moved here

La paradoja de la abundancia y escasez de agua en Kinshasa (RDC)

31 Julio 2013

Torres de agua de África, que ilustran la interconexión de sistemas de agua superficiales en la escala de las cuencas principales en el continente africano y su contribución a la necesidad de la gente para los recursos hídricos más allá de las fronteras políticas. Foto de: Africa Water Atlas, UNEP, 2010

Christian N Ndoki, SJ

En Kinshasa, la capital de la República Democrática del Congo (RDC), la paradoja de la abundancia y la escasez de agua es sufrida por 10 millones de habitantes a lo largo del río Congo.

Estaba visitando a un amigo joven amputado de una pierna, después de un accidente grave. Mientras, estaba tratando de consolarlo, su madre me dijo que estaban más preocupados por el agua que por cualquier otra cosa: durante cuatro días ha faltado agua. Me quedé impactado. ¿Cómo es posible que en una clínica universitaria de la capital de un país grande en el corazón de África no haya agua potable en absoluto?

Kinshasa no puede abastecer de agua a sus diez millones de habitantes. Incluso los lugares ricos de la ciudad apenas tienen agua potable. En general la gente rica compra agua potable en los supermercados, en latas de 10 a 20 litros. Los pobres a veces compran pequeñas bolsas de agua potable que se venden en las calles. Y ya no se sorprende ver colas de personas caminando por ahí con las latas de color amarillo en busca de agua. El servicio oficial de distribución de agua, Regideso, apenas distribuye en comparación de la demanda: está desbordado por la expansión urbana, el crecimiento demográfico y lo obsoleto del sistema de tuberías y otras infraestructuras. Incapaz de prestar servicios a los barrios antiguos, no tiene tiempo de crear la infraestructura en las nuevas áreas. Los ríos que cruzan la ciudad están contaminados debido a la falta de higiene y la actividad industrial. Si es ésta la situación en la capital, Kinshasa, es imaginable la situación en las zonas rurales.

La paradoja es que la RDC es un país muy húmedo, con un promedio de 900 km3 de recursos hídricos internos renovables. Esta es la cuarta parte de los recursos de agua dulce en toda África. El país se riega con el río Congo, el segundo río más largo de África (4.700 km), el más caudaloso (50.000 m3/segundo) y el segundo en el mundo en términos de área de la cuenca después del Amazonas (3.882.000 km²). La RDC tiene otros muchos ríos, además de lagos. Cuando la gente habla de los recursos naturales de la RDC, a menudo olvidan mencionar el agua. La gente suele pensar en los recursos minerales, pero no en el agua, lo que es un grave error.

La paradoja es que llueve mucho en Kinshasa (1.500 mm/año). Pero como la ciudad no tiene un buen sistema de alcantarillado y saneamiento para la evacuación del agua, el resultado son inundaciones catastróficas y erosión.

Sin embargo, desde un cierto punto de vista, parte del problema del agua en Kinshasa podría llevar en sí la solución. Como el servicio oficial de suministro de agua es incapaz de cumplir con su tarea, los ciudadanos y las organizaciones no gubernamentales están contribuyendo con algunas soluciones. Algunas iniciativas se centran en hacer prospecciones y perforaciones en el terreno para la obtención de agua, como la iniciativa que apoya el padre Benoit Mbuyi, SJ. El padre Benoit es el párroco de Daniel Comboni Parish, en Kindele, una zona pobre en los suburbios del oeste de Kinshasa, y está apoyando la construcción de un taladro para ayudar a la gente a perforar el terreno y obtener agua.

Otra iniciativa que se está llevando a cabo es recoger sistemáticamente el agua de lluvia para su utilización para el uso doméstico. Esto ayudaría a mitigar, al menos en parte, los problemas de inundación y la erosión junto con el problema de la escasez de agua. Recuerdo haber pasado el primer año de noviciado en una casa construida de tal manera que cada gota de agua de lluvia era recogida y aprovechada. Toda el agua de lluvia se almacenaba en tres grandes tanques, y luego iba por un sistema de tuberías rudimentarias a un depósito de agua desde el que se distribuía a los distintos servicios de la casa. Durante la temporada seca, no había escasez de agua.

La problemática del agua en África se tiene que abordar de diversas maneras en función del lugar. Sin embargo, hay una constante: el acceso al agua potable es una tarea extremadamente complicada. Por un lado, el norte del continente se enfrenta a los retos de la desertificación y la desecación de los cauces de los ríos. Esto crea conflictos entre las personas y hace que las actividades agrícolas y ganaderas sean difíciles de implementar. Por otro lado, el centro y sur de África son, en general, dos áreas bien drenadas y regadas, pero hay muchos problemas en el suministro de agua potable a la población. Es un problema de instalaciones, equipos e infraestructuras para abastecer y distribuir el agua potable o agua para otros servicios. Además, los ríos están contaminados; las aguas residuales no se evacua correctamente, y el agua de lluvia está provocando la erosión y las inundaciones en numerosas áreas.

Invertir esfuerzos en iniciativas locales que respondan a la necesidad de agua en muchas comunidades puede contribuir a resolver el problema paradójico de agua en Kinshasa, República Democrática del Congo, y los jesuitas de África central están considerando seriamente esta opción.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email
Facebook