Compromiso activo para desinversión del combustible fósil y reinversión en otras fuentes necesita confianza paciente

Compromiso activo para desinversión del combustible fósil y reinversión en otras fuentes necesita confianza paciente

Día global de la desinversión el pasado 13 y 14 de febrero en Melbourne, Australia. Foto de: gofossilfree.org
Día global de la desinversión el pasado 13 y 14 de febrero en Melbourne, Australia. Foto de: gofossilfree.org

John Sealey

Durante la recién celebrada Segunda Conferencia Anual sobre Cambio Climático  del Instituto de Sostenibilidad Ambiental de la Universidad Loyola Chicago se ha hablado de los riesgos, tuercas y pestillos que desinversión del combustible fósil. He compartido la oración llamada Confianza Paciente que escribió el científico jesuita y teólogo Pierre Teilhard de Chardin.

“Por encima de todo, confía en el lento trabajo de Dios. Estamos muy naturalmente impaciente en todo para llegar al final sin demora. Nos gustaría saltar las etapas intermedias. Estamos impacientes de estar en el camino hacia algo desconocido, algo nuevo. Y sin embargo, es la ley del progreso la que resulta de pasar por algunas etapas de inestabilidad – y que puede tomar un tiempo muy largo. Y lo que creo es que lo mismo sucede con ustedes; sus ideas maduran gradualmente – dejándolas crecer, dejar que ellos den forma a sí mismos, sin demasiada prisa. No trate de forzarlos por adelantado. Sólo Dios podía decir lo que resultará de este nuevo espíritu que poco a poco se está formando dentro de usted. Dé a Nuestro Señor el beneficio de creer que su mano está guiando, y aceptar la ansiedad de sentirse a sí mismo en suspenso e incompleto. Amén.”

¿Sin precipitarse innecesariamente? ¿Confiar en el lento trabajo de Dios? La dificultad es por lo que desinversión del combustible fósil viene dada con cierta urgencia.

Supongo que la mayoría de los participantes de la conferencia no necesitan convencer de que “aquí no ha pasado nada” las prácticas de carbono de siempre provocarán impactos climáticos irreversibles que afectarán a todos, pero de manera desproporcionada sobre los menos culpables: los pobres y los jóvenes. Extraídas y quemadas, se estima que las reservas probadas superen el presupuesto de carbono de 2 grados centígrados de tres a cinco veces, lo que sucederá dentro de 20 años.

Sabemos que el abrumador consenso científico de que la actividad humana es el principal contribuyente que obliga a esta prioridad humanitaria, ética y espiritual descrita en la Carta del Padre General en Ecología (2011) y en el informe adjunto, Sanar un mundo herido. Observando el papel primordial de la humanidad para enfrentarse a esta crisis, el papa Francisco lo denomina una “bofetada” a la naturaleza y una traición al Creador en su reciente visita Asia Pacífico.

Y el Dr. James Hansen, que está escribiendo con los últimos 20 ganadores del Premio Planeta Azul afirma: “En el rostro de una emergencia sin precedentes, como es el cambio climático, la sociedad no tiene más remedio que tomar medidas drásticas para evitar un colapso de la civilización. O vamos a cambiar nuestras costumbres y construir un tipo totalmente nuevo de la sociedad global, o lo transformarán por nosotros.” El Dr. Hansen, ex director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales, es profesor adjunto en el Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia, donde dirige un programa en el clima la ciencia, la conciencia y soluciones.

Esta mañana, consideramos nuestros activos financieros y la forma en que mejor podríamos aprovechar para abordar el tema del cambio climático.

Jesuitas canadienses y estadounidenses han buscado activamente la responsabilidad de los accionistas desde 1974 a través de un grupo de trabajo que ha formado el Comité de los jesuitas de Responsabilidad Inversiones o JCIR (por sus siglas en inglés). Estamos en buena compañía con las congregaciones de mujeres religiosas que son líderes, así como otras coaliciones no católicas.

JCIR promueve el cambio social en las prácticas corporativas y colabora con otros inversores que trabajan para la responsabilidad social de las empresas. Apoyamos las normas internacionales para la sostenibilidad, la justicia ambiental y los derechos humanos, y hacemos la administración fiscal con la que la doctrina social católica mejor sirven al interés de todas las partes interesadas y preservan el valor para los accionistas a largo plazo. JCIR engancha respetuosamente empresas seleccionadas sobre cuestiones cuando tenemos una aptitud, interés y capacidad.

La inversión socialmente responsable (SRI, en inglés) es una obra de la justicia estructural. Como accionistas activos, JCIR expresa a las corporaciones las preocupaciones y experiencias de jesuitas y comunidades que son testigos de los impactos sociales de las corporaciones multinacionales, tanto aquí como en el extranjero.

Durante los últimos 12 años, JCIR condujo diálogos de accionistas que producen las políticas corporativas de derechos humanos con Chevron, Occidental Petroleum Corporation, OM Group, Monsanto, el Grupo GEO  y Corrections Corporation of America. En el sector agrícola, JCIR trabajó con Ingredion  y Bunge Limited en la sostenibilidad del agua a través de la cadena de suministro. Para activar una empresa a través de una resolución de los accionistas requiere la propiedad de acciones de al menos 2.000 dólares americanos.

Me gustaría reconocer que si hace un año se me pregunta si cortar la inversión sería una estrategia eficaz, probablemente contestaría que como con otras campañas de desinversión, el compromiso activo produciría mejores resultados que los tamices estáticos que varios grupos han desarrollado para las empresas, que van de los fabricantes de armas a diversas “acciones de pecado.”

Sin embargo, a través de la conversación con los demás y la consideración de que el consenso científico, la perspectiva de algunos miembros del JCIR, incluido yo mismo, se están formando poco a poco (empleando las palabras de Teilhard) en el último año en el tema de los combustibles fósiles. La cuestión parece diferente en escala y tal vez en la estrategia. Como dijo el arzobispo Desmond Tutu, en septiembre de 2014, “la destrucción del medio ambiente de la tierra es el reto de los derechos humanos de nuestro tiempo.”

Recuerdo una conversación con el padre Jim Hug que percibió que este problema merecía considerarse en lugar de darle uno u otro enfoque. Esa visión me abrió un nuevo horizonte. Esto se produjo en la misma época que la Universidad de Dayton hizo su anuncio que el Dr. George Hanley y JCIR también recibió una resolución de desinversión de combustibles fósiles de un grupo de ex alumnos de la Universidad de Marquette.

Actualmente, JCIR alienta a las instituciones (y provincias) a discernir en oración el papel significativo de los combustibles fósiles en relación con el cambio climático. Imagino que muchos de los asistentes a esta conferencia puedan haber luchado con esto más extensamente que algunas de nuestras provincias, quizás animado a través de sus presiones por parte de las partes interesadas. Generalmente, las provincias no tienen que responder a los estudiantes, profesores o de alumnos resoluciones.

Sin embargo, en el próximo año, para el que la Compañía se prepara para la próxima Congregación General, las provincias recibirán recomendaciones formales por escrito (conocido como postulados) de jesuitas cuya voz responde a los signos de los tiempos. En la preparación para la última Congregación General en 2007, las provincias de todo el mundo enviaron 41 postulados relativos al medio ambiente. Sólo la justicia social aparece por en cima en los corazones y las mentes de los jesuitas, ya que enviaron 42.

Para facilitar el discernimiento dentro de nuestros propios contextos institucionales y provinciales la JCIR, con consulta a nuestros amigos Nancy Tuchman de la Universidad Loyola de Chicago, el padre Jim Hug (antiguo Centro de Preocupación Presidente), y Chris Kerr (Director Ejecutivo de la Red de Solidaridad ignaciana), estamos elaborando una reflexión para ayudar a las instituciones a considerar este asunto a través de una lente ignaciana, no sea que las conversaciones se atasquen en “estudiantes frente a los administradores” o “con nosotros o contra nosotros.”

Si bien el documento aún no está listo para distribuir, espero que sea pronto, quizás sea una visión de la próxima Encíclica Ecología. Sería simplificar excesivamente las cosas si la Encíclica diera opinión clara sobre la estrategia de inversión preferida, pero puede no estar tan detallada ya que la mayoría de los católicos en el mundo no tienen carteras de acciones de las que preocuparse.

Es seguro decir que la inversión alternativa designada en posiciones de energía renovable es un componente importante para todas las instituciones a considerar como una forma de ayudar a reafirmar y capitalizar estas nuevas tecnologías verdes.
Sin embargo, sobre el corte de inversiones o participación activa parece que es razonable y existen ejemplos claros sobre la implementación de ambas estrategias. Como Teilhard dice, podemos sentir un poco de ansiedad en esta ambigüedad “en suspenso e incompleta.”

John Sealey es del Comité de los jesuitas de Responsabilidad Inversiones y sirve a los provinciales jesuitas de América del Norte con respecto a la inversión social responsable. John compartió algunas perspectivas del discernimiento ignaciano en el tema del corte de inversiones de combustibles fósiles durante la Segunda Conferencia Anual de Cambio Climático en la Universidad Loyola de Chicago, celebrada del pasado 19 a 21 de marzo. Pueden contactar con él a través de su correo electrónico [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published.