moved here

Explorando las posibilidades de colaborar en red para reducir el riesgo ante desastres naturales

15 Mayo 2014
Retos de la recolocación en la costa de Culion, Palawan, Filipinas. Foto de: P Walpole

Retos de la recolocación en la costa de Culion, Palawan, Filipinas. Foto de: P Walpole

Pedro Walpole, SJ

En una reciente consulta para explorar las posibilidades de colaboración y esfuerzos en la reducción del riesgo de desastres (RRD), organizada por el Apostolado social de la Compañía de Jesús (SJSA), los informes de las distintas instituciones jesuitas de la Provincia de Filipinas muestran una tremenda e impresionante variedad de respuestas que nos permitan llegar juntos, actuar y colaborar de manera más amplia dentro y fuera de las instituciones jesuitas, y movernos más allá del apostolado social tradicional.

Universidades, centros de investigación y grupos de servicios sociales compartieron las iniciativas y los esfuerzos para dar respuesta y actuar ante las preocupaciones sociales y ambientales en las situaciones posteriores a desastres. También hay respuestas que se centran en la preparación y las situaciones previas a los desastres o el período a que denomino “tiempo ordinario” cuando propuse las fases de un protocolo para la RRD para instituciones jesuitas.

En todo el país, la gente está haciendo muchas cosas y las instituciones jesuitas están colaborando en la cartografía de las cuencas fluviales, la supervisión cada hora de alerta temprana de inundaciones, la preparación de las precipitaciones, boletines de la sequía y del clima, la exposición de vulnerabilidad, la organización de equipos de RRD y equipos de intervención humanitaria y de emergencia. Participan en los esfuerzos del Gobierno nacional y locales en la reducción del riesgo de desastres, gracias al Grupo de Trabajo de Filipinas en la resiliencia del riesgo de desastres.

De esta forma, se contribuye a la reconstrucción de escuelas y centros de cuidado de día y la creación de comités de seguridad, lo que permite la RRD en la diócesis, al tiempo que refuerza la gestión de los recursos costeros y la adaptaciones necesarias en los sistemas insulares pequeños expuestos a los impactos del cambio climático, las evaluaciones de riesgo de desastres y paisajes donde la vivienda y reubicación han de establecerse. También la creación de una herramienta multifacética basada en la comunidad en la evaluación del riesgo de desastres facilita e informa de los procesos de planificación de las personas para la reubicación voluntaria, la preparación de manuales de capacitación de RRD, ayudando así a los gobiernos locales en la toma de decisiones y la protección contra el clima y la planificación del uso del agua y el desarrollo de protocolos de RRD.

La gente compartió nuevas formas de trabajar con los gobiernos locales, y estamos trabajando con las comunidades y dejar que las comunidades trabajan para nosotros. También estamos aprendiendo cada vez más a trabajar con el mundo natural, tratando de entender cómo la naturaleza tiene su ambivalencia. Asimismo existe la necesidad de responder no sólo en áreas de desastre, sino de trabajar con la creatividad del mundo de una manera que nos regeneran y nos dan esperanza.

Los desafíos de los próximos 30 años van más allá del horizonte de muchas de las personas con las que trabajamos, y tenemos una oportunidad en este momento de comprender y asumir las preocupaciones a las que se enfrentan en los próximos 30 años la siguiente generación.

Se trata de un proceso evolutivo de aprendizaje desde noviembre de 1991 cuando las inundaciones desastrosas debido a tormenta tropical Uring (Thelma) golpearon Ormoc en la provincia de Leyte. En noviembre de 2004, el tifón Unding (Muifa), la tormenta tropical Violeta (Merbok), la depresión tropical Winnie y el tifón Yoyong (Nanmadol) desató 20 días de lluvia sin parar sobre la costa oriental de Luzón. En septiembre de 2009, el tifón Ondoy (Ketsana) causó inundaciones generalizadas en Metro Manila y otras partes de Luzón, así como la tormenta tropical Sendong (Washi) inundó las partes principales de las ciudades de Cagayan de Oro y Iligan, en el norte de Mindanao, en diciembre de 2011. Con tifón Haiyan (Yolanda) en noviembre de 2013 se trasladó una apreciación global de una intensidad e impacto extremos en los países vulnerables y de alto riesgo, que también afectó a Filipinas.

Juntas, las instituciones jesuitas están respondiendo, participando activamente y contribuyendo a los esfuerzos para la RRD, pero todavía hay una necesidad de desarrollar un protocolo que requiere la creación de redes y una mayor colaboración. Por el momento, tenemos que asumir los retos con: las capacidades y la comunicación.

Las fases del protocolo DRR elaborados por el Conferencia jesuita de Asia Pacífico están incorporando las revisiones que tratan de reflejar de manera realista los esfuerzos y necesidades de reconstruir mejor el trabajo por hacer en nuestras ciudades y provincias, y la educación necesaria por el público involucrado. Hay instituciones que han internalizado, pero todavía hay la necesidad de comunicar cada vez más y la ampliación de las capacidades a nivel local.

Existe también la necesidad de un conjunto de normas coherente en la medición, el diseño y la construcción y el uso de los materiales de adecuados. ¿Qué edificio trasero es, y cuáles son los mejores medios?

El tifón Yolanda arrasó con los techos y dejó 50 años de pobreza en Leyte y Samar y se presentó la dificultad de los medios de vida. Estos son nuestros mayores problemas dentro o fuera de los desastres: los medios de vida y las necesidades de competencias y capacidades. La capacidad se está convirtiendo en un elemento de sostenibilidad y clave de la inclusión socio-económica.

En el entendimiento papel de la cuenca, la infiltración y la restricción de agua, la fuerza de los vientos, los peligros inherentes a un área, la gente debe saber que no hay techos y que esa gente tiene que desplazarse mucho antes.

El Padre Provincial Antonio Moreno, quien estuvo con el grupo de coloquio un día y medio, reconoció que a veces es más fácil trabajar individualmente que en grupo. Pero SJSA es una red y no debe quedarse al margen ya que el sector social es fundamental. Los límites y muros invisibles tienen que romperse. Alentó a las instituciones de la Compañía a contribuir con el plan de trabajo de la Provincia, y para ir más allá de la planificación. Nos ha pedido “socio o perecer.” Los nuevos desafíos para responder de manera efectiva a la RRD “no pueden lograse mediante la oración, no que es un desafío de Dios para que actuemos.”

Con Yolanda se inició una agenda nacional, regional y global ante la necesidad de desarrollar una respuesta de RRD y un protocolo que permitiera avanzar de manera eficiente, integrada y coherente en la evaluación de la escala de respuesta, en la defensa de los valores de solidaridad, subsidiariedad, asociación, la transparencia y la rendición de cuentas. Filipinas es un punto de información. Y para ello, los preparativos previos al desastre y la estructura de coordinación para la gestión son fundamentales en la aplicación de un protocolo. Simbahang Lingkod ng Bayan fue tan lejos como Culion, Palawan propició apoyo a las comunidades afectadas por el tifón Yolanda y ahora tiene un papel importante en la coordinación de jesuitas sobre el terreno, en colaboración con múltiples socios.

El lenguaje del coloquio es “la respuesta y la escucha a las respuestas,” y esto es realmente un aprendizaje y la interiorización de la compasión. Continuamos escuchando y caminando con la gente, seguimos aprendiendo con la compasión, la gratitud, la urgencia, y acerca de cómo lidiar con el fracaso.

Esta es la fuente de la gratitud, de trabajar en estrecha colaboración con los demás, de ver no sólo el poder de los sistemas naturales y el respeto por ellas, sino de conocer el crecimiento enriquecedor del paisaje donde viven las personas viven. Deben aprender a apreciar la belleza de creación y nuestra aportación a ésta.

Hay también una evidencia de un sentido más amplio de la espiritualidad. De lo contrario, trabajamos sólo con retórica. Nuestra espiritualidad es una de gratitud y esperanza, de vida y diversidad, de la compasión y el servicio, de celebración y de la profundidad de la vida.

Este crecimiento en red significa el fortalecimiento de las redes de socios de jesuitas en Filipinas, más allá de la política y de los programas sociales del pasado. Se trata de una sinergia para trabajar juntos, conociendo nuestro entorno físico, aprendiendo de lo que ya está surgiendo, integrando nuestro trabajo diario en el mundo y fortaleciendo las capacidades y de las comunicaciones.

Todo esto nos ayuda a responder con mayor humildad, y un sentido más profundo de la necesidad, la sostenibilidad y la sensibilidad, lo que lleva a una mayor simplicidad y profundidad en cuanto a la forma en que vivimos en sociedad. Aunque hay mucha inseguridad e incertidumbre y nos enfrentamos a un clima cambiante, también existe una solidaridad más profunda y mayor esperanza.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email
Facebook