moved here

Iglesias ecológicas e inversión ética: Ayudando a moldear decisiones sociales y medioambientales

15 Agosto 2015
Mercado dominical de frutas y verduras orgánicas de pequeños productores en la parroquia de la Archidiocesis de Cagayan de Oro en el norte de Mindanao, Filipinas. Foto de: S Miclat

Mercado dominical de frutas y verduras orgánicas de pequeños productores en la parroquia de la Archidiocesis de Cagayan de Oro en el norte de Mindanao, Filipinas. (Foto de: S Miclat)

Michael L Tan

La encíclica papal Laudato si’ ha provocado muchas discusiones sobre la relación de la religión con la conservación del medio ambiente. A mí, lo que me gustaría ver, sobre todo en Filipinas, son las iglesias más verdes, literal y figurativamente.

Las Iglesias en Filipinas – católicos, protestantes, o Iglesia ni Cristo – así como mezquitas, harían bien en iniciar proyectos verdes como modelos para la gente a seguir. Pueden ir desde algo tan simple como la separación de basura a proyectos más ambiciosos, como el uso de la energía solar. La encíclica es específico al mencionar “la contaminación, los residuos y la cultura de usar y tirar” como principales contribuyentes a la destrucción del planeta.

La gente va a notar los cambios en una iglesia o en el salón parroquial y si los púlpitos se utilizan para explicar la razón de ser y la relación con la fe, la gente lo seguirá. (No sé si los incentivos como indulgencias para los católicos ayudarían pero lo ideal, yo creo, es que simplemente explicando las ventajas de una vida más ecológicamente sostenible debería ser suficiente).

Ayudaría también si los párrocos y pastores proporcionasen información muy práctica sobre la implementación de estos proyectos. Un ejemplo muy simple proviene de la forma en que la cadena de cafeterías Starbucks ofrece a sus granos de café usados de forma gratuita, envasados con breves instrucciones diciéndole a la gente cómo se puede utilizar ese material como fertilizante. Proyectos más complicados de áreas verdes como la vermicultura (uso de lombrices para el compostaje) necesitarían charlas de demostración o incluso talleres, que pueden ser organizados por organizaciones parroquiales.

Mercados parroquiales verdes

Los terrenos de la parroquia, a causa de la gran cantidad de personas se reúnen allí los fines de semana, se puede utilizar para fomentar nuevos mercados verdes. Por ejemplo, las iglesias también pueden ayudar a los agricultores orgánicos a vender sus productos. Las granjas orgánicas están todavía en etapas pioneras y necesitan toda la ayuda que puedan obtener para despegar.

Recuerdo que hace algún tiempo, la parroquia María Reina en Little Baguio, San Juan, fue un punto de entrega para productos orgánicos que las personas comandaban con antelación, y más tarde recogió en el salón parroquial.

Las parroquias también pueden patrocinar ventas de fin de semana o mercadillos de otros productos respetuosos con el medio ambiente, tal vez provenientes de pequeños productores. Dicho esto, sin embargo, me gustaría advertir contra caer en la trampa de permitir que los productores de suplementos alimenticios, que a menudo emplean un marketing muy poco ético (deshonesto) de sus productos, se aprovechen de nuevas víctimas, en este caso los feligreses. Muchos de estos suplementos alimenticios no son ecológicos y no se portan de la forma más correcta en su publicidad que se dirige especialmente a los enfermos y los ancianos (y los sacerdotes, y religiosas).

Algo más que las iglesias pueden promover son aquellas ferias donde se puede disponer de “contenedores” para desechos reciclables, especialmente electrónicos, tales como baterías viejas, teléfonos celulares, computadoras, o cartuchos de tinta de la impresora. Creo que los organizadores podrían incluso pagar por estos desechos.

La cuestión de la energía alternativa es especialmente difícil, pero debería ser tomada en consideración por las comunidades creyentes. Una iglesia parroquial puede mostrar el camino con el uso de la energía solar para toda una gama de aplicaciones: desde la carga del teléfono celular hasta incluso las necesidades de energía de, por ejemplo, el salón parroquial.

El punto, de nuevo, es difundir este mensaje como si estuvieras anunciando el Evangelio. En el aeropuerto de París hace dos años, me encontré lugares establecidos en zonas muy visibles para las personas que querían recargar sus teléfonos, con la fuente de energía generada por el propio pedaleo en una bicicleta. La tecnología es muy simple, pero hace hincapié en la importancia de un estilo de vida más ecológico.

A comienzos de este mes se instalaron panales solares en el tejado de Nuestra Señora de los Angeles parroquia de Atimonan, Quezon en el este de Luzon, Filipinas. Foto de: Caritas-Philippinesd

A comienzos de este mes se instalaron panales solares en el tejado de Nuestra Señora de los Angeles parroquia de Atimonan, Quezon en el este de Luzon, Filipinas. Foto de: Caritas-Philippines

Inversión ética

Las organizaciones religiosas también pueden ejercer su influencia con sus inversiones. El año pasado tuve una ponencia en la convención anual de la Asociación Filipina de Tesoreros de Congregaciones Religiosas. Siempre supe que algunas órdenes religiosas tenían una gran influencia económica, pero yo no sabía que había tantas, por los fondos acumulados a través de los años a través de las escuelas, los hospitales y las inversiones.

Mi conferencia fue sobre la inversión ética, en el modo que los grupos religiosos pueden enviar un mensaje ecológico fuerte como para basar sus compras de acciones en un estudio de las políticas de las empresas, apoyando a aquellas que respetan el medio ambiente y retirando sus inversiones de aquellas que contribuyen a la destrucción del medio ambiente.

Las inversiones ecológicas se pueden hacer directamente a las empresas que se ocupan de las energías alternativas y productos más ecológicos, o a empresas que promuevan la conservación del medio ambiente a través de sus proyectos de responsabilidad corporativa.

Hay un término que se utiliza en la encíclica papal, “rapidación”(n. 18), que vale la pena explorar, así como para proyectos de la iglesia más ecológica y la inversión ética. El término se aplica a toda una serie de actividades potencialmente destructivas, desde comídala rápida a la constante introducción de nuevos modelos de un producto, con el objetivo de lograr que los consumidores siguen adelante buscando siempre el último modelo.

La encíclica papal se hace aún más relevante cuando nos fijamos en la visión de Francisco de “que la destrucción del medio ambiente proviene del consumo excesivo.” Eso puede significar que la inversión ética debe ampliarse para incluir también el examen de las campañas de marketing de las empresas: ¿Es que inducen a los consumidores hacia el consumo excesivo y el pecado ecológico? Para ser concretos, una campaña de marketing que hace demasiado hincapié en el componente de ser dueño de, digamos, un nuevo modelo de teléfono celular puede ser considerada “culpable” de contribuir al consumo excesivo. Yo diría que este ángulo es especialmente importante en un país como Filipinas, donde el estatus social y prestigio son enormes fuerzas impulsoras detrás de nuestro consumo.

La encíclica también habla en contra de la inversión especulativa, es decir, la conversión de la inversión en una forma de juego, a veces incluso mediante la manipulación de las operaciones bursátiles. Esto es más difícil de controlar, pero siempre es posible investigar cómo las empresas se comportan en estos temas.

Si realmente se quiere observar la esencia completa de la encíclica, entonces la inversión ética y ecológica tendría que incluir la observación de las cuestiones de justicia y de equidad – si una empresa trata a sus trabajadores de manera justa, si contribuye a la creación de una mayor igualdad económica o lo empeora.

Me doy cuenta de que muchas de órdenes religiosas están involucrados en educación, lo que las convierte todavía en más estratégicas. Sus políticas ecológicas se pueden aplicar no sólo a sus iglesias y salones parroquiales, sino también a las escuelas, con un público aún más amplio, y durante toda la semana y no sólo los domingos. Estas son las futuras generaciones de filipinos que tomarán las decisiones que conservarán o destrozarán nuestro medioambiente, con iglesias más ecológicas que ayuden a tomar esas decisiones.

Nota: Este artículo está reproducido con permiso del Dr. Michael Tan y fue publicado originalmente como Greener churches  en su columna regular, Bylines, en el Philippine Daily Inquirer el pasado 3 de julio de 2015.

2015_08_15_Reflection_Photo2Dr. Michael L Tan es profesor de antropología y actualmente el Canciller de la Universidad de Filipinas en Diliman, Quezon City, Filipinas. Puede ser contactado a través de su correo electrónico: mtan(at) inquirer.com.ph.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *