moved here

Ampliando el diálogo a los valores de transformación: Actitudes, simplicidad e inclusión social

15 Septiembre 2015

2015_09_15_Editorial_EN Photo1GIAN-Ecología

El Diálogo de Estocolmo que estamos preparando para noviembre de 2015, constituye uno de los valores con ciencia, motivado por el espíritu humano y la fe y grupos de la comunidad científica, y reconoce la labor que la ciencia está haciendo así como la creciente necesidad de construir puentes con la sociedad en general en la búsqueda de un mundo más sostenible. ¿Cómo participamos ahora de manera abierta y creativa y ser parte al mismo tiempo de una nueva actitud para el cambio? ¿Qué cambios estamos buscando y cómo comunicamos tales cambios?

Comunicar la ciencia en un mundo de cambios

Una comprensión más profunda de los valores humanos que determinan las decisiones de la gente en nuestros actuales sistemas mundiales y nacionales es fundamental para guiarnos a lo largo de este proceso de transformación, con el fin de comenzar a abordar la exclusión social que forma parte de “seguir con lo habitual.” El proceso busca incluir el desarrollo del compromiso social y la voluntad política con mayor rendición de cuentas. Como tal, el acceso al agua está garantizado para todos, los riesgos se reducen, los ecosistemas se mantienen por el bien de las generaciones que están por venir y de esta manera, se mantienen los flujos naturales del planeta.

Mientras que la ciencia nos da los argumentos racionales para guiar las decisiones globales, los valores personales expresados hacen transformar las agendas sociales que no se forman simplemente mediante iniciativas políticas. Son muy necesarios los esfuerzos deliberados y conscientes para comunicar preocupaciones científicas para la sostenibilidad. Esta comunicación no es tan simple para ajustarse a las realidades de los sistemas políticos y económicos actuales, sino para relacionarse y ayudar a la hora de responder las preocupaciones sociales cotidianas de la gente. Esta comunicación se debe hacerse de manera que ayude a formar o refuerce los valores básicos como la gratitud, la solidaridad, la curación y la sencillez, por el cual las sociedades puedan y deban actuar.

Desafíos en una transformación para la inclusión social

La pobreza está en parte ligada al paisaje, los medios de subsistencia y la seguridad familiar básica. La personas con dificultades sufren más cuando se produce un entorno de estrés, ya que están excluidos del intercambio económico más amplio que permite opciones para sostener una vida familiar. Esto significa que su medio de vida en la tierra debe ser visto en términos de sostenibilidad social, no el beneficio económico. Con esto en mente, y en el corazón, la creación de capacidades es un elemento clave en la convocatoria de la transformación hacia la inclusión social. Los gobiernos locales y las empresas también necesitan capacidad de facilita la inclusión a medida que avanzamos a un desarrollo humano más profundo.

Trabajar con las partes interesadas en las comunidades locales para lograr la transformación en el suelo

El contexto actual de la comprensión racional y científica del cambio climático no está generando el compromiso político y económico para apoyar las acciones necesarias dada la creciente degradación del medio ambiente. Mientras que muchas personas pueden ser más activamente conscientes y tomar iniciativa personal y locales comunitarios que ayuden en la presentación de los desafíos, estos no están generando el cambio económico y político. Hay desarrollos locales en respuesta a un clima cambiante. Muchas de estas historias locales son compartidas en el proceso de diálogo según los valores, en un esfuerzo por promover un clima propicio para el cambio y ofrecer una base para una actuación política y económica más amplia.

Nuestros procesos actuales de negociaciones globales no permiten el cambio de mentalidad necesario para hacer frente a las preocupaciones locales inmediatas de muchos. La profundidad de la comprensión necesaria a nivel mundial para sentirse conectado con la condición humana de los demás y la esperanza que necesita compartirse a través de cambios en los sistemas económicos y políticos globales son insuficientes para desarrollar e implementar los cambios necesarios.

Por ejemplo, los intereses de las corporaciones extractivas están desplazando a las comunidades tribales, debilitando los sistemas culturales para la toma de decisiones, y que ejercen presión en ambientes y culturas frágiles, incluso si el argumento económico no puede ser impugnado. Hay una fragmentación de pensar y decidir, como realidades científicas, económicas y sociales no convergen. Las estructuras políticas no están diseñadas para una intervención eficaz en el ámbito local como en la disponibilidad de los terrenos seguros para la vivienda, ni a nivel mundial ni con impuesto sobre el carbono. Hay mucha fatiga entre los más comprometidos en la sociedad civil después de años de frustración con la actual falta de efectividad de los procesos globales y hay una necesidad de un compromiso más amplio.

Cambiando mentes y corazones

La mente tiene que cambiar y esto es un gran desafío, ya que ahora debemos concebir con la creatividad y la urgencia de una nueva forma de pensar y comunicar: cómo nos relacionamos como seres humanos en todos los detalles del planeta Tierra. Necesitamos integrar la preocupación y la compasión en nuestra vida cotidiana e institucional que transforma el resultado moral y ecológico de nuestras vidas y sociedades. Para cambiar la forma de vida, tenemos que cambiar nuestra forma de pensar. Tenemos que cambiar el marco sobre el que se asientan nuestras instituciones, comunidades, conocimientos y necesidades.

Tenemos que incorporar una mayor experiencia de cómo los seres humanos se adaptan a nivel mundial y aprovechan la creatividad necesaria yendo más allá de la seguridad de lo predecible como se define en la actualidad “seguir con lo habitual.” La economía, la industria, la infraestructura, los mercados, la cultura, comunicaciones, incluso cómo y por qué hacemos ciencia, el desarrollo de las leyes y la reflexión filosófica deben estar relacionados radicalmente de nuevas maneras.

Restablecer y comunicar la esperanza

Al expresar la esperanza, es más fácil ver las oportunidades y los caminos a seguir, trayendo a más gente en el proceso que ayude a desarrollar un mayor contexto y el compromiso para el cambio. El miedo al futuro nos recuerda la necesidad de los seres humanos, especialmente de los jóvenes, a restablecer la esperanza. Sin esperanza, es difícil movilizar a la gente hacia la acción significativa. Un esfuerzo clave está en la identificación de: lo que genera esperanza para la humanidad en un mundo que está sufriendo profundamente y donde las amenazas son grandes y están en aumento; y las razones de tal esperanza.

La esperanza es fundamentalmente relacional, que se percibe desde una reflexión más profunda de las conexiones y las posibilidades de cambio a través de mejores relaciones. Para muchos, nuestro sentido de comunidad está en el centro de nuestra esperanza. Pensamos en estas relaciones como personal, social e institucional; está también la económica y intercultural, las relaciones son “a través de” muchas diferencias y niveles. La esperanza nos permite vincular el presente con el futuro y compartimos una historia de un hermoso planeta.

Contribuir a los cambios globales mayores de actitud, sencillez e inclusión social

Hoy sabemos que los problemas científicos a los que nos enfrentamos y debemos continuar con la investigación y la adaptación social para dar esperanza y ayudar a construir la confianza entre las personas. La mitigación tiene sus límites en los sistemas políticos y económicos actuales. Hay un humanismo que está creciendo, un espíritu humano que quiere actuar y las experiencias con compasión y con los demás de forma que contribuyan a un proceso de cambio. Los desafíos de la pobreza y la justicia ahora son relevantes tanto para la ciencia y la espiritualidad. En respuesta a estos desafíos contribuye a un cambio global más amplio en las actitudes de mayor responsabilidad, sencillez en el estilo de vida y la inclusión de los márgenes.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email
Facebook