moved here

Educación para la justicia y responsabilidad social: El reto en enseñar a las nuevas generaciones

15 Julio 2014

2014_09_15_Reflection_Photo1Benny Hari Juliawan, SJ

Asia Pacífico es una región marcada por la diversidad. Con una población de cerca de 1900 millones de personas, cuenta con contextos históricos divergentes, así como sistemas políticos, patrimonio cultural y niveles de prosperidad diferentes. Dada esta diversidad, multilateralismo tomó un tiempo para ganar adeptos: Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) de 1967, la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) 1989, la ASEAN Área de Libre Comercio (AFTA) 1992, y la ASEAN Plus Three (APT) 1996.

En particular, el AFTA, un bloque comercial con el objetivo de aumentar la competitividad de la región en su base de producción para el mercado mundial, espera lograr arancel cero para todos los productos en 2015 cuando la ASEAN Comunidad Económica surta efecto. Este impulso hacia el multilateralismo es facilitada principalmente por la aceptación generalizada de la economía de mercado, no la democracia, que es indicado por el empuje del comercio intra-regional y la inversión.

La aceptación de la economía de mercado significa que la región está abierta a los flujos de capital y el comercio, y la región se ha convertido en el motor del mundo de crecimiento sobre todo después de la apertura de China a finales de 1970 y el declive de Occidente en la década de 2000.

La inversión extranjera directa en Asia y el Pacífico fue de 807.000 millones de dólares en 2011, 68% de los cuales se destinaron a China. El comercio intra APEC creció de 2,1 billones de dólares en en 2001 a 5,7 billones de dólares en 2011, y se espera que alcance 14,6 billones en 2021. En 2030, la clase media de Asia Pacífico será casi cinco veces mayor que el de Europa y 10 veces más grande de América del Norte.

Reformas educativas

El modelo de desarrollo de las principales economías históricamente continuó con la industrialización, que promovió la integración dentro de la economía global. Esta estrategia se caracteriza por una serie de medidas conocidas como liberalización y privatización, que tiene como objetivo una apertura de su mercado interior.

Estas políticas están cimentadas sobre el concepto de estado y su rol que es fundamentalmente diferente de los anteriores, como el Estado de Bienestar de la post II Guerra Mundial. Este estado es ahora generalmente visto como agentes proveedores de servicios, y se busca hacerlo de la manera más eficiente posible. Para lograr este objetivo, el Estado se embarcó en una reforma de sus servicios públicos, dictadas por el mercado y la relación calidad-precio, la competencia y la elección.

En el sector de la educación, la principal de las medidas es la unidad de descentralizar la gestión escolar. Significa la entrega de poderes para ejecutar los diversos aspectos de la gobernanza de las estructuras locales como los comités escolares, asociaciones de padres, las agencias locales, etc. La razón es que la gente conoce mejor su situación, y así la descentralización permitirá que el sistema escolar responda mejor a las necesidades locales y, por tanto, sea más eficiente. (Mok, 2006) China comenzó a finales de 1970, Indonesia en 1998, Filipinas en 1991, Tailandia en 1997, Nueva Zelanda y Australia en la década de los 90.

Esta eficiencia es aún mayor por la competencia que viene en la forma de elección de los padres. En un mercado en la educación, los estudiantes y sus padres se dibujan en las batallas a veces feroces por un lugar en una escuela favorita. Esta competencia en el terreno se traduce en una tabla de clasificación que las escuelas están obligadas a realizar. Rankings de escuelas globales pintan un cuadro similar a una escala mayor, lo que subraya la interconexión de este fenómeno.

El cambio en la estructura de gobierno está emparejado con un cambio más fundamental en la percepción hacia el papel de las escuelas y la educación en la sociedad. La línea de fondo es que las escuelas están allí para preparar a los estudiantes para hacer frente a las exigencias de los mercados de trabajo competitivos, que ahora están en competencia directa con el resto del mundo, gracias a la liberalización y la globalización. Un papel importante de la educación, por lo tanto, es impulsar la competitividad de los países y por lo tanto su lugar en los mercados regionales y mundiales. El vínculo entre la educación y los mercados nunca ha sido más explícito y destacado.

Foto de: UN ESCAP

Foto de: UN ESCAP

Esto ha cambiado significativamente las características de la educación en muchas escuelas, incluyendo la nuestra. En particular, los cambios se refieren a los ideales de un estudiante. La gestión escolar, planes de estudio, y la atmósfera general en la sociedad idealizan un tema empresarial que gira en torno a los discursos de la competencia y de la empresa. Un estudiante exitoso es aquel que trabaja duro para aprovechar sus propios talentos para alcanzar las mejores calificaciones. Estas calificaciones pueden que le sean útiles en el mercado de trabajo para convertirse en un trabajador exitoso. (Nairn y Higgins, 2007) El ser, uno mismo, se individualiza altamente en este discurso, asumiendo la responsabilidad de todos los éxitos y los fracasos.

Este discurso subyacente de la iniciativa empresarial redefine los valores tradicionales como la libertad y la autonomía en un sentido altamente individualizado. El aumento de individualismo es visto como un signo de esta sensación de libertad mientras que los poderes colectivos son una amenaza. A diario, los estudiantes entienden la libertad como una cuestión de preferencias ampliadas y se sienten poderosos cuando son capaces de unirse a la economía de mercado. Al unirse a la economía de mercado que será capaz de cumplir su aspiración material de propiedad de la vivienda, el dinero, los coches, y los viajes, que mejoran aún más su sentido de la libertad. Cada individuo aprende a desear esto a una edad temprana y a lo largo del camino nutren sus atributos emocionales necesarios para disfrutar de las recompensas materiales y sentirse arrepentido por el bajo rendimiento.

Esta búsqueda del éxito penetra inevitablemente y reconfigura relación familiar, poniendo una enorme presión sobre los padres y estudiantes. En Asia, esta ansiedad se manifiesta en las expresiones problemáticas “madre tigre” y “hija de tigre/hijo.” (Amy Chua, 2011) La competencia académica intensa requiere un nuevo tipo de crianza que gira en torno al deseo de excelencia. Los padres tienen que hacer malabarismos entre su propia carrera y la posibilidad de carrera de sus hijos. Una solución rápida para esto es para inscribir a sus hijos a clases de tutoría privada, la externalización de manera efectiva parte de la responsabilidad a la industria tutorial en auge. Mientras que los padres asuman los costos financieros de esta instrucción extra, los niños pueden tener que soportar la tensión emocional en silencio.

Este aumento de la individualización de la responsabilidad está en consonancia con la actual reestructuración de las relaciones entre trabajo y capital que caracteriza las relaciones sociales capitalistas. Las reformas económicas enfatizan la productividad y la eficiencia por encima de la seguridad del empleo. Este nuevo enfoque se traduce en la adopción de formas flexibles de empleo que consiste en los contratos de trabajo de duración limitada.

Estos cambios reflejan un cambio de la primacía del factor menos móvil (mano de obra) para el factor de producción más móvil (capital). Como el capital es cada vez más móvil en la economía mundial y los países tienen que competir para atraer la inversión, la carga ahora recae en el trabajo para que el proceso de producción más eficiente y competitivo y, en esencia, más barato. Este proceso transfiere en última instancia, el riesgo económico para los empleados, que solían estar asociados con los empleadores, a través de recortar el ejercicio del empleo y la remuneración. (Heery y Salmon, 2000)

En pocas palabras, este proceso de reformas de la educación a menudo se reduce a la “reconfiguración de los sujetos como emprendedores económicos y de instituciones capaces de producirlos.” (Davies y Bansel, 2007: 248)

La fe y la justicia en la educación jesuita

Las reformas educativas y el entorno social toman forma por una economía de mercado que supone un serio desafío a la educación jesuita. Aunque la mayoría de nuestras escuelas gozan de un grado de independencia del sistema estatal, no están libres de los efectos de las reformas. Las reformas han tenido diversas consecuencias institucionales y fundamentalmente han cambiado la expectativa de lo que los estudiantes se convertirán.

Una característica clave de la educación jesuita es la especial atención a la justicia; de hecho, el P. Adolfo Nicolás (2013) llama a la educación para la justicia y la responsabilidad social como un sello distintivo de la educación jesuita. Iniciado por el llamado del Decreto 4 de la CG 32 en 1975, las escuelas jesuitas han adoptado desde entonces la preocupación por la justicia como parte integral de la educación.

En “Las características de la educación de la Compañía” (1986), se espera que los colegios de la Compañía ayuden a los estudiantes a nutrirse de una fe que hace justicia, que los convierta en hombres y mujeres para los demás, y fomente el amor y la preocupación especial por los pobres. Estas tres características, obviamente, están en contraste directo con el ideal de auto empresarial antes mencionado. En el núcleo del emprendedor es un auto-suficiente, que toma riesgos, altamente competitivo, cuyo talento y personalidad se orientan hacia unirse a una profesión que cumplirá con la aspiración material de la clase media. Hay una grave deficiencia en el ser emprendedor que se hace a mano a través del sistema educativo de hoy.

El Servicio a una fe que hace justicia que se imparte las escuelas trae el dicho ignaciano de “el amor se muestra en las obras” a la realidad. El amor de Dios encarnado no separa la fe de sus manifestaciones más prácticas. La realidad del día a día es de hecho el punto de encuentro entre nuestra condición humana y la gracia de Dios, y toda relación es una invitación abierta para encontrar a Dios.

No hace falta decir que la promoción de la justicia es una parte inseparable de esta fe. Los estudiantes son animados a explorar y utilizar el pensamiento crítico en la percepción de la realidad del mundo como parte de su educación en la fe. No hay lugar para una fe que mantiene las cosas meramente personales y que esta divorciado del mundo “exterior.”

El lema más aclamado de las escuelas jesuitas de ser hombres y mujeres para los demás se centra en la superación de la obsesión con el yo que define la generación de hoy en día. La educación de la Compañía les ayuda a darse cuenta de que sus talentos se nutren no para su beneficio propio, sino para el bien de la comunidad. Por la misma razón, se espera que los estudiantes tengan la actitud de la mente que ve en el servicio a los demás más satisfactorio que el éxito material.

Un mercado de trabajo competitivo es probable que vea muchos abandonos o los que están en la parte inferior de la escala de la carrera. En este punto de vista, fallan porque no son lo suficientemente buenos o no tienen una ventaja competitiva sobre los demás. En otras palabras, se culpan a sí mismo de sus fracasos.

La educación de la Compañía no suscribe esta perspectiva residual de la pobreza. En lugar de ello, se invita a los estudiantes a ver la realidad desde la perspectiva de los propios pobres. A través de contactos directos con los pobres y el servicio a ellos, las escuelas jesuitas enseñan valores que promueven una especial preocupación por aquellos que no tienen los medios para vivir con dignidad. La solidaridad es clave y debe ser real en la experiencia del mundo que les rodea.

Además, un sistema de educación que se ejecuta como una empresa de servicios ve los estudiantes y padres de familia como clientes. Aunque este modelo puede aportar eficiencia y dinero, la relación entre ellos es básicamente la de un contrato. El principio de intercambio equitativo de productos que definen la relación a menudo se olvida que lo que parece ser un contrato voluntario puede ser el resultado de la compulsión creada por circunstancias difíciles.

La tradición católica de la enseñanza social desde Rerum Novarum (1891) obliga a los ricos a ir más allá del contrato para garantizar el bienestar de los más vulnerables. El respeto fundamental por la dignidad humana, y no la satisfacción del cliente, es la medida de la justicia.

Dos modelos diferentes de educación

En 1973 en Valencia (España) el P. Pedro Arrupe, en su discurso “Hombres para los demás” dirigido a ex alumnos jesuita, hizo hincapié en que la promoción de la justicia era un elemento constitutivo de la misión jesuita en la que el amor genuino a Dios siempre está vinculado al amor al prójimo. Nuestros estudiantes, por lo tanto, aprenden a ser hombres y mujeres para los demás y no centrarse en su amor propio, el deseo o el interés.

El P. Peter-Hans Kolvenbach abordó aún más esta poderosa declaración de la misión, cuando dijo: “El objetivo de la educación jesuita es la formación de hombres y mujeres para los demás, las personas competentes, conscientes y compromiso compasivo.” (Pedagogía Ignaciana Hoy, 1993) La educación jesuita la educación tiene claramente el trabajo de relaciones justas en serio, y esta posición fundamental está siendo desafiada por un discurso diferente de la educación, si no de la realidad.

Esta es una batalla de la mente (y las ideas y prácticas) que no es visible desde el exterior, pero que es crucial en términos de dar forma a cómo nuestros alumnos se ven a sí mismos y al mundo que les rodea. Cuando la educación jesuita comenzó en el siglo XVI, se dedica al desarrollo de un auténtico humanismo cristiano para responder a los desafíos del Renacimiento y la Reforma de Europa. Ahora, Asia Pacífico, conquistado por los mercados, sienta las bases para un nuevo tipo de desafíos, tal vez no tan bulliciosa pero seguramente no menos fundamental.

Referencias

Pedro Arrupe (1973), “Men for Others” Address to the 10th International Congress of Jesuit Alumni of Europe, Education for Social Justice and Social Action Today in Valencia, Spain, 31 July 1973

Bronwyn Davies and Peter Bansel (2007), “Neoliberalism and Education” in International Journal of Qualitative Studies in Education, Vol. 20, n. 3: 247-259

Edmund Heery and John Salmon (2000), “The Insecurity Thesis” in E. Heery and J. Salmon (eds.) The Insecure Workforce, London: Routledge: 1-24

International Commission on the Apostolate of Jesuit Education (1986) “The Characteristics of Jesuit Education,” Rome

Elizabeth M. King and Susana C. Guerra (2005), “Education Reforms in East Asia: Policy, Process and Impact” in East Asia Decentralizes. Geneva: World Bank

Peter-Hans Kolvenbach (1993), “Ignatian Pedagogy Today” Address to the International Workshop Ignatian Pedagogy: A Practical Approach in Villa Cavalletti, Rome, 29 April 1993

Ka-ho Mok (2006), Education Reform and Education Policy in East Asia, London: Routlege

Karen Nairn and Jane Higgins (2007), “New Zealand’s Neoliberal Generation: Tracing Discourses of Economic (Ir)rationality” in International Journal of Qualitative Studies in Education, Vol. 20, n. 3: 261-281

Adolfo Nicolas (2013), “Jesuit Alumni and Their Social Responsibility: The Quest for a Better Future for Humanity. What Does it Mean to be a Believer Today?” Address to Jesuit Alumni in Medellin, Colombia, 15 August 2013

2014_07_15_Reflection_Photo3Benny Hari Juliawan, SJ es el Apostolado Social Coordinador de la Conferencia de Jesuita Asia Pacífico (JCAP). Este era su presentación durante el Coloquio Educación JCAP: El Planeta es nuestro Hogar en Sydney, Australia el julio 2014. Esta presentación también se presentaron en la Provincia Express.

Print Friendly, PDF & Email

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email