, pero estas son sin duda grandes fotos de solidaridad humana y que todos haríamos bien en escuchar, entender y llevar a la acción.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El cuidado de la creación: El cuarto primera piedra en educación jesuita compromiso de enseñar, de hacer investigación, y para servir

Agosto 31, 2014
El cuidado de la creación, un bosque de montaña Bendum, norte de la isla de Mindanao, Filipinas. Foto de:  P Walpole

El cuidado de la creación, un bosque de montaña Bendum, norte de la isla de Mindanao, Filipinas. Foto de: P Walpole

James AF Stoner

Cura personalis, homines pro aliis, y magis han sido durante mucho tiempo temas clave de la educación jesuita. El cuidado integral de la persona, hombres y mujeres para los demás, o tal vez hombres y mujeres juntos para los demás, y la excelencia – la interminable búsqueda de la mejora – han sido los pilares sobre los que muchas instituciones educativas jesuitas, si no todas, han construido sus métodos de enseñanza, investigación y servicio.

Muchas universidades no-jesuítas, no-católicas y no-cristianas estarían perfectamente de acuerdo en que estos tres temas son profundamente coherentes con la forma en que ven sus propias misiones, incluso si no pueden utilizar esas palabras latinas en particular para captar sus propios compromisos. De muchas maneras, esas palabras sirven también de guía para una buena vida – para vidas vividas bien y plenamente.

Acontecimientos recientes, sin embargo, sugieren con mayor fuerza aún que nosotros, como educadores y ciudadanos, y sencillamente como miembros de la especie humana, somos llamados a hacer explícito un cuarto pilar para nuestros compromisos de servicio a nuestras comunidades y a nosotros mismos.

Este cuarto pilar sería “apreciar la creación de Dios” o la frase con la que cada individuo pueda sentirse más cómodo. En el sentido más profundamente espiritual, apreciar la creación de Dios se refiere a la llamada a cumplir con nuestra obligación de honrar el préstamo de este planeta, cuya responsabilidad se nos ha dado en este preciso momento de su larguísima existencia y en nuestra casi infinitesimalmente corta duración sobre él. En un sentido puramente práctico y quizás incluso egoísta, esta llamada se refiere a la necesidad de proteger la capacidad del planeta de mantener nuestra inmediata existencia personal y la existencia de nuestra propia especie. Por supuesto, también tenemos tanto la obligación espiritual como la obligación egoísta de proteger la pervivencia de todas las especies, no solo la nuestra.

Para todos los educadores, esta es una llamada a nuestro compromiso con la enseñanza, la investigación y el servicio. Para todos nosotros en las universidades jesuitas, la llamada a reconocerlo y a actuar en función de ese cuarto pilar es particularmente cada vez más clara e imperiosa.

¿Qué es esto? ¿Y entonces? ¿Y ahora qué?

Siguiendo el espíritu de la invitación de esta revista a afrontar las cuestiones ¿qué es esto?, ¿y entonces?, y ¿ahora qué?, este editorial comentará brevemente posibles respuestas a estas tres preguntas – respuestas que pueden hablar con especial claridad al personal docente y administrativo de las universidades y escuelas jesuitas de negocios, así como ofrecer a su vez a estas escuelas y universidades una oportunidad especial para continuar con la tradición jesuita de “cambiar el mundo.” (desde Heroic leadership: Best practices from a 450-year old company that changed the world de Chris Lowney, 2003).

¿Qué es esto?

Se sabe desde hace tiempo que el impacto de las formas en que producimos, consumimos y poblamos este planeta estresan las capacidades del planeta más allá de su habilidad para continuar proveyendo lo que se toma de él y absorber lo que se deposita sobre y dentro de él. Sin embargo, las acciones paliativas han sido trágicamente lentas y resultan inadecuadas para ir al encuentro de los retos a que nos enfrentamos. En el ámbito de la educación, las universidades y las escuelas de negocios jesuitas puede ser que obtengan unos resultados algo mejores en la lucha contra los desafíos de unas formas cada vez más insostenibles de estar en el planeta, pero todos sabemos que podemos hacerlo todavía mucho mejor.

Ahora, dos acontecimientos recientes y las palabras de los últimos tres Papas proporcionan un fuerte llamamiento que hay que escuchar y que nos debería alentar para volver a preocuparnos por nuestro común y único hogar terreno, y al cuidado de ese hogar, para honrar nuestros compromisos a largo plazo con la justicia social y el alivio de la pobreza protegiendo a aquellos de nuestros hermanos que son más vulnerables en un planeta en deterioro.

Los enérgicos y repetidos llamamientos a la acción comprometida por parte de estos tres Papas, la emisión del informe del Equipo de Trabajo Jesuita para la Ecología y el elevadísimo nivel del taller llamado Humanidad y naturaleza sostenibles: nuestra responsabilidad, celebrado en el Vaticano del 2 al 6 del pasado mayo, hacen una llamada a la renovación y expansión de nuestras acciones para sanar nuestro mundo roto.

¿Y entonces?

Los llamamientos a la acción por parte de los tres Papas más recientes son demasiados para empezar a enumerarlos (por ejemplo, “googlear” sencillamente el nombre de un Papa seguido de palabras como “cambio climático” o “desarrollo sostenible” arroja una rica colección de declaraciones pasadas y recientes junto con debates sobre esas declaraciones).

Hace un cuarto de siglo, el Papa Juan Pablo II dijo, “La progresiva degradación de la capa de ozono y el consecuente ‘efecto invernadero’ han alcanzado proporciones críticas.” Añadió además llamamientos urgentes a la acción en aquel mensaje del Día Mundial de la Paz en el enero de 1990 así como en muchas otras declaraciones durante su vida y su papado.

En septiembre de 2007, el Papa Benedicto XVI, en su Mensaje 
a los Participantes en el VII Simposio sobre 
Religión, Ciencia y Medio Ambiente, a su Santidad Bartolomé I 
Arzobispo de Constantinopla 
Patriarca Ecuménico, observó que “La preservación del medioambiente, la promoción del desarrollo sostenible y una especial atención al cambio climático son asuntos que conciernen gravemente a la entera familia humana.”

Mientras este editorial estaba siendo redactado, el Papa Francisco dirigió a una multitud masiva en Roma e hizo el caso religioso para abordar el cambio climático:

“Salvaguardad la Creación,” dijo el Papa Francisco. “¡Porque si destruimos la Creación, la Creación nos destruirá! ¡No lo olvidéis!”…“La Creación no es una propiedad de la cual podemos disponer a nuestro antojo o, todavía peor, la propiedad de unos pocos: la Creación es un regalo, es un regalo maravilloso que Dios nos ha dado, por lo que debemos cuidarla y usarla en beneficio de todos, siempre con gran respeto y gratitud”, dijo Francisco. “Pero cuando explotamos la Creación, destruimos los signos del amor de Dios hacia nosotros, al destruir la Creación estamos diciendo a Dios: ‘¡Esto no me gusta! ¡Esto no es bueno!’ ‘¿Entonces qué es lo que te gusta?’. ‘¡Me gusto yo!’ – ¡Aquí está el pecado! ¿Lo veis?”

Sanar un Mundo Herido

El informe del Equipo de Trabajo jesuita para la Ecología, Sanar un Mundo Herido urgía (aunque “sugiría” podría ser un término mejor) a la comunidad jesuita a considerar amplios, transformadores cambios en todos los aspectos de su trabajo y en la manera de ser, de arriba abajo, desde la formación de los novicios hasta la gestión de las instalaciones y la realización de inversiones financieras. Se invita, en parte, a las universidades jesuitas a “comprometerse (ellas mismas) con un entorno de aprendizaje basado en la experiencia en el que los estudiantes estén inmersos en problemas del mundo real, aprendan a desarrollar soluciones y dejen la universidad transformados por la experiencia;” “desarrollar en los campus una ética del medio ambiente en la que los estudiantes, el personal docente, el personal administrativo y el resto de los trabajadores participen en disminuir el consumo y en aumentar la reutilización y el reciclaje, y se comprometan en reducir el impacto del entorno del campus y en hacer un campus más ecológico;” y “desarrollar programas docentes que incluyan temas sobre la sostenibilidad e impartir un cierto nivel de conocimientos medioambientales.” (Promotio Iustitiae 106, 2011/2:46)

Taller de la Academia Pontificia de las Ciencias y la Academia Pontificia de las Ciencia Sociales sobre Humanidad y naturaleza sostenibles: nuestra responsabilidad, 2-6 mayo de 2014

El informe sumario  de los trabajos de los 38 expertos presentados en mayo de 2014 al taller incluye las discusiones que siguieron, produciendo llamadas a la acción en siete campos, todos ellos de potencial interés para las escuelas de negocios tanto jesuitas como no jesuitas. Algunos de estos campos incluyen “las condiciones de vida de las poblaciones pobres,” “medidas que puedan contribuir a mitigar los efectos de un cambio climático antropogénico continuado,” reconsiderar “prácticas agrícolas…, que incluyan aquellas presentadas por la revolución verde, destinadas a minimizar a largo plazo impactos medioambientales no deseados” y la consideración de los “impactos negativos en las condiciones para una vida sostenible de la creciente densidad geográfica de la población humana.”

Por supuesto, esos llamamientos se hicieron eco en muchos otros lugares.

Principios de Naciones Unidas para la Educación Responsable en Gestión (PRME)

Otro de los llamamientos especialmente cercano a los corazones de las escuelas y universidades de negocios jesuitas se da en los seis Principios de Naciones Unidas para la Educación Responsable en Gestión  – un protocolo al que se han sumado un creciente número de escuelas de negocios jesuitas. Los seis principios abordan Propósito, Valores, Método, Investigación, Colaboración, y Diálogo por y en las escuelas de negocios. Las seis se centran directamente en la transformación de la docencia y la investigación, y tal vez incluso en el servicio, de las escuelas de negocios de una manera que puedan contribuir a mundo más sostenible y socialmente más justo

Cuando se mira a través de la lente de la educación de los negocios, cada una de estas llamadas apunta a la necesidad de cambios profundos y generalizados en la educación de los negocios, para que se convierta en parte de la solución a la insostenibilidad global y que deje de ser parte del problema. Por el momento la educación de los negocios simplemente apoya una continuación de los negocios como siempre se han dado, en un tiempo en que los negocios tradicionales han mostrado una necesidad urgente de cambios profundos y fundamentales, ya que la educación de los negocios es parte del problema. Convertirse en parte de la solución requerirá muy probablemente transformar qué y cómo enseñamos, y muy probablemente qué buscamos con nuestra investigación, y quizás incluso transformar cómo contribuimos a nuestras comunidades y a nuestros hermanos y hermanas en nuestros compromisos de servicio y acciones.

Durante el despegue de la revolución de la calidad en la segunda mitad del siglo pasado, se hizo una llamada al cambio similar pero mucho menos amplia. En aquel entonces, la magnitud del cambio se comparó con “comerse un elefante”, una tarea que parecía imposible por su enormidad. Sin embargo, fue desempeñada por multitud de individuos y organizaciones paso a paso. O, como el líder de calidad Joseph M. Juran dijo muchas veces acerca de comerse el elefante de la transformación de la calidad, la única forma de hacerlo era “bocado a bocado.”

¿Y ahora qué?

¿Dónde podrían los miembros de las escuelas de negocios y universidades jesuitas encontrar un bocado de la enseñanza de los negocios y la transformación social suficientemente pequeño y sabroso para tomarlo y masticarlo?

Bien, uno de los pequeños bocados podría ser contribuir a encontrar una palabra o frase en latín para unirse a cura personalis, homines pro aliis, y magis, y al hacerlo, llamar la atención sobre el cuarto pilar de la educación jesuita y el servicio de inspiración jesuítica. Ese pequeño bocado podría ser particularmente entretenido para que empiece a rumiarlo esta revista – quizás en colaboración con una plataforma de organización y difusión como es Ecojesuit.  Ecojesuit podría albergar un diálogo sobre el tema “¿qué frase en latín prefieres para traducir ‘caring for God’s creation’ (‘apreciar la creación de Dios’), o alguna frase similar en inglés? ¿Nos gustaría probárnosla un rato para ver cómo nos queda y cómo nos sentimos llevándola?”

Y, con al menos una versión de prueba de esa frase latina que pueda irse utilizando (o mejor aún, que vaya haciéndose hueco en nuestras lenguas), quizás pueda empezar una conversación en nuestros campus sobre la adición formal de un cuarto pilar a la misión educativa jesuítica en los negocios y más allá.

Y quizás, profundizando en esa frase y generando conversaciones sobre la posibilidad de añadirla a nuestra misión y hacerla parte de los pilares de la educación jesuita, esta podría empezar a influir en las decisiones que tomamos sobre enseñanza, investigación, y servicio.

Y quizás estas conversaciones y decisiones incipientes y acciones en las escuelas jesuitas de negocios y en los campus universitarios jesuitas, podrían empezar a ser escuchadas en otros campus y en las salas de juntas ejecutivas de las mismísimas organizaciones que hoy en día, como siempre, están comprometidas con triunfar en los negocios. Incluso si dicho éxito será antes o después fatal para estas organizaciones, y quizás mucho antes de lo que ellos (y nosotros) piensan.

Y quizás los progresos en la búsqueda de unas pocas palabras en latín y las conversaciones resultantes en los campus jesuitas sobre un cuarto pilar podrían ser presentadas en esta revista el próximo año, y en los encuentros anuales combinados de 2015 entre los profesionales de la enseñanza jesuita de los negocios y el foro mundial IAJBS en la Universidad Católica del Uruguay en Montevideo, Uruguay.

Quizás.

En realidad, esa conversación parece haber comenzado ya en cierta medida.

Algunos individuos, quizás muchos, han empezado a hablar y a escribirse entre ellos acerca de qué frase latina podría capturar y comunicar un cuarto pilar fundamental de la educación jesuita. Al menos seis frases por lo pronto nos han llamado la atención: cura orbis terrarium; cura mundus et natura; cura terra; cura naturaeque personalis; cura personalis, cura mundi; y cura naturalis.

Cada una de estas frases tiene ventajas y desventajas, y la mejor para este momento podría no estar entre ellas. Va a ser interesante escuchar, a lo largo de este próximo año, esas conversaciones sobre la “mejor frase” y las conversaciones emergentes sobre misión y nuestras acciones para llevar esa misión a la realidad.

2014_08_31_Editorial_Photo2James “Jim” Stoner es un profesor de sistemas de gestión de la Fordham Escuelas de Negocio en la Fordham University de Nueva York, Estados Unidos. Antes de comenzar su carrera académica, el Profesor Stoner fue el responsable de desarrollo de proyectos para el Ministerio de Comercio e Industria en el gobierno de Tanganica, que ahora se llama Tanzania. Tiene un doctorado y un MS en el Massachusetts Institute of Technology y un BS de Antioch College. Puede ponerse en contacto con él a través de su correo electrónico stoner(at)fordham.edu.

Excepto el título revisado y algunos cambios del texto menores, este artículo se reimprime en su totalidad con el permiso del consejo de redacción del Journal of Management for Global Sustainability, donde este editorial titulado “Cura Personalis, Homines Pro Aliis, Magis and …?” se publicó en su edición del volumen 2 (2014).

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , ,

4 Responses to El cuidado de la creación: El cuarto primera piedra en educación jesuita compromiso de enseñar, de hacer investigación, y para servir

  1. Gerald F. Cavanagh, S.J. en Noviembre 29, 2014 en 11:21 pm

    This editorial is a well-articulated, much needed summary of the case for Jesuit institutions and faculty to make sustainability of the planet a top priority. I like the naming and statement of the “fourth foundation stone” — “care for God’s creation”. At this point in our globe’s development care for God’s creation is as important to the people of the planet [in many ways, far more important] than cura personalis, magis and men and women for others. If Ignatius were alive today, he would make it a priority as the editorial points out in Pope Francis’ words.
    The editorial reminds us that not only Pope Francis, but popes as far back as John Paul, and Benedict have underscored the central importance of environmental global sustainability. And it shows how a lack of sustainability most hurts the poor. And a special concern for the poor is the 2000 year old value of Jesus as expressed in the Gospels.
    Finally the JMGS editorial urges us to find a Latin term that would be parallel to the cura personalis and magis [note that we generally do not use Latin for the term “Men and women for others”]. However it seems to me that “care for God’s creation” is clearer, more powerful and more meaningful that any Latin term that might be invented. For those of us in the English speaking world, the term does not have to be translated or explained and does not sound “other worldly” or ancient as Latin terms often do.

    Gerald F. Cavanagh, S.J.
    Charles T. Fisher III Chair of Business Ethics
    College of Business Administration
    University of Detroit Mercy
    Detroit, MI 48221
    313 993 1195 [off] 993-1630 [home]

  2. Tim Keane, Saint Louis University en Octubre 17, 2014 en 8:15 pm

    The JMGS editorial “Caring for creation: The fourth foundation stone in Jesuit education commitment to teach, to do research, and to serve” raises a monstrous dilemma. First, society’s increasing use of the earth’s decreasing resources demanded urgent change decades ago. Today, anything less than a unified, global commitment of extraordinary magnitude might simply be too little, too late. Second, economic development gorges on so-called “ecosystem services” as though natural resources can be replenished by some mystical market mechanism. Competition to own those natural resources drives many, or perhaps even most, conflicts in the world. Finally, the truth is that “sustainable development” is a commitment valued by a relatively small percentage of countries, communities and businesses across the globe at a time when only consensus can stem the tide of environmental loss.

    With that reality looming, the “Now What?” question asked in the editorial is difficult to contemplate. Some believe that nature finds a way. We may be seeing evidence of this fatalist perspective in the extraordinary weather shifts occurring across the planet. Regardless, the question still remains…Now What?

    Our options are limited at this point, but as Chinese philosopher Lao-tzu once said, “A journey of a thousand miles begins with a single step.” As the JMGS piece suggests, mobilizing the Jesuit global network in some fashion could prove fruitful. A useful first step would be to conduct a benchmarking study of all Jesuit business schools to assess the system-wide level of commitment to existing initiatives, such as the UN Principles for Responsible Management Education. Developing such a baseline metric of our collective commitment would help us identify actions that could be executed through mobilizing our Jesuit network. If a benchmarking study to determine our baseline strengths and areas for improvement is not embraced, then other questions to add to the list are: Why Not? And, how can we hope that business and governments will collaborate for change when we are not willing to commit ourselves?

    Assuming such a benchmarking study would is not possible, then the suggestion of “one tiny bite” toward action will have to do. Searching for a Latin phrase with the gravitas of a term like “magis” is important. I believe any of the phrases listed in the JMGS editorial would work. Additionally, there is another theme in Jesuit education that could be adjusted to invoke the necessary sense of urgency. I am referring to “Ratio Studiorum” or “plan of studies.” That phrase seems too passive in this time of crisis. Perhaps “Propositum Studiorum” or “intention/purpose of studies” would catalyze our curriculum to include lessons on ways to heal a broken world. Such lessons would embolden the next generation of leaders with the courage to act in ways that we could not.

    Timothy P. Keane, Ph.D.
    Executive Director, Emerson Ethics Center
    Associate Professor
    John Cook School of Business
    Saint Louis University

  3. Benjamin M. Cole, Ph.D. en Octubre 12, 2014 en 9:51 am

    The Journal of Management for Global Sustainability’s call to the Jesuit community in “Caring for creation: The fourth foundation stone in Jesuit education commitment to teach, to do research, and to serve?” is an important one. Building on elements of identity and mission at Jesuit institutions, the adoption of specific Latin phrasings such as cura naturalis or cura mundi represents an opportunity for the Jesuit institutions of the world to strengthen their coalition for a socially just and sustainable world within this “global organization” called earth. By doing so, it also allows Jesuit institutions to take a leadership role in reducing the impact of human endeavors on the ability of earth to sustain future generations. As a tenured faculty at a Jesuit university, I embrace that role.

    The adoption of specific Latin phrasings regarding care for the earth also fits well with Jonathan Haidt’s work on what he calls the five foundations of morality—(1) harm/care, (2) fairness/reciprocity, (3) ingroup/loyalty, (4) authority/respect, and (5) purity/sanctity. Haidt’s work shows that while political liberals center on just the first two dimensions, political conservatives focus on all five (http://www.ted.com/talks/jonathan_haidt_on_the_moral_mind). This distinction is important because it is political conservatives who are overwhelmingly resistant to arguments about climate change, and thus are less motivated to do anything to mitigate it. A March 2014 Gallup poll on Global Warming Opinions in the United States shows that 80 percent of Republican/Lean Republican respondents were “cool skeptics” to climate change arguments, while only 18 percent were “concerned believers” about those arguments. In contrast, Democrat/Lean Democrat respondents were 76 percent “concerned believers” and 11 percent “cool skeptics.” (Source: http://www.gallup.com/poll/168620/one-four-solidly-skeptical-global-warming.aspx).

    If one side of the political aisle is already willing to engage with the issue of climate change, and the other side is coolly skeptical, a moral leadership perspective of Jesuit institutions suggests that terminology that will stand side-by-side with such important Jesuit concepts as cura personalis and magis should be selected based on the terminology’s ability to influence those least likely to engage. For this reason, the adoption of language that focuses on the purity/sanctity dimension of morality with respect to the environment, such as sanctitate naturalis (“sanctity of nature”) and sanctitate mundi (“sanctity of earth”), may play a role outside Jesuit institutions in bringing about meaningful change. I thank the editors of the JMGS for getting the conversation started; it’s an important step toward re-emphasizing the moral leadership that Jesuit institutions initiate in society.

    Benjamin M. Cole, Ph.D.
    Fordham University
    New York, NY, USA

  4. Rachel Ellsworth en Octubre 9, 2014 en 8:43 pm

    Thank you for this very powerful editorial and the implicit invitation for all to join in this Jesuit-inspired and Jesuit-focused conversation. As a graduate of a Jesuit Graduate Business School, I especially appreciate the opportunity to honor and possibly enrich the language regarding the world-changing contributions the Jesuits and their institutions have made for almost five centuries.

    I think the editorial is powerful. Superb, in fact. I love the quotations from the Popes and can appreciate the strong language about the companies that aren’t going to make it, and even stronger language about why business schools have to do what the editorial firmly advocates.

    My 2 cents on the proper Latin phrase: serva terram nostram. Servare “to preserve, guard,” but also in English the obvious cognate is “to serve,” which is great…save (and serve) our earth. (Unfortunately, there is a UK oil company named Terra Nostra, I can only assume, ironically!)

    In terms of the initial 3 foundations: they look like a reverse tricolon abundans (Cicero made the tricolon abundans famous in his orations.) Tricolon abundans are three parallel phrases, with the last one being the longest, for effect. The reverse puts the longest in front.

    If the fourth is added, the tricolon will be lost. Maybe magis is redundant after the other three?

    Rachel Ellsworth, Fordham University, 1999

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Estabilizar el clima y brindar acceso a la energía para todos en el marco de una economía inclusiva

Agosto 31, 2014
Foto de: National Energy Efficiency Network, neen.org.au

Foto de: National Energy Efficiency Network, neen.org.au

La Pontificia Academia de las Ciencias y la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales

La humanidad ha ingresado en una nueva era en la que el poderío tecnológico nos pone en una encrucijada. Somos los herederos de dos siglos de enormes olas de cambio en materia técnica: el motor a vapor, el ferrocarril, el telégrafo, la electricidad, el automóvil, el avión, las industrias químicas, la medicina moderna, la informática y, más recientemente, la revolución digital, la robótica, las biotecnologías y las nanotecnologías. Tales avances han modificado la economía mundial haciéndola cada vez más urbana y globalmente interconectada, aunque también cada vez más desigual.

Sin embargo, de la misma manera en que la humanidad se enfrentó a un Cambio Revolucionario (Rerum Novarum, Carta Encíclica 
del Sumo Pontífice 
León XIII
 sobre la Situación de los Obreros)  durante la Era Industrial iniciada en el siglo XIX, hoy hemos alterado nuestro entorno natural a tal punto que los científicos definen la época actual como la Era del Antropoceno, es decir, una época en que la mano del hombre, a través de la utilización de los combustibles fósiles, está causando un impacto decisivo en el planeta. Si la actual tendencia continúa, este siglo será testigo de cambios climáticos inauditos y de una destrucción sin precedentes de los ecosistemas, con graves consecuencias para todos nosotros.

Cuando la acción humana no es respetuosa de la naturaleza, se convierte en un búmeran que genera desigualdades y exacerba lo que el Papa Francisco ha denominado “la globalización de la indiferencia” y “la economía de la exclusión” (Evangelii Gaudium), fenómenos estos que hacen peligrar la solidaridad para con las generaciones tanto presentes como futuras.

Los avances en la productividad registrada en todos los sectores – la agricultura, la industria y los servicios – nos permiten vislumbrar el fin de la pobreza, la distribución equitativa de la prosperidad y una mayor extensión de la expectativa de vida. Sin embargo, las estructuras sociales injustas (Evangelii Gaudium) se han convertido en obstáculos contra una organización adecuada y sostenible de la producción y una distribución justa de sus frutos, ambas condiciones necesarias para alcanzar esos objetivos. La relación del hombre con la naturaleza está colmada de las consecuencias que, sin explicación alguna, producimos cada uno de nosotros con nuestras acciones en detrimento de las generaciones tanto presentes como futuras. Los procesos socioambientales no se corrigen por sí solos. Si están reñidas con la ética y la acción colectiva, las fuerzas del mercado no son capaces de resolver por sí mismas las crisis interrelacionadas de la pobreza, la exclusión y el medioambiente. Además, el fracaso del mercado ha ido de la mano con el fracaso de las instituciones, que no siempre han tenido por objeto el bien común.

Estos problemas se han visto exacerbados por el hecho de que en la actualidad la actividad económica es medida únicamente en términos del producto bruto interno (PBI), algo que hace caso omiso de la concomitante degradación de la Tierra y de las abyectas desigualdades entre los países y dentro de cada país. El crecimiento del PBI ha venido acompañado de brechas inaceptables entre los ricos y los pobres, quienes siguen sin tener acceso a la mayor parte de los avances de la época actual. Por ejemplo, alrededor del 50% de toda la energía disponible es utilizada por tan solo mil millones de personas; sin embargo, los impactos negativos en el ambiente están afectando a los tres mil millones que carecen de acceso a dicha energía. Estos tres mil millones tienen un acceso tan limitado a la energía moderna que deben cocinar su alimento y calentar e iluminar sus hogares con métodos que son peligrosos para la salud.

La utilización masiva de los combustibles fósiles, que hace al corazón del sistema energético mundial, causa profundas perturbaciones en el clima del planeta y acidifica nuestros océanos. El calentamiento global y los extremos climáticos a él asociados habrán de alcanzar niveles inauditos cuando nuestros hijos hereden el planeta; en tanto, el 40% de los pobres del mundo, que juegan un papel ínfimo como generadores de contaminación, son los que más habrán de sufrir. Llevadas a escala industrial, las prácticas agrícolas están transformando el paisaje en todo el mundo, y el grado en el que alteran los ecosistemas y amenazan la diversidad y la supervivencia de muchas especies ha adquirido dimensiones planetarias. Sin embargo, incluso con la escala y la intensidad inusitadas que ha adquirido la utilización del suelo, la inseguridad alimentaria sigue acechando, ya que mil millones de habitantes sufren de hambre crónica y un número similar es víctima del hambre oculta que provocan las deficiencias de micronutrientes. Es una tragedia que se desperdicie un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano, lo que en palabras del Papa Francisco “es como robar de la mesa de quienes son pobres y tienen hambre.”

En vista de la persistencia de la pobreza, de las crecientes desigualdades sociales y económicas y de la incesante destrucción del medioambiente, los gobiernos del mundo han hecho un llamado a adoptar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), una serie de nuevas metas universales destinadas a guiar las medidas que habrán de tomarse a nivel planetario a partir de 2015. Para cumplir tales objetivos será necesaria la cooperación a nivel mundial, además de innovaciones tecnológicas accesibles y el respaldo de las políticas socioeconómicas a nivel nacional y regional, siendo algunos ejemplos la aplicación de impuestos, la legislación contra los abusos ambientales, la imposición de límites al enorme poderío de las transnacionales y una redistribución justa de la riqueza. No cabe la menor duda de que la relación del Hombre con la naturaleza debe ser abordada mediante la acción solidaria y colectiva a nivel local, regional y global.

Lejos de ser inalcanzables, las bases tecnológicas y operativas de un genuino desarrollo sostenible ya están disponibles o bien son de fácil acceso. Es posible poner fin a la pobreza extrema a través de inversiones específicas en educación, salud, vivienda e infraestructura social, así como en el acceso a energías sostenibles y el fomento del sustento entre los más pobres. Las desigualdades sociales pueden reducirse mediante la protección de los derechos humanos, el Estado de derecho, la democracia participativa, el acceso universal a los servicios públicos, el reconocimiento de la dignidad personal, la optimización de la eficacia de las políticas sociales y fiscales, las reformas financieras basadas en la ética, las políticas de creación de empleo digno a gran escala, la integración de los sectores económicos informales y populares, y la colaboración a nivel nacional e internacional con miras a erradicar las nuevas formas de esclavitud, como lo son el trabajo forzado y la explotación sexual. Los sistemas energéticos pueden volverse mucho más eficientes y menos dependientes del carbón, el petróleo y el gas natural: así se evitaría el cambio climático, se protegerían los océanos y se limpiaría el aire, liberándolo de las sustancias contaminantes producidas por el uso del carbón. Podemos hacer que el sector alimentario se torne mucho más productivo y eficiente en la utilización del suelo y del agua, y sea menos contaminante y más respetuoso de los campesinos y de los pueblos indígenas. El despilfarro de comida puede reducirse notablemente, lo que se traduciría en beneficios tanto sociales como ecológicos.

Quizás el mayor desafío resida en el terreno de los valores humanos. Los principales obstáculos a la sostenibilidad y la inclusión son la desigualdad, la injusticia, la corrupción y el tráfico de personas. Nuestras economías, nuestras democracias, nuestras sociedades y nuestras culturas pagan un precio muy alto por esta creciente brecha que se está abriendo entre los ricos y los pobres en el seno de las naciones y entre ellas. Y tal vez el aspecto más nocivo del creciente abismo en materia de ingresos y riqueza que se observa en tantos países es que está profundizando la desigualdad de oportunidades. Es más, la desigualdad, la injusticia a nivel global y la corrupción están socavando nuestros valores éticos, nuestra dignidad como personas y nuestros derechos humanos. Necesitamos, ante todo, cambiar nuestras convicciones y nuestras actitudes, y combatir la globalización de la indiferencia y su cultura del despilfarro y la idolatría del dinero. Debemos insistir en la opción preferencial por los pobres; fortalecer la familia y la comunidad; y honrar y proteger a la Creación como responsabilidad imperativa de la humanidad ante las generaciones futuras. Contamos con la capacidad tecnológica y de innovación necesarias para ser buenos custodios de la Creación. La humanidad necesita con suma urgencia corregir el rumbo en su relación con la naturaleza mediante la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los que permitirán promover un patrón sustentable de desarrollo económico e inclusión social. Una ecología humana sana en materia de virtudes éticas contribuye a la concreción de una naturaleza sostenible y un medioambiente en equilibrio. Hoy día necesitamos construir un vínculo que encierre beneficios mutuos: los valores genuinos deberían impregnar la economía, y el respeto por la Creación debería promover la dignidad y el bienestar humanos.

Estos son temas en torno a las cuales se puede esperar un consenso entre todas las religiones y las personas de buena voluntad. Son cuestiones que los jóvenes de todo el mundo harán suyas, pues constituyen una manera de construir un mundo mejor. Nuestro mensaje encierra una advertencia urgente, ya que los peligros del Antropoceno son reales, y la injusticia de la globalización de la indiferencia es grave. Sin embargo, nuestro mensaje es también un mensaje de esperanza y de alegría. Un mundo más sano, más seguro, más justo, más próspero y más sostenible está a nuestro alcance. Quienes somos creyentes pidamos al Señor que nos dé a todos nuestro pan de cada día, que es alimento para el cuerpo y el espíritu.

Este artículo es una reedición de la Declaración del Workshop de la Pontificia Academia de las Ciencias y la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales sobre Humanidad y Naturaleza Sostenibles: Nuestra Responsabilidad  celebrada en el Vaticano última 2-6 mayo de 2014.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Respaldo de la gestión ambiental en el Colegio San Ignacio de Riverview

Agosto 31, 2014
Plantadores de árboles de estudiante del colegio San Ignacio de College Riverview

Plantadores de árboles de estudiante del colegio San Ignacio de College Riverview

Sue Martin

El Comité de Medio Ambiente del Colegio San Ignacio de Riverview en Nueva Gales del Sur, Australia, llevó a cabo una actividad de plantación de árboles con un grupo de estudiantes de geografía. El evento se celebró el pasado 10 y 11 de agosto, en la propiedad Yamagalli, en Harden, que se encuentra en ladera suroeste de la región.

La actividad fue coordinada estrechamente con la Sra. Trish Murphy, uno de los padres del internado y que proviene de la localidad de Galong, también en Harden. Trish tiene una amplia experiencia en la plantación de árboles y trabajando con las organizaciones que quieren compensar su huella de carbono mediante la plantación de árboles.

Sr. Greg Conlon, presidente de la Comisión de Medio Ambiente, al lado de un eucalipto recién plantado

Sr. Greg Conlon, presidente de la Comisión de Medio Ambiente, al lado de un eucalipto recién plantado

La siembra se produjo en la propiedad de un ex alumno, Danny Flannery, y un vecino de la propiedad Yamagalli. Los estudiantes también visitaron algunos de los programas para el Cuidado de la Tierra  de la zona y discutieron cuestiones ambientales a las que hace frente la Australia rural, incluida la gestión de la salinidad.

El viaje fue organizado como un programa piloto con un pequeño número de estudiantes, con la intención de convertirse en una funcionalidad permanente de la gestión ambiental llevada a cabo por el Colegio. Es parte del Programa de Compensación de Carbono Riverview desarrollado con Trish y el Comité de Medio Ambiente, presidido por el Sr. Greg Conlon, quien afirma que “es una gran oportunidad de trabajar de cerca con la comunidad del Cuidado de la Tierra alrededor de Harden.”

El grupo de estudiantes viajó a Harden el domingo por la mañana, listo para una tarde de la plantación de árboles. Casi 1.600 eucaliptos, Eucalyptus camaldulensis (goma roja) se plantaron este año, y en los próximos cinco años, la intención es plantar hasta 10.000 árboles. Este es el primer año que pretende convertirse en un evento anual.

Riverview está emocionado de trabajar en estrecha colaboración con Trish y el equipo del programa Cuidado de la Tierra, ya que esto es una manera de que los estudiantes participen de manera significativa en el camino hacia la sostenibilidad que está llevando a cabo en Riverview. También es una forma sólida de contribuir y participar en la reconciliación con el programa de creación que los jesuitas de todo el mundo comprometidos con hacer.

Sue Martin trabaja el Centro Coordinador de Sostenibilidad en el Colegio San Ignacio Colegio de Riverview. Para más información, pueden contactarle a través de su correo electrónico: SMMartin(at)riverview.nsw.edu.au

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Lecciones sobre la gestión post-desastre

Agosto 31, 2014
Casas con techos y paredes en un sitio de reubicación, pero sin agua. Foto des: ESSC

Casas con techos y paredes en un sitio de reubicación, pero sin agua. Foto des: ESSC

Mariel de Jesus

Sobrevivir el tifón es la prueba inicial para muchas personas que viven los desastres causados por el clima en Filipinas. Tras la pérdida de viviendas y medios de subsistencia, los supervivientes se enfrentan al reto de restaurar la normalidad en sus vidas. Después de la abundancia inicial de suministros de socorro, la gente a menudo se dejan a su suerte, luchando por construir viviendas en lugares nuevos y desconocidos y encontrar un trabajo que ponga un plato de comida en la mesa para sus familias.

A menudo, también las zonas y las comunidades más gravemente afectadas durante los desastres naturales son áreas que ya están gravemente degradadas y el medio ambiente afectado o en peligro y en donde las comunidades que viven en condiciones de subsistencia durante décadas. Como se afirma en un editorial anterior en Ecojesuit tres semanas después del tifón Yolanda (Haiyan) el pasado noviembre de 2013 golpeó el este de Visayas en Filipinas, “(e)sto, sin embargo, ha sido un error constante desde el siglo pasado hasta hoy, ya que la gente ha vivido de una forma de vida basada en la subsistencia, tanto en la costa como en las tierras altas en provincias marginales como Samar, Samar del Este, Leyte y Leyte del Sur, entre otras. Esta forma de vida está muy expuesta a calamidades naturales, por lo que ahora es un desastre económico y social para aquellas personas que viven de la agricultura de subsistencia y la pesca. ¿Cómo se puede estructurar una red activa y con iniciativa en la sociedad rural filipina que propicie alternativas, estilos y medios de vida más seguros a las personas para que prosperen?”

Durante una visita el pasado mayo de 2014 para sitios de reubicación después de los desastres en Mindanao, en concreto en Cagayán de Oro, Misamis Oriental y la ciudad de Valencia, Bukidnon, el grupo visitante perteneciente a Ciencia Ambiental para el Cambio Social extrajeron algunas lecciones – y no aprendieron otras – a partir de las experiencias de desastres en Filipinas:

Retos del reasentamiento

Para las comunidades afectadas, los desastres no terminan cuando el tifón se va o las inundaciones bajan. Otro tipo de desastres emergen después de lo que ha pasado, en el caso de Yolanda, esto fue lo más evidente en un contexto en el que la gente vive en campamentos deficientes y en áreas de recolocación temporales mal planeadas.

El pueblo de la Cruz Roja en Valencia, Bukidnon en Mindanao, es un lugar de reubicación para lo que sobrevivieron a la tormenta tropical Sendong (Washi, Diciembre 2011) y el tifón Pablo (Bopha, Diciembre 2012). La situación actual ilustra las preocupaciones de los sobrevivientes a los desastres y los retos de las respuestas del gobierno y la sociedad civil o de organizaciones humanitarias que trabajan en la recuperación y rehabilitación después del desastre.

Dos años después del tifón Pablo, familias tienen un techo pero todavía no disponen de los servicios fundamentales de salud, seguridad y confort. Aunque se reconoce como un derecho humano básico, la provisión de agua no puede darse por descontada en los sitios de reasentamiento. Algunos hogares en Valencia están cavando algunos pozos, sin considerar una ubicación o proximidad a pozos sépticos.

A pesar del reconocimiento del Gobierno de los méritos de reconstruir las viviendas en el mismo área, hay casos donde es inseguro y no debe permitirse.

Se permiten que las casas continúen construyéndose, éste en una ribera, poniendo sus residentes en alto riesgo. Foto des: ESSC

Se permiten que las casas continúen construyéndose, éste en una ribera, poniendo sus residentes en alto riesgo. Foto des: ESSC

Los planes de reasentamiento incluyen reconocer la importancia del acceso al empleo y otras oportunidades. Para las familias que lo han perdido todo, una tarifa del transporte de 20 pesos filipinos es un gran sacrificio y no muchos no pueden permitirse pagarlo.

Los empleos previos y opciones de vida ya no pueden ser posibles en el nuevo lugar y existen apoyos limitados para las comunidades que deben encontrar nuevas maneras vivir. Muchos tienen que hacer frente a préstamos de comerciantes locales que deriva en un ciclo de deudas del que es muy difícil salir.

Para organizaciones que trabajan en contextos de post-desastre, es crítico evaluar las necesidades y las capacidades de las comunidades e identificar las habilidades intrínsecas que la comunidad puede desarrollar y hacerle productiva. Mientras algunas agencias humanitarias centradas en “factores básicos” de recuperación como suministrar y levantar un techo, hay una necesidad de extender otros tipos de ayuda pública cuando una familia comienza desde cero es incapaz de recuperarse por sí misma.

Sin embargo, debe haber un equilibrio cuidado. Agencias humanitarias a menudo distribuyen kits de refugio que permiten a la gente reconstruir sus casas después del tifón. Cuando las comunidades viven en zonas de alto riesgo, esto puede crearles una falsa sensación de seguridad y puede prolongar una situación de peligro.

Participación temprana

La participación de las partes interesadas en la recuperación es esencial pero también es importante prevenir antes del desastre. Hay numerosos logros que muestran cómo una rápida alerta y una evacuación preventiva conduce a una reducción e incluso prevención de muertes y daños innecesarios. Hay iniciativas que se basan en el liderazgo y la capacidad efectiva a nivel local. El desarrollo de un protocolo de reducción del riesgo de desastres es un primer paso en la conformación de una estrategia en la que todos los actores están involucrados y donde la comunicación y difusión de la información son fundamentales.

Planificación y gestión de cuencas

La reducción del riesgo de desastres consiste en la planificación y es importante comenzar con una unidad geográfica que es un sistema natural, y no simplemente una cuestión política. Planificación con enfoque sobre la cuenca se identifica como un elemento fundamental para la reducción del riesgo de desastres como un marco que permite la comprensión de las relaciones de los ríos en la fase inicial y posterior. Esta conexión entre las dos aguas debe ser fortalecido a través de la creación de redes y la comunicación entre las unidades de los gobiernos locales y las comunidades dentro del área de la cuenca. En el caso de Cagayan de Oro, el reto está en la tierra adecuada y la gestión del agua en las zonas altas de captación.

La gestión posterior a los desastres, no sufrir otra catástrofe

Preparación activa e informada para un desastre es fundamental, ya que esto puede significar la diferencia entre sobrevivir y morir. Esta preparación para desastres permite a los gobiernos y comunidades locales responder de manera más eficaz y evitar situaciones de desastres permanentes donde las personas siguen viviendo en zonas de alto riesgo y los sitios de reasentamiento y reubicación de alto riesgo. Seguridad de las personas es primordial, y con el acompañamiento social y económico adecuado, evitaremos conducir a estas áreas y comunidades hacia otro desastre.

Este artículo se desarrolló a partir de aprendizajes de la visita sobre el terreno durante la Conferencia sobre Transformadora Tierra y Gobernabilidad del Agua organizada por la Ciencia Ambiental para el cambio social, la Comisión belga Universitaire pour le Développement, y el Red Global de Incidencia Ignaciana-Ecología, el pasado mes de mayo de 2014.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Cambiar la narrativa, cambiar el futuro: Una economía de la vida para un planeta vivo

Agosto 15, 2014
Estudiantes de la Universidad de Seattle piden se deje de invertir en combustibles fósiles, es un movimiento creciente en muchas universidades norteamericanas. Foto des: seattleu.edu

Estudiantes de la Universidad de Seattle piden se deje de invertir en combustibles fósiles, es un movimiento creciente en muchas universidades norteamericanas. Foto des: seattleu.edu

David Korten

Quien controle la narración, controla el futuro.

Es el signo de un profundo despertar intelectual, los elementos esenciales para una narración de la Vida Sagrada o de un Planeta Vivo están comenzando a emerger, y es una narración con profundas raíces espirituales.

Los humanos somos seres vivos originarios de una Tierra Viva – que es nuestro hogar y la fuente nuestros recursos. La riqueza real es la riqueza de lo viviente. El dinero es solo números. El dinero es útil como un medio de intercambio. Nada más.

La vida existe solo en comunidad. Progresamos solo como un planeta que progresa. Hacemos lo mejor cuando obramos el bien y el mundo está al servicio de todos.

Afortunadamente, nuestra propia naturaleza nos llama al cuidado y a buscar el bien de todos. Sin duda que existe violencia, avaricia y dura competencia, pero en el fondo son indicadores de disfunción social e individual.

La tarea de la economía, y sus instituciones, es ofrecer a todo el mundo la oportunidad de tener una vida sana, con sentido, en una relación equilibrada y co-productiva con las comunidades de vida de la Tierra.

Esta narrativa ofrece un marco a una Economía de la Vida que está enraizada en la comunidad, colabora con la naturaleza, atiende a las necesidades de todos, y da a cada persona voz en las decisiones de las que depende su bienestar y el de todos.

La narración del Dinero y el Mercado Sagrados

Estamos envueltos en una crisis general de este sistema basado en unas instituciones que ya no sirven y que deberían ser remplazadas. A menos que aceptemos esta realidad, nuestros esfuerzos se parecerán a los intentos por salva un barco que se está hundiendo rápidamente porque tiene un gran agujero en su fondo, un agujero mucho mayor que el cubo que tenemos para achicar el agua.

Estos centros de poder, y valores, ahora fallidos han entregado el poder a empresas que por su estructura consideran la vida solo como un medio para hacer dinero. Con ajustes marginales del sistema, es decir, con unas pocas regulaciones por aquí o por allá, se podrá proteger a unos pocos de la avaricia de estas grandes corporaciones, o se podrá ralentizar el daño, pero no se podrá cambiar el resultado final.

Las corporaciones que rigen actualmente nuestra economía lo hacen exactamente en el modo como han sido diseñadas para hacerlo: concentrando la riqueza financiera en las manos de unos pocos a costa de la mayoría y de la naturaleza. Un futuro humano viable y próspero depende de una profunda transformación cultural e institucional.

El primer paso es hacer una clara opción entre la vida o el dinero como nuestros valores definitivos. En una de sus muchas clarividentes homilías el Papa Francisco habló de la idolatría del dinero – de la adoración del dinero como un falso dios.

Para nuestras sociedades contemporáneas hacer dinero se ha convertido en el objetivo de la vida, comprar es un deber cívico, los mercados financieros son nuestros referentes morales, las instituciones financieras son nuestros templos, y los economistas los sacerdotes que otorgan la absolución personal y colectiva por nuestros pecados contra la vida.

Al elegir el dinero frente a la vida aceptamos ser gobernados por los mercados financieros que operan a través de computadores de alta velocidad que controlan la búsqueda de dinero de las corporaciones; corporaciones que anulan la sensibilidad moral de sus empleados y que consideran a las personas, y a la naturaleza, como materias primas para controlar y explotar buscando más ganancias financieras.

Pero en el fondo, estas cuestiones son profundamente espirituales. Están enraizadas en la respuesta que podemos dar a las cuestiones más básicas y fundamentales. ¿De dónde venimos y por qué? ¿Cuál es el origen del universo que dio lugar a la Tierra y que nos dio vida a nosotros? ¿Para qué hemos nacido?

Según la enseñanza convencional de las religiones de Abraham y sus variantes, somos la creación de un patriarca lejano, todo poderoso, omnisciente Dios, que vive en un apartado lugar llamado cielo y que recompensa nuestra obediencia con un lugar de eterna felicidad junto a él después de esta vida. Lo que existe lo es por su deseo. Él nos quiere ricos, y recompensa a sus elegidos con riqueza y poder. Así que cumplir el programa: ir a por el dinero.

Para la enseñanza convencional de la ciencia actual que, a su vez, está estancada en el marco de una narrativa vieja y anticuada, somos el producto de un universo mecánico que es como un gran reloj rigiendo su destino, mientras las manecillas se mueven hacia el parón energético. La vida es un mero accidente de la complejidad de la materia y no tiene ni meta, ni significado. La conciencia es un artefacto de procesos físicos en el cerebro. La libertad, una ilusión. Vaya, esto parece un tanto deprimente. Creo que mejor es irse de compras.

Terminamos viviendo por lo que podríamos llamar la narración del Dinero y el Mercado Sagrados, constantemente repetida por los medios de las grandes corporaciones y también por nuestras instituciones educativas – transformadas en empresas. Así se nos asegura que:

El dinero es riqueza. Hacer dinero genera riqueza. Hacer dinero es el fin definitivo de las personas, los negocios y la economía.

Los que hacen dinero generan riqueza para la sociedad. Su lujoso estilo de vida es su justa recompensa. El consumo material es el camino para la felicidad.

Los seres humanos somos por naturaleza competitivos. Afortunadamente la mano invisible del libre mercado transforma la avaricia individual en el bien colectivo.

Es lamentable la desigualdad y el daño medioambiental. Pero, sin embargo, son daños colaterales, necesarios e inevitables para hacer crecer el PIB, que es lo que al final genera riqueza para todos. El crecimiento económico generará la riqueza financiera necesaria para acabar con la pobreza y nos proporcionará el desarrollo tecnológico que nos liberará del sometimiento cruel y limitante de depender de la naturaleza.

Si alguna vez has escuchado esta narración ¿cuantos de vosotros habéis notado que sus afirmaciones son falsas? Es una narración elaborada para promover y legitimar la idolatría del dinero y el dominio de las grandes empresas. Se trata de mala ética, mala ciencia y mala economía. Y sus devastadoras consecuencias son cada vez más evidentes.

Tendemos a aceptarla porque es la única historia que escuchamos. Aquellos que buscamos justicia, sostenibilidad medioambiental y paz nos unimos en torno a cuestiones concretas más que con una narración unificadora. Incluso hacemos nuestras propuestas en el marco de la narración de los Sagrados Dinero y Mercados – por ejemplo cuando alegamos que una mayor equidad es buena porque acelerará el crecimiento económico. Usamos la narración corrupta porque no tenemos una narrativa unificadora de nuestra parte.

Cambiar la narración

La réplica a esta narración del Dinero y el Mercado Sagrados está fundada en la imagen que la ciencia moderna describe como el despliegue del universo, que sería como una semilla brotando, transformándose en un magnífico árbol mucho más que un reloj caminando a su fin.

La imagen de la semilla viva es consistente con la cosmología de un Universo Vivo que sugiere, de acuerdo con las intuiciones de los místicos, que toda la creación es la manifestación de una conciencia espiritual inteligente que busca conocerse a sí misma dándose a conocer en un creativo viaje de auto-conocimiento a medida que se despliega hacia una mayor complejidad, belleza, autoconciencia y posibilidad.

Por este cálculo, todos los seres – estrellas, partículas de energía, sistemas de estrellas, planetas, seres humanos, animales, plantas, rocas y ríos – son tanto la expresión como el agente del espíritu; cada uno con su lugar y propósito, en un proceso que revela una extraordinaria capacidad de auto-organización inteligente y con propósito – finalidad – en todos los niveles del sistema.

En las primeras etapas del viaje evolutivo de la Tierra, la más simple de las formas de vida trabajó con las fuerzas de los procesos geológicos para transformar todos los aspectos de la corteza terrestre, las aguas y la atmósfera creando y manteniendo las condiciones distintivas de la Tierra. Esenciales para el surgimiento de formas más complejas de vida – como los seres humanos.

Esta extraordinaria colaboración regenera continuamente los suelos, los ríos, acuíferos, la pesca, los bosques, las praderas de la Tierra, y mucho más para sostener la vida del conjunto. Al mismo tiempo, esta maravillosa comunidad auto-organizada mantiene un equilibrio climático, de temperatura y de composición química de los océanos, tierra emergida, y de la atmósfera de la Tierra haciéndola totalmente diferente de las condiciones de cualquiera de los planetas vecinos de la Tierra.

Es igualmente extraordinario que durante miles de millones de años diversas especies hayan filtrado el exceso de carbono de la Tierra y una gran variedad de toxinas del aire, aguas y suelos de la Tierra para luego secuestrarlas a una gran profundidad. Al hacerlo, crearon las condiciones ambientales adecuadas para el nacimiento de una especie con una capacidad de elección consciente, creativa y auto-reflexivo mucho mayor que cualquier otra.

Ahora, en un trance colectivo inducido por la historia idólatra del Dinero y el Mercado Sagrados, los miembros de esa especie dedicamos nuestras mejores mentes y tecnologías para la extracción del carbono y las toxinas secuestradas para liberarlas de nuevo en la atmósfera, en las aguas y en los suelos de la Tierra suprimiendo procesos naturales para ganar dinero. Dinero que existe sólo como números en un disco duro del ordenador. Y creemos que somos mucho más inteligentes que otras especies de la Tierra.

Cambiar el futuro a través de la narración de la Vida Sagrada y la Tierra Viva

El trabajo de nuestro tiempo es aprender a vivir, humildemente, alineados con las estructuras y procesos de la Tierra Viva.

Aquellos que trabajan al servicio del dinero, promoviendo empresas que valoran más el dinero que la vida, controlan las narrativas que organizan nuestra sociedad. Aquellos que queremos vivir al servicio de la vida debemos encontrar nuestra narración y debemos ponerla delante de la conciencia humana. De todas las instituciones, las universidades Jesuitas son unas de las mejor posicionas para conducirnos en la búsqueda de esa nueva narración.

La narración de la Vida Sagrada y de la Tierra Viviente está todavía en elaboración. Proporciona un marco narrativo unificador para todas las iniciativas que se describen en esta conferencia y muchas más. Totalmente desarrollada, tendrá el potencial de dar a nuestras vidas un profundo significado, un propósito y una dirección. Se trata de una versión elaborada de la historia que creo que habita en el corazón humano y que tiene poder real para desplazar a la narrativa del Dinero y el Mercado Sagrados como la narración que guie a la sociedad humana.

Aprovechemos este momento como una oportunidad para reclamar, y expresar, nuestra verdadera naturaleza como seres vivos que habitan en una tierra viva que nace de un universo vivo. Aceptemos la responsabilidad de nuestro ser auto-consciente, y aprendamos el arte de vivir en un mundo consciente, interconectado y en constante evolución. Vamos a repensar y reestructurar nuestras instituciones para alinear el poder con la vida, a medida que buscamos nuestro modo de contribuir al despliegue continuo de la creación.

A nosotros nos toca elegir nuestro futuro. Cambiemos la narración. Cambiemos el futuro. Nosotros somos ya aquellos a los que estábamos esperando.

Este artículo es de David Korten y es el discurso que tuvo en la sesion de clausura sobre “Espíritu, Justicia y una Economía Viva para un Planeta Vivo” el pasado 9 de Agosto de 2014 de la Conferencia Sostenibilidad Justa: Esperanza por el Bien Común organizada por el Centro de Justicia Medioambiental y Sostenibilidad de la Universidad de Seattle.

2014_08_15_Editorial_Photo2David Korten es co-fundador y consejero de la Revista YES!, co-director del New Economy Working Group, presidente del Living Economies Forum, miembro asociado del Institute for Policy Studies, y miembro del Club de Rome. Esta presentación está basada en su próximo libro Cambiar la Narración, Cambiar el Futuro: Una Economía Viva para una Tierra Viva, que se publicará en febrero de 2015.

David tiene un MBA y es Doctor por la Stanford Graduate School of Business de Stanford, California, USA. Su vida profesional incluye su servicio como capitán de la Fuerza Aérea norteamericana, profesor en la Harvard Business School, especialista de la Ford Foundation, y consejero para la región de Asia en gestión del desarrollo para la US Agency for International Development. Ha vivido y trabajado durante 21 años como profesional del desarrollo en Etiopia, Nicaragua, Filipinas e Indonesia.

Sus libros anteriores incluyen Agenda for a New Economy: From Phantom Wealth to Real Wealth, The Great Turning: From Empire to Earth Community, y el éxito internacional When Corporations Rule the World.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

La escucha y acompañamiento para sanar la Tierra viva

Agosto 15, 2014
Monte Rainier en el paisaje de Washington

Monte Rainier en el paisaje de Washington

Pedro Walpole

Los gritos y gemidos de los últimos tres días de la conferencia Sostenibilidad Justa: Esperanza por el Bien Común  se centran en la búsqueda de maneras de relacionarse con toda la vida, para crear más redes sociales en general y para formar nuevos canales de esperanza y compasión no sólo con 28 universidades, no sólo con el Congreso y las corporaciones, sino también con 9.000 millones de personas. Tenemos que hacer esto de manera consciente y a través de los sistemas naturales de autoorganización de la Tierra.

¿Cómo escuchamos y acompañamos el saneamiento de la Tierra? ¿Cómo hacemos esto con gratitud, la integridad y una simplicidad que podemos aportar a pesar de nuestras propias limitaciones y el ciclo de la vida?

David Korten compartió con nosotros cómo nosotros, como seres humanos nos organizamos alrededor de una historia compartida, alrededor de las comunidades y las sociedades, y ahora supone un reto hacerlo en un mundo global que se preocupa. Nuestra historia se filtra a través de nuestros padres, experiencias, amigos y la sociedad en general; tiene un solo significado – que retiene el agua – si refleja y se experimenta con los demás. Es una historia de vida. Es sagrado.

Nuestra historia transforma nuestra vida y sostiene la reflexión y el significado para los demás. Necesitamos saber a donde pertenecemos, compartir una identidad que abraza a otros, cruzar los silos académicos, los límites políticos y religiosos, los niveles de ingresos, y las edades; y, por último, abrazar un mundo afectivo.

Por múltiples razones nos vemos obligados a formar una historia colectiva con diferentes dimensiones de la fe y de esperanza, solidaridad y justicia, misericordia y compasión que compartimos desde nuestros hogares a un mundo global que ahora tiene que centrarse en una economía de vida para una tierra viva. Es necesario proclamar la vida otra vez – en su totalidad es de extrañar – y declarar que es bueno.

Interrelación de la Tierra es la mejor explicación de la sostenibilidad, no la economía. Y porque siempre estamos aprendiendo, renaciendo y muriendo, porque somos espíritu y materia, hay un cierto desarrollo en ese cambio, que es positivo.

Un poco de mi historia es que soy un jesuita inspirado por la gente con la que trabajo. Empecé con el manejo forestal comunitario donde conocí a Fran y David Korten hace muchas décadas. Ahora trabajo en las áreas para la reducción de riesgo de desastres y reconstrucción de las mismas. Tenemos una mayor parte de los tifones e infraestructura inadecuada en Asia Pacífico y conocemos nuestra vulnerabilidad y la inseguridad.

Veinte años son los que han tardado en coordinar y desarrollar un protocolo de actuación antes de que ocurra un tifón, desde el desastre de Ormoc en el centro de Filipinas donde más de 6.000 personas murieron en noviembre de 1991. En los desastres, también experimentamos mucho del espíritu humano, gran parte de la curación y misericordia necesaria para reconstruir mejor, y amar la vida. En la tristeza y la alegría, la vida se vuelve tan simple, tan cariñosa.

2014_08_15_Reflection_Photo2El agua se ha convertido en una iniciativa global de los jesuitas a través de la Red Global de Incidencia Ignaciana-Ecología y nos estamos moviendo hacia un diálogo de la ciencia y los valores, que con suerte tendrá lugar en Estocolmo, Suecia, durante la Segunda Semana Mundial del Agua. El mundo empresarial también debe comprometerse.

Buscamos la justicia en una redistribución de los recursos, al servicio de las necesidades y la sostenibilidad y esto es lo que debería ser el centro de la gestión financiera de las empresas. Pero estas instituciones corporativas de responsabilidades limitadas y las estructuras financieras que surgieron de la Conferencia de Bretton Woods o la Conferencia Monetaria y Financiera de las Naciones Unidas tras la Segunda Guerra Mundial después no tienen corazón, no tienen vida. No son más que máquinas numéricas diseñadas para acumular sin responsabilidad para unos pocos ricos.

Estas instituciones deben ser despojadas de su personalidad jurídica y la economía tiene que volver a los hogares y la comunidad, a la sociedad, y para un mundo global en el equilibrio. Los derechos de la naturaleza tendrán que ser restaurados.

Nos hemos esforzado para el desarrollo sostenible y el libre mercado, pero la sostenibilidad que crece ahora no es la de las personas sino del poder y un Producto Interno Bruto que no refleja en la distribución entre los pueblos de las naciones. Los mercados necesitan volver a ser para las personas, la economía tiene que ser para las personas y el mantenimiento de toda la vida. La economía no puede vivir sin la Tierra en la que vivimos.

Hubo un atisbo de esperanza con la promesa de los Objetivos de Desarrollo para el Milenio, pero no, nosotros, como pueblo en realidad no nos desarrollamos. Más tierra, más agua, más recursos acabaron en manos corporativas, mientras que los pequeños agricultores y los pequeños pescadores se marginaron cada vez más, junto con los páramos y los residuos. Hay una subsistencia que no es la pobreza. Los más sostenibles están legalmente privados de su integridad con la tierra. ¡No son lo suficientemente productivos para la rentabilidad!

Yo vivo con personas de Pulangiyen, de Mindanao que, contra todo pronóstico, mantienen un programa de educación en su propia lengua y dominio, una integridad en su vida diaria aún no dominado por el maíz transgénico de Monsanto que se arrastra por el valle. De esto y junto con muchas otras comunidades locales, el ajetreado mundo se acuerda de la simple belleza de la vida y de pertenencia a la tierra.

Ignacio de Loyola en sus primeros años habló de “encontrar a Dios en todas las cosas,” desde la pequeña flor hasta el cielo. Le llevó a los tejados de Roma. Hoy nos encontramos de nuevo con este desafío de sanar la Tierra que nos conduce a una más profunda “contemplación en la acción” siempre reflexionando sobre Dios con nosotros – inmanente y trascendente como David Korten nos recuerda. En esto estamos llamados a vivir nuestra vida en la Tierra.

Desde mi llegada a Seattle, he aprendido algunas cosas fragmentadas que todavía me afectan:

  1. La tribu Duwamish que vive en estas tierras y aquellos que protegen Puget Sound, reconocen su legado y la vida como la vida en este lugar.
  2. Más de 600 personas murieron en la provincia de Yunnan en China debido a un terremoto de la escala 6.1 principalmente debido a la falta de estructura en sus casas.
  3. Convertirse en médico es humanitario y no debe costar un cuarto de millón de dólares, esclavizando a los estudiantes y padres para pagar la deuda por otra cuarta parte de sus vidas.
  4. Las minas de Monte Polley en Columbia Británica tenía una fallas que contienen los relaves, el impacto de lo que es actualmente incalculable – mercurio, arsénico, por no hablar de los sedimentos y la pérdida de bosques, pero luego me entero de que los cursos de agua canadienses son abiertos esta temporada, y gratis para todos, lo que se ha convertido en una verdadera locura.
  5. Es la elección, exuberante y vibrante vegetación que ejerce en este campus de la Universidad de Seattle en conjunto, unificando la universidad en su belleza, que une la arquitectura, la calidad del aire, el espíritu humano, y el deseo del estudiante de transformar el mundo.
  6. Hemos escuchado muchas historias dolorosas, y el canal transoceánico a través de Nicaragua.

¿Y ahora qué tenemos que hacer fuera de toda voluntad? ¿De dónde viene la investigación científica, social y espiritual de esta universidad y la comunidad universal nos lleva?

La calidad de nuestra educación es transformar, que de eso se trata la excelencia.

  • Aprovechamiento de 28 Universidades en materia de cambio climático y sus inversiones poniéndose al día en la Inversión Socialmente Responsable (ISR) de marketing o una mejor “vender/invertir” es un dado
  • Compartir recursos educativos permitiendo que los estudiantes aprendan de manera más amplia, más profunda, en la ecología, la economía y la cultura en nuestras universidades
  • Participar con nuestras comunidades locales y la estructura de gobierno
  • Comprometerse con un aspecto de un diálogo global elegido, o la asociación de las personas con la tierra y manteniendo informados a los demás, participando donde se pueda.

2014_08_15_Reflection_Photo3También tenemos que aprender en la comunidad jesuita cómo nos relacionamos con los demás, un compromiso más profundo para sanar a un mundo quebrantado. En la transformación de la comunidad jesuita viven fuera de la misión jesuita de servicio reconciliándose con la creación. Siento que el Padre Jim Hug y yo hemos sido simplemente absorbiendo, cuidando todo el gran trabajo y la energía aquí. Está más allá de nuestra capacidad de comunicar esto, pero la comunicación entre las instituciones y más allá de las redes jesuitas es esencial. Este es otro de los retos que enfrentamos. ¿Cómo hacemos esto?

El Padre General Adolfo Nicolás en su carta de 2011 a toda la Compañía pide “un más profundo respeto a las medidas de creación y decisivas de protección.” Él nos pide como jesuitas “examinan nuestras vidas personales, el estilo de vida comunitario y las prácticas institucionales.” Él nos llama a “restaurar nuestras relaciones, para pasar de las declaraciones escritas a la vida y la misión concreta para la sostenibilidad del planeta.” Este gráfico “nos exige un cambio de corazón que se manifiesta nuestra gratitud a Dios por el don de la creación y nuestra disposición a emprender el camino de la conversión.”

P. Patxi Álvarez, SJ, Director de la Justicia Social y la Ecología, escribió que el “cambio radical de actitud” hacia el medio ambiente aún no ha surgido, como tampoco lo ha hecho el enfoque necesario para los jesuitas de vivir esta misión (Fuente: “Con Pasión por la Justicia Ambiental” en Promotio Iustitiae n. 110, 2012/3). “La ecología como una dimensión de nuestra vida normal y la acción apostólica todavía sigue siendo un sueño.” Todavía no es parte de nuestra cultura y “hay mucha confusión sobre el compromiso con la ecología y su relación con la pobreza, la misión y el estilo de vida.”

El sentido del “todavía no” y estos tres desafíos de actitud, dimensión y relación nos plantan cara. Me han dado la esperanza de que los jesuitas actuarán. Necesitamos toda esta familia jesuita para lograr el cambio y participar en la más amplia comunidad global aprendiendo y ayudando, y a veces guiados por nuestro servicio.

El Padre Adolfo Nicolás ha pedido a los jesuitas una profundidad en su misión; usted va profundo en la reflexión y la educación, y la búsqueda de una comunicación y promoción que es transformadora y generadora de esperanza. ¡Continuad ésto!

Termino con esta pregunta, esta reflexión: El regalo más grande que tenemos como seres humanos es sanar, porque si actuamos sin amor carecemos de sentido. Y así, en el espíritu de justicia de amor y de vida, ¿he sanado hoy? ¿He sido sanado? Si es así, me siento bendecido y he abrazado la salvación de toda la creación.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , ,

One Response to La escucha y acompañamiento para sanar la Tierra viva

  1. Joan Lang en Agosto 18, 2014 en 10:58 pm

    Thank you for this most inspiring call to sustainability within our congregations. Our local community is very conscious of actively involved in sustainability, but we are called to a greater involvement of our entire congregation. I think what you say about the Jesuits is the same for us as the larger group–our dedication to the current reality just isn’t there. The water still comes out when you turn on the faucet. We need to all work together and face the fact that “nature has the final say” and we may not like it.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Tres días de actualizaciones, reflexiones, preguntas y llamadas a la acción para una justa sostenibilidad y esperanza para los bienes comunes

Agosto 15, 2014

2014_08_15_N&E_Photo1Jim Hug

El Centro para Justicia Ambiental y Sostenibilidad en la Universidad de Seattle celebró recientemente la conferencia Justa Sostenibilidad: Esperanza para los Bienes Comunes, que hizo una llamada de atención “sobre las íntimas conexiones entre la justicia medioambiental y la sostenibilidad” ya que ambos están “inextricablemente conectados. La verdadera sostenibilidad sólo se puede lograr cuando todas las comunidades respiran un aire limpio, tiene agua potable y alimentos saludables, espacios verdes y seguridad, y cuando todas las personas tienen una participación significativa en el desarrollo, implementación y aplicación de las leyes, reglamentos y políticas.” Jim Hug comparte con nosotros sus actualizaciones de los tres días de la conferencia.

Primer día

Cuatro oradores respondieron a las preguntas que todos podríamos preguntarnos: ¿Qué te mantiene despierto por las noches? ¿Cuáles son tus temores? ¿Qué le da esperanza? ¿Qué es lo que le da una pausa? ¿Qué llamada a la acción es lo que quieres para emitir?

La primera ponente, Sarah Augustine, trabaja con los Pueblos Indígenas cuya tierra y modo de vida se encuentran amenazados por las empresas mineras en Suriname. Destacó la esperanza que recibe de los Pueblos Indígenas y sus visiones del mundo alternativas, las nuevas iniciativas por el Consejo Mundial de Iglesias, y pidió a la gente de todo el mundo “activar su colectivo.” Las acciones individuales no son suficientes, tienen que dirigirse a las instituciones y estructuras a nivel mundial que protegen y legitiman actividades destructivas corporativas en todo el mundo.

Denis Hayes, el fundador original del Día de la Tierra y ahora director de la Fundación Bullitt tenía una larga lista de los problemas que no le dejan dormir por las noches – desde el colapso inminente del hielo de la Antártida Occidental campo, a la pérdida de Bangladesh y las regiones productoras de arroz del sudeste asiático, pasando por las masas de refugiados por el clima. Admitió ser un pesimista por naturaleza, pero señaló la esperanza derivada de los progresos realizados y que ha visto a lo largo de su vida por diversos movimientos sociales, tales como el movimiento de derechos civiles, o el fin de la guerra de Vietnam, entre otros. Apuntó que ha contagiado a su esposa su enfoque sobre las cuestiones ambientales: “Usted es un darwinista. ¿Cuál es el valor de supervivencia de pesimismo?” le preguntó en una ocasión.

Instó a los jóvenes a ser más activos ahora y no esperar que los movimientos sociales fueran por lo general dirigidos por los estudiantes. “Tenéis que sacar provecho,” les dijo, “que uno no sabe lo que puede hacer! ¡Así que sed valientes! Participad ahora.”

Effenus Henderson es el anterior Director de Diversidad de Weyerhaeuser, uno de los mayores propietarios de superficies forestales del mundo. En su charla, alentó la atención a la diversidad del mundo sobre temas como la justicia y la sostenibilidad y el compromiso que llega hasta la base donde la gente trata de sobrevivir y se preguntan si los activistas “realmente se preocupan por mí y mi familia y nuestras luchas.” Él también alentó a las instituciones y estructuras más allá de las acciones individuales.

Bill McKibben participó a través de Skype y habló de la esperanza que está encontrando en los movimientos globales de extensión y de unión en todo el mundo. Se refirió a la capacidad de su organización, 350.org (http://350.org/) para inspirar a más de 20.000 demostraciones en todas las naciones del mundo, excepto Corea del Norte. Advirtió a los estudiantes que si ellos no se involucran ahora, estarían pasando los mejores años de su vida laboral en las operaciones de socorro y reconstrucción “hasta que no quede una civilización que haga esas cosas.” Desafió a las universidades jesuitas a ponerse al día con la Universidad de Dayton por desinvertir en los combustibles fósiles y la inversión en la producción alternativa de energía limpia.

Durante la sesión de preguntas, insistí en que los desafíos a los que nos enfrentamos deben ser visto en un contexto global donde mil millones de personas no tienen suficiente comida o agua limpia para beber y más de la mitad de la población mundial vive en la pobreza deshumanizante. Sin duda tenemos que trabajar para resolver los problemas ecológicos y climáticos con urgencia. Pero nuestra visión debe incluir la realización de nuestras formas de vida en el planeta sostenible para todos los pueblos, incluidos los que deben tener sus necesidades básicas cubiertas con más comida, bebida, educación, vivienda, asistencia sanitaria, y más.

En un comentario final sobre la cena, el ponente David Korten observó que una diferencia importante entre Bill McKibben y Denis Hayes fue que Bill está organizando un movimiento para parar algo. Denis inspiró un movimiento para comenzar algo nuevo – Día de la Tierra – que ha generado ya un sin número de nuevas ideas e iniciativas.

Segundo día

Durante una mesa redonda, se analizó el caso del desplazamiento por el cambio climático y la elevación del mar del pueblo de Kivalina, una comunidad remota en el noroeste de Alaska y el hogar de cerca de 400 Iñupiat. Seis participantes trajeron una variedad de perspectivas alternativas sobre los actuales procesos de desplazamiento y migración, que ya están en marcha. Proporcionó una buena ilustración de lo que podría significar para escuchar a cosmovisiones, valores y perspectivas de los Pueblos Indígenas. Si bien no hubo consenso sobre las soluciones, hubo una pequeña muestra de la diversidad de visiones del mundo que el primer día nos animó a abrazar y explorar.

Dr Jorge Huete-Pérez es el Vicepresidente Senior de la Universidad Centroamericana en Managua, Nicaragua y el presidente fundador y actual vicepresidente de la Academia de Ciencias de Nicaragua. Durante su presentación explicó un nuevo canal transoceánico que será construido por China, a través de Nicaragua. Se está acelerando a través de los procesos de gobierno que a la vez poner en peligro la selva tropical y otros recursos ecológicos preciosos y sirven como un canal más grande para los envíos de combustibles fósiles a China. Se están dejando de lado los requisitos del gobierno para los estudios de impacto ambiental, que están siendo confiados a la empresa que va a construir el canal. Los opositores al canal como el Dr Huete-Pérez tratan de aumentar la conciencia y la resistencia internacional.

En la sesión plenaria de clausura, David Korten adelantó el argumento de su próximo libro, Cambiar la Historia, Cambiar el Futuro: Para encontrar nuestro lugar Humano de Servicio como miembros de la comunidad de vida en la Tierra. Identificó la narrativa encuadre actual de gran parte de la vida contemporánea como un modelo de máquina organizada al servicio de dinero y mercados. Señaló la abrumadora evidencia del fracaso de esa historia para proporcionar una vida sana y plena para todos. Ofreció un argumento alternativo en la que la vida es central, una historia arraigada en la comunidad y la ecología, que sea participativo y que sostienen la vida. La metáfora que captura su esencia no es la de una máquina agotándose, pero de una semilla a punto de florecer, que da luz a la vida emergente y en expansión.

Pedro Walpole, Coordinador para la Reconciliación con la Creación de Conferencia Jesuita de Asia Pacífico, relató una historia con un trasfondo jesuita y destacó la importancia de una fundación en una espiritualidad agradecida al abordar la vida. Con un guiño implícito a Pierre Teilhard de Chardin, sugirió que el próximo gran desafío a la que se enfrenta la comunidad humana es cada vez la complejidad emergente de 9.000 millones de personas que evoluciona hacia una auto-organización consciente en ya través de los sistemas de retroalimentación naturales de la Tierra en una unidad superior que vivirá de manera sostenible y con razón, como parte integrante de la Tierra y el Cosmos.

Día 3: Algunas reflexiones y comida para llevar

La conferencia estimuló un gran número de reflexiones y preguntas.

Tratando con la esperanza y la desesperanza

Este fue un tema recurrente a lo largo de la conferencia. ¿Cómo podemos mantener viva la esperanza? Los datos revelan el tipo de futuro cambio climático se está preparando para la comunidad humana en el próximo siglo, las ya emergentes, amenazas masivas que son tan graves y extensas que son casi imposibles de imaginar siquiera – que demasiado a menudo aplastar la esperanza. Las personas sólo pueden escuchar tanto y los mecanismos naturales de defensa muy humanos entran en juego: “¡Se puede ver levantar el muro justo en frente de tus ojos!” Tenemos que aprender a respetar y trabajar con estas limitaciones humanas muy reales en nosotros mismos como así como otros.

Pueden decirse muchas cosas, aunque ninguna de ellas tiene el final adecuada. Éstos son algunos puntos que surgieron durante las conversaciones de la conferencia:

  • Estos son inmensos e importantes cuestiones. La mayoría de nosotros, la gente de más edad han sabido por mucho tiempo que no vamos a ver los resultados a largo plazo de nuestros esfuerzos de justicia. Tenemos que enfrentar esa realidad y aceptarla. Pero nuestra bendición es ser parte de la lucha en solidaridad con muy buena gente, trabajando – con lo major de nosotros – en unión con el Espíritu de Dios.
  • Cada vez son más los jóvenes que “tienen” los problemas y tienen una gran energía y resistencia. Como dijo un orador, que no saben todavía lo que no pueden hacer, por lo que deben ser valientes, y pueden ser.
  • Otro participante, un estudiante de escuela secundaria local, instaron a los participantes a no tratar de proteger a los jóvenes. “Tenemos que escuchar y queremos escuchar la verdad y lidiar con la manera de abordarla.” La energía de la juventud y el idealismo son potentes y ha estado por lo general a la vanguardia de los esfuerzos exitosos del cambio social.
  • A veces ayuda a centrarse simplemente en algo manejable y factible, y obtener un sentido de logro para reavivar la motivación y la energía. “¡A veces sólo tienes que ser capaz de ver (y tocar, oír y olor y sabor) que ha logrado algo!”
  • A través de publicaciones como Yes! Magazine (http://www.yesmagazine.org/), la misión se difunde. Hay mucho más en juego en nuestras redes en todo el país y alrededor del mundo que se reconoce o se dio cuenta. La esperanza está fermentando en casi todas partes.
  • Hay que conectarse, hacer una red más organizada. Tenemos que pensar de forma más estructural y estratégica para organizar toda esta energía y la experimentación para ser más eficaz. ¿Quién sabe cuándo va a venir juntos a nivel mundial y entrar en erupción para llevarnos más allá de otro hito importante? El cambio social no suele ser gradual y lineal.
  • Reunirse en las comunidades para compartir nuestras esperanzas, temores, luchas y proporciona la fuerza fundamental para seguir enfrentándose a los desafíos.

¿Están las universidades despertando gigantes?

Como se indicó anteriormente, yo vengo de distancia con un renovado sentido de que hay una enorme cantidad sucediendo y grandes posibilidades están surgiendo en los campus de todo el país. ¿Es posible unir todo para presentar un testimonio valiente y profético a la nación? ¿Pueden las universidades jesuitas como una red proporcionar el liderazgo moral abierto, tan necesario en nuestro tiempo?

Las organizaciones de estudiantes se están formando para instar a sus escuelas a desinvertir en los combustibles fósiles y reinvertir en energía limpia. La Universidad de Dayton se ha comprometido; estudiantes de la Universidad de Seattle están presionando para un compromiso similar. ¡Qué gran oportunidad educativa para todos los involucrados – incluyendo los administradores y los miembros de la Junta! ¿No podría este movimiento incendiar los campus de todo el país? ¡Piense cuánto se aprendería, la cantidad de entrenamiento podría dar forma a futuros líderes transformacionales! ¿Podría Red de Solidaridad ignaciana encender esas chispas? ¿Cuántos miles de millones de dólares haría este tipo de acción colaborativa? Sin duda, la nación debería tomar nota. Desinversión era finalmente una herramienta eficaz en el esfuerzo mundial para poner fin al apartheid en Sudáfrica. ¿Podría ser efectiva para nosotros en nuestro tiempo?

Las universidades son las principales instituciones respetadas en sus comunidades locales. ¿Pueden aprovechar la credibilidad y la autoridad moral de manera más efectiva? Los miembros del Consejo de Administración de una universidad son a menudo actores influyentes clave en sus ciudades y estados. Algunos son líderes nacionales en sus propios campos. Muchos de ellos, si están bien informados y son hombres de negocios, conocen los problemas del clima y otras crisis ecológicas a las que nos enfrentamos como comunidad humana. Tienen que saber que por el bien del futuro de sus propias empresas. ¿Está su pertenencia junta les proporciona la formación en los valores ignacianos y discernimiento? La Asociación de Colegios y Universidades Jesuitas o AJCU ha puesto gran energía y recursos en programas de desarrollo en los últimos años. Los presidentes del Consejo se reunieron con el Padre General Jesuita Adolfo Nicolás el otoño pasado. ¿Pueden estas experiencias transformarse en una colaboración de miembros de consejos y juntas a nivel nacional? ¿Quién puede o debe liderar este esfuerzo?

O ¿qué pasa con la comida que se sirve en nuestras escuelas? ¿Es ecológica? ¿Se ha cultivado de manera sostenible? ¿Cuál es su huella de carbono? ¿Podría crecer en las grandes granjas industriales como el que alimenta las algas en el lago Erie y el que están hecho que el agua de Toledo, Ohio? ¿Quién quiere ese tipo de cosas delante de nuestras narices? ¿No es como encontrar las marcas delatoras de trabajo infantil y explotación en nuestras alma máter camisetas y otras mercancías?

Los maestros están desarrollando nuevos cursos para contribuir a la comprensión más profunda de las cuestiones relacionadas con el cambio climático. Estas cuestiones impregnan prácticamente todas las disciplinas en el currículum. Los jesuitas afirman con orgullo nuestro compromiso con la educación transformadora. ¿Podemos avanzar más y más rápido en la reorganización de los programas de estudio para servir a la transformación social, económica, política y cultural en el rostro de nuestras crisis actuales del clima?

Las escuelas de negocios también están reconociendo su papel fundamental en la transformación de nuestra economía global en una que reverencia y se preocupa por la creación, trabaja dentro de los límites ecológicos de la Tierra, y cumple con las exigencias del bien común mundial, así como la creación de instituciones económicas sanas y estudiantes que se gradúan con éxito en negocios. ¿Tienen un sentido de la urgencia de la crisis a la que nos enfrentamos? ¿Están respondiendo de manera adecuada? La Asociación Internacional de Escuelas de Negocios Jesuitas  celebró su vigésimo Foro Mundial anual en Seúl, Corea del Sur, a finales de julio bajo el lema “Movilización de la Red Jesuita en Respuestas. Colaboración para la Sostenibilidad Global.” ¿Habrá foros en los campus de sus escuelas de negocios para hablar sobre el Foro y explicar lo que les ha aportado y se han llevado de esa experiencia? ¿Cómo esperan movilizar la colaboración para la sostenibilidad global?

Como un elemento clave en su trabajo de integración misión de la Universidad Xavier en Cincinnati, Ohio, dedica el personal a todos los niveles, desde encargados de las instalaciones a los ejecutivos, en la formación como Embajadores de Sostenibilidad. Estos embajadores están capacitados para decirle a nadie que quiera escuchar lo que sus departamentos están haciendo para promover los objetivos de sostenibilidad de la universidad. La mayoría de las universidades jesuitas tienen ahora de una forma u otra estos oficiales de sostenibilidad. Espero – y supongo— que estén trabajando en red bajo el liderazgo de la AJCU para propagar las mejores practices rápidamente y den testimonio público a las comunidades locales de la gran importancia que estas principales instituciones con gran credibilidad moral en la crisis climática y nuestra responsabilidad moral de construir a la sostenibilidad para todos.

Preguntas y acciones

¿Qué nos da esperanza? ¿Qué alimenta nuestra esperanza y renueva nuestro Espíritu para la misión? ¿Qué nos detiene? ¿Qué acción queremos llevar a cabo?

Este artículo también está publicado en una de las series del blog de la Red Ignaciana de Solidaridad.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , ,

2 Responses to Tres días de actualizaciones, reflexiones, preguntas y llamadas a la acción para una justa sostenibilidad y esperanza para los bienes comunes

  1. Ann Dougherty en Septiembre 30, 2014 en 2:31 am

    Thanks to Fr. Hug for a clear synopsis of the Just Sustainability Conference in Seattle in August. This was an amazing conference -with amazing people doing amazing work. From YouTube video analyses of skate boarder interactions in New Orleans to the transit-riding activists of Portland (Or.), from Sarah Augustine and her work with the World Council of Churches to analysis of a local Bishop’s comments on the tar sands of Alberta – it was clear that these same amazing people are on the move.

    Thanks to EcoJesuit and Fr. Hug for the shout-out about Xavier Sustainability Ambassadors. The staff and faculty ambassadors have furthered the conversation about sustainability on campus. Equally important, the program has been copied at multiple schools, both state and Jesuit, and small and large. Training materials are available at http://www.xavier.edu/mission-identity/programs/Sustainability-and-Mission.cfm.

  2. Joan Lang en Agosto 19, 2014 en 1:12 am

    I loved your summary and the challenge to us all in whatever way possible to help our world.
    Bill McKibbens reminder that is change is not made the young people of today will spend their future attending to disaster relief of water, wind and fire. Very sobering words indeed and I had not thought of it that way. All the young ladies in the school across our property will have a bleak future in front of them. But “what is the survival value of pessimism?” Wonderful reminder!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Boletin de GNMR: Respuesta a la igualdad y sostenibilidad en la gobernanza de recursos minerales y recursos naturales

Agosto 15, 2014

2014_08_15_P&P_ES  photoGNMR lanzó este mes el primer número de su un boletín electrónico que comparte el trabajo y las actividades de la Gobernanza de Recursos Naturales y Minerales (GNMR). La Red GNMR   es una red de organizaciones jesuitas y personas que trabajan para abordar las cuestiones de la equidad y la sostenibilidad en la gestión de los recursos naturales y minerales.

La red GNMR forma parte de la Red Ignaciana Global de Incidencia (GIAN), una de las cinco establecidas después de la Congregación General (CG) 35 que se llevó a cabo en 2008. Las cinco redes temáticas globales de GIAN son sobre la migración, la ecología, la gobernanza de los recursos naturales y minerales, derecho a la educación, y la paz y los derechos humanos. Desde la Red, se pide a todas las Conferencias y Provincias comprometerse con estas prioridades.

En la CG 35, una adición importante a “la fe que hace justicia” fue el tema central de “reconciliación con la creación.” Esto se conoce como estar en buena relación con Dios (la fe), entre sí (la justicia), y con nuestro entorno (la reconciliación con la creación). Fue también en la CG 35 donde se hizo hincapié en la realidad de que la Compañía de Jesús es “un solo cuerpo con una misión universal.”

En todo el mundo de Jesuitas, sus esfuerzos para influir en la gobernanza de los recursos naturales y minerales fueron poco desarrollado de manera consistente y sistemática hasta la fecha. Sin embargo, hay focos de excelente trabajo y la Red GNMR está construyendo en la experiencia en las Conferencias. Esto incluye un fuerte compromiso popular con la gente y las comunidades locales, así como un profundo conocimiento de las cuestiones pertinentes en muchos países de todo el mundo.

La Red GNMR se halla bien situada para ampliar las actividades de los jesuitas en esta área, mientras que la aparición de un compromiso más global de los problemas aumenta la probabilidad de éxito en nuestros esfuerzos para influir.

El boletín electrónico de GNMR se lanza cuatro veces al año y da la bienvenida a historias y artículos de todo el mundo. También hay una colaboración activa con Ecojesuit que estará presentando regularmente artículos relacionados con GNMR. Para obtener más información sobre la red y su contribución, puede contactar con Carolyn Ryan a través de su correo electrónico carolyn.ryan(at)jss.org.au.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Educación para la justicia y responsabilidad social: El reto en enseñar a las nuevas generaciones

Julio 15, 2014

2014_09_15_Reflection_Photo1Benny Hari Juliawan, SJ

Asia Pacífico es una región marcada por la diversidad. Con una población de cerca de 1900 millones de personas, cuenta con contextos históricos divergentes, así como sistemas políticos, patrimonio cultural y niveles de prosperidad diferentes. Dada esta diversidad, multilateralismo tomó un tiempo para ganar adeptos: Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) de 1967, la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) 1989, la ASEAN Área de Libre Comercio (AFTA) 1992, y la ASEAN Plus Three (APT) 1996.

En particular, el AFTA, un bloque comercial con el objetivo de aumentar la competitividad de la región en su base de producción para el mercado mundial, espera lograr arancel cero para todos los productos en 2015 cuando la ASEAN Comunidad Económica surta efecto. Este impulso hacia el multilateralismo es facilitada principalmente por la aceptación generalizada de la economía de mercado, no la democracia, que es indicado por el empuje del comercio intra-regional y la inversión.

La aceptación de la economía de mercado significa que la región está abierta a los flujos de capital y el comercio, y la región se ha convertido en el motor del mundo de crecimiento sobre todo después de la apertura de China a finales de 1970 y el declive de Occidente en la década de 2000.

La inversión extranjera directa en Asia y el Pacífico fue de 807.000 millones de dólares en 2011, 68% de los cuales se destinaron a China. El comercio intra APEC creció de 2,1 billones de dólares en en 2001 a 5,7 billones de dólares en 2011, y se espera que alcance 14,6 billones en 2021. En 2030, la clase media de Asia Pacífico será casi cinco veces mayor que el de Europa y 10 veces más grande de América del Norte.

Reformas educativas

El modelo de desarrollo de las principales economías históricamente continuó con la industrialización, que promovió la integración dentro de la economía global. Esta estrategia se caracteriza por una serie de medidas conocidas como liberalización y privatización, que tiene como objetivo una apertura de su mercado interior.

Estas políticas están cimentadas sobre el concepto de estado y su rol que es fundamentalmente diferente de los anteriores, como el Estado de Bienestar de la post II Guerra Mundial. Este estado es ahora generalmente visto como agentes proveedores de servicios, y se busca hacerlo de la manera más eficiente posible. Para lograr este objetivo, el Estado se embarcó en una reforma de sus servicios públicos, dictadas por el mercado y la relación calidad-precio, la competencia y la elección.

En el sector de la educación, la principal de las medidas es la unidad de descentralizar la gestión escolar. Significa la entrega de poderes para ejecutar los diversos aspectos de la gobernanza de las estructuras locales como los comités escolares, asociaciones de padres, las agencias locales, etc. La razón es que la gente conoce mejor su situación, y así la descentralización permitirá que el sistema escolar responda mejor a las necesidades locales y, por tanto, sea más eficiente. (Mok, 2006) China comenzó a finales de 1970, Indonesia en 1998, Filipinas en 1991, Tailandia en 1997, Nueva Zelanda y Australia en la década de los 90.

Esta eficiencia es aún mayor por la competencia que viene en la forma de elección de los padres. En un mercado en la educación, los estudiantes y sus padres se dibujan en las batallas a veces feroces por un lugar en una escuela favorita. Esta competencia en el terreno se traduce en una tabla de clasificación que las escuelas están obligadas a realizar. Rankings de escuelas globales pintan un cuadro similar a una escala mayor, lo que subraya la interconexión de este fenómeno.

El cambio en la estructura de gobierno está emparejado con un cambio más fundamental en la percepción hacia el papel de las escuelas y la educación en la sociedad. La línea de fondo es que las escuelas están allí para preparar a los estudiantes para hacer frente a las exigencias de los mercados de trabajo competitivos, que ahora están en competencia directa con el resto del mundo, gracias a la liberalización y la globalización. Un papel importante de la educación, por lo tanto, es impulsar la competitividad de los países y por lo tanto su lugar en los mercados regionales y mundiales. El vínculo entre la educación y los mercados nunca ha sido más explícito y destacado.

Foto de: UN ESCAP

Foto de: UN ESCAP

Esto ha cambiado significativamente las características de la educación en muchas escuelas, incluyendo la nuestra. En particular, los cambios se refieren a los ideales de un estudiante. La gestión escolar, planes de estudio, y la atmósfera general en la sociedad idealizan un tema empresarial que gira en torno a los discursos de la competencia y de la empresa. Un estudiante exitoso es aquel que trabaja duro para aprovechar sus propios talentos para alcanzar las mejores calificaciones. Estas calificaciones pueden que le sean útiles en el mercado de trabajo para convertirse en un trabajador exitoso. (Nairn y Higgins, 2007) El ser, uno mismo, se individualiza altamente en este discurso, asumiendo la responsabilidad de todos los éxitos y los fracasos.

Este discurso subyacente de la iniciativa empresarial redefine los valores tradicionales como la libertad y la autonomía en un sentido altamente individualizado. El aumento de individualismo es visto como un signo de esta sensación de libertad mientras que los poderes colectivos son una amenaza. A diario, los estudiantes entienden la libertad como una cuestión de preferencias ampliadas y se sienten poderosos cuando son capaces de unirse a la economía de mercado. Al unirse a la economía de mercado que será capaz de cumplir su aspiración material de propiedad de la vivienda, el dinero, los coches, y los viajes, que mejoran aún más su sentido de la libertad. Cada individuo aprende a desear esto a una edad temprana y a lo largo del camino nutren sus atributos emocionales necesarios para disfrutar de las recompensas materiales y sentirse arrepentido por el bajo rendimiento.

Esta búsqueda del éxito penetra inevitablemente y reconfigura relación familiar, poniendo una enorme presión sobre los padres y estudiantes. En Asia, esta ansiedad se manifiesta en las expresiones problemáticas “madre tigre” y “hija de tigre/hijo.” (Amy Chua, 2011) La competencia académica intensa requiere un nuevo tipo de crianza que gira en torno al deseo de excelencia. Los padres tienen que hacer malabarismos entre su propia carrera y la posibilidad de carrera de sus hijos. Una solución rápida para esto es para inscribir a sus hijos a clases de tutoría privada, la externalización de manera efectiva parte de la responsabilidad a la industria tutorial en auge. Mientras que los padres asuman los costos financieros de esta instrucción extra, los niños pueden tener que soportar la tensión emocional en silencio.

Este aumento de la individualización de la responsabilidad está en consonancia con la actual reestructuración de las relaciones entre trabajo y capital que caracteriza las relaciones sociales capitalistas. Las reformas económicas enfatizan la productividad y la eficiencia por encima de la seguridad del empleo. Este nuevo enfoque se traduce en la adopción de formas flexibles de empleo que consiste en los contratos de trabajo de duración limitada.

Estos cambios reflejan un cambio de la primacía del factor menos móvil (mano de obra) para el factor de producción más móvil (capital). Como el capital es cada vez más móvil en la economía mundial y los países tienen que competir para atraer la inversión, la carga ahora recae en el trabajo para que el proceso de producción más eficiente y competitivo y, en esencia, más barato. Este proceso transfiere en última instancia, el riesgo económico para los empleados, que solían estar asociados con los empleadores, a través de recortar el ejercicio del empleo y la remuneración. (Heery y Salmon, 2000)

En pocas palabras, este proceso de reformas de la educación a menudo se reduce a la “reconfiguración de los sujetos como emprendedores económicos y de instituciones capaces de producirlos.” (Davies y Bansel, 2007: 248)

La fe y la justicia en la educación jesuita

Las reformas educativas y el entorno social toman forma por una economía de mercado que supone un serio desafío a la educación jesuita. Aunque la mayoría de nuestras escuelas gozan de un grado de independencia del sistema estatal, no están libres de los efectos de las reformas. Las reformas han tenido diversas consecuencias institucionales y fundamentalmente han cambiado la expectativa de lo que los estudiantes se convertirán.

Una característica clave de la educación jesuita es la especial atención a la justicia; de hecho, el P. Adolfo Nicolás (2013) llama a la educación para la justicia y la responsabilidad social como un sello distintivo de la educación jesuita. Iniciado por el llamado del Decreto 4 de la CG 32 en 1975, las escuelas jesuitas han adoptado desde entonces la preocupación por la justicia como parte integral de la educación.

En “Las características de la educación de la Compañía” (1986), se espera que los colegios de la Compañía ayuden a los estudiantes a nutrirse de una fe que hace justicia, que los convierta en hombres y mujeres para los demás, y fomente el amor y la preocupación especial por los pobres. Estas tres características, obviamente, están en contraste directo con el ideal de auto empresarial antes mencionado. En el núcleo del emprendedor es un auto-suficiente, que toma riesgos, altamente competitivo, cuyo talento y personalidad se orientan hacia unirse a una profesión que cumplirá con la aspiración material de la clase media. Hay una grave deficiencia en el ser emprendedor que se hace a mano a través del sistema educativo de hoy.

El Servicio a una fe que hace justicia que se imparte las escuelas trae el dicho ignaciano de “el amor se muestra en las obras” a la realidad. El amor de Dios encarnado no separa la fe de sus manifestaciones más prácticas. La realidad del día a día es de hecho el punto de encuentro entre nuestra condición humana y la gracia de Dios, y toda relación es una invitación abierta para encontrar a Dios.

No hace falta decir que la promoción de la justicia es una parte inseparable de esta fe. Los estudiantes son animados a explorar y utilizar el pensamiento crítico en la percepción de la realidad del mundo como parte de su educación en la fe. No hay lugar para una fe que mantiene las cosas meramente personales y que esta divorciado del mundo “exterior.”

El lema más aclamado de las escuelas jesuitas de ser hombres y mujeres para los demás se centra en la superación de la obsesión con el yo que define la generación de hoy en día. La educación de la Compañía les ayuda a darse cuenta de que sus talentos se nutren no para su beneficio propio, sino para el bien de la comunidad. Por la misma razón, se espera que los estudiantes tengan la actitud de la mente que ve en el servicio a los demás más satisfactorio que el éxito material.

Un mercado de trabajo competitivo es probable que vea muchos abandonos o los que están en la parte inferior de la escala de la carrera. En este punto de vista, fallan porque no son lo suficientemente buenos o no tienen una ventaja competitiva sobre los demás. En otras palabras, se culpan a sí mismo de sus fracasos.

La educación de la Compañía no suscribe esta perspectiva residual de la pobreza. En lugar de ello, se invita a los estudiantes a ver la realidad desde la perspectiva de los propios pobres. A través de contactos directos con los pobres y el servicio a ellos, las escuelas jesuitas enseñan valores que promueven una especial preocupación por aquellos que no tienen los medios para vivir con dignidad. La solidaridad es clave y debe ser real en la experiencia del mundo que les rodea.

Además, un sistema de educación que se ejecuta como una empresa de servicios ve los estudiantes y padres de familia como clientes. Aunque este modelo puede aportar eficiencia y dinero, la relación entre ellos es básicamente la de un contrato. El principio de intercambio equitativo de productos que definen la relación a menudo se olvida que lo que parece ser un contrato voluntario puede ser el resultado de la compulsión creada por circunstancias difíciles.

La tradición católica de la enseñanza social desde Rerum Novarum (1891) obliga a los ricos a ir más allá del contrato para garantizar el bienestar de los más vulnerables. El respeto fundamental por la dignidad humana, y no la satisfacción del cliente, es la medida de la justicia.

Dos modelos diferentes de educación

En 1973 en Valencia (España) el P. Pedro Arrupe, en su discurso “Hombres para los demás” dirigido a ex alumnos jesuita, hizo hincapié en que la promoción de la justicia era un elemento constitutivo de la misión jesuita en la que el amor genuino a Dios siempre está vinculado al amor al prójimo. Nuestros estudiantes, por lo tanto, aprenden a ser hombres y mujeres para los demás y no centrarse en su amor propio, el deseo o el interés.

El P. Peter-Hans Kolvenbach abordó aún más esta poderosa declaración de la misión, cuando dijo: “El objetivo de la educación jesuita es la formación de hombres y mujeres para los demás, las personas competentes, conscientes y compromiso compasivo.” (Pedagogía Ignaciana Hoy, 1993) La educación jesuita la educación tiene claramente el trabajo de relaciones justas en serio, y esta posición fundamental está siendo desafiada por un discurso diferente de la educación, si no de la realidad.

Esta es una batalla de la mente (y las ideas y prácticas) que no es visible desde el exterior, pero que es crucial en términos de dar forma a cómo nuestros alumnos se ven a sí mismos y al mundo que les rodea. Cuando la educación jesuita comenzó en el siglo XVI, se dedica al desarrollo de un auténtico humanismo cristiano para responder a los desafíos del Renacimiento y la Reforma de Europa. Ahora, Asia Pacífico, conquistado por los mercados, sienta las bases para un nuevo tipo de desafíos, tal vez no tan bulliciosa pero seguramente no menos fundamental.

Referencias

Pedro Arrupe (1973), “Men for Others” Address to the 10th International Congress of Jesuit Alumni of Europe, Education for Social Justice and Social Action Today in Valencia, Spain, 31 July 1973

Bronwyn Davies and Peter Bansel (2007), “Neoliberalism and Education” in International Journal of Qualitative Studies in Education, Vol. 20, n. 3: 247-259

Edmund Heery and John Salmon (2000), “The Insecurity Thesis” in E. Heery and J. Salmon (eds.) The Insecure Workforce, London: Routledge: 1-24

International Commission on the Apostolate of Jesuit Education (1986) “The Characteristics of Jesuit Education,” Rome

Elizabeth M. King and Susana C. Guerra (2005), “Education Reforms in East Asia: Policy, Process and Impact” in East Asia Decentralizes. Geneva: World Bank

Peter-Hans Kolvenbach (1993), “Ignatian Pedagogy Today” Address to the International Workshop Ignatian Pedagogy: A Practical Approach in Villa Cavalletti, Rome, 29 April 1993

Ka-ho Mok (2006), Education Reform and Education Policy in East Asia, London: Routlege

Karen Nairn and Jane Higgins (2007), “New Zealand’s Neoliberal Generation: Tracing Discourses of Economic (Ir)rationality” in International Journal of Qualitative Studies in Education, Vol. 20, n. 3: 261-281

Adolfo Nicolas (2013), “Jesuit Alumni and Their Social Responsibility: The Quest for a Better Future for Humanity. What Does it Mean to be a Believer Today?” Address to Jesuit Alumni in Medellin, Colombia, 15 August 2013

2014_07_15_Reflection_Photo3Benny Hari Juliawan, SJ es el Apostolado Social Coordinador de la Conferencia de Jesuita Asia Pacífico (JCAP). Este era su presentación durante el Coloquio Educación JCAP: El Planeta es nuestro Hogar en Sydney, Australia el julio 2014. Esta presentación también se presentaron en la Provincia Express.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comunidad Bambú: Vida sencilla en solidaridad y contemplación con otros

Julio 15, 2014

bamboo_reflectionBambú es una comunidad abierta a todas las personas que buscan vivir una vida de profunda conexión con los demás y toda la creación, basada en el misterio que sustenta la vida de las personas. Tratando de ser ‘contemplativos en la acción,’ Bambú reafirma la vida, el amor y la justicia a través de un compromiso con tres principios fundamentales: una vida simple, la solidaridad, y la contemplación.

Vivir sencillamente

Una vida sencilla comienza con una actitud de gratitud, reverencia y cuidado para toda la vida. Es una vida afirmando, reconociendo la belleza del mundo y los efectos curativos de la naturaleza. Habla del deseo de reconciliarse con toda la creación. Fomenta el compromiso creativo con la realidad, animando a la gente para avanzar con precaución en la tierra y para fortalecer la comprensión y la conexión práctica con el mundo natural y con los demás. Además del estilo de vida y las acciones personales de uno, viviendo simplemente podría implicar alguna actividad colectiva con los demás en la red, iniciar una actividad local o unirse a otros en sus iniciativas, como proyectos artísticos y culturales, proyectos de tierras, huertas comunitarias, o grupos medioambientales.

Solidaridad

La solidaridad es una expresión de la humanidad y la interdependencia compartida de las personas. La solidaridad se expresa a través de una actitud de hospitalidad y servicio de amor que impregna la vida cotidiana. Se da expresión en el cuidado de los demás y da prioridad a los que están excluidos o marginados. Incluiría el voluntariado para servir a los más necesitados, la participación en las iniciativas de reconciliación, participación en proyectos de artes y culturales que promuevan la justicia, o la participación en acciones de la comunidad para hacer frente a la injusticia.

2014_07_15_Reflection_Photo2Contemplación

Un ritmo de contemplación fomenta un espíritu de gratitud, la capacidad de tanto escuchar a los movimientos interiores y leer los “signos de los tiempos,” y una libertad cada vez mayor para responder con amor e integridad. La práctica regular de la contemplación, junto con el análisis crítico destinado a promover estilos de vida a nivel local y global, ofrece una oportunidad para reflexionar sobre los principios fundacionales, en concreto cómo éstos son vividos, el compromiso de las personas para ellos, y cómo esto perfil a las personas y al mundo.

Los miembros buscan vivir como “contemplativos en la acción,” desarrollando un ritmo de contemplación – diario, semanal, mensual, anual – de acuerdo a sus circunstancias individuales. Para algunos, esto puede ser tan simple como dedicar un poco de tiempo cada día para fomentar la capacidad de vivir contemplando la acción; para otros, puede implicar un compromiso más sustancial para desarrollar y alimentar la vida interior. Algunas personas pueden buscar oportunidades para unirse con gente de las mismas y distintas tradiciones de fe para compartir una sabiduría y las ideas de los otros, unirse en la reflexión en silencio, o para desarrollar nuevas formas de expresar la unidad compartida. Otros pueden participar solamente en un nivel personal.

¿Quiénes se sienten atraídos a unirse Bambú?

El Bambú es para cualquier persona que está tratando de vivir una vida de integridad y propósito que se alinea con el propósito de bambú y los principios fundacionales y que desee conectar con otros en esta tarea. El Bambú puede ser para las personas:

  • que están en busca de una integración entre una vida sencilla , en solidaridad con los demás y los necesitados (local y globalmente), y el fomento de la contemplación a abrirse al misterio de la vida.
  • que están activos en estos dominios, o desean ser, y desean conectarse con otros que se esfuerzan por vivir vidas similares. Esa conexión puede variar, ser parte de una comunidad en línea para iniciar o conectarse con un grupo local de personas, o simplemente la práctica de estos principios en la propia vida.
  • personas de diversas tradiciones de fe o ninguna tradición de fe, que quieren conectarse con un amplio y diverso grupo de personas que viven de acuerdo con estos principios compartidos.
  • que han sido influenciados por la tradición ignaciana y buscan aprovechar este patrimonio para dar expresión a sus creencias y valores de una manera que responda a nuestra realidad actual. Esto incluiría a los que tienen una conexión con los jesuitas u otras entidades religiosas ignacianas través de una institución educativa, municipal u otra institución o actividad.

Partiendo de las tradiciones

El Bambú es abierto a extraer de una variedad de tradiciones que nutren el deseo de vivir basado en el misterio que sustenta nuestras vidas – de profunda conexión e interdependencia con toda persona y de toda la creación. Tiene sus raíces en la tradición ignaciana, católica, y cristiana, inspirándose en particular en el respeto de la tradición de la vida, su herencia de justicia, su compromiso de solidaridad con los más necesitados, la práctica del discernimiento, y entre las religiones y el diálogo intercultural.

La tradición ignaciana es una fundación que informa de Bambú. Algunos de los tesoros principales de esta tradición incluyen: apreciar la unidad de toda la vida, la gratitud y el servicio amoroso, el discernimiento, el deseo de ser contemplativos en la acción, la lectura de los signos de los tiempos, el uso de la imaginación, la busca del magis, ir hacia las fronteras, ser un “fuego que enciende otros fuegos,” y tener compañeros.

Compromiso y acción como comunidad

La acción es un componente esencial de Bambú – poner los principios en práctica de Bambú. La conexión con Bambú puede realizarse a través de su página web o a través de Facebook, Twitter, y Instagram para unirse a la conversación. No hay registro en línea si se quiere llegar a ser un miembro de la comunidad de Bambú.

Como miembro, uno puede elegir cómo participar, dependiendo de las preferencias y circunstancias actuales. Ya podría haber muchas maneras de cómo gente está viviendo los principios de bambú. Ser parte de Bambú podría ser una manera de conectar con otras personas que comparten el mismo compromiso y valores o están buscando nuevas maneras de dar expresión a los valores propios.

El Bambú es sobre nuestras acciones, la forma en que vivimos nuestras vidas, y se trata de ser una comunidad. En un mundo en el que a menudo es polarizado, urge la necesidad de la gente de buena voluntad para centrarse en puntos de unidad y de interdependencia, y vivir vidas que reflejen esta realidad.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Rompiendo el vínculo entre los conflicto y los recursos naturales: Cómo puede ayudar la regulación de la UE

Julio 15, 2014
Recursos naturales de la RDC, especialmente sus minerales, se utilizan para financiar las armas y a su vez sostienen los conflictos. Foto de: EurActiv.com

Recursos naturales de la RDC, especialmente sus minerales, se utilizan para financiar las armas y a su vez sostienen los conflictos. Foto de: EurActiv.com

Alicia Aleman Arrastio

Durante más de una década, el Grupo de Expertos de Naciones Unidas sobre la República Democrática del Congo ha estado informando sobre la conexión entre el comercio de minerales, los conflictos armados y violaciones de los derechos humanos. Grupos de solidaridad internacionales y activistas de derechos humanos también han sido muy activos abordando este enlace y proponiendo medidas en la República Democrática del Congo y otros lugares.

Colombia, la República Centroafricana, Angola, Myanmar son citados con frecuencia como países afectados por conflictos, donde los ingresos procedentes de la extracción y el comercio de los recursos naturales están financiando abusos contra los derechos humanos. Guerrillas armadas, grupos de seguridad del Estado, y los funcionarios corruptos escondidos detrás opacas estructuras están financiando sus actividades delictivas a través de la explotación ilegal de los recursos naturales que terminan como productos manufacturados en manos de las industrias, los consumidores y los ciudadanos. La naturaleza global de las cadenas de suministro implica que los recursos naturales procedentes de áreas de conflicto pueden, directa e indirectamente, contribuir a causar daños y estragos.

La mejor comprensión de los vínculos entre los recursos naturales y los conflictos y la creciente evidencia basada en la investigación de esos enlaces están construyendo un consenso a favor de una mejor regulación internacional y europea sobre el abastecimiento responsable de minerales y recursos naturales.

Sin embargo, sólo después de una sección específica (1502) sobre los minerales de conflicto de la legislación de reforma financiera en Estados Unidos, comúnmente conocida como la Ley Dodd-Frank, aprobada en julio de 2010, las empresas que se aprovisionan en África central comenzaron a tomar una mirada más cercana de lo que estaba pasando en sus cadenas de suministro.

A pesar de las muchas debilidades y las incertidumbres con respecto a la citada ley y la aplicación otras iniciativas regionales y privadas, las instituciones europeas, las empresas y los ciudadanos deben aprender de la experiencia y de impulsar una legislación que, como mínimo, cumpla con los estándares internacionales aprobados por las Naciones Unidas y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), como sus Directrices para las empresas multinacionales, y también que refleje los principios contenidos en la estrategia de Responsabilidad Social Corporativa de la UE.

El 5 de marzo de 2014, la Comisión Europea publicó un borrador de dicha legislación. Por desgracia, su característica más controversial es que no requiere el cumplimiento legal, sino la creación de un sistema voluntario para las empresas europeas para llevar a cabo la diligencia debida en sus cadenas de suministro y, por lo tanto, no regular plenamente un mercado que actualmente representa el 25 por ciento de la producción mundial comercio de minerales de conflicto y el 15 por ciento en oro.

Dos aspectos positivos de la propuesta son su ámbito geográfico mundial, ya que no se limita a África Central y su uso de la contratación pública como un incentivo para que las empresas que opten por la diligencia razonable.

Según el comunicado de prensa de la Comisión Europea, el enfoque propuesto para la Unión Europea (UE) tiene la intención de impedir que las ganancias de minerales comerciales financien conflictos armados, reconociendo la necesidad de una estrategia de negociación responsable de minerales de zonas en conflicto. Con el paquete de medidas propuesto, los grupos armados en zonas de conflicto tendrán más dificultades para financiar sus actividades a través de la minería y el comercio de minerales. A las empresas se les anima a extraer minerales a través de canales comerciales legítimas.

Catherine Ashton, la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, y el comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, apuntaron: “Estamos comprometidos con la prevención del comercio internacional en los minerales de la intensificación o perpetuar el conflicto. Esta iniciativa sobre minerales de guerra ayudará comercio a trabajar por la paz, para las comunidades y para la prosperidad en las zonas de todo el mundo afectadas por conflictos armados. Es una primer y oportuna contribución de la UE para apoyar el consenso alcanzado por las empresas, la sociedad civil y los gobiernos en los países de la OCDE para ayudar a las comunidades se beneficien de sus recursos naturales.”

Alicia Aleman Arrastio es oficial de investigación y promoción de la Fundación ALBOAN.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Actualización sobre el coloquio de educación de la JCAP: El planeta es nuestro hogar

Julio 15, 2014
La reconciliación con la creación en el planeta que es nuestro hogar

La reconciliación con la creación en el planeta que es nuestro hogar

Christopher Gleeson, SJ

Cerca de 100 participantes de nueve países se reunieron del 8 al 12 del pasado mes de julio, en Sydney, Australia en el Colegio San Ignacio de Riverview, en el Coloquio sobre educación de la 2014 Conferencia Jesuita de Asia Pacífico bajo el tema El planeta es nuestro hogar.

El señor P José Mesa, secretario de educación primera y secundaria en la Curia General de la Compañía en Roma, abrió el coloquio, seguido por el eminente teólogo australiano, P Denis Edwards, y la doctora Pat Fox, Hermana de la Misericordia y especialista en la espiritualidad ignaciana. Sus inspiraciones teológicas y espirituales apoyaron el coloquio y proporcionaron lo que San Ignacio denominaría una excelente composición de lugar.

P Benny Juliawan, proveniente de Indonesia y coordinador del Apostolado Social de JCAP nos provocó con cuestiones sobre la enseñanza de la justicia a las nuevas generaciones, y nos permitió oír a un joven alumno de Riverview, David Lukas, quien compartió una historia de apartarse de la ley y el sector financiero para comenzar su propia compañía para ayudar a otros negocios en la gestión de energía. El entusiasmo y optimismo de David fue una espléndida plataforma para enganchar con otro de los oradores, la señora Jacqui Remond, directora de la agencia de la Conferencia Episcopal católica australiana Catholic Earthcare Australia.

El tercer día se dedicó a examiner y compartir los recursos para mejores prácticas. P Pedro Walpole, un coordinador apasionado para la Reconciliación con la Creación de JCAP, expuso procedimientos con ponderosas reflexiones sobre la importancia de vivir una vida sencilla. Por otro lado, la premiada Ann Austin, con mucho ímpetu y humor, habló sobre prácticas en la reconstrucción y gestión, con consejos muy estimulantes para aquellos que contemplan nuevas construcciones escolares. Finalmente, la señorita Maria Tiimon, del estado insular de Kiribati y Oficial de Extensión del Pacific Calling Partnership, compartió su propia experiencia sobre los efectos devastadores del cambio climático en su casa familiar en las islas bajas de Kiribati and Tuvalu. Fue muy enriquecedor.

Cada tarde se dedicó dos sesiones a talleres y hubo amplia variedad para que los participantes disfrutasen. Entre los temas tratados, se incluyeron: conversión ecológica y el Examen Ecológico, un paseo ambiental alrededor del pintoresco campus de Riverview, la espiritualidad de las Primeras Naciones, la escucha ignaciana a Dios en la naturaleza, la enseñanza de la justicia, las auditorías energéticas y la reducción de sus cuentas de la energía, la sostenibilidad en el plan de estudios de Australia, con lo que la educación superior a los refugiados en los campamentos, la estimulación del crecimiento en los países de bajos ingresos, una visita a un centro de cargador de carbón sostenibilidad, un curso de Coordinadores para la Curación de la Tierra, las mejores prácticas ambientales para la construcción, la justicia climática, capacitando a los estudiantes para resolver nuestra crisis de los residuos, la ampliación de la sala de clases límites, un taller de arte y una experiencia nocturna de observación de estrellas en el famoso Observatorio de Riverview.

Claramente, era un programa muy lleno, pero los participantes tenían tiempo limitado para la reflexión ignaciana en sus experiencias. Durante la última, celebramos el Año Internacional de la Agricultura Familiar, con todos los productos donados por familias campesinas de los alrededores de Riverview.

Hubo una serie de sugerencias para las acciones a nivel de organización de conferencias, comunal y personal. Las ideas que surgieron de los participantes incluyeron el reciclaje, la promoción de oportunidades de desarrollo profesional en la educación del medio ambiente, asegurando el personal que están trabajando sobre la base de nuestras organizaciones a ser más conscientes de la necesidad de ser más “verde” con la forma de hacer las cosas.

Lo más emocionante es la solicitud de todas las escuelas a designar un Coordinador para el Saneamiento de la Tierra. A estas personas se les pide que participen en el Curso de Formación de estos Coordinadores que comenzará en septiembre. Los activos de participación, interés y contribuciones de todos eran un claro testimonio de la rica diversidad de la JCAP y su compromiso de trabajar en colaboración y para la Reconciliación con la Creación.

Christopher “Chris” Gleeson, SJ es el Delegado Provincial de Educación y Formación de la Misión en la Provincia de Australia de la Compañía de Jesús y también desempeña el cargo de Secretario de Educación Secundaria en la Conferencia Jesuita de Asia Pacífico.

Para obtener más información sobre el coloquio, que incluye enlaces a los videos y todas las presentaciones de los oradores, por favor visite El planeta es nuestro hogar. Este artículo también fue ofrecido en JCAP eNews.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *