moved here

El sueño de un jesuita mayor

15 Diciembre 2012

Foto de: actapublications.com & csjthewell.org

John Surette, SJ

“Vuestros ancianos soñarán sueños, vuestros jóvenes verán visiones.” (Joel 3,1)

Soy jesuita desde hace más de cincuenta y cinco años y acabo de cumplir los setenta y  ocho.  Con motivo de mi cumpleaños me gustaría compartir con vosotros mi sueño sobre la Compañía en esta primera mitad del siglo XXI.

Mi sueño comienza con una historia de la edad media en Europa.   Es una historia sobre tres tipos de hombre. Había tres hombres que cargaba con piedras a una construcción.  Al primero le preguntaron que qué hacía él replicó que estaba cargando piedras.  El segundo cuando hicieron la misma pregunta, contestó que estaba trabajando para mantener a su familia.  El tercero cuando le hicieron la pregunta respondió en que estaba construyendo una catedral.

En mi sueño yo me hago la misma pregunta.  ¿Qué catedral vamos a construir los jesuitas en este sitio?  Como el segundo hombre de la historia, muchos de nosotros estamos ocupados enseñando, nuestro trabajo pastoral, con nuestros apostolados sociales o de ejercicios, y así en muchas otras buenas tareas pero en el fondo ¿pero cuál es realmente nuestra Gran Tarea como Compañía este siglo?  Mi sueño quiere responder a esta cuestión.

Veo nuestra Gran Tarea como nuestro discernimiento sobre el “bien más universal” y nuestra atención puesta en el “bien mayor.”  También lo veo como nuestro movimiento hacia “las fronteras…esos lugares geográficos y espirituales donde otros no llegan o encuentran difícil alcanzar” que el P. General Nicolás menciona en su reciente mensaje sobre el estado de la Compañía.

John Surette, SJ hace una demostración de compostaje el Dia de la Tierra, Abril de 2012. Foto de: csjoseph.org

Mi sueño también contiene una lectura de los signos de los tiempos, esos movimientos profundos del mundo y en el espíritu de las personas al comienzo de este siglo.  Lo que destaca entre los signos es la creciente toma de conciencia de que diversidad de la vida en la Tierra está sufriendo cada vez más presión y se reduce.  Los bosques disminuyen, los acuíferos se secan, el suelo se erosiona, las pesquerías se extinguen, ríos que se secan, glaciares y capas de hielo se derriten, los arrecifes de corales se destruyen, los océanos se acidifican, la atmósfera se calienta, especies animales y vegetales desaparecen cada vez más deprisa, y cada vez más crías de especies nacen enfermas.  En todo esto, y mucho más, estamos llegando a los límites de lo que la vida en la Tierra puede resistir… nos aproximamos al fin.

Somos la primera generación de seres humanos consciente de que es posible ese fin.  Ningún ser humano pudo imaginarse algo así anteriormente.  Los grandes maestros del pasado no hablaron sobre ello.  No hay mención de ello en nuestros textos sagrados y en las tradiciones.  Nuestro pasado evolutivo no nos ha preparado para afrontar esto.

En mi sueño temo que más adelante en este siglo los hijos y los nietos se encontrarán viviendo en una comunidad de vida con la Tierra que tendrá un complicado futuro, un futuro en el cual será cada vez más difícil vivir con esperanza, encontrar sentido y disfrutar de la belleza.

Lo que le está sucediendo a la Tierra pertenece a un orden de magnitud que está más allá de cualquier otro al que nosotros los jesuitas hayamos puesto nuestras energías apostólicas en el pasado.  Es de una magnitud mayor que cualquier asunto de justicia social de nuestros días.  De hecho, tiene un carácter de fundamental en el sentido de que nadie tendrá éxito si no es el contexto más amplio de lo que le suceda a la misma Tierra.

Estamos confrontados con la más dura realidad de nuestro tiempo, concretamente, el destino de la Tierra incluido el de comunidad humana.  Como Compañía de hombres religiosos creo que estamos llamados a buscar una respuesta religiosa al destino de la Tierra.  Me parece que es el mayor reto que han tenido que asumir los jesuitas. Tiene dimensiones espirituales.  Requerirá que vayamos más allá de cualquier parálisis y negacionismo para que nos movamos hacia el futuro con esperanza, valentía y decisión.

En mi sueño este futuro comienza uniendo nuestro amor apasionado por la humanidad con una amor igualmente apasionado por la Tierra y toda su diversidad de vida.  Este amor nos llevará a trabajar con otros para desarrollar una relación beneficiosa entre la Tierra y su comunidad humana.

Queridos amigos en Cristo y compañeros de camino, os agradezco haber leído mi sueño.  Al hacerlo ¡habéis participado en mi celebración de cumpleaños!

John Surette, SJ

John ha dado retiros y organizado talleres sobre cuestiones ecológicas y de cosmología durante más de veintidós años.  En estas actividades ayuda a las personas a sentirse no viviendo “en” la Tierra sino siendo “parte” de la Tierra.  Vive en Chicago, EE.UU. y se le puede contactar a través del mail spirearth(at)aol.com.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , ,

4 Responses to El sueño de un jesuita mayor

  1. JUAN J. ROJO en 28 Septiembre 2015 en 1:10 am

    Dear John: I was born 70 years ago in Spain and I dream your way. There are many religious papers related to be aware of our warming climate, but we lack of examples like yours, ideas to act.
    Twenty years ago I sat up a company http://www.sumersol.com , devoted to avoid emission of CO2 at the atmosphere. We switch fossil fuels for thermal solar energy, in hotels, nursing homes, community swimming pools, etc.
    We do not sell the components of the solar system, but we sell the thermal energy that it gets, so the user does not need to make any investment, he only needs to employ properly the TIME, signing a long term contract during which he will save money and save the Earth.
    There are many ways to fulfil your dream, this is one.
    Yours Juan J. Rojo

  2. claudia en 29 Enero 2013 en 1:23 am

    Hi father John,
    a bautiful dream!! i Want to write more but I speak just a litte bit english.
    Sorry.
    Happy birthday.

  3. Veerle Verte en 17 Diciembre 2012 en 6:02 pm

    Thank you John,
    Interesting! and Happy belated Birthday :)!
    Its our Lord’s first command to us in Genesis to steward this earth well :) I think we are meant to ground ourselves in this life fully, living fulness of life in all its aspects. Our Lord Jesus suffered so much for us and cruelly died so as to give us a completely restored/sinless life.

    We are not be ‘of’ ‘this world'(the present world system) with its values, ungodliness and sin but I fully believe our Father is totally passionate to partner with us to bring Heaven to earth. ‘Your Kingdom come, YOUR Will be done; on earth as it is in Heaven’ Jesus taught us to pray. There is no darkness in Him :)

    I do believe that the dreams God gives His children are very important. A little while ago, a friend was on a national flight in the US. After they had taken off, a serious problem occurred and during 10 minutes, the crew and passengers were readied for the worst. Its was a v serious crises situation. Then my friend, a passionate Christian, felt the Lord reminding him of some of his dreams he still had in his ardent work for the restoration of family and community, etc. The plane made an emergency landing and not 1 person got hurt! He felt that, as long as God’s people have dreams (put in our hearts by God anyway!), our Father treasures the realisation of the dreams of His kids so much that they work as true preservation – salt on His earth. Abraham lived by faith, not sight!

    That makes may very passionate to dream BIG cose I’m partnering with a very BIG G-D for whom everything is possible and whose will it is ‘to make ALL things new’ :))

    Even when I was not a Christian yet, our Lord always brought Christians from different parts of His body on my path, Catholics, Protestants, Evangelicals, Charismatics etc and I never realised there were differences that could divide them. I only experienced from each of them Gods Love, embrace and witness and they ALL contributed to the salvation of my kids and me in the end. I love it also how, in so many places our Lord is bringing His church together in all its diversity and unique expression and flavour in His great unconditional Love so that His new Earth is brought about powerfully in His grace. PRAISE HIM so much, His Way and timing are perfect.

    • Uriel Henao R. en 23 Mayo 2013 en 1:25 am

      Aunque mi comentario esta fuera de la fecha en que se escribió este articulo por parte del padre John Surette, SJ. Es un llamado a toda la humanidad para que entre todos tomemos conciencia acerca de lo que le esta pasando a nuestro planeta, por el manejo irresponsable que le hemos venido dando a nuestros recursos naturales, los que mañana seguramente perderemos en su totalidad de no corregir las políticas equivocadas en cuanto al manejo irresponsable de estos recursos. Todos estamos en la obligación de cuidar y proteger nuestra única casa en el universo, nuestra tierra con toda si biodiversidad.
      Gracias padre John, seguiremos recibiendo con mucho entusiasmo sus enseñanzas.

      Atentamente,

      Ing. Uriel Henao Ramírez.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *