moved here

Gobernanza medioambiental: Hacia un “cosmopolitismo local”

15 Enero 2013

Jóvenes en la aldea de las tierras altas en Mindanao, Filipinas, discutir las acciones que tienen que hacer para ayudar a la regeneración natural de sus bosques. Foto det: ESSC

Giacomo Costa, SJ y Chiara Tintori

Antes de que el huracán Sandy devastase la costa Este de los Estados Unidos a finales de octubre, las cuestiones medioambientales no eran un factor relevante en la campaña electoral de la Casa Blanca, ya que estaban consideradas un obstáculo para el principal objetivo del país: una rápida recuperación económica.  Otra demostración más de que el conflicto medioambiental, desde los dramáticos cambios climáticos hasta el fenómeno de la deforestación, no es considerado de gran importancia, es el hecho de que sólo se toman en cuenta estos asuntos, tanto en los medios de comunicación como en la agenda política, cuándo ocurren desastres de dimensiones extraordinarias (como lo sucedido con el huracán Sandy).

Los logros obtenidos en las cumbres internacionales en 2012, comenzando con Rio+20 están muy por debajo de lo que se podría esperar de estas citas; lo que contribuye, en consecuencia, a reducir progresivamente la esperanza de lograr soluciones factibles para este gran problema mundial.  Éste momento complejo ayuda, al menos, para darnos cuenta de que la gobernanza medioambiental ha cambiado en sus estructuras, ubicaciones y “partes interesadas,” favoreciendo la descentralización de la toma de decisiones y favoreciendo la flexibilidad en los sistemas de control.

Necesitamos cambiar la forma de hacer política, coordinando los nuevos centros de poder que, los actores o los nuevos actores (las empresas multinacionales, las redes financieras, las ONG medioambientales) están, poco a poco, aprendiendo a relacionar.  El objetivo es encarar los problemas  medioambientales con la perspectiva del bien común universal, y tener siempre presente que los acuerdos finales han de lograr un nivel adecuado de legitimación democrática.

Se puede conseguir un nuevo modelo de gobernanza medioambiental mediante un “cosmopolitismo participativo local.”  La dimensión cosmopolita comienza cuando reconocemos que somos ciudadanos del mundo (del mundo entero, del único mundo que tenemos), que estamos atados, unidos por obligaciones y responsabilidades que van más allá de nuestra identidad nacional, o nuestras afinidades.  Por el contrario, el localismo surge del hecho de que vivimos en una cierta porción de tierra, pese a que el problema medioambiental sea algo transfronterizo, y nuestros actos provocan sus consecuencias fundamentales en el lugar en el que vivimos.  La dimensión participativa subraya la necesidad de considerar cualquier novedad en la dinámica de la gobernanza ambiental, y no sólo desde el punto de vista de una democracia representativa, sino también desde la perspectiva de una democracia participativa.

Si se enfoca de esta forma, podemos destacar los buenos resultados de un tipo de cosmopolitismo local representado por unas ciudades europeas que conseguido crear una red  con el fin de afrontar juntas la necesidad de reducir el efecto de los gases de efecto invernadero y, consecuentemente, mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, por ejemplo C40Cities y ICLEI-Municipios por la sostenibilidad.

Éstas son experiencias prometedoras que, más allá de crear redes y microsistemas locales, permiten a los actores sociales (públicos y privados, universales y locales) trabajar juntos.  Más aún, pueden comprobar la viabilidad de las propuestas presentadas a nivel mundial, explotando cualidades ‘frescas’ e innovadoras que, una vez conectadas a las redes, pueden representar una valiosa ayuda para darle forma a las políticas ambientales, incluso en un contexto internacional más amplio.

La versión original de este artículo es en italiano y en Aggiornamenti Sociali.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email
Facebook