moved here

Más de 1.7 millones de firmas por la justicia y acción climática

30 Noviembre 2015
Foto de: Global Catholic Climate Movement

Foto de: Global Catholic Climate Movement

Organizaciones de distintas confesiones han reunido unas 1,78 millones de firmas de ciudadanos de diversas fes todo el mundo preocupados por el clima y que quieren tomar medidas. De éstos, más de 800.000 eran católicos que venían de diferentes puntos del planeta para unir sus voces y pedir una acción a través de petición climática encabezada por el Movimiento Católico Mundial por el Clima (GCCM). El movimiento recogió 840.000 firmas e instó a la ONU a actuar sobre el cambio climático.

Esta petición se presentó a las autoridades de la ONU y francesas el pasado 29 de noviembre, en Saint Denis, al norte de París, en un encuentro previo al inicio de las negociaciones sobre el clima. La petición hace un llamamiento a los líderes mundiales a “reducir drásticamente las emisiones de carbono para mantener el aumento de la temperatura global por debajo del peligroso umbral de 1,5 grados centígrados” y “para ayudar a los más pobres del mundo a hacer frente a los impactos del cambio climático.”

Esto acto se enmarcó dentro de un mayor evento interreligioso que reunió a diversos colectivos como OurVoices, la Alianza ACT, GreenFaith, y la delegación de CIDSE en conversaciones sobre el clima a través de la iniciativa París, Cambiemos el Planeta -Cuidemos a las personas (# Change4Planet).

Los organizadores estiman  que alrededor de 400 peregrinos de todo el mundo llegaron a París para ser testigos de la entrega de las firmas basadas en la fe. Su presencia y los muchos discursos inspiradores hicieron de este evento algo muy especial, en el que se percibió una gran esperanza y energía positiva, según han compartido miembros de CIDSE.

Esta fue también la percepción recogida por Bertrand Heriard Dubreuil, director de CERAS , un centro de análisis social dirigido por los jesuitas en París. Constató que los participantes en este evento peregrino están siguiendo un único camino, y que “se oye un único mensaje por los más pobres.” También compartió que, incluso si no se alcanzan acuerdos o compromisos en la Cumbre del Clima, las religiones están preparando sus fieles para lo que está por venir.

Bertrand se refirió al discurso del cardenal Cláudio Hummes, OFM, quien habló a la multitud reunida en Saint Denis y recordó a que los países más ricos se les debe pedir “que ayuden a los países más pobres del mundo para hacer frente a impactos del cambio climático, proporcionando una sólida financiación para el clima.” Cardenal Hummes también oró por los líderes políticos para que puedan “escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres” (Laudato si’ 49) y responder a la demanda de justicia climática de las comunidades de fe. (El cardenal brasileño Hummes es actualmente el presidente de la Red Pan-Amazónica/REPAM y compartimos su reflexión sobre la petición interreligiosa, en París: ¿Por qué los fieles mundo están pidiendo la acción climática?.)

Excursionistas y ciclistas se reunieron en la Salle de la Legión de Honor de Saint-Denis, frente a la Basílica de Saint-Denis, donde se entregaron las peticiones de fe a los líderes políticos reunidos en el COP21. Había signatarios de más de 135 países con el mayor número procedente de Filipinas. Lou Arsenio, de la Arquidiócesis de Manila, explicó que la gente de las Filipinas “entiende el impacto moral de la lucha contra el cambio climático de una manera muy personal. Ya hemos perdido decenas de miles de vidas a causa de los tifones que con los años han aumentado en intensidad y frecuencia. La petición es una manera de tomar medidas sobre Laudato si’ y nuestra supervivencia.”

Fuera de París, los católicos se movilizaron en cifras históricas en todos los continentes como parte de la Marcha Mundial por el Clima. Sus esfuerzos se vieron impulsadas a principios de esta semana cuando el cardenal Peter Turkson publicó una carta animando a cada obispo en el mundo a apoyar la Marcha global “en la oración, la palabra y la acción” e invitando a los fieles y a todos los demás a “ejercer la ciudadanía ecológica” uniéndose a las marchas locales.

Según Tomás Insua, coordinador global de GCCM, “el cambio climático es una profunda crisis moral y una cuestión de justicia para con las generaciones futuras pobres” como nos recuerda Francisco. “Es por eso que la comunidad católica está movilizando a una escala masiva exigiendo justicia climática, mediante la recopilación de más de 800.000 firmas de una petición relativa al cambio climático para los líderes mundiales en París, uniendo al mismo tiempo la Marcha Mundial por el Clima en las principales ciudades de todo el mundo.”

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés, Francés

Etiquetas: , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *