moved here

Compromiso con indígenas adultos jóvenes, de Bendum a Guyana

29 Febrero 2012

Los adultos jóvenes de Bendum en aprendizaje albañilería, soldadura y habilidades de costura. Foto de: ESSC

Stefan Garcia, SJ

Yo había vuelto a Bukidnon, por primera vez en siete años, un  lugar que siempre he descrito como mi lugar favorito en el mundo.  Esta fue mi visita a mi hogar en Filipinas, pero también fue una oportunidad de ver una obra que podíamos soñar con crear en Guyana, la región de la Sociedad donde voy a servir  en los próximos años.  Al igual que en el Bendum, el área de trabajo en Rupununi está alejado de la ciudad con los pueblos indígenas que anteriormente fueron  olvidados por el gobierno.  Las situaciones son muy diferentes pero también muy similar en algunos aspectos.

Mientras que Guyana está situada en los mismos grados de latitud como Filipinas (aunque medio mundo de distancia en América del Sur), es sobre todo una gran masa continental en comparación con el extenso archipiélago que es Filipinas.  También es mucho menos poblada, con cerca de 700.000 habitantes comparados a los 90 millones de las Filipinas.  A diferencia de las Filipinas, Guyana tiene una gran mayoría de sus bosques en un estado saludable.  Debido a este activo, Guyana se ha convertido en un centro para el desarrollo sostenible, especialmente relacionado con los esquemas de comercio de carbono.

Las similitudes entre las comunidades son casi tan numerosas como las diferencias.  Al igual que con muchas de las comunidades de los Pueblos Indígenas a nivel mundial, empresas de servicios públicos como atención a la salud, educación, agua y electricidad e infraestructura de las carreteras están poco desarrollados.  La mayoría de personas sobreviven con la agricultura de subsistencia, y hay poco empleo o entretenimiento.  Los jóvenes abandonan los pueblos, originando una fuga de cerebros que refleja lo que está sucediendo a los profesionales formados en las capitales.  El alcohol y las drogas ilegales son más frecuentes, lo que agrava los males familiares.

Mi esperanza es que con el trabajo de los próximos años se logre crear un programa de formación de jóvenes en el interior de Guyana conectado a las escuelas del gobierno.  El programa Hulas con jóvenes indígenas en la comunidad de las tierras altas de Bendum, Filipinas fue el lugar perfecto para empezar.  Hulas es un programa de capacitación y formación para jóvenes indígenas Pulangiyen que no están en la escuela y hace parte de la Dirección de apoyo, en Mindanao del proyecto de la Ciencia del Medio Ambiente para el Cambio Social con el apoyo de Misereor.

Aunque las diferencias en localizacion implica que un programa de imitación exacta no será posible, ciertos elementos de proceso son aplicables.  Es clave escuchar y comprender las necesidades de la comunidad.  A menudo, las personas desean el desarrollo de habilidades prácticas que son claves para las comunidades que las necesitan.  Actividades Hulas incluyen capacitación en carpintería, albañilería, costura y carpintería metálica, como parte del programa.  Sin embargo, el objetivo central del programa, es el desarrollo de jóvenes con una identidad y voz propia.  Clases sobre el liderazgo, identidad cultural, paz y medio ambiente se mantienen interesantes y relevantes de forma constantemente permitiendo llevar la información al mundo real a través de ejercicios y reflexiones.

Más inspirador para mí fue la manera en que los cursos fueron dictados.  No se hizo presente la formalidad ordenada, pero aburrido de la clase tradicional filipina.  El maestro no estaba en el frente regurgitando un libro de texto a los niños.  En cambio, algo mucho más parecido a los diálogos de Platón se puso en evidencia.  Se hicieron preguntas y se hizo debate entre los jóvenes y los instructores.  Se observo poco de la dinámica adultos-niños, en su lugar fue la charla libre y fácil de igual a igual, con mucho humor a lo largo de las lecciones.  El empoderamiento y la creatividad que genera una atmósfera como esta fueron palpables.

Los más valiosos fueron las sesiones de Sico-espirituales en las noches, cuando a los estudiantes y al personal les pidió que compartieran partes más profundas de sí mismos, sus sueños, sus esperanzas, sus relaciones y sus valores.  La generosidad de este tipo de honestidad fue afectando y ayudando en gran medida a cimentar las relaciones de amistad.  Esta parte del día fue marcada por la gente como favorita durante la evaluación del programa.

Los resultados de este programa son, inevitablemente, difíciles de cuantificar.  ¿Tendremos pronto líderes elocuentes y apasionados que se hagan cargo de Mindanao, desarrollen centros que suplan toda la gama de necesidades que las estadísticas muestran necesarias para el desarrollo?  Es posible, pero no creo que de esto sea lo que se trata.  Los resultados están a la vista, incluso sin el análisis estadístico.  Pregúntale a uno de los estudiantes lo que el curso había hecho por ellos y probablemente le dará como respuesta que es ingenioso, sincero y confiado.  Lo más importante es que están obligados a dar una respuesta honesta, algo que todos deseamos tener de nuestros futuros líderes.

Stefan con Pedro Walpole en Bendum.

Stefan García es un ciudadano británico jesuita que visitó el norte de Mindanao, Filipinas, en diciembre pasado.  Su madre es inglesa y su padre es filipino.  Antes de unirse a la provincia británica, Stefan creció en Cebú en Filipinas.  Él estudió zoología antes de unirse a los jesuitas y ahora está en Guyana para la Regencia.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email
Facebook