El Efecto Papa Francisco, cambio y trabajo duro

El Efecto Papa Francisco, cambio y trabajo duro

Foto de: Coalición EcoWaste
Foto de: EcoWaste Coalition

 

Mariel de Jesus

Después de su visita relámpago de cuatro días, el avión que transporta al Pontífice, bautizado como “Shepherd One,” tomó su camino de regreso a Roma el pasado 19 de enero. De alguna manera, es difícil verlo partir. En los últimos días, es como si en Filipinas el Sumo Pontífice fuera un recuerdo a nivel nacional y el encuentro hubiera estado marcado de mucho gozo. Su presencia es a la vez consoladora (especialmente para los sobrevivientes Yolanda en Tacloban) y reconstituyente, como en el encuentro con los jóvenes en la Universidad de Santo Tomás.

Pero más que sentirme en la “onda” provocada por su presencia, me parece que me siento inquieta. Me parece que me quedo con una pregunta candente: ¿Y ahora qué?

Muchas personas asocian Francisco con el cambio. De hecho, los medios de comunicación se ha acuñado el término “El efecto Papa Francisco.” El Papa ha llamado al cambio, a partir de dentro, instando a consultores de los campos de la empresa privada y las empresas a examinar cómo la Iglesia, y especialmente el Banco del Vaticano, se está gestionando.

Que tomara el nombre de un santo notable para la elección de una vida de pobreza muestra la intensidad con que se identifica con los pobres, y ha tomado todas las oportunidades para llamar la atención sobre la necesidad de responder de manera más eficaz al problema de la pobreza.

Su llamada a la misericordia y a la compasión y un estilo de vida más simple resonó con mucha gente, incluso aquellos que han estado durante mucho tiempo ausente de la Iglesia. Algunos datos parecen indicar un aumento en la asistencia masiva e incluso en las donaciones a la Iglesia. El efecto Francisco.

En el transcurso de la visita de Francisco, mi Facebook estaba lleno de esperanzas de la gente y deseos de que su visita nos ayudase a cambiar, que de alguna manera su visita tocaría la fibra sensible. Algunas personas han publicado con orgullo y admiración la disciplina de las multitudes que salieron a ver al Papa, lo que hace preguntarme por qué no entendemos que este es el tipo de comportamiento que debemos practicar todos los días, no sólo cuando tenemos un visitante especial al quer queremos impresionar.

Si bien entiendo la necesidad de limpiar las calles y llamar a un día de fiesta, como parte de la gestión de la seguridad y facilitación del movimiento del Papa en torno a una ciudad conocida por su tráfico, hay una parte de mí que desearía que Francisco hubiera visto lo que somos en realidad. Una parte de mí desearía que alguien le dijese que después de la misa en la Luneta, el parque estaba lleno de espuma de poliestireno (Styrofoam), contenedores de alimentos, cajas de cartón, vasos de plásticos y botellas.

Según la Coalición Ecowaste, la basura que se dejó durante los eventos papales en Manila totalizaron 1.271 toneladas, incluyendo muchas lonas que se utilizaron para dar la bienvenida al “Papa verde.” Este grupo está pidiendo que estas lonas ser reutilizados y reciclados y no deben terminar en los vertederos de basura de la ciudad, que además hinchan el volumen de basura. También informaron de que el gobierno de la ciudad de Manila recogió 1.133 toneladas de basura, mientras que la Autoridad de Desarrollo de Metro Manila recogió 138 toneladas.

Tal vez habría lamentado no entregar su declaración preparada en la universidad, tal vez su mensaje de cuidado del medio ambiente podría haber desplegado su magia sobre los millones de asistentes a la Misa Papal. Efecto Francis.

El mensaje de Francisco no fue “un algodón de azúcar,” un sentimiento de tarjetas de felicitación, sino más bien una llamada urgente y de gran alcance para el cambio. Habló de forma convincente de la lucha contra la corrupción, el cuidado del medio ambiente, de cómo responder a las necesidades de los pobres, y de ir a las periferias.

Más allá de un simple deseo que las cosas sean diferentes, él dice que debemos pensar, sentir y actuar. Las cosas no van a ser simplemente diferentes porque queremos que lo sean. Las cosas no serán diferentes por arte de magia. Efecto Francisco. Las cosas van a ser diferentes sólo si hacemos las cosas de manera diferente, las cosas van a ser diferentes sólo si cambiamos. Y ello acarreará trabajo. Será difícil, porque el cambio nunca es fácil, e incluso puede resultar doloroso. Pero es lo que hay que hacer.

Y este deseo por el cambio es en sí mismo el Efecto Francisco. Pero este deseo es solamente una parte de la ecuación.

Ahora que la visita ha terminado, estas palabras hacen eco en mi mente:

Cuando la canción de los angeles se calla
Cuando la estrella en el cielo se fue
Cuando los reyes y príncipes estan nuevamente en casa
Cuando los pastores regresan a sus rebaños
La obra de la Navidad empieza.

(* De Obra de Navidad, un poema de Howard Thurman, 1899-1981, autor afroamericano, filósofo, teólogo, poeta y líder de los derechos civiles).

Mariel de Jesus trabaja en el instituto de Ciencia Medioambiental para el Cambio Social, una organización de investigación jesuita en Filipinas que promueve la sostenibilidad ambiental y la justicia social a través de la integración de métodos científicos y sociales y que conecta con la región de Asia Pacífico para avanzar en una agenda en favor de la sostenibilidad. Mariel se encarga de coordinar las actividades del Grupo de Trabajo en Filipinas (PWG) para mejorar la resiliencia ante los desastres.

Un comentario en «El Efecto Papa Francisco, cambio y trabajo duro»

  1. “Propio es de Dios y de sus ángeles en sus mociones dar verdadera alegría y gozo espiritual, quitando toda turbación y tristeza que el enemigo induce…” (San Ignacio de Loyola) ¿Existe verdadera alegría y gozo en nuestro mundo actual? ¿Cómo estamos tratando a nuestro contexto natural? La justicia verdadera es la puerta de entrada para el verdadero amor.. Tomamos conciencia de que navegamos en mares de inseguridades, vulnerabilidades e injusticias estructurales…? ¿Qué tenemos que hacer…? ¿Cómo cambiar las estructuras injustas, si no transformamos nuestros corazones injustos…? Nadie da lo que no tiene… “Yo no temo la bomba atómica. Lo que temo es la explosión del Mal en el corazón de los seres humanos… La pobreza es peor que la bomba atómica…” (Albert Einstein ) El Papa es un gran Motivador, dinamizador… y concientizador de nuestra conciencias adormecidas… ¿Cómo comenzar a cambiar ya…? Sin el misterio de la luz nuestras existencias vuelven espesas tinieblas… Saludos,Aurelio…

Leave a Reply

Your email address will not be published.