moved here

Objetividad y urgencia, los dos motores del Diálogo de Estocolmo

30 Noviembre 2015
Una de las islas cerca de Estocolmo en un día claro, recordando la vida y la tierra al intentar mantener el intercambio abierto y creativo.

Una de las islas cerca de Estocolmo en un día claro, recordando la vida y la tierra al intentar mantener el intercambio abierto y creativo.

Catherine Devitt

Una respuesta

El Diálogo de Estocolmo es una respuesta a la invitación de Francisco a través de Laudato si’ – un nuevo diálogo, una transformación social hacia una agenda global para la inclusión social y cuidado de la Tierra. Al explorar el papel de los valores en la ciencia de la sostenibilidad nos proporciona una oportunidad para evaluar cómo la transformación significativa y sostenible social y ecológica puede ser llevarse a cabo. Miembros de la Red Global de Incidencia Ignaciana de Ecología (GIAN-Ecology)  iniciaron su segundo día del Diálogo de Estocolmo para explorar con los miembros del Stockholm Environment Institute (SEI) la relación entre la objetividad científica y la urgencia social inherentes a la ciencia de la sostenibilidad – una ciencia que pone el énfasis en la acción y la transformación social capaz de abarcar tanto la inclusión social como la integridad medioambiental.

El logro de un cambio de mentalidad hacia la transformación social

Facilitada por José Ignacio García, SJ, el segundo día del diálogo se inició con una llamada a cambiar el modo de pensar. Para poder realizar esta transformación, Robert Watt, del SEI, insistió en la importancia de comunicar bien las conclusiones científicas, pero también los valores que se transmiten en el proceso de comunicación. Uno de los retos es que si bien la ciencia y la comunicación de la ciencia se han centrado en el logos (la razón lógica o racionalidad), a menudo van en detrimento del ethos (y por tanto de la credibilidad) y del pathos (donde se insertan los valores y las creencias). Sin embargo, en la era de la saturación de información, debe considerarse la comunicación en la ciencia de la sostenibilidad y reflexionar sobre el volumen de información que se comparte, el acceso y la propiedad de la información y la transparencia en los procesos de toma de decisiones y la comunicación.

Carmen Valor, de la Facultad de Empresa y la Escuela de negocios de ICADE (Universidad Pontificia de Comillas) en España nos informó que si queremos avanzar, necesitamos un tipo diferente de enfoque que no sólo tienen por objeto simplemente promover cambios en el sistema, sino que implica cambios en el sistema mismo. Se necesitan estrategias para este propósito con el fin de agrupar enfoques interdisciplinarios en la investigación y la acción que abarcan e incluyen en una relación simbiótica, el nivel del agente individual, campos organizacionales, y los diversos contextos ideológicos, paradigmas y los discursos que dan forma a la vida cotidiana. Fiona Lambe, del SEI, proporcionó una evidencia de un enfoque diferente en la realización de la ciencia. Tomando como ejemplo la promoción de cocinas entre las comunidades de los países en desarrollo, mostró que el proceso de la ciencia sostenible trata esencialmente de experimentar, escuchar, y el empoderamiento de las comunidades y actores locales en el proceso de investigación.

El papel de Laudato si’ en la transformación social

Michael Czerny, SJ invitó a reflexionar sobre el papel de la religión y, en particular, la encíclica en la transformación social. Nos recordó que aunque el documento papal no sea un texto legislativo sí posee implicaciones políticas y, por lo tanto, es muy relevante en el contexto más amplio de los recientemente establecidos Objetivos de Desarrollo Sostenible y la COP21. Desde la Cumbre Interreligiosa de Nueva York en septiembre del 2014, numerosas confesiones religiosas han formulado declaraciones oficiales que explicitan la necesidad de incorporar un compromiso para abordar los impactos del cambio climático. Estas declaraciones de grupos religiosos se han presentado oficialmente a la COP21, con la capacidad de influir en las decisiones políticas, ofreciendo un puente entre las Escrituras – la movilización de las mentes y los corazones – y el medio ambiente y las políticas climáticas. Laudato si’ ofrece una orientación. La encíclica nos enseña que “cuando es la cultura la que se corrompe y ya no se reconoce alguna verdad objetiva o unos principios universalmente válidos, las leyes sólo se entenderán como imposiciones arbitrarias y como obstáculos a evitar” (LS 123). La encíclica nos recuerda que “una sana política debería ser capaz de asumir este desafío” (LS 197). Más adelante se nos recuerda que no hay separación entre ciencia y valores: “Cuando alguien reconoce la llamada de Dios a intervenir junto con los demás en estas dinámicas sociales, debe recordar que eso es parte de su espiritualidad, que es ejercicio de la caridad y que de ese modo madura y se santifica” (LS 232).

Jesuitas buscan comprometerse con las tres llamadas: sobre la ciencia de la sostenibilidad y valores, en un mundo en riesgo y en la vida interior y simplicidad – con Scholastic Henry Longbottom desde el Reino Unido, Michael Czerny de Roma, Pedro Walpole de Filipinas y Jaime Tatay de España.

Jesuitas buscan comprometerse con las tres llamadas: sobre la ciencia de la sostenibilidad y valores, en un mundo en riesgo y en la vida interior y simplicidad – con Scholastic Henry Longbottom desde el Reino Unido, Michael Czerny de Roma, Pedro Walpole de Filipinas y Jaime Tatay de España.

Hacer espacio para el diálogo

En el final de la mañana, la sesión se dividió en cuatro sesiones de diálogo específicos. El espacio de diálogo Inculcar Esperanza reconoció que hay una tendencia para que lleguemos a ser desilusionados cuando se trata de lograr un cambio efectivo real – espacios para la reflexión y la confianza son importantes para infundir esperanza, como una aceptación del fracaso, un atributo clave de Laudato si’.

Las historias son un ingrediente crucial para la construcción de comunidades, y esto es importante para influir en el discurso. La sesión de Storytelling señaló que centrarse en las historias personales puede proporcionar una forma útil de potenciar y activar los ciudadanos, proporcionando un espacio importante para la explicación y el descubrimiento, así como una plataforma para la comunicación de la ciencia. Sin embargo, la narración de cuentos en la ciencia también puede ser coactiva; esta propensión debe ser cuidadosamente sorteada, y el uso y la presentación de historias individuales en ciencia de la sostenibilidad tiene que ser ilustrativo de la historia humana.

La sesión de Aprendizaje Conjunta puso de relieve que llenar la brecha entre la exploración científica y el cambio social dentro de las comunidades sigue siendo un desafío. Una unión entre la ciencia y los valores proporciona un enfoque para abordar esta brecha, pero esto requiere una flexibilidad que permite a la ciencia convertirse en parte de la solución y no del problema, que permite a la investigación acumular experiencia y no principalmente recabar información.

La mesa de diálogo sobre El Cambio que Estamos Buscando reconoció que al tiempo que es necesario un cambio de mentalidad para la ciencia de la sostenibilidad, este cambio debería esencialmente centrarse en la creación de relaciones entre las personas. Un objetivo prioritario en la ciencia de la sostenibilidad debería ser visualizar un futuro deseable que establezca metas científicas específicas. Este proceso ha sido transferido mediante la participación de un diálogo activo.

Arar las tierras

Director Ejecutivo de SEI Johan Kuylenstierna explica el espectacular crecimiento de las megaciudades desde 1950 hasta el 2015 y donde humanos deben ser abordado, y él pregunta: "¿empezamos a colaborar o simplemente agarrar?"

Director Ejecutivo de SEI Johan Kuylenstierna explica el espectacular crecimiento de las megaciudades desde 1950 hasta el 2015 y donde humanos deben ser abordado, y él pregunta: “¿empezamos a colaborar o simplemente agarrar?”

Pedro Walpole compartió el mensaje final para esta segunda jornada del Diálogo de Estocolmo, reflexionando sobre la discusión y las interacciones que se habían hecho el Diálogo una reunión exitosa. El encuentro permitió “arar la tierra,” esto es, preparar el camino y abrir un amplio debate, en el que se sembraron ideas en el proceso y se descubrieron otras que florecerán. El diálogo planteó una serie de valores y tomamos conciencia de la omnipresencia de estos valores y de cómo pueden sernos útiles para mantenernos más centrados, permitiéndonos crecer en nuestros trabajos, al tiempo que seguimos en contacto. El diálogo nos recordó lo importante que es de prever, y puso en marcha los mecanismos para el tipo de futuro que deseamos. Pedro también nos recordó que esto requiere no sólo un compromiso personal, sino también un compromiso institutional para hacer una diferencia. Dentro de este proceso, debe haber margen para la empatía con el sufrimiento, la duda y el miedo – y buscar y compartir la solidaridad con la mayor parte del mundo que experimenta esta condición. Se nos invita a reflexionar sobre Laudato si’, un documento en el que brilla en la oscura realidad de nuestro mundo y que ofrece mucha esperanza en la solidaridad y el diálogo que se presenta.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés, Francés

Etiquetas: , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email
Facebook