moved here

Conferencia Anual 2015 de ONU-Agua en Zaragoza: Visión a la acción del agua y el desarrollo sostenible

15 Febrero 2015
Foto des: UN Water

Foto des: UN Water

Javier San Román

La Conferencia Anual 2015 de ONU-Agua en Zaragoza  celebrada del pasado 15 al 17 de enero en Zaragoza, España, sirvió tanto como una evaluación de lo que se ha hecho después de una década en relación al agua para la vida como para los planes futuros y enfoques que están en relación con el agua y el desarrollo sostenible en el futuro que queremos y en la adopción de nuevos objetivos de desarrollo sostenible. La conferencia también sirvió para preparar para el Día Mundial del Agua se celebra cada 22 de marzo.

ONU-Agua, el mecanismo interinstitucional de las Naciones Unidas sobre todas las cuestiones relacionadas con el agua dulce, propuso un objetivo global post-2015 para asegurar agua para todos de manera sostenible, y esta conferencia anual en Zaragoza es sacar adelante con el tema “Agua y Desarrollo Sostenible: De la visión a la acción.”

Este evento pone fin al Decenio Internacional para la Acción ‘El agua, fuente de vida’ 2005-2015, que mantiene su oficina en Zaragoza. Un objetivo principal de este esfuerzo global de una década es el de promover esfuerzos para cumplir con los acuerdos mundiales sobre el agua y las preocupaciones relacionadas con el agua y centrar la atención en las actividades y políticas para la gestión de los recursos hídricos sostenibles a largo plazo y la mejora del saneamiento. La conferencia ha tratado de hacer un balance de la acción que se logró después de una década.

En la declaración El Futuro que Queremos en Río+20, emitida en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible celebrada en Río de Janeiro, Brasil en 2012 reconoce que el acceso, la gestión y la sostenibilidad de los recursos hídricos y del agua como fundamental para el desarrollo sostenible.

2015_02_15_P&P_Photo2La conferencia Zaragoza proporciona espacio para el diálogo sobre la forma de llevar adelante la agenda internacional sobre el agua y discute los cambios necesarios y cómo el cambio institucional, la tecnología, la creación de capacidad, y la financiación puede ayudar a desarrollar soluciones conjuntas adecuadas. También se examinaron las similitudes y las diferencias entre los países para aprender unos de otros, con base en la experiencia práctica de los estados y las partes interesadas. Retos de implementación fueron discutidos también en relación con los cuatro temas principales: al agua, el saneamiento y la higiene o WASH; la gestión de los recursos hídricos; su calidad; y los riesgos relacionados con el agua.

Uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), acordados en el año 2000, es reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso sostenible a agua potable y a servicios básicos de saneamiento entre 1990 y 2015. La meta de los ODM sobre el saneamiento es un reto apremiante ya que 2.500 millones de personas carecen actualmente de acceso a servicios de saneamiento mejorados y más de 1.000 millones todavía practican la defecación al aire libre. Al ritmo actual de progreso, la meta del saneamiento no será alcanzada por más 500 millones de personas. Además, estas cifras globales ocultan grandes disparidades entre las naciones y las regiones, entre los ricos y los pobres, entre las poblaciones rurales y las urbanas, así como entre los grupos desfavorecidos y la población en general.

Según Josefina Maestu, Directora del Programa de ONU-Agua para la Promoción y la Comunicación en el marco del Decenio, es posible conseguir los objetivos de desarrollo sostenible del agua, para el 2030, si los países en vías de desarrollo invierten en infraestructuras hidráulicas al menos el 1% de su producto interior bruto. No se trata sólo de proyectos de servicios básicos, sino de gestión del recurso y de mejorar la calidad de las aguas.

Para Sra Maestu, el saneamiento del agua es el gran desafío para las áreas urbanizadas de muchos países pobres, porque no sólo repercute en el desarrollo económico de la región, sino que afecta gravemente a la población. Se calcula que cerca de 35 millones de personas mueren prematuramente cada año a causa de enfermedades relacionadas con el agua, que son, además la principal causa de mortalidad infantil.

Foto des: UN Water

Foto des: UN Water

Otra de las conclusiones es la necesidad de la acción colectiva para lograr el saneamiento del agua, es decir, la implicación de todos, desde gobiernos, empresas, trabajadores y sociedad civil en su conjunto. También se ha incidido en la necesidad de que las tarifas se adapten a la capacidad económica de la población ya que son muchos lo que no se pueden permitir el acceso al agua.

Los expertos insisten en que hay que repensar cómo se destinan las inversiones de gobiernos y entidades. La construcción de una sociedad progresista no tiene sentido sin pensar en la “reeducación” de las personas para que aprendan a utilizar la infraestructura de una manera sostenible y cómo mantenerse a sí mismos en el futuro, explicó Maestu.

Diferentes perspectivas, misma preocupación global

Normalmente tiendo a acudir a eventos internacionales como este con asombro, y no sólo porque se lleve a cabo en inglés, sino también porque uno sale de la conferencia con la impresión de que todo va a seguir siendo el mismo. Pero no siempre es necesariamente así.

En esta conferencia de Zaragoza, con sus más de 300 participantes, los representantes del Sur estaban ansiosos por aprender y valoraban que se les dijese lo que funcionó y lo que no, dónde surgieron los problemas, y cómo hizo para solucionarlos. Desarrollaron conclusiones y la forma de aplicarlos en sus países.

Por su parte, los representantes del Norte tienen sus empresas y la voluntad de hacer negocios, con sus propias reglas, los discursos sobre lo que debe hacer, y participan con menos entusiasmo. También estuvieron presentes algunos grupos no gubernamentales, tanto del Sur como del Norte, y que a menudo son los que les dan sentido a estas reuniones.

La visión que se tiene desde el Norte suele ser distante y fría en el trabajo a un nivel global. Y aunque ciertamente no se logra el objetivo, entonces ¿por qué lo intentamos? Sin embargo, la vista de los países en desarrollo es mucho más optimista porque tienen una necesidad urgente de cambiar la perspectiva. Se están tomando medidas, y aunque todavía queda mucho por hacer, se nota con satisfacción del creciente impulso y el progreso hacia la mejora del nivel de vida de sus pueblos.

Javier San Román es geólogo de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE)  y miembro de la Comunidad de Vida Cristiana (CVX)-Zaragoza.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email
Facebook