moved here

Celebrando la ciencia al servicio de la sociedad, 150 años del Observatorio de Manila

15 Octubre 2015

2015_10_15_P&P_Photo1
Wendy Clavano y Joshua Ruizo

El Observatorio de Manila (MO, por sus siglas en inglés), una institución de investigación jesuita en Filipinas, celebra 150 años de existencia que comenzaron con simples instrumentos para estudiar el tiempo y continúa ahora contribuyendo a la promoción de la conciencia y comprensión del entorno natural.

El pasado 25 de septiembre se celebró una conferencia sobre Fronteras científicas: Sirviendo a las periferias en tiempos de cambio que reunió a colegas y amigos para compartir los éxitos del pasado, los desafíos del presente y esperanzas para el futuro en el uso de la ciencia al servicio del bien común en medio de la amenaza del cambio climático y los riesgos de desastre.  La ciencia ha desafiado de nuevo como los más pobres de los pobres, que se colocan en las periferias de la sociedad, continúan luchando y sufriendo en estos tiempos cambiantes.  La mayoría de los países del sudeste asiático están en riesgo a los impactos del cambio climático, sino el desarrollo sostenible requiere también que la comprensión científica se acople con los esfuerzos socioeconómicos, la adaptación y la mitigación, así como una mejor gobernanza.

Si miramos hacia atrás, como esta institución que celebra este hito, Agustín Udías, un historiador jesuita en la Universidad Complutense de Madrid, España, cuenta cómo el estudio de largo alcance de las matemáticas y la astronomía y cómo los primeros jesuitas contribuyeron a la ciencia en Asia Pacífico, entre ellos el 1879 tifón predicción de Federico Faura, SJ.

El profesor Fredolin Tangang, climatólogo de la Universidad Nacional de Malasia, destacó que si bien hay suficiente conocimiento sobre el cambio climático y global y que los modelos regionales ayudan, por lo general no hay suficiente información a escala local para apoyar las decisiones de planificación.  Hay esfuerzos de un grupo de científicos regionales, incluyendo aquellos en MO, para convertir a una escala climática más reducida de modo que el previsiones puedan ser útiles en el ámbito local.

El dr. George Mount del Laboratorio de Investigación de la Atmósfera de la Universidad Estatal de Washington, abordó el problema de salud pública de la contaminación en la cuenca de Mega Manila.  Presentó la posibilidad de utilizar los datos de los instrumentos evolucionados en las plataformas de satélite y la construcción de una red de estaciones terrestres utilizando sistemas comerciales bajo costo para monitorear la calidad del aire en las megalópolis.  Colaboración a través Dr. Mount también ha ayudado a producir la próxima generación de científicos en el Observatorio de Manila.

El sr. Masanobu Tsuji, director de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón, presentó imágenes de satélite de alta resolución para el uso en la evaluación de los daños causados por los desastres.  La tecnología basada en el espacio mejora significativamente la información para la producción de mapas de riesgos geológicos para comprender mejor los impactos potenciales de diversas amenazas naturales.  El sr. Tsuji mostró cómo se podrían hacer esfuerzos de respuesta y recuperación en Manila utilizando en tiempo casi real filmaciones similares a los utilizados durante el gran terremoto que sacudió el este de Japón en 2012.

El dr. Akimasa Yoshikawa del Centro Internacional para la Ciencia y Educación de Clima Espacial de la Universidad de Kyushu, en Japón, discutió los objetivos del Sistema de Adquisición magnética de Datos que se inició en 2005 para apoyar la investigación y la vigilancia del medio ambiente geoespacial.  El predecesor del dr. Yoshikawa y el fallecido P. Víctor Badillo, SJ  del MO inició una relación de larga duración para estudiar geomagnetismo.  Actualmente hay 73 sitios de todo el mundo que son operados por varios socios que también intercambian información para advertir sobre tormentas geomagnéticas que puedan afectar a la infraestructuras críticas de comunicaciones.

Para trabajar con las comunicaciones, sobre todo en situaciones de emergencia, los satélites deben seguir funcionando bien.  Dr. Keith Groves, un físico del Instituto de Investigación Científica de la Universidad de Boston, otra institución jesuita, describió cómo el destello de electrones de baja densidad en la atmósfera podría afectar a las comunicaciones y los sistemas de navegación que apoyan la sociedad moderna.

Un programa de legado del Observatorio de Manila es el estudio de la dinámica de sólidos de la tierra dirigidos por el P. Sergio Su.  Ismael Narag del Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología (PHIVOLCS) acredita la existencia de PHIVOLCS como descendencia del MO.  El Sr. Narag discute las características observables y medibles de la Falla de West Valley en Metro Manila, y describe los impactos de diferentes terremotos causados cuando el fallo libera su presión acumulada.  Amonestó que las estructuras construidas sin planos previos, especialmente de los más viejos, son los más susceptibles a los daños cuando la tierra tiembla y señaló susceptibilidades más lejos de la línea de falla donde las poblaciones son más densas.

Por último, la dra. Gemma Narisma, directora Asociado de Investigación del MO, presentó sus cinco programas de investigación que contribuyen a “servir a las periferias en tiempos de cambio”: la dinámica de la atmósfera superior, sistemas regionales de clima, control de la calidad del aire, geomática y la dinámica de la tierra sólida.

Las conferencias mostraron la colaboración científica y las amistades duraderas a través de los años entre las personas e instituciones.  El MO, habiendo sido la oficina meteorológica de Filipinas, ahora complementa la actual, la Administración Filipina de Servicio Atmosféricos, Geofísicos y Astronómicos, centrándose en las áreas urbanas y continuando la tradición de la teledetección y observaciones terrestres de los ambientes físico y natural, basándose en los estudios de la variabilidad climática para contribuir a un conjunto de perspectivas que hacen de la ciencia sana, informando a la reducción del riesgo de desastres y estrategias de desarrollo, y promoviendo la salud pública y la reducción de la vulnerabilidad humana.

Wendy Clavano y Joshua Ruizo trabajan en el Instituto de Ciencia Ambiental para el Cambio Social, una institución de investigación jesuita en Filipinas, que se unió a la conferencia de MO.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email
Facebook