moved here

Laudato si’: Remodelación de la conversación internacional sobre el cambio climático

30 Junio 2015
Tierras altas en Mindanao, Filipinas. Foto de: P Walpole

Tierras altas en Mindanao, Filipinas. Foto de: P Walpole

Entre 2030 y 2050, se espera que el cambio climático cause aproximadamente 250.000 muertes adicionales al año de acuerdo con un informe de 2014 de la Organización Mundial de la Salud. Los costos por daños de salud, con exclusión de los sectores relacionados con la salud, como la agricultura y el agua y el saneamiento, se estiman entre 2 a 4 millones de dólares por año en 2030. También se espera un aumento de la frecuencia y magnitud de los fenómenos meteorológicos extremos, como las sequías, las inundaciones y las tormentas. Los cambios graduales como el aumento del nivel del mar y los cambios de zonas climáticas debido al aumento de las temperaturas y los cambios en los patrones de precipitación también se están produciendo y se sienten cada vez más.

Aunque hay incertidumbre en las proyecciones con respecto a los patrones regionales exactos y el impacto del cambio climático, sus consecuencias van a cambiar el destino de las próximas generaciones y tendrán un impacto sobre todo en los pobres y marginados si no se toman las medidas adecuadas.

¿Es este el tipo de mundo que queremos dejar a los que vengan después de nosotros? El papa Francisco cree que nosotros, los seres humanos, capaces de lo peor, también somos capaces de elevarse por encima de nosotros mismos, sabiendo elegir lo que es bueno, comenzando de nuevo, y cuidando de nuestra casa común – la Tierra.

La publicación de la encíclica papal, Laudato si’: El cuidado de la casa común el pasado 18 de junio ofrece una guía moral en materia de medio ambiente y está remodelando el debate internacional sobre el cambio climático.

El presidente Estados Unidos, Barack Obama,  ha acogido esta encíclica y también ha admirado profundamente la decisión del papa Francisco de hacer una labor de promoción – con claridad, con fuerza, y con la autoridad moral llena de su posición – para la acción sobre el cambio climático global.

El secretario General de la ONU, Ban Ki-moon  toma nota de las conclusiones de la encíclica de que hay un muy sólido consenso científico que muestra el calentamiento significativo del sistema climático y que el calentamiento global de la mayor parte de las últimas décadas es principalmente el resultado de la actividad humana. Él reafirma que la humanidad tiene una obligación importante de cuidar y proteger nuestra casa común, el planeta Tierra, para mostrar su solidaridad con la más pobres y más vulnerables de la sociedad que están sufriendo la mayor parte de los impactos climáticos.

El presidente del Grupo Progreso de África, Kofi Annan, que también fue el séptimo Secretario General de la ONU, aplaude al papa Francisco por su fuerte liderazgo moral y ético y también enfatiza en la necesidad de este tipo de liderazgo inspirador.

El presidente del Banco Mundial Jim Yong Kim  también elogia la encíclica y “aplaudo el énfasis puesto por el papa en nuestra obligación moral de actuar.” Cree que la publicación de Laudato si’ “hoy debería servir de claro recordatorio para todos nosotros acerca del vínculo intrínseco entre el cambio climático y la pobreza.”

El metropolita de Pérgamo, John Zizioulas, que representa al patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomeo I, expresa su profunda gratitud al papa Francisco para levantar la voz para llamar la atención del mundo en la necesidad urgente de proteger la creación de Dios desde el daño que los seres humanos infligimos en él con nuestro comportamiento hacia la naturaleza. Él dice que la emisión de Laudato Si’ es también un motivo de gran alegría y satisfacción para los ortodoxos. (La Iglesia Ortodoxa es la Iglesia original cristiana, la Iglesia fundada por el Señor Jesucristo y se describe en las páginas del Nuevo Testamento. Ortodoxia ha mantenido la tradición del Nuevo Testamento, y cree que el Espíritu Santo procede del Padre.)

El presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, el cardenal Peter Turkson cree que Laudato si’ puede y debe tener un impacto significativo en las decisiones urgentes a realizar en este ámbito. Las dimensiones magistrales, pastorales y espirituales del documento no se deben poner en segundo lugar. Su valor, amplitud y profundidad no pueden reducirse a la mera alcance de la determinación de políticas ambientales.

Secretaria Ejecutiva Christiana Figueres de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático,  declaró asimismo que la encíclica subraya el imperativo moral de una acción urgente sobre el cambio climático para levantar las poblaciones más vulnerables del planeta, proteger el desarrollo y estimular el crecimiento responsable. Este llamamiento debe guiar al mundo hacia un fuerte acuerdo, universal y duradero en París a finales de este año. Junto con el imperativo económico, el imperativo moral no deja ninguna duda de que debemos actuar ahora.

El papa Francisco nos recuerda que nuestra casa común es como una hermana con quienes compartimos nuestra vida y una madre que abre nos abre sus brazos. Se refiere a una amplia gama de temas, incluyendo la relación íntima entre los pobres y la fragilidad del planeta, la convicción de que todo en el mundo está conectado íntimamente, las formas de poder que surgen de la tecnología, el sentido humano de la ecología, la necesidad para los debates sinceros y honestos, y la grave responsabilidad de las políticas internacionales y locales. También pone de relieve la cultura de usar y tirar y la propuesta de un nuevo estilo de vida, y la invitación a buscar otras formas de entender la economía y el progreso.

Entendiendo capítulos selectos de Laudato si’

Científicos, ingenieros, economistas, empresarios, miembros del sector de nuevas tecnologías, trabajadores de desarrollo de la comunidad, maestros, profesionales de la salud, trabajadores del gobierno, medios de comunicación, el mundo académico, otros profesionales, y muchos otros en el sector de los servicios están llamados a leer Laudato Si’, que proporciona una guía moral en materia ambiental y más profundamente en nuestro paisaje ecológico. Varios capítulos de la encíclica, concretamente el 3, 4 y 5, se ocupan de estos. A continuación compartimos pasajes seleccionados de estos capítulos.

La raíz humana de la crisis ecológica – Capítulo tercero

La humanidad sigue cosechando los incentivos imperativos de pocos siglos de avance tecnológico y no podemos negar los avances en el campo de la medicina, la ingeniería, las comunicaciones, el transporte y la tecnología y que contribuyen a la mejora de la calidad de nuestras vidas.

En el capítulo tercero, el papa Francisco intenta determinar que las causas profundas de la crisis ecológica incluyen la tecnología, la globalización y el antropocentrismo moderno. Él cree que la tecnología da a aquellos que poseen conocimientos sobre dichas tecnologías y tienen los recursos económicos para utilizarlos un impresionante dominio sobre toda la humanidad y el mundo entero. Como también señala Hans Joachim Schellnhuber, director del Instituto de Investigación Climática de Potsdam los avances tecnológicos relacionados han llevado a disparidades sin precedentes y derrochador exceso del uso de los recursos.

La presidenta de los Servicios Católicos de Ayuda, la Dra. Carolyn Woo, en representación de la situación económica, financiera, comercial y de negocios sectores, también está de acuerdo con esta afirmación acerca de la tecnología y hace hincapié en que el negocio debe centrarse en los elementos creativos de la tecnología, pero siempre deben subordinarse a la humildad y el servicio. Señala que el mensaje de la encíclica con el mundo empresarial es uno profundamente esperanzador, ya que ve el potencial del negocio como una fuerza para el bien cuyas acciones pueden servir para mitigar y detener el acumulado, composición, efectos catastróficos irreversibles del cambio climático impulsado por acciones humanas.

Mientras tanto, es precisamente la mentalidad de dominación tecnocrática la que conduce a la destrucción de la naturaleza y la explotación de las personas y de las poblaciones más vulnerables. La modernidad ha estado marcada por un antropocentrismo excesivo ya que los seres humanos adquieren una posición egoísta, centrada exclusivamente en ellos mismos y en su propio poder. De este modo, el Sumo Pontífice pide examinar más detenidamente la mano de obra y las nuevas tecnologías biológicas, junto con un debate amplio, responsable, científico y social.

Una ecología integral – Capítulo cuarto

¿Es posible separar el análisis de los problemas ambientales a partir del análisis de los recursos humanos, la familia, relacionado con el trabajo, y los contextos urbanos, o de cómo las personas se relacionan con ellos mismos? En el capítulo cuarto, el papa Francisco destaca que la naturaleza no puede ser considerado como algo separado de nosotros mismos, o simplemente un mero escenario en el que vivimos.

Cardenal Turkson cree que el papa Francisco pone el concepto de ecología integral en el centro de la encíclica como paradigma de articular las relaciones fundamentales de la persona con Dios, con él/ella misma, con los demás seres humanos, con la creación.

Papa Francisco cree que no estamos ante dos crisis distintas, sino más bien una crisis compleja que es a la vez social y ambiental. Por otra parte, señala que todo está relacionado; por lo tanto, la salud de las instituciones de una sociedad afecta el medio ambiente y la calidad de vida. También cree que la mejor manera de preparar un mundo sustentable para las generaciones futuras es tomar decisiones en la solidaridad sobre la base de una opción preferencial por los más pobres.

Algunas líneas orientativas y de acción – Capítulo quinto

Después de explorar diferentes escenarios ecológicos y la identificación de las causas humanas de la degradación ambiental, el papa Francisco destaca en el capítulo quinto la necesidad de un cambio de dirección y otros cursos de acción y se esbozan las principales vías de diálogo que nos pueden ayudar a salir de la espiral de autodestrucción que en la actualidad nos envuelve.

Papa Francisco aboga por un diálogo sobre el medio ambiente en la comunidad internacional, un diálogo de nuevas políticas nacionales y locales, política y economía para la realización humana, y las religiones en diálogo con la ciencia.

Según el Dr. Schellnhuber, Laudato si’ no proporciona orientación técnica (por ejemplo, cómo asignar derechos de usuario para la atmósfera). Sin embargo, lo que hace el papa Francisco es poner de relieve la dimensión ética del problema climático y proporciona principios fundamentales que deben aplicarse para las soluciones: la opción preferencial por los pobres, justicia inter e intra-generacionales, responsabilidades comunes pero diferenciadas, la orientación al bien común. Laudato si’ aboga por una estructura de gobernanza global para todo el espectro de los bienes comunes planetarios.

Por otra parte, a pesar de que comente satisfecho los esfuerzos de muchas organizaciones de la sociedad civil y los movimientos ecológicos en todo el mundo que han hecho avances significativos, el papa Francis todavía afirma que las últimas cumbres mundiales sobre el medio ambiente no han cumplido con las expectativas debido a la falta de voluntad política. Los líderes han sido incapaces de alcanzar acuerdos globales significativos y eficaces sobre el medio ambiente. Por ello, insiste en el desarrollo de los procesos de toma de decisiones honestas y transparentes para discernir qué políticas e iniciativas de negocios puede dar lugar a un auténtico desarrollo integral.

El papa Francisco también recuerda a los que ocupan cargos políticos para evitar la mentalidad de la eficiencia y la inmediatez, solicitándoles dar fe de su dignidad dada por Dios y dejar atrás un testimonio de la responsabilidad desinteresado.

Un regalo para un mundo cambiante

Se espera que las conversaciones internacionales sobre el cambio climático serán remodeladas por esta encíclica en tanto que el papa Francisco ciertamente ha dado al mundo un gran regalo que nos recuerda que debemos nutrir la interconexión ecológica, social, ambiental y espiritual.

Reconociendo los retos difíciles que prevalecen en el mundo moderno y también las capacidades dinámicas creativas de las personas en el siglo XXI, Laudato si’ es un llamamiento potente a una conversión ecológica, envolviendo todas las diversidades en las personas y las creencias, hacia un respeto y el cuidado de nuestra casa común.

Ecojesuit comparte los textos completos de cada capítulo en su página Mapa Orientación, mientras que las versiones en inglés, español y francés del texto completo de la encíclica se puede acceder aquí.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , ,

2 Responses to Laudato si’: Remodelación de la conversación internacional sobre el cambio climático

  1. Pete Sharkey en 31 Julio 2015 en 4:36 am

    790 Clinton Springs`
    Cincinnati, OH 45229

    Many thanks for your support of the Encyclical. The inclusion of signs of support from so many world authorities was impressive! I have forwarded this to some of my more cynical doubting friends. I await their responses. Your references to such authority gave my efforts some status. Fr. Pete Sharkey,sj

    • pedro walpole en 2 Agosto 2015 en 4:08 pm

      glad to know it can be informative, the world makes us cynical and distrusting, it takes time to build community. We need to be able to include others much more widely so as to get a new perspective on consumption and a lifestyle more respective of ourselves, none of this means losing jobs but caring more, Pedro

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email
Facebook