moved here

El género y la justicia climática en el acuerdo de París

15 Diciembre 2015
Foto de: caritas.org.au

Foto de: caritas.org.au

Paula Sendín

La recientemente concluida Cumbre del Clima de París (21a Conferencia de las Partes, COP21) dio como resultado el Acuerdo de París, donde más de 190 naciones reconocieron los riesgos del cambio climático, que la industria de los combustibles fósiles tendrá que llegar a su fin , y un umbral de 1,5 grados centígrados en el calentamiento global. Sin embargo, los compromisos para abordar las preocupaciones de las personas más vulnerables, incluidas las mujeres, son insuficientes.

De acuerdo con CIDSE, una alianza internacional de 17 agencias católicas de desarrollo, “no hay ninguna garantía de que se compensen y satisfagan las futuras necesidades de financiación de los más pobres y vulnerables.”

CIDSE siguió las negociaciones oficiales y se comprometió y movilizó a sus miembros y socios, en conjunto con la sociedad civil, a través de varios eventos paralelos. El Centro Jesuita Social Europeo y Ecojesuit se unieron a CIDSE en varias de estas actividades durante la última semana de negociaciones. La alianza también ha querido prestar especial atención a las cuestiones de género relacionadas con el cambio climático, destacando el aumento de la vulnerabilidad de las mujeres y los efectos devastadores de un clima cambiante.

Uno de los impactos más dañinos del cambio climático es la presión añadida sobre los grupos ya vulnerables, como mujeres y niños. Los impactos en la disponibilidad de agua subterránea hace que el acceso al agua mucho más difícil. Vivir en hábitats acuáticos los pone en primera línea de los desastres naturales. El ruido y la contaminación de polvo incrementa dramáticamente el sufrimiento de enfermedades respiratorias. La transformación de los paisajes a través de la contaminación de los suelos y la desertificación reduce las posibilidades para la agricultura y la deforestación hace más difícil el acceso seguro a la leña.

En un comunicado de prensa conjunto, CIDSE y Caritas International señalaron la ausencia de la protección de los derechos humanos en el acuerdo, corriendo el riesgo de que los proyectos relacionados con el clima violen los derechos humanos y de que los intereses creados prevalezcan sobre el bien común.

CIDSE organizó una mesa redonda sobre “la construcción del movimiento de las mujeres por la justicia ecológica y climática” con aliados y socios como Womin, el movimiento africano de la mujer contra la extracción destructiva de recursos. Fue una ocasión privilegiada para conocer la situación de las mujeres en las zonas más afectadas en Sudáfrica con la actividad minera.

Sra Pinki Langa, que trabaja con una organización de mujeres afectadas por la minería (WAMUA), explicó cómo la extracción de carbón en Mpumalanga, una provincia en el este de Sudáfrica, convirtió la zona en una de las más contaminadas del país. Langa señaló cómo en Witbank (también conocido como eMalahleni), una ciudad situada en el Highveld de Mpumalanga, muchas mujeres son contratadas y son explotadas físicamente.

Langa también compartió que “tenemos muchos desafíos cuando se trata de dar poder a las mujeres. Por ejemplo, ¿cómo podemos apoyar a las de dar apoya de otras maneras?” También reconocen que tienen que trabajar con los hombres, pero esto no siempre es fácil ya que hay ocasiones durante las reuniones o asambleas en los que los hombres impiden a las mujeres participar. “Hemos estado tratando de operar por separado, pero ahora tratamos de involucrar también a los hombres.”

Womin es una alianza feminista regional que reúne a las mujeres africanas en la lucha contra la extracción de recursos, que destruye la tierra, los ecosistemas, los medios de vida y las propias vidas. Para estas mujeres, compartir sus historias e intercambiar experiencias constituye una importante oportunidad, para ofrecer la solidaridad y la esperanza, así como compartir experiencias de cómo las mujeres podían ser movilizadas a nivel local.

Según Maitet Ledesma, de la Alianza Internacional de la Mujer (IWA), las mujeres “especialmente los de los grupos marginados y las comunidades de base, soportan el peso desproporcionado de las injusticias del cambio climático.”

Existe también la convocatoria de una perspectiva sistémica  para poner de relieve la magnitud de las luchas de las mujeres en la justicia climática. Aspectos de esta perspectiva incluyen  los “análisis innovadores sobre temas transversales que implican género, cambio climático, y otros centros de coordinación (por ejemplo, la salud o el conflicto); la cuestión de la elaboración de presupuestos y recursos asignados a las mujeres con perspectiva de género, garantizando el equilibrio entre las estrategias de mitigación y adaptación; la creación de capacidad entre las mujeres con el fin de volver a introducir la noción de ‘poder’; y la sostenibilidad del desarrollo en lo que respecta a la democracia.”

Todavía hay muchos países en el mundo donde las mujeres están excluidas de los círculos de toma de decisiones y, a menudo, carecen de acceso y control de los recursos naturales, lo que limita su capacidad para adaptarse a un clima cambiante. Esta es la preocupación fundamental de los grupos que defienden una mayor participación de las mujeres en la toma de decisiones y la movilización y una mayor integración a medida que los planes de acción se revisen y se desarrollen para animar a la ejecución del Acuerdo de París en cada país.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés, Francés

Etiquetas: , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email
Facebook