Preocupaciones de la seguridad alimentaria en la actualidad

Preocupaciones de la seguridad alimentaria en la actualidad

“En general, y sin considerar los efectos del COVID-19, las tendencias proyectadas en desnutrición cambiarían drásticamente la distribución geográfica del hambre en el mundo. Si bien Asia todavía albergaría a casi 330 millones de personas con hambre en 2030, su porción de gente en el mundo pasando hambre se reduciría sustancialmente. África superaría a Asia para convertirse en la región con el mayor número de personas desnutridas (433 millones), lo que representa el 51,5 por ciento del total”. (FAO, El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2020)

Pedro Walpole SJ

Actualmente se llevan a cabo diálogos globales acerca de tres preocupaciones mundiales entrelazadas, en cuyo centro está la creciente inseguridad alimentaria en muchas partes del mundo.

Primero, hay nuevas cifras de contagio y muertes por Covid-19 a medida que las vacunas comienzan a aplicarse en muchos países. Con esto, el Covid-19 continúa revelando muchas debilidades, brechas y abusos de los sistemas globales a locales, y uno de los principales es la creciente inseguridad alimentaria.

En segundo lugar, las discusiones regionales alrededor del cambio climático y los preparativos para la COP26 en noviembre están comenzando a avanzar con urgencia, dados los patrones climáticos reales y una esperanza renovada debida al compromiso de Estados Unidos de volver a entrar al Acuerdo de París. Hay mucha determinación y resistencia en la maquinaria de las negociaciones climáticas que exigen presión social para obtener la responsabilidad política necesaria para dar los próximos pasos en firme para abordar la creciente vulnerabilidad humana y la inseguridad alimentaria.

En tercer lugar están los informes recurrentes sobre la agroecología en sus diferentes formas y contribuciones, así como el limitado reconocimiento en muchas sociedades urbanas acerca de que las soluciones tecnológicas no van a resolver la inseguridad alimentaria o el cambio climático.

Inseguridad alimentaria en crecimiento

El número de personas económicamente vulnerables ha aumentado porque el trabajo es escaso y los hogares pueden ser inseguros en eventos climáticos extremos, mientras que millones ya carecen de agua y alimentos.

Se estima que 135 millones de personas padecían inseguridad alimentaria aguda antes del Covid-19, ahora la proyección es de 272 millones. Algunos argumentan que los recursos no deberían estar dirigidos a los hospitales sino a los campesinos y a la agricultura local, para que la crisis no se agrave con millones de personas que abandonan su tierra en busca de comida y trabajo.

Las respuestas a la seguridad alimentaria deben incluir desde un comienzo a quienes la padecen, el problema debe ser compartido como una responsabilidad de toda la sociedad. La seguridad alimentaria es una red de preocupaciones, problemas y conflictos de interés aparentemente insolubles con respecto al bien común/público.

A nivel local, la seguridad alimentaria tiene que ver con que las familias tengan suficiente comida todos los días, para que nadie en la familia pase hambre. Se trata de un problema de diversidad y distribución de alimentos, y de prioridad en el uso de la tierra. Estos son algunos de los eslabones que provienen del contexto local y que se necesitan para componer el panorama y construir un sistema alimentario resiliente.

Hay muchas realidades locales que debemos articular, como los agricultores de maíz que cultivan alimentos para animales a base de productos químicos en las tierras altas de Filipinas. En India existe otro nivel de dificultad pues las políticas nacionales favorecen intereses corporativos por encima de los pequeños agricultores que tradicionalmente viven en la tierra. El logro de Vandana Shiva al hacer un banco de semillas aborda muchas de estas preocupaciones desde una perspectiva agroecológica. Necesitamos estudiarlos y comprender las realidades.

El panorama regional es aún más complejo, incluso antes de llegar a lo global. En el informe sobre El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo de 2020, las cifras de hambre e inseguridad alimentaria grave mostraron un aumento constante en la región del Sudeste Asiático. Filipinas tiene el número más alto registrado de personas con inseguridad alimentaria, con al menos 18,8 millones de filipinos que pasaron hambre o sufrieron inseguridad alimentaria grave de 2017 a 2019, un aumento en comparación con los 12,4 millones registrados de 2014 a 2016. Indonesia, el país más poblado de la región con 270 millones, le sigue a Filipinas con 18,7 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria, seguida de Camboya con 7,2 millones, Malasia con 4,7 millones, Vietnam con 6 millones y Singapur con 300.000.

La seguridad alimentaria en las conversaciones sobre el clima

Los objetivos de desarrollo se están reestructurando para abordar un mundo con Covid, pero la COP26 es la principal negociación mundial de este año. Claramente la seguridad alimentaria es una parte integral de estas discusiones, así como los medios de subsistencia rural que pueden ser respaldados por nuevas iniciativas.

Algunas formas de pagar por servicios ecológicos mientras se resguarda la vida de las comunidades locales son: la integración de soluciones basadas en la naturaleza para el cambio climático en el Reglamento del Acuerdo de París, destacando el papel de los pueblos indígenas en relación con la gestión de bosques, océanos y ecosistemas.

Una revisión de los nueve límites planetarios y hechos relacionados resalta tres puntos en este póster actualizado de Límites en el paisaje (2021) desarrollado previamente en 2017: a) la tasa de aumento de los gases de efecto invernadero (GEI) que incluye la conversión del uso de la tierra en las áreas boscosas de la Amazonía, el Congo y Kalimantan, b) la biomasa del ganado para consumo humano, y c) la gran pobreza humana y la inseguridad alimentaria.

La agroecología y la participación de la sociedad civil en la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios de la ONU

Es fundamental explicar la agroecología y sus importantes contribuciones para garantizar un mundo menos vulnerable para todos y para reducir las emisiones de carbono. El CIDSE desarrolló un buen esquema sobre Los Principios de la Agroecología, parte de una publicación que intenta aclarar qué significa la agroecología, cómo se ve y demostrar que, cuando se toma en su conjunto, la agroecología y sus diversos principios pueden tener enormes efectos positivos en términos de derechos humanos y del derecho a la alimentación.

Mientras tanto, una discusión que está en curso es la preparación para la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios de la ONU 2021 por la Mecanismo de la Sociedad Civil y Pueblos Indígenas (MSC) para las relaciones con el Comité de Seguridad Alimentaria de la Naciones Unidas.

En una carta al Presidente del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) de la ONU, Thanawat Tiensin, el MSC estableció las condiciones generales según las cuales continuarán con la Cumbre de Sistemas Alimentarios, ya que “el MSC no puede subirse a un tren que va en la dirección equivocada.”

Hay críticas “sobre la influencia corporativa indebida en la preparación de la Cumbre; la falta de una base sólida de derechos humanos; la falta de énfasis el verdadero alcance de la transformación a la cual los sistemas alimentarios corporativos deben someterse para realinearse con los mayores y principales imperativos de las personas, los pueblos y el planeta; la amenaza de que las instituciones públicas democráticas y el multilateralismo inclusivo sean socavados por el multisectorialismo.”

El MSC considera esencial que se procure un progreso decisivo hacia el distanciamiento de la apropiación empresarial y hacia el cimiento en los derechos humanos individuales y colectivos, las experiencias y conocimientos de las personas y Pueblos Indígenas más afectados, en la transformación de los sistemas alimentarios corporativos, y en la defensa de las instituciones públicas democráticas y el multilateralismo inclusivo.

Esta historia también está disponible en inglés.

Leave a Reply

Your email address will not be published.