moved here

El Centro Jesuita para la Fe y la Justicia, Irlanda: En respuesta al mayor desafío de nuestra época

15 Noviembre 2015
Glendalough, valle de los dos lagos.

Glendalough, valle de los dos lagos. Foto de: commons.wikimedia.org

Catherine Devitt

Vengo de Glendalough, del condado de Wicklow, situado en el este de Irlanda.  Es un lugar de profunda tradición monástica – San Kevin se estableció aquí en el siglo VI – y de una belleza natural increíble, el propio valle tallado en el tiempo por la dinámica de los glaciares y fluviales y ahora el hogar de extensos bosques de roble que datan de 1800.

Me gusta creer que el tiempo que he pasado en este lugar de rico valor espiritual y ecológica me ha infundido, como adulta, un profundo sentido de la importancia de los procesos de la naturaleza, y nuestra dependencia de estos procesos para nuestro propio funcionamiento, el sentido de bienestar y la perspectiva de la Tierra.  De hecho, estos años de formación clave constituyeron un catalizador para estar al servicio del cuidado del medio ambiente – a pesar de que llevó un poco de tiempo hacer este ejercicio.

Cuando un amor por la naturaleza está tan profundamente arraigado y entrelazado dentro de su propio hábito personal, cuando se da cuenta de lo necesario que es un entorno natural sano para nuestro propio funcionamiento aquí en la Tierra, y cuando se da cuenta de la importancia de mantener esta relación interconectada para las generaciones futuras, es imposible dar la espalda cuando el Grito de la Tierra es más fuerte que nunca.

Por supuesto, en las últimas décadas, la relación interconectada entre las actividades ambientales y naturales del ser humano se ha convertido en un elemento significativo de debate sobre temas de justicia social; sin embargo, este año es de particular importancia ya que la urgencia de adoptar medidas contra el cambio climático y la degradación del medio ambiente es evidente.

La encíclica Laudato si’ del papa Francisco ha generado mucha atención y el debate internacional sobre nuestra relación con el entorno natural, y las implicaciones para las cuestiones de justicia social.  Los Objetivos de Desarrollo Sostenible recientemente establecidos señalan un mensaje esperanzador de compromiso global para garantizar la protección del medio ambiente, así como erradicar la pobreza y poner fin a la injusticia.  Y todos los ojos estarán puestos en París este mes de diciembre, donde los líderes mundiales se reunirán en el marco de la próxima Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU, con el objetivo de lograr un acuerdo legalmente vinculante y universal en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y la prevención de los niveles peligrosos de cambio climático.

Estoy, pues, muy feliz de desempeñar el rol en 2015 de Oficial de Justicia Ambiental Justicia del Centro Jesuita para la Fe y la Justicia (JCFJ) que está respondiendo activamente a un mayor desafío de nuestra época, el cambio climático y la degradación ambiental.  Un objetivo clave del Centro es promover la justicia social mediante el fomento de la comprensión de los asuntos públicos a través de análisis social, la reflexión y la incidencia.

El establecimiento de este nuevo rol es de una importancia oportuna y proviene de una revisión reciente de cómo el cuidado del medio ambiente y la conciencia de los problemas de justicia ambiental que podría fomentarse mejor a través de la investigación y las actividades relacionadas con las políticas.

Recientemente, el Centro produjo un número de su revista Notas de Trabajo (Número 77) específicamente sobre el tema “El cuidado de nuestro hogar común” que reúne a las perspectivas sobre la economía ecológica y la próxima Conferencia en París (COP21), informes sobre las actividades ecológicas de las comunidades de la iglesia en Irlanda, y el papel que las empresas sociales pueden desempeñar en respuesta a las cuestiones ambientales.

Este papel será guiado por la reciente encíclica del papa Francisco y buscará participar críticamente en el análisis de políticas y la reflexión desde una perspectiva social y socio-teológica.  También voy a participar en el debate público sobre temas de justicia ambiental, al tiempo que añadiré valor a las iniciativas existentes aquí en Irlanda y las actividades internacionales en ámbitos de interés ambiental como Ecojesuit.

A pesar del impulso global cada vez mayor en la lucha contra el cambio climático y la degradación del medio ambiente, una lucha clave en Irlanda implica despertar un sentido de urgencia entre los líderes políticos.  El programa Europa 2020 en Irlanda dio a conocer un documento de trabajo, el Informe nacional de Irlanda 2015 que incluye un examen a fondo en la prevención y corrección de los desequilibrios macroeconómicos, que criticó al país por tener políticas de “insuficientes” en materia de clima.

Las Proyecciones de Emisiones de Gases Invernadero de Irlanda 2012-2030 por parte de la Agencia de Protección Ambiental informa de que la recesión económica que afectó en 2008 dio lugar a una disminución de las emisiones de carbono, pero la actual recuperación económica también significa que Irlanda está en camino de perder sus objetivos de reducción de emisiones para 2020, según el estudio de 2014 de la Agencia Europea de Medio Ambiente, y por el cual el Pilar del Medio Ambiente, una red de 28 ONG ambientales nacionales en Irlanda, ha pedido al gobierno poner fin a su enfoque incoherente de objetivos de emisiones y poner Irlanda en la vanguardia de la acción contra el cambio climático.

Muy recientemente Irlanda comenzó a avanzar en una política sólida en materia de cambio climático, con el establecimiento de la estrategia de Desarrollo de Acción Climática y Bajo contenido en Carbono que coloca la política climática sobre una base legal, por primera vez en Irlanda, a  menos de dos meses antes de negociaciones sobre el clima tendrán lugar en París.  Sin embargo, todavía sigue habiendo una falta de urgencia en torno al desarrollo de la mitigación y adaptación planes (incluyendo el desarrollo del sector de las renovables y el cambio al transporte sostenible), el establecimiento de objetivos de reducción de emisiones para 2050 y el compromiso de Irlanda de ayudar a los países en desarrollo de seguir un trayectoria baja en carbono.

De cara al futuro, el Gobierno irlandés ve en sí mismo un caso especial que merece menos objetivos estrictos para 2030 en la reducción de emisiones, principalmente debido al papel del sector agrícola en la economía irlandesa.

La agricultura actualmente representa aproximadamente el 33% de las emisiones de gases de efecto invernadero de Irlanda y los planes están en marcha para que el sector se expanda de manera significativa, como explica el informe Efectos Económicos Previstos del Cambio Climático en la Agricultura de Irlanda por el Dr. Stephen Flood, en nombre de Stop Climate Chaos, una organización de la sociedad civil.  Pero esto tiene consecuencias negativas no sólo para nuestros niveles de emisión, sino también por la diversidad biológica rica de Irlanda.

BirdWatch Ireland es una organización benéfica dedicada a la conservación de la protección de las aves silvestres de Irlanda y sus hábitats.  Foto de una sola Ganso Rosa con una bandada de gansos se utiliza para animar a los observadores de aves invernantes a informar de avistamientos de bandadas durante esta temporada (mediados de noviembre), cuando se lleva a cabo la encuesta anual de gansos de Islandia a través de Irlanda y Gran Bretaña.

BirdWatch Ireland es una organización benéfica dedicada a la conservación de la protección de las aves silvestres de Irlanda y sus hábitats. Foto de una sola Ganso Rosa con una bandada de gansos se utiliza para animar a los observadores de aves invernantes a informar de avistamientos de bandadas durante esta temporada (mediados de noviembre), cuando se lleva a cabo la encuesta anual de gansos de Islandia a través de Irlanda y Gran Bretaña. Foto de: John N Murphy, BirdWatch Ireland Wicklow Branch

La priorización de los intereses económicos nacionales sobre el bien común refleja una falta de compromiso de los gobiernos para abordar seriamente el cambio climático y las cuestiones de justicia social resultantes.  Esta falta de voluntad política y liderazgo limita la capacidad de la sociedad irlandesa para prevenir y adaptarse al cambio climático, y para ser más conscientes de las consecuencias perjudiciales de algunas de nuestras acciones cotidianas.  También tiene implicaciones para las generaciones futuras.

Es muy útil que las organizaciones de la sociedad civil jueguen un papel activo en los intereses políticos y la sensibilización del público.  De hecho, sin la presión de las organizaciones de la sociedad civil, la posición política actual del gobierno sobre el cambio climático habría sido mucho más débil – aunque en línea con las recomendaciones de Laudato si’ (179, 181), se necesita una creciente presión para asegurar un enfoque más suficiente, integrado, global y a largo plazo, cuyo núcleo lo constituya el bien común y los derechos del medio ambiente.

En esencia, se requiere un cambio de mentalidad entre nuestros líderes y en toda la sociedad y, ciertamente, en Irlanda, se requiere el aumento de la movilización de las instituciones públicas y cívicas para influir en el cambio político.

Mientras que sobre la base de ejemplos de Irlanda, me produce mucho estímulo de creciente número de eventos y seminarios organizados por las comunidades, sobre la comunicación Laudato si’ y una mayor conciencia del COP21 y en la acción climática.

Hay enormes desafíos para abordar al mayor reto de nuestra época, pero creo que la comprensión de los retos socio-ecológicos a los que nos enfrentamos desde una perspectiva espiritual puede ayudarnos a abrazar estos desafíos como una oportunidad para darse cuenta del verdadero potencial de lo que significa ser humano dentro de la mayor historia del Universo.  No se trata de la Tierra, esta es una pregunta sobre nosotros, y cómo nos relacionamos entre sí y con nuestro hogar planetario. La llamada a la acción ahora es una oportunidad para la transformación social hacia una sociedad global más justa e igualitaria.

De cara al futuro, en mi papel como oficial de justicia ambiental en el Centro, estoy interesada en explorar una serie de preguntas clave, tales como:

¿Cuáles son las implicaciones políticas de Laudato si’ y cómo podemos crear “un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta”, una “conversación que nos una a todos”? (LS 14)

¿Qué debe cambiar en el gobierno actual y las estructuras de la sociedad civil para permitir que estas conversaciones tengan lugar, para permitir “una solidaridad universal nueva”? (LS 14)

¿Qué se necesita para alentar y facilitar el control, por los ciudadanos, del poder político, el cual Francisco ve necesario para evitar daños al medio ambiente? (LS 179)

Más allá de proporcionar la información y la sensibilización, ¿qué factores desencadenantes están obligados a motivar a la sociedad civil a transformar estilos de vida nocivos en hábitos que están más de acuerdo con los límites planetarios de la Tierra?

¿Cómo podemos ampliar el alcance de Laudato si’ más allá de los oídos de congregaciones basadas en la fe, de modo que la comprensión del imperativo moral haga frente al cambio climático y la degradación del medio ambiente llegue a un público más amplio?

¿Cómo podemos asegurar la protección de la biodiversidad y cómo el papa Francisco nos ha recordado los derechos del medio ambiente en nuestros esfuerzos para combatir las implicaciones del cambio climático en la transición a una sociedad baja en carbono?

Por último, ¿cómo podemos animar a nuestros líderes para ir más allá de los intereses nacionales, a reconocer un sentido de responsabilidad colectiva hacia la acción sobre el cambio climático y la degradación del medio ambiente?


2015_11_15_Reflection_Photo3Catherine Devitt tiene una formación en ciencias sociales y una maestría en política ambiental, y completó un programa de licencia sabático en ecología y la espiritualidad.  Si desea contactar con Catherine en relación a los asuntos de justicia ambiental o su nueva posición como oficial de justicia ambiental, por favor escriba a cdevitt(at)jcfj.ie

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés, Francés

Etiquetas: , , , , , , ,

2 Responses to El Centro Jesuita para la Fe y la Justicia, Irlanda: En respuesta al mayor desafío de nuestra época

  1. Dr. Cliff Cockerham en 21 Noviembre 2015 en 9:46 am

    #208 54th Avenue North, Nashville, TN
    President, Physicians for Social Responsibility, TN Chapter
    Will you be in Paris for COP21? Can you point me toward any Jesuit network gatherings during COP21?
    Many thanks – Cliff

    • sylvia en 23 Noviembre 2015 en 1:37 pm

      Hi Cliff

      Thanks for your note. A group of us will be in Paris, yes, and we will get in touch with you.

      Sylvia Miclat
      for Ecojesuit

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email
Facebook