Conclusiones tras tres días de la COP28

Conclusiones tras tres días de la COP28

Grupo de Referentes de Ecología de la CPAL

El tercer día de la COP28 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático marcó la conclusión de la Cumbre Mundial sobre Acción Climática (WCAS o World Climate Action Summit en inglés), donde los jefes de Estado continuaron pronunciando sus declaraciones. La COP28 se celebró en Dubái (EAU) del 30 de noviembre al 12 de diciembre de 2023.

Líderes de países en desarrollo como el Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, David Choquehuanca Céspedes, expresaron su frustración por la inacción climática durante la COP28.

Algunas de las declaraciones notables incluyen a David Choquehuanca Céspedes, vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, quien enfatizó fuertemente que “los indígenas, el primer pueblo de la Madre Tierra, nunca tuvieron que adaptarse a un mundo de desequilibrio y división… Los países en desarrollo se han preparado para un camino amplio para los países desarrollados que dependen de nuestros recursos y, sin embargo, nos pisotean y no nos permiten recorrer el camino con ellos.” Reiteró que la justicia climática no se puede lograr sin comprender primero las ciencias de la vida.

Desde los Estados de los Grandes Océanos, Kausea Natano, primer ministro de Tuvalu habló sobre los impactos del aumento del nivel del mar que enfrentan los estados insulares y que ahora se ha convertido en su realidad, y procedió a respaldar el Tratado de No Proliferación de Combustibles Fósiles. Mia Mottley, primera ministra de Barbados acogió con satisfacción el fondo de pérdidas y daños, pero advirtió que es necesario descapitalizar las instituciones financieras. También enfatizó que las necesidades de adaptación son parte de la ecuación al afirmar que “por cada dólar que gastamos antes de que ocurran los desastres, ahorramos $7 en daños y, de hecho, en pérdida de vidas.”

“Estoy con vosotros” son las contundentes palabras del Papa Francisco, pronunciadas en su nombre por el cardenal secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin. “Estoy con ustedes porque la destrucción del medio ambiente es una ofensa a Dios, es un pecado no sólo personal sino también estructural, que pone en gran peligro a todos los seres humanos, especialmente a los más vulnerables entre nosotros y amenaza con desatar un conflicto entre generaciones. Estoy con ustedes porque el cambio climático es “una cuestión social global e íntimamente relacionada con la dignidad de la vida humana.” El discurso enfatizó que el multilateralismo es el camino para seguir, pero no sin confianza, y apeló a las Partes reunidas a elegir la vida y el futuro.

Negociaciones en curso y acuerdos alcanzados

Paralelamente a la WCAS, continuaron las negociaciones sobre los diferentes flujos de trabajo de la COP28. Una de las negociaciones fue la Consulta Informal celebrada por el Órgano Subsidiario de Ejecución (SB 8) sobre el Balance Global. El proceso implicó principalmente que las Partes (países) compartieran contribuciones para mejorar el borrador del texto sobre el tema 8 de la agenda del OSACT 59: Asuntos relacionados con el Balance Global. Los puntos clave se centraron en cerrar la brecha de adaptación, como duplicar el financiamiento para la adaptación, y una mayor articulación sobre las prácticas de mala adaptación. Antes del inicio de la sesión, se pidió a los observadores presentes en la sala que cediesen sus asientos debido a la falta de espacio para los representantes del Partido que llegaron tarde.

El día 3 de la COP28 también marcó varios compromisos clave, uno de los cuales es el compromiso de la Administración Biden de reducir el 80% de las emisiones de metano para 2038. La presidencia de la COP28 lanzó el Capítulo de Descarbonización del Petróleo y Gas (OGDC), un compromiso voluntario para acelerar la acción climática y reducir las emisiones de metano para 2030. Más de 50 empresas, que representan más del 40% de la producción mundial de petróleo, se han adherido a él, pero la OGDC fue examinada minuciosamente por grupos de la sociedad civil y defensores del medio ambiente. Oil Change International afirmó que “OGDC es una distracción peligrosa del proceso de la COP28” y que lo que se necesita son acuerdos legales para reducir la quema de combustibles fósiles.

Para acelerar aún más el impulso mundial hacia la descarbonización, 118 países se han comprometido a triplicar la capacidad de energía renovable para 2030. 22 países han firmado y lanzado la Declaración para triplicar la energía nuclear para 2050 que “reconoce el papel clave de la energía nuclear para mantener el alcance de la energía nuclear. El objetivo de limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados centígrados.”

Este acuerdo histórico fue recibido una vez más con críticas por parte de sus defensores. Masayoshi Iyoda, un activista de 350.org de Japón, relató el desastre nuclear de Fukushima Daiichi en 2011 y dijo a The Guardian que “no hay espacio para que la peligrosa energía nuclear acelere la descarbonización necesaria para lograr el objetivo climático de París… no es más que una distracción peligrosa.”

Un diálogo interreligioso sobre ecología integral, pérdidas y daños

En el Pabellón de la Fe, lejos de los pasillos principales, mientras se desarrollaban la WCAS y las negociaciones, los actores religiosos en la COP28 escucharon una sesión sobre Ecología Integral Viajes basados en la fe: estrategias para superar el enfoque tecnocrático del cambio climático facilitada por el Instituto de Investigación Laudato Si’. En la sesión se escuchó cómo diversas comunidades religiosas practicaban el cuidado de la naturaleza. El Papa Francisco en Laudate Deum destacó cómo el cuidado de la Creación está profundamente arraigado en todas las tradiciones y creencias religiosas.

Luego, los actores católicos presentaron el documento Pérdidas y daños: el argumento moral para la acción, que fue firmado por líderes religiosos de todo el mundo. La declaración enfatiza que, para satisfacer verdaderamente las necesidades de las comunidades vulnerables al clima, el fondo de pérdidas y daños debe ser accesible, integral, restaurativo, eficiente y eficaz.

Transición justa y descarbonización

En un lapso de tres días de la COP, se lanzaron acuerdos históricos para reducir las emisiones, se hicieron contribuciones al financiamiento climático y se hicieron promesas al Fondo de Pérdidas y Daños. Estos son ciertamente pasos positivos y son bienvenidos; sin embargo, aún no se ha aclarado un acuerdo para eliminar gradualmente los combustibles fósiles.

Además, las vías actuales de la energía hacia la descarbonización están dominadas por tecnologías de energía verde. ¿Cuán extensos son los recursos que deben aunarse para acelerar este camino hacia la descarbonización? Entonces, ¿Qué implica esto más? Esto no significa necesariamente que la transición sea justa.

Una transición verdaderamente justa se centra en los derechos humanos y no compromete aún más la seguridad de los medios de vida ni el medio ambiente natural. Pueden suceder muchas más cosas en los 10 días restantes; es fundamental estar atentos, seguir comprometidos y tener esperanza.

Este artículo se publicó originalmente en el sitio web de la CPAL, Conclusiones de la COP28. Este artículo también está disponible en inglés.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *