moved here

El agua en la Doctrina Social de la Iglesia

31 Agosto 2013

Foto de: globalcalendar.info

Frank Turner, SJ

Para los cristianos, el agua es un importante tema ecológico y también un símbolo espiritual. Estas dos perspectivas son inseparables. En el corazón de la responsabilidad ambiental están tanto la justicia sobre el agua como la sabiduría, porque el agua es más que un recurso natural entre otros: evoca al mismo Cristo que se refiere a sí mismo como el ‘agua viva’ y evoca formas de vida nueva, como en el sacramento del Bautismo. La enseñanza cristiana tiene una inmensa variedad de referencias a las dimensiones sacramentales y simbólica, fundadas en la Escritura, que serán evocados en el primer tema. En los tres siguientes, de este artículo nos centraremos de una forma más explícita en la ‘doctrina social.’

I. El agua como vida y como muerte

El relato de la creación del Génesis 1 representa el agua casi desde antes de la creación, como el caos del que se forman los cielos y la tierra; y también representa el agua como parte de la creación en la que Dios une las aguas y las llamó ‘mares.’ Esta dualidad quizás refleje el doble poder del agua: casi se experimenta más como destructiva que como fuente de vida. La gente tiene un temor primordial, un miedo profundo del mar, percibido como una fuerza que supera la capacidad humana para controlarla y limitar su impacto.

En el Éxodo, el mar se convierte en un arma incontrolable contra los egipcios, pero se somete al poder divino para que los israelitas puedan sobrevivir. Al calmar la tormenta (Mateo 8:27, Marcos 4:41), Jesús se manifiesta simbólicamente a los discípulos nada menos que en su divinidad : ‘¿Quién es éste, que aun el viento y el mar le obedecen?’

Pero el agua es también la vida, que los seres humanos buscan desesperadamente para saciar la sed y sin la cual la tierra no puede dar fruto (Isaías 55:1, 10-11). Hablando a la mujer samaritana (Juan 4:7-15), Jesús usa la imagen del agua indispensable para la vida, y habla del ‘agua viva’ que ofrece la vida eterna. Sus discípulos puedan recibir el don de ser mediadores de este agua viva para compartirla con otros (Juan 7:38 ). Ese símbolo no tendría resonancia para los que no consideren valioso el recurso ‘natural’ del agua.

La crisis del agua en nuestro mundo, como realidad presente y como amenaza futura, es consecuencia de dos fenómenos opuestos: en África subsahariana la desertificación y la falta de acceso para cubrir las necesidades básicas de agua son los principales problemas, mientras que las inundaciones, o los eventos extremos de precipitación, reforzados por los impactos del cambio climático, son devastadores en Asia-Pacífico y el Sudeste Asiático. El tsunami de 2005, y el caso de los millones de personas en Bangladesh que viven a menos de cinco metros de altura sobre el nivel del mar, muestran cómo muchos se han hecho vulnerables al calentamiento global y al consecuente aumento imparable de los niveles del mar. En cualquier caso, en las comunidades rurales tropicales, siguen siendo las enfermedades transmitidas por el agua una de las principales amenazas a la vida.

Este estado de las aguas se lleva a la consideración política en un comunicado publicado el 11 de julio 2013 por el Consejo Pontificio para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, con motivo del motivo del Día Mundial del Turismo de 2013:

“Sabemos que el agua, clave del desarrollo sostenible, es un elemento esencial para la vida. Sin agua no hay vida. ‘Sin embargo, año tras año va aumentando la presión sobre este recurso. Una de cada tres personas vive en un país con escasez de agua entre moderada y alta, y es posible que para 2030 la escasez afecte a casi la mitad de la población mundial, ya que la demanda podría superar en un 40% a la oferta.’ Según datos de las Naciones Unidas, en torno a 1000 millones de personas no tienen acceso al agua potable.”

II. El agua como un derecho humano

El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (2004 ) dice que (§ 485):

“El agua, por su misma naturaleza, no puede ser tratada como una simple mercancía más entre las otras, y su uso debe ser racional y solidario. Su distribución forma parte, tradicionalmente, de las responsabilidades de los entes públicos, porque el agua ha sido considerada siempre como un bien público, una característica que debe mantenerse, aun cuando la gestión fuese confiada al sector privado. El derecho al agua, 1011 como todos los derechos del hombre, se basa en la dignidad humana y no en valoraciones de tipo meramente cuantitativo, que consideran el agua sólo como un bien económico. Sin agua, la vida está amenazada. Por tanto, el derecho al agua es un derecho universal e inalienable.”

Caritas in Veritate, §. 27, así mismo insiste:

“El derecho a la alimentación y al agua tiene un papel importante para conseguir otros derechos, comenzando ante todo por el derecho primario a la vida. Por tanto, es necesario que madure una conciencia solidaria que considere la alimentación y el acceso al agua como derechos universales de todos los seres humanos, sin distinciones ni discriminaciones.”

Debemos dar al agua una especie de prioridad objetiva: las personas pueden sobrevivir sin comida por mucho más tiempo que sin agua. Reconocer el agua como un derecho humano fundamental exige que tanto las autoridades políticas como las entidades comerciales no intenten privar a las personas de este derecho:

“890 millones de personas carecen de acceso a agua potable. La calidad del agua mundial se ve afectada por 2,6 mil millones de personas que carecen de instalaciones de saneamiento. Cada año 1,5 millones de niños mueren como resultado de la falta de saneamiento. El agua no es un bien económico, sino un elemento esencial para la dignidad humana.

“Satisfacer las necesidades de todos, especialmente de los que viven en la pobreza, debe guiar el uso del agua y de los servicios relacionados con ella. El acceso inadecuado al agua potable repercute sobre el bienestar de un gran número de personas y es a menudo la causa de la enfermedad, el sufrimiento, los conflictos, la pobreza , e incluso la muerte. Para una solución adecuada a este problema, se debe considerar el contexto con el fin de establecer criterios morales basados precisamente en el valor de la vida y el respeto por los derechos y la dignidad de todos los seres humanos.” (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 484)

III. El agua como bien común

Además de la noción de “bien común,’ la Doctrina Social Católica tiene la noción de ‘bienes comunes,’ se trata de elementos tan centrales para la vida humana que deben ser accesibles para todo el mundo. Son esencialmente dones de la creación y por lo tanto no deben ser reducidos a productos comerciales, negociables, y por tanto que se puede privar de ellos a quienes no los pueden pagar. En el §.12 de su mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de 2010 (Si quieres promover la paz , protege la creación), Benedicto XVI escribió:

“La Iglesia tiene una responsabilidad respecto a la creación y se siente en el deber de ejercerla también en la vida pública , con el fin de proteger la tierra , el agua y el aire como dones de Dios Creador para todos , y sobre todo para salvar a la humanidad del peligro de la autodestrucción.”

Esta posición, que se repite casi palabra por palabra en la encíclica Caritas in Veritate (§ 51 ), no excluye automáticamente un mercado en este tipo de elementos, pero insiste en que cualquier mercado estará sujeto a condiciones estrictas.

El Papa Juan Pablo II sostuvo el punto con mayor detenimiento en Centesimus Annus, 1991, §.40, donde se sostiene la condición de ‘necesidades colectivas y cualitativas que no pueden ser satisfechas por los mecanismos de mercado’ significa que las ventajas importantes de los mercados deben estar siempre sujetas a criterios más fundamentales:

“Es tarea del Estado proveer a la defensa y preservación de los bienes comunes, como los entornos naturales y humanos , que no pueden ser protegidos por los simples mecanismos de mercado. Al igual que en la época del viejo capitalismo el Estado tenía el deber de defender los derechos fundamentales de los trabajadores, por lo que ahora , con el nuevo capitalismo, el Estado y la sociedad tienen el deber de defender los bienes colectivos que, entre otros, constituyen el marco esencial para el ejercicio legítimo de los objetivos personales por parte de cada individuo.”

El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (§.485) afirma:

“Por su propia naturaleza , el agua no puede ser tratada como una mercancía más entre muchas, y debe utilizarse de manera racional y en solidaridad con los demás. La distribución del agua es tradicionalmente una de las responsabilidades que corresponden a los organismos públicos, ya que el agua es considerada un bien público. Si la distribución del agua está en manos del sector privado, también debe ser considerado como un bien público.”

Las actividades comerciales e industriales que reflejan el poder corporativo, o las desigualdades sociales, a veces amenazan con privar a los pobres de sus derechos. Puede ocurrir a través de la monopolización de las fuentes de agua por las empresas mineras o agroindustriales, como las flores producidas en África para la exportación a Europa, la contaminación grave por el vertido de residuos químicos en los mares y ríos, o incluso el exceso en la oferta de instalaciones de ocio, a veces ligados a turismo, como cuando un campo de golf en un país en desarrollo usa más agua que un pueblo. O puede ocurrir cuando hidroeléctricas supuestamente beneficiosos subestima drásticamente la devastación humana y ambiental que provocan o cuando el sistema de suministro de agua de un país se privatiza y es administrado para lucrar a empresas transnacionales. Como afirma en Agua, un elemento esencial para la vida una nota del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz publicada en ocasión del Foro Mundial del Agua en Kyoto, Japón en marzo de 2003:

“El punto más delicado y sensible en la consideración del agua como un bien económico es asegurar que se mantenga un equilibrio entre la garantía de que el agua necesaria para cubrir las necesidades humanas básicas está disponible para los pobres y que, cuando se utiliza para la producción u otro uso rentable, es valorada adecuadamente.”

IV. El agua, un recurso escaso relacionado con conflictos

El Papa Benedicto XVI escribió en 2009:

“La paz en, y entre, los pueblos permitiría también una mayor salvaguardia de la naturaleza. El acaparamiento de los recursos, especialmente del agua, puede provocar graves conflictos entre las poblaciones afectadas. Acuerdos pacíficos sobre el uso de los recursos puede salvaguardar la naturaleza y, al mismo tiempo, el bienestar de las sociedades interesadas.” (Caritas in Veritate, §.27)

Este pasaje señala dos puntos relacionados: el conflicto militar es una de las actividades humanas más destructivas del medio ambiente y en segundo lugar, la escasez de agua no es sólo el resultado de un conflicto, pero a menudo una de las causas.

“La creciente presión debido al aumento de la demanda de agua puede ser una fuente de conflicto. Cuando el agua es escasa, la competencia por los suministros limitados ha llevado a los países a ver el agua como un asunto de seguridad nacional o regional. A nivel internacional, los conflictos tienden a concentrarse en las cuencas hidrográficas compartidas y las aguas transfronterizas, especialmente cuando se combina con las circunstancias de baja disponibilidad de agua. Las tensiones surgen cada vez con mayor frecuencia en los proyectos para represar o desviar el agua de los países en cabecera de cuenca respecto a sus países vecinos.” (de Agua, un elemento esencial de la vida)

Un ejemplo de la primera fuente de conflicto es la ubicación de los asentamientos israelíes en Cisjordania, ya que a menudo éstos se eligen para asegurar el acceso a los acuíferos en una situación de escasez. Ejemplos del segundo tipo pueden ser los conflictos sobre el río Nilo o el Mekong.

“La identificación de posibles áreas problemáticas poco sirve si no hay mecanismos eficaces y reconocidos para mitigar las tensiones. El derecho internacional vigente sobre el agua puede no ser capaz de manejar las tensiones de los problemas actuales y futuros. Sin embargo sí existen algunos mecanismos para reducir los riesgos de este tipo de conflictos. Pero estos necesitan un apoyo internacional renovado y deberían aplicarse con mayor eficacia y en una etapas tempranas de conflictos potenciales.” (de Agua, un elemento esencial de la vida)

Referencias:

1. Una útil y sistemática discusión, breve, se encuentra en El agua, un elemento esencial para la vida una nota del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, publicada con ocasión del Foro Mundial del Agua en Kyoto, Japón, en marzo de 2003.
2. Aunque esta artículo se limita a la Iglesia Católica , es importante consultar las ideas de otras Iglesias cristianas, por ejemplo la de Patriarca Ortodoxo Bartolomé de Constantinopla, que en septiembre de 2012 emitió una importante encíclica  sobre el medio ambiente como parte coherente de su liderazgo. El agua ha sido un tema central en su ministerio, con campañas para proteger el mar Adriático y el Danubio.
3. También hay recursos en el Islam.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *