moved here

Fukushima: El debate nuclear, ¿de nuevo?

18 Abril 2011

Planta de energía nuclear de Fukushima después del tsunami y explosión. Foto de: http://www.policymic.com/

José Ignacio García

Hace unos meses este editorial sonaría a excéntrico, radical y lo que es peor a pasado de moda por querer cuestionar las posibilidades de la energía nuclear como una seria alternativa para lo que se denomina el “mix energético,” es decir para el conjunto de fuentes que satisfacen las necesidades energéticas de un país.

Después de años de sospecha y campañas de protesta en su contra la energía nuclear parecía haber superado su mala imagen y comenzaba a codearse con las otras fuentes de energía en un plano de igualdad, o incluso más, porque la crisis económica en la que se ven inmersas la mayoría de las economías desarrolladas, la volatilidad en el precio del petróleo y su previsible escasez, todo ello, ha ido situando la energía nuclear en el terreno de las alternativas dignas de ser tomadas en cuenta.

Sin embargo el terremoto de Japón, del 11 de marzo pasado, y el tsunami posterior, han provocado una grave avería en la central nuclear de Fukushima. Las autoridades japonesas han declarado que el accidente ha alcanzado el nivel 7 , máximo, en la escala INES de la Agencia Internacional de Energía Atómica. El mismo nivel alcanzado por el accidente de la central de Chernóbil en 1986. Aunque todavía no se conocen todos los impactos, especialmente los vinculados a la radioactividad, un perímetro de 30 kilómetros ha sido evacuado y hemos seguido con angustia los esfuerzos por controlar la situación y evitar daños mayores, todavía hoy infructuosos.

Japón ha sufrido una tragedia terrible, decenas de miles de muertos y desaparecidos. Japón tiene una alta reputación como país preparado para resistir terremotos: su arquitectura está muy adaptada a hacer edificios y obras públicas resistentes a estos fenómenos y la población se entrena de manera habitual para responder ante estas situaciones. Nuevamente las imágenes de televisión nos han permitido ver el comportamiento disciplinado y responsable de un pueblo admirable.

El debate nuclear parecía fuera de escena pero Fukushima lo ha puesto nuevamente en el centro de las preocupaciones. Hasta hace unos meses los gobiernos anunciaban proyectos para instalar nuevas plantas nucleares o prolongar la vida de las actualmente existentes. De hecho la Agencia Internacional de la Energía en World Energy Outlook 2010 preveía que para 2035 la capacidad nuclear en el mundo pasaría de los 390 gigavatios actuales a 750, es decir prácticamente se duplicaría. Sólo China tiene actualmente en marcha 27 nuevos proyectos de plantas nucleares.

Hoy las expectativas son menos ambiciosas y las miradas se dirigen hacia las energías renovables, el gas y el carbón. Esto es lo que significa un “mix,” si un elemento disminuye su presencia los otros aumentan su proporción pero lo que sigue aumentando es el consumo energético mundial, desbordado en los países desarrollados e imparable en los emergentes.

Sorprendentemente no hay nada nuevo en el debate sobre la energía nuclear para uso civil que no se conociera ya: el coste enorme de las instalaciones, generalmente subsidiado y amortizado sólo por la larga vida de las plantas lo que aumenta su peligro; los riesgos de la gestión ordinaria de las plantas cubiertas por el oscuro manto de la seguridad y la complejidad tecnológica que hacen imposible cualquier control salvo por organismos altamente especializados que lógicamente se nutren de personal que piensa igual que aquellos a los que tiene que controlar; la gestión de los desechos radioactivos, que por su prolongada vida activa rompen el más elemental criterio de sostenibilidad pues traslada un problema costoso y técnicamente complejo a las generaciones futuras.

La gestión de las crisis, como se está viendo en Fukushima, dista de estar resuelta, al contrario, cada día se observan nuevas improvisaciones como la verter miles de litros de agua contaminada de radioactividad al mar si ninguna previsión sobre sus efectos. Otro tema non menor es el coste de desmontar las instalaciones nucleares, no ya ante emergencias, sino dentro de un proceso ordenado es otro coste enorme añadido, sin mencionar de nuevo los residuos.

En fin nada nuevo sobre un debate viejo, o tal vez sí. Tal vez el accidente de Fukushima nos ha mostrado que nuestra gestión del riesgo es ineficiente. Las probabilidades de que se produjera un terremoto de nivel 9 y un tsunami con olas de 10 metros probablemente eran casi nulas, un escenario inimaginable, y sin embargo se ha producido.

Y cuando estos fenómenos se producen además de los daños evidentes, y terribles, se convierten en una radiografía que dejan en evidencia nuestras estructuras, no sólo materiales, sino también las sociales. En esta ocasión podemos ver cómo nos hemos implicado con una tecnología que sencillamente no controlamos.

Sí la controlamos en las condiciones óptimas, por supuesto, lo contrario sería absurdo; pero no la controlamos en situaciones de emergencia y ahora sabemos que esas situaciones se pueden producir, incluso en países altamente preparados como Japón. Incluso la razón tecnológica tiene que reconocer que la energía nuclear supera el riesgo razonablemente aceptable, esta sí es la novedad de Fukushima.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas:

One Response to Fukushima: El debate nuclear, ¿de nuevo?

  1. Bob Dundon en 19 Abril 2011 en 9:29 am

    Thanks. I don’t think that opposing the expansion of nuclear electricity generation will go anywhere, unfortunately, but we have to give it a try. Energy conservation is what is required right now. As a Jesuit working in Nigeria, where we have plenty of natural gas, I think the Fukushima tragedy will silence any enthusiasts for nuclear electricity in Nigeria. I hope that it will have the same effect in Ghana.

    I think that the conservation of fossil fuel is also very, very urgent and has equally slender chances of happening.

    Keep up your good work.

    In Christ,
    Bob Dundon [ANW]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email
Facebook