moved here

Diez realizaciones que se derivan de Laudato si’

31 Julio 2015
El Padre Tony visitando los jóvenes indígenas de tierras altas haciendo carpintería en Bukidnon, Filipinas, como parte de un programa más amplio ecología integral para los jóvenes adultos, con formación para la adquisición de destrezas y de valores. Foto de: ESSC

El Padre Tony visitando los jóvenes indígenas de tierras altas haciendo carpintería en Bukidnon, Filipinas, como parte de un programa más amplio ecología integral para los jóvenes adultos, con formación para la adquisición de destrezas y de valores. (Foto de: ESSC)

Antonio F Moreno, SJ

Laudato si’ no tiene parangón en muchos sentidos. En el pensamiento social de la Iglesia, es la primera encíclica papal que trata los temas de medio ambiente y el cambio climático a la luz de la fe. Ninguna otra encíclica papal ha recibido tanta atención antes y después de su lanzamiento como ésta. Podría decirse que esta es una de las encíclicas más influyentes que podrían tener impacto duradero en nuestra fe, el desarrollo humano y el medio ambiente. En lugar de hacer un comentario sobre la encíclica, he adjudicado diez realizaciones a título personal después de leer la encíclica.

En primer lugar, la belleza de la creación de Dios no tiene precio. Debemos aceptar humildemente el mal que hemos hecho a la creación de Dios debido a nuestras tendencias consumistas y preferencia por las ganancias a corto plazo sobre los dividendos a largo plazo. Este es un buen punto de partida para nuestra determinación de trabajar vigorosamente para el cuidado de nuestra “herencia compartida.”

En segundo lugar, tenemos que proteger y promover nuestra interconexión. La tierra no es una realidad externa que simplemente explotamos y dominamos para nuestro propio uso. Lo que es bueno para la tierra es también bueno para la humanidad.

En tercer lugar, el bien común es nuestra casa común, es decir, el planeta tierra. Todos pertenecemos a un mismo hábitat. La promoción del bien común significa examinar y minimizar nuestro sentido de derecho. Existen limitaciones ambientales graves de un enfoque para los recursos de la tierra basado en los derechos.

En cuarto lugar, la mentalidad de usar y tirar necesita ser transformado por una cultura de cuidado del medio ambiente. Tenemos que transmitir a las generaciones futuras un mundo habitable y sostenible. A partir de un sentido de “propiedad” se nos invita a adoptar una actitud de “buena gestión” en la forma de relacionarnos con la creación.

En quinto lugar, el grito de los pobres y el grito de la tierra están estrechamente entrelazados. Los pobres, por ser los más vulnerables, sufren la mayor parte de la degradación ambiental y el cambio climático. “Un profundo sentido de comunión con el resto de la naturaleza no puede ser real si nuestros corazones carecen de ternura, compasión y preocupación por los demás seres humanos” (# 91). La cuestión de la justicia es de suma importancia en la forma en que cuidamos de los pobres y de la tierra. La demanda de justicia no sólo es aplicable entre los que más tienen y los que tienen menos acceso a los recursos naturales. También mantiene su aplicación entre las generaciones presentes y futuras.

En sexto lugar, aunque ha habido buenas iniciativas y programas para mitigar el impacto de las catástrofes ambientales, queda mucho por hacer en las relaciones globales, esferas nacionales y locales, las familias y las interacciones individuales para hacer una diferencia real. La colaboración, el diálogo y la búsqueda del bien común son cruciales para hacer frente a nuestros desafíos ecológicos y medioambientales.

En séptimo lugar, una espiritualidad de la creación puede ser una fuerza impulsora y la motivación para proteger nuestro hogar común. “El amor de Dios es la fuerza motriz fundamental en todas las cosas creadas” (# 77). La negación de Dios como el creador del universo refuerza la idea de la autonomía y la supremacía de la humanidad con una licencia para explotar la creación a voluntad.

En octavo lugar, un nuevo estilo de vida y la espiritualidad deben perseguirse a través de la educación ecológica sucediendo en diversos entornos. La familia parece ser un lugar privilegiado para la educación ecológica. Al final, la formación de una ciudadanía global que privilegia la sensibilidad ecológica y la defensa puede echar raíces en la vida de los habitantes de la tierra.

Noveno, es importante revisar los excesos de paradigmas tecnocráticos dominantes y el antropocentrismo moderno que han causado la explotación de la naturaleza y de la creación de Dios. Si bien la tecnología ha dado lugar a un cierto desarrollo genuino de los pueblos, tenemos que revisar continuamente su impacto en la ecología y el desarrollo humano.

En décimo lugar, dado el debilitamiento de la autoridad de los Estados nacionales y la prevalencia de los sectores económicos y financieros transnacionales sobre la política, la creación de una verdadera Autoridad política mundial parece el camino a seguir para gobernar con eficacia los “bienes comunes globales” (#s 174-175). Tenemos suficientes arreglos internacionales, nacionales y locales en materia de cambio climático y la protección del medio ambiente, pero el reto parece ser el mecanismo y la voluntad política para traducir hermosas ideas en realidades concretas.

2015_07_15_Reflection_sjprovPadre Antonio “Tony” Moreno, SJ es el Superior Provincial de los Jesuitas en Filipinas.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , ,

4 Responses to Diez realizaciones que se derivan de Laudato si’

  1. Uriel Henao R... en 5 Agosto 2015 en 9:46 am

    Felicitaciones padre, ha hecho unas muy buenas reflexiones acerca de las enseñanzas y el llamado que nos hace el Papa Francisco en su reciente Enciclica “LAUDATO SI”, todos los seres humanos estamos llamados a conservar, cuidar y proteger nuestra única casa que tenemos en el universo, nuestra tierra, creada por Dios para que en ella vivamos conforme a sus deseos de que todos estemos bien, compartiendo todo lo creado con todos los seres vivos que en ella habitamos. El consumismo desbordado y el afán de enriquecimiento rápido de unos pocos han ido destruyendo todo lo que esta a nuestro alrededor, todo lo que Dios puso a nuestra disposición, hemos ido acabando con el agua, fuente de vida, con los bosques que nos brindan oxigeno y bienestar, hemos ido destruyendo y acabando con diferentes especies tanto de fauna y flora, esperamos que este llamado que nos hace el Papa Francisco ilumine a toda la humanidad a través del Espíritu Santo y podamos todos hacer un alto en el camino y enderecemos la ruta y nos dispongamos a mirar cuan bella es la creación y nos arrepintamos de todo el daño que le hemos causado a nuestra tierra y empecemos a caminar por el camino de la vida bajo las enseñanzas de nuestro padre Dios en la persona de Jesús.

  2. pedro walpole sj en 2 Agosto 2015 en 4:19 pm

    yes, we can’t say it all at once but, global policy, education, communities of practice and networks… are needed. We need something of the UN and we need what in part seems to be emerging, communities of practice on a broad and varied scale. There is a growing participation locally whether urban or rural that considers likeminded neighbours and everything from the food we want to grow to the education we need to have. I think we will see major transitions not only in basic education but in interdisciplinary higher education. Business schools are also sensing the shift and there is even consideration for a ‘spirit drive’ MBA. We are challenged to give this focus in all we do.Thank you for sharing your thoughts with us.

  3. Malcolm Rodrigues s.j. en 1 Agosto 2015 en 2:21 am

    I certainly share Tom McAuley’s views, but I differ in the approach — I believe that we have to direct our energies to the young generation — we have to use our pulpits, our class-rooms, our lecture halls, our news media, etc and even our way of evangelization to inculcate the necessity for a balance intellectual and committed orientation to the environment and the impact of climate change, and this, not only to the catholic young but to every single young person, who can be reached. If this begins and grows, then the pressure on the more political and economic structures will increase.
    I thank Fr. Mc Auley for his comment on Fr. Moreno’s Ten Realizations

  4. Tom McAuley en 31 Julio 2015 en 10:58 pm

    Thank you for these ten realisations which highlight and summarize many key themes in Laudato Si’. The first nine could even be useful in developing an outline for revising education towards having a greater outdoors component and incorporating an integral ecology. However, further thought on your 9th reflection (re. review), and on the encyclical exhortations regarding “how we are constructing the future of our planet” (14, etc.) could lead to a different 10th point. The idea of a “true world political authority” seems to be a too simple ‘top-down’ solution for the actual complex of problems and causes which spawned the current harmful political and economic paradigms. One major underlying factor is the vacuity of thought bequeathed to us by the 19th and twentieth centuries (ref. B. Lonergan).
    Rather, in tandem with creative new thinking and development of best new practices, the harmful roots of these former and present ideologies must be identified and changed in every country and institution. The present ‘trickle-up’ of wealth and power which is almost always the flip side of global poverty and environmental harm needs to be reversed in a way that supports bottom-up local and sustainable economies. I don’t disagree that the UN could be improved. But, for a start, there is a moral task of evaluation and serious reformation of transnational structures/institutions currently supportive of neoliberal market fundamentalism. The effort we need would entail a global collaboration at all levels, and should bring about diverse new examples of governance supporting changed economies that serve society in a way respectful of the ecologies of our planet.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *