moved here

Diálogo entre ciencia de la sostenibilidad y valores: Buscando un proceso de transformación

15 Agosto 2015
Las fronteras planetarias también se pueden experimentar en los paisajes donde vivimos, ya sea en ciudades o en comunidades rurales, en zonas templadas o tropicales.  Los problemas locales, que puede que no sean los más críticos globalmente, están conectados en un modelo mayor de sucesos. Foto de: ESSC

Las fronteras planetarias también se pueden experimentar en los paisajes donde vivimos, ya sea en ciudades o en comunidades rurales, en zonas templadas o tropicales. Los problemas locales, que puede que no sean los más críticos globalmente, están conectados en un modelo mayor de sucesos. (Foto de: ESSC)

Red Global de Incidencia Ignaciana (GIAN)-Ecología

La fragilidad de nuestro planeta y la vulnerabilidad de la humanidad se hacen cada vez más evidentes a través de los problemas ambientales y sociales que desafían nuestra generación. Los modelos predominantes de desarrollo social y económico no pueden permanecer indiferentes ante estas realidades. Afrontar el reto de un mundo sostenible requiere un ajuste profundo y una actitud de cuidado para afrontar la complejidad de la pobreza, la degradación ambiental y la calidad de vida que sean buenas para todos.

La ciencia y la tecnología están provocando respuestas significativas en la comprensión de los fenómenos medioambientales y en su mitigación, pero el verdadero reto tiene más que ver con lo que valoramos y por qué debemos empeñarnos en su cuidado, eso sí que provocará un cambio real.

La ciencia y la tecnología no pueden tener un impacto duradero sin un compromiso personal, político y económico. Un enfoque mayor en los valores ayuda a formar un compromiso social que es gravemente deficiente en este momento crítico y puede guiar nuestras acciones y decisiones dentro de los límites planetarios.

A través de la promoción y profundización de este diálogo sobre los valores con capacidad de transformación, los compromisos por un mundo más sostenible se verán reforzadas. El diálogo con la llamada ciencia de la sostenibilidad permite compartir y comunicar la preocupación humana por los límites del planeta, por un cambio en los estilos de vida y una mayor respuesta cuando se experimentan los cambios ambientales en el ámbito local.

La encíclica Laudato si’ es un llamamiento urgente del Papa Francisco para un “nuevo diálogo sobre la forma en que estamos configurando el futuro de nuestro planeta. Necesitamos una conversación que incluya a todos, ya que el desafío medioambiental que estamos viviendo, y sus raíces humanas, deben ser preocupación de todos pues nos afectan a todos”(# 14).

Los valores y la ética en la investigación de la sostenibilidad: Neutral o normativo

El cuidado del medio ambiente es necesario y el diálogo sobre las bases de este cuidado está ganando terreno entre las personas que se dedican a la investigación científica y su implementación. Al mismo tiempo, esta conversación global reconoce las desigualdades y las condiciones en que las personas viven y trabajan, y pide una nueva evaluación de cómo la ciencia, la tecnología y las empresas pueden comprometerse con las diferentes necesidades.

El reto para el desarrollo económico es la justicia, necesitamos evaluar el papel del desarrollo más allá de los márgenes de beneficio y la mercantilización sino en su capacidad de gestionar de forma sostenible los recursos y las economías locales, y de responder a las necesidades sociales locales.

La ciencia necesaria se denomina ciencia de la sostenibilidad, que se define como “un campo académico emergente de estudio interdisciplinar que busca facilitar las intervenciones que fomenten la prosperidad compartida y la reducción de la pobreza al tiempo que protege el medio ambiente” (Programa de Ciencias de Sostenibilidad, Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, 2012). Es esa interdisciplinariedad lo que la ciencia necesita para desarrollar comunicaciones mucho más eficaces y también la implementación local, mientras que el enfoque y los resultados tecnológicos exigen una mayor solidaridad en el compromiso con la sostenibilidad económica.

Los valores en la construcción de la solidaridad: la autonomía o heteronomía

La solidaridad es una forma de ofrecer una conexión a las tres dimensiones: las generaciones futuras, los pobres y el medio ambiente. No se basa en la reciprocidad sino que espera que el individuo actué respondiendo al contexto humano.

La solidaridad invoca las relaciones naturales y espirituales que nos sostienen, entre ellas la necesidad de ser parte de la Tierra viva y las luchas de otros a las que nos unimos para que también nosotros podamos crecer. A partir de las experiencias de solidaridad, compartimos experiencias de aprendizaje tanto de humildad y como de discernimiento, y somos capaces de expresar historias de esperanza que vienen desde el contexto sencillo de la comunidad.

La solidaridad con los jóvenes es importante, ya que a menudo están excluidos de los mercados de trabajo, mientras luchan por su identidad y cuentan con limitados sistemas de apoyo. Necesitamos una nueva manera de comunicarse, no sólo en términos de medios de comunicación social, para poder llegar a los otros millones de jóvenes que son vulnerables y que buscan respuestas sobre cómo vivir una vida sostenible.

Si este cambio quiere ser real, tenemos que buscar un sentido más profundo. Esto requiere de un despertar de la gente a la responsabilidad de actuar ahora, de manera que los científicos, los políticos o líderes de negocios no pueden lograr por sí solo. En sociedades cada vez más individualistas, hay un desafío a ir más allá de los éxitos personales con el fin de entender la propia existencia en relación a los demás, más allá de la dinámica de la competencia y la supervivencia, y tener empatía con los demás.

Profundidad proviene de la conciencia, el sufrimiento, un fuerte sentido de la solidaridad, la aceptación activa de lo que está sucediendo, y la identificación de los puntos críticos del cambio. Profundidad da espacio para considerar la curación (no simplemente de negociación y concesiones), el bienestar de la comunidad, y la sostenibilidad global.

La historia social pide una mayor reconciliación y no es simplemente una cuestión de justicia. Las personas necesitan ocasiones para expresar relaciones de restauración y explorar opciones. Si nos movemos con el compromiso más profundo, la necesidad de reconciliación con la creación y la resolución de los conflictos existentes en muchas áreas sobre los recursos naturales como el agua presentes múltiples desafíos más allá de simplemente el dominio del negocio de nuestros tiempos.

Los creyentes y todas las personas de buena voluntad se puede reconocer fácilmente el valor del espíritu humano en compartir preocupaciones y al tratar de responder a las preocupaciones ambientales. La espiritualidad de bienestar que se ve en el interior del auto para encontrar significado encuentra conectividad con todo lo que nos rodea en nuestro paisaje y con el planeta. Esta actitud abre naturalmente con gratitud y humildad que necesita ser compartida en comunidad y la sociedad.

Fuentes de valores: El desafío a la razón, culturas y espiritualidad

Espiritualidad es clave en la formación de la mente científica de trascender el yo en un compromiso que afirma la vida. Sin la espiritualidad, la ética puede ser un intento de moralizar, responsabilidad que carece, y sin ningún compromiso con el cambio. Espiritualidad comienza con admiración y gratitud por la diversidad de la vida – su conectividad y simplicidad y también su gran complejidad en sus sistemas naturales y la interacción cultural. Como uno se siente conectado con el medio ambiente y cuidados, hay un deseo de fomentar un sentido de cuidado y responsabilidad mientras comparten una narrativa de esperanza tanto del paisaje y con los demás.

Pero lo que motiva a la persona a preguntar: “¿Por qué yo, por qué tengo que cambiar?” Los cambios en las actitudes no son decisiones meramente racionales que simplemente se convierten en acción. La gente hace compromisos que son cargados con varios valores. La gente elige y conscientemente internalizan y tomar medidas en muchos aspectos y este proceso está determinado por los valores de la gente tiene.

Reconocemos así la necesidad de una comprensión más profunda de cómo se forman y comunicados que es fundamental en guiarnos a lo largo de este proceso de transformación hacia la justicia y la curación dentro de los límites planetarios de sostenibilidad valores.

“Diálogo Tabla”

Este diálogo busca un enfoque interdisciplinario para abordar los retos ambientales y los de la pobreza y la justicia dentro de los contextos de valores, lo que afecta el proceso de investigación de la sostenibilidad, la construcción de la solidaridad, la espiritualidad, la responsabilidad personal, el razonamiento y la diversificación de los valores. Este diálogo es relevante para la ciencia y la espiritualidad en su contribución a un cambio global más amplio en las actitudes de mayor responsabilidad, en la sencillez de estilo de vida, y la inclusión de los márgenes.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , , ,

2 Responses to Diálogo entre ciencia de la sostenibilidad y valores: Buscando un proceso de transformación

  1. Tom McAuley en 22 Agosto 2015 en 3:18 am

    Congratulations for launching this highly significant dialogue in the face of the urgent converging multi-crisis facing humanity in this century. It dovetails well with Laudato Si’. which anticipates pathways forward based on diverse dialogues (e.g. religions in dialogue with science) and transformative changes such as in ecological education and spirituality.

    I offer several points that could contribute to the endeavor. First would be to recognize the enormity of the challenge you are facing and the need for a grounding framework. The interdisciplinary dialogue being undertaken goes against the grain of centuries of fragmentation of knowledge and the current pluralist reality. Not only are the natural sciences and the humanities separated by differing horizons, methods and results, serious differences exist within and crossing the human sciences, philosophy, ethics, spirituality and theology. It would seem that ‘interdisciplinary’ might better be replaced by ‘transdisciplinary’ because each party will need to transcend in some ways their own science to overcome historical horizonal bounds. Concern for our threatened planet is a very good starting point, but what is the cognitive and moral framework that can support and order the effort? Has there been a pioneer that has actually succeeded at this?

    Second, such an effort would, at some point in time, go to the very root of our thinking and doing. I would need to distinguish the operations of proper knowing, biases, horizons, and patterns of experience, while being open to transcendent reality and the links between concern and spirituality. It would need an in-depth understanding of the root of knowing and valuing – the conscious intentional subject. That is the human person authentically seeking meaning and objectivity, and motivated by value. It is the subject developing through cognitive, affective and moral self-transcendence.

    Lastly, I recommend that the dialogue appropriate the works of Bernard Lonergan S.J. (1904-84). Lonergan is the pioneer who provides a suitable grounded framework for this urgent dialogue. Some may have heard of him without knowing his work which is always refreshingly profound and applicable, and quite possibly able to assist humanity on a millenial scale. There also exists a continually growing network of Lonergan scholars around the world. For one example, there is a 2008 paper by Jim Morin (Chile) entitled “Conscious intentionality as Foundation for a Transdisciplinary Science.” Forgive me for smiling at the irony of the situation. I happened upon the writings of Lonergan six years ago as a water resources engineer with growing concern about the global water crisis, water management, and ethics. I do wonder how many Jesuits have actually studied the works of their eminent confrere?

    Tom McAuley
    Ottawa, Canada

    • Jaime Tatay, SJ en 26 Agosto 2015 en 1:23 am

      Thank you, Tom, for your great comment. We certainly need to go back to Lonergan !!
      Jaime Tatay, SJ

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email
Facebook