moved here

Una reflexión en Bonn durante la COP23: Lo que exige el cambio de estilo de vida

15 Noviembre 2017
Bicicletas para ir y volver en el recinto de la COP23 en Bonn. Foto de: S. Miclat

Bicicletas para ir y volver en el recinto de la COP23 en Bonn. Foto de: S. Miclat

Pedro Walpole

El equipo de Ecojesuit se reunió en Bonn para participar en un proceso global para determinar cuál debe ser nuestra respuesta al desafío del cambio climático.  Durante una de nuestras sesiones, Pedro compartió reflexiones sobre las cartas del padre Arturo Sosa donde necesitamos discernir las prioridades y los cambios necesarios, a nivel global y local, y también los cambios en nosotros mismos, en nuestros estilos de vida, como se pide en Laudato Si ‘

El cambio central en nuestro estilo de vida es que debemos comenzar siempre y en todo momento por ser misericordiosos.  Ser misericordioso exige un cambio en el estilo de vida (GC36, D1.20).  Si comenzamos con una actitud de misericordia, entonces el desafío de la simplicidad es obvio y el mundo no es tan complejo que no podemos actuar.

Si comenzamos cada día con gratitud, gratitud por la vida y por la misericordia en el amor de Dios, entonces somos libres de salir al mundo y no quedar presos a él.  Esta es la alegría del Evangelio: que anunciemos la misericordia en el amor de Dios y el mensaje de reconciliación.  Incluso a los poderosos y los ricos les debemos hablar de su práctica de humildad y misericordia.

Debemos advertirnos a nosotros mismos que debemos actuar con humildad.  Para los ricos debemos hablar de humildad y misericordia, no simplemente de juicio.  El coraje es constitutivo de toda acción apostólica, no debemos subestimar la capacidad de las personas para decir “sí.”

“La consolación es alegría sin causa previa, el movimiento hacia Dios, que es la verdadera paz y la libertad de hacer la voluntad del Padre.  Constante en la tribulación (es importante no culpabilizarse a uno mismo), necesitamos vivir el conflicto y la humillación hasta el final sin minimizar o ser astutos; permanecer fieles al propósito, a discernir la voluntad de Dios.”

Necesitamos continuar experimentando la mirada misericordiosa de Dios. En el centro de cada iglesia, miramos la imagen del Cristo crucificado para experimentar la mirada misericordiosa de Dios que creó este universo y nos quiere en nuestras imperfecciones para vivir el misterio de la vida al máximo.  Cristo es crucificado por dos razones: para que podamos conocer el perdón, y aquellos que sufren saben que él sufre con ellos.  Cristo, que nos mira con misericordia, nos elige y “nos envía con la misma poderosa misericordia a los pobres, a los pecadores, a los abandonados, a los crucificados ya cualquiera que sufra injusticias y violencia en el mundo de hoy.” (tomado del Discurso del Santo Padre Francisco a los participantes a la 36 Congregación General de la Compañía de Jesús, el 24 de octubre de 2016.

La colaboración en la misión es confiar en Dios, no en ninguna acción.  Trabajar con los Pueblos Indígenas y la tierra, yendo tan lejos como abordar los límites del planeta no es solo mi preocupación, sino que es parte de la misión de los jesuitas: la misión de Dios.  Participo de esto al convertirme en un compañero en una misión de reconciliación y justicia en Filipinas, como todos lo hacemos en nuestras diferentes obras de reconciliación.  Constantemente tengo el desafío de abrir una participación más profunda en la comunidad e invitar a otros a participar en nuestra misión en Bendum es la comunidad y el paisaje vivo.

La conversación está marcada por una escucha activa y receptiva y un deseo de hablar de lo que nos toca más profundamente: crear confianza y acogida.  La solidaridad es que podemos entrar más profundamente en el sufrimiento de la humanidad y la creación a través de la pasión y la muerte de Jesús.

La instrumentalización de la muerte como herramienta de los poderosos para controlar e infundir miedo se experimenta más profundamente a través de la ley marcial en Filipinas, los asesinatos de defensores ambientales en Honduras, la situación permanente de los refugiados de África y Siria, entre otros.  Este es el desafío más profundo de nuestra fe, pasar por este sufrimiento en la espera del Sábado Santo, cuando todo está perdido, especialmente un salvador, y en esta espera y búsqueda activas, la promesa se cumple.

En la presencia del Señor resucitado, traemos esperanza a un mundo roto.  Nuestro encuentro y el estímulo para encontrarnos aquí en Bonn nos dan una novedad de vida y un mensaje de esperanza.

Print Friendly

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *