moved here

La mercantilización del agua y su impacto social

31 Diciembre 2013

Almacenaje de agua de lluvia

Xavier Savarimuthu, SJ

El agua, sinónimo de la vida, se está convirtiendo en la base de la alteración de la vida tal como la percibimos en la Tierra.

Escenario 1: Ante la tarea de alimentar a 8.000 millones (y aumentando) de bocas que necesitan comer cada día, la agricultura se hace cada vez de manera más intensiva, con un consumo elevado de agua (70 por ciento del agua dulce del mundo se utiliza en la agricultura), y con la certeza de seguir subiendo su consumo drásticamente. Sin embargo, el descenso de los acuíferos, la contaminación debido al uso indiscriminado de fertilizantes y plaguicidas y la contaminación se han combinado para poner límites severos en el desarrollo en este frente.

Escenario 2: La rápida urbanización, la migración, y la pérdida de oportunidades por otro lado, está obligando a migraciones a una escala sin precedentes – personas a quienes hay que proporcionar acceso a agua potable y saneamiento.

Escenario 3: El cambio climático – el derretimiento de los casquetes polares está produciendo un aumento del nivel del mar, provocando el desplazamiento de poblaciones enteras que se convierten en refugiados climáticos al cambiar los patrones climáticos: inundaciones, desertificación y la salinización de aguas continentales se suma a los problemas.

Escenario 4: Pregunta: ¿cuánta agua se necesita para producir una tonelada de acero? Lo más probable es que la respuesta sea “bastante.” Nuestra industria, que toma por sentado los recursos de la Tierra, ni siquiera sabe cuáles serán las consecuencias de sus acciones, ni tampoco es interpelada por ello.

Siendo un buen negocio, con la industria del agua potable envasada trabajando a todo gas, todo hace augurar una grave crisis con el agua, cuyo inicio ya lo estamos viviendo. Ya, los pobres se ven obligados a comprar agua a precios exorbitantes, ya que el acceso se vuelve más y más difícil. Mientras que en el otro extremo del espectro, la concienciación para conservar y utilizar el agua con prudencia en la vida cotidiana de la gente es algo que no se ha intentado inculcar. Esta divisoria de aguas que hay entre la gente – los ricos y los pobres – se extiende hasta la división de las naciones, y a través de la división norte-sur.

Las disputas por el agua, ya sea entre estados como Tamil Nadu y Karnataka (en India), o países como Palestina e Israel, no son diferentes a las luchas que estallan a diario entre las familias para el acceso a un pozo entubado en el barrio. Lo importante es que con la reducción de la cantidad, el deterioro de la calidad y la presión de una población creciente, las controversias en torno al agua es cada vez más aguda.

El agua ya no es solo un problema ecológico como lo había sido, desconocido para muchos de nosotros, silenciosamente ha adquirido la etiqueta de un problema social. Por ejemplo, “el impuesto del agua” a menudo se apunta como la única solución posible a los problemas del desarrollo de la ciudad de Kolkata. Sin embargo, ningún gobierno tiene la voluntad política para impulsarlo por el temor a la presión de una parte sustancial del electorado que se sustenta en el “libre” abastecimiento de agua suministrada por el municipio. “Cortar el agua libre,” los expertos opinan, “y la presión sobre las infraestructuras de la ciudad causada migrantes se desvanecerá.” ¿Cruel? Tal vez. ¿Inhumano? Puede ser. Pero hay ciudades en el mundo, cuyos concejales no dudan en hacer lo que es necesario. Y lo que es necesario para unos puede ser un delito para otros.

La mercantilización del agua es una cuestión grave y de preocupación social, porque más pronto o más tarde, en algún momento, la próxima guerra que estalle será por el agua.

La India es una tierra de lluvias monzónicas y el agua, si se almacena correctamente, puede saciar la sed de millones de seres humanos. Noventa días de lluvias monzónicas almacenados correctamente mediante métodos tradicionales de retención y almacenamiento de agua, pueden ser utilizados durante todo el año sin ningún temor de insalubridad o mala calidad del agua. La privatización del abastecimiento de agua potable se debe evitar porque adquiere un precio imposible de adquirir por las personas sin recursos económicos. Los gobiernos locales deben asumir esta misión de la distribución equitativa del agua, y fomentar e incentivar a las personas y organizaciones que promueven tecnologías de captación de agua de lluvia.

Estos contribuirán en gran medida a promover la conciencia de que el agua, un recurso natural, no se encuentra en abundancia. Es un recurso limitado y el despilfarro y el mal uso debe ser evitado. El agua es un elemento esencial para nuestra supervivencia y se debe conservar en lugar de desperdiciarse. Con el diálogo entre los países de la tensión y las prácticas espirituales individuales, este elemento puede ser compartido, y sin precio ni desperdicio.

Dr Xavier Savarimuthu , SJ es miembro de la provincia de Kolkata y dirige el Departamento de Estudios Ambientales en la Universidad de San Xavier, Kolkata, donde también es profesor de microbiología.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , ,

3 Responses to La mercantilización del agua y su impacto social

  1. Sandoval en 17 Enero 2014 en 10:47 am

    En Brasil tenemos una situación muy parecida. El acceso al agua ya es un privilegio de los ricos. Los pobres están siendo cada vez más excluídos!

  2. Robert Athickal SJ en 29 Diciembre 2013 en 11:47 pm

    A very timely warning to get all of us into action. Wonder if there is anybody who thinks otherwise..

    • antonio en 4 Enero 2014 en 9:06 pm

      Hola que tal; hoy por hoy, y en la misma tónica que usted plantea existe un nuevo concepto en las ciudades de países en vías de desarrollo, se denomina recarga, y aclaro no es agua envasada, simplemente se va al prestador de servicio privado, que se surte de la red de agua de la municipalidad ( la cual no garantiza por sí misma su potabilidad), pasando por procesos de: cloración(hipoclorito de sodio) – filtración((arena-grava-antracita-birm( para eliminar hierro y manganeso) – carbón activado) – filtración en cartucho de 1 micra) – esterilización con radiación UV – llenado( del recipiente que se lleve para tal efecto); si bien se garantiza una buena calidad de agua( que a nivel municipal no se da) y el precio del agua por litro es muy inferior a la agua envasada, pero es como negar por parte del estado garantizar el derecho humano al acceso de agua potable y su saneamiento decretado la ONU ya en 2010.
      Esto es una especie de patente de Corso dada por el estado a los entes privados, que deberán de pagar los pobres y la clases medias de nuestros países (Venezuela)

      Antonio Seijas: ing.quimico – profesor universitario (cátedras de sanitaria y ciencias ambientales para ingenieros civiles)- escuela de ingeniería civil- Universidad Católica Andrés Bello, perteneciente a ausjal- Venezuela

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *