Recursos, conflictos, y desafíos en las comunidades étnicas de Myanmar

Recursos, conflictos, y desafíos en las comunidades étnicas de Myanmar

Los bosques, las tierras productivas y los recursos, pero las comunidades necesitan oportunidades para procesar interrelaciones debido a presiones tales como el conflicto de las presas y la reubicación de personas en el Estado Shan, al noreste de Myanmar. Foto des: P Walpole
Los bosques, las tierras productivas y los recursos, pero las comunidades necesitan oportunidades para procesar interrelaciones debido a presiones tales como el conflicto de las presas y la reubicación de personas en el Estado Shan, al noreste de Myanmar. Foto des: P Walpole

Than Naing Lin and Zaw Goan

Myanmar es un país multiétnico con ocho grandes comunidades: la Bamar (o Burman), Chin, Kachin, Kayah o Karenni, Karen o Kayin, Mon, Rakhine o de Arakan, y Shan. Hay muchas preocupaciones de estas comunidades enfretadas, pero recalcamos sus luchas para asegurar su identidad y cultura en una sociedad dominada por el Bamar, la extracción y explotación de recursos naturales en sus áreas, y el impacto del abuso de drogas, la trata de personas, y los desplazados internos, resultantes del conflicto entre el gobierno y los grupos étnicos.

El censo de 1983 reconoce oficialmente la existencia de 135 grupos étnicos diferentes, pero todavía hay algunos otros grupos étnicos menores no incluidos en la lista oficial. La diversidad de la nación es visible en la cultura particular y la lengua de cada comunidad étnica. El país comparte sus fronteras con China, India, Tailandia, Laos y Bangladesh, algunas de las comunidades de Myanmar se encuentran también en los países vecinos.

Las luchas alrededor de la identidad y la cultura

En las últimas décadas, los grupos étnicos están luchando para asegurar su identidad y cultura. El 2014 Censo de Población y Vivienda de Myanmar se completó recientemente, con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas y los resultados provisionales publicado el pasado 30 de agosto de 2014, el primer conteo a nivel nacional desde 1983. El censo de 2014 mostró que la población estimada de Myanmar es 51,4 millones, de los cuales el Bamar constituyen el 60 por ciento y el resto de los grupos étnicos representan el 40 por ciento. Desde un punto de vista estadístico, el Bamar son el grupo dominante en Myanmar.

Sin embargo, los Rohingya del estado de Rakhine y Kachin partes del Estado no fueron contabilizados debido a conflictos, por lo que la población puede ser incluso mayor. En un artículo el pasado 22 de agosto 2014 en el Myanmar Times, se informó de que el 47-miembro del equipo del Censo Misión de Observación advirtió  que la omisión de los Rohingya de la cuenta podría dejar huecos significativos en los datos sobre el grupo marginado y que la exclusión de la población Rohingya/Bengalí de la enumeración plantea serios problemas metodológicos. El equipo informó que “la subestimación resultante no sólo tendrá un impacto negativo en los resultados del censo a nivel estatal y de la región, sino también a nivel nacional, si la población que falta no se incluye, en base al cómputo correcto.”

El Bamar, Mon, Shan y Rakhine viven principalmente en las tierras bajas y los valles, mientras que el Chin y Kachin viven en las zonas de colinas y dependen principalmente de la agricultura migratoria. Antes de la época colonial británica, ya había tensiones y guerras entre las comunidades de las llanuras y las zonas montañosas. Pero a pesar de las guerras por el territorio, hubo intercambios culturales y comerciales entre las comunidades a lo largo de los siglos. (Fuente: Ethnic Groups in Burma: Development, Democracy and Human Rights por M Smith, A Allsebrook, y A Sharman, 1994)

Una de las causas del conflicto es el esfuerzo por imponer una raza única, cultura, religión e idioma en todo el país. Dr Lian H Sakhong del Centro de Estudios Étnicos Birmania ha comentado esta política de “Burmanisation” en el documento de análisis no 1 de enero 2012 titulado “La dinámica sesenta años de conflicto armado étnico en Birmania.” Dr Sakhong compartió que “la crisis constitucional y las implicaciones del proceso de construcción de la nación con la noción de una religión, una lengua y una identidad étnica son las causas fundamentales de los conflictos internos y la guerra civil en Birmania.”

La política de Burmanisation aparece en varias formas. En 1960, U Nu, primer ministro hasta 1962, declaró el budismo como la religión del Estado. A pesar de que tuvo poco impacto a la mayoría cristiana en el Chin, Kachin, y Karen Unidos, el gobierno continúa haciendo cumplir su política a través de diferentes medios. (Fuente: Burma: Prospects for a Democratic Future por R Rotberg [editor], 1998)

El artículo 354 de la Constitución de la República de la Unión de Myanmar 2008 garantiza la libertad de religión, pero en realidad, esta libertad es desafiado todo en las zonas étnicas. La discriminación contra las minorías religiosas se ve en normas tales como la necesidad de un permiso especial a través de un complejo procedimiento requerido para mantener celebraciones en la iglesia y la construcción de templos. Hay denuncias de violencia contra los cristianos en el estado de Chin. Más recientemente, los musulmanes de Rakhine se enfrentan a restricciones estatales de las autoridades en la realización de sus prácticas religiosas diarias. (Fuente: Burma or Myanmar? The Struggle for National Identity por L Dittmer [editor], 2010)

En 1962, el general Ne Win impuso birmano como lengua nacional. Birmano, que se deriva de Pali, se utiliza como lengua oficial en Myanmar, aunque la literatura Mon, Shan, y Rakhine se desarrolló al mismo tiempo que la literatura Bamar. En la actualidad, las comunidades étnicas siguen luchando por el espacio en los medios de comunicación. Tienen libros, revistas y periódicos, canciones y películas producidas en su propio idioma y hablan su propio dialecto. Muchos de sus mayores no hablan birmano.

Hasta 1982, las lenguas étnicas se enseñaban en las escuelas del gobierno. Sin embargo, por alguna razón desconocida, se eliminaron los estudios de idiomas no Bamar del currículum de la escuela estatal. Pero los líderes étnicos por su cuenta encontrar formas de desarrollar su literatura. El pasado marzo de 2013, el Myanmar Times informaron que el gobierno y los líderes étnicos están tratando de poner idiomas étnicos en el currículo escolar, una vez más.

2014_09_30_Editorial_Photo2La guerra civil más larga

Myanmar ha experimentado la guerra civil más larga de la historia. Su razón principal es la sensación entre las comunidades étnicas que no se dan los mismos derechos y la autonomía necesarias para preservar su cultura. Desde el momento de la independencia en 1948, la cultura y la literatura birmana fueron constantemente promovidos y priorizados por el gobierno. (Fuente: The State and Ethnic Politics in Southeast Asia por D Brown, 2004)

Algunos autores sostienen que su nacionalismo tenaz ignora los derechos étnicos, las tradiciones y la cultura y que ésto ha llevado a la mayor parte de los problemas en el país. Agregan que los líderes étnicos se han sentido marginados y discriminados por el gobierno central, y han tomado las armas contra el gobierno. La lucha armada entre el gobierno militar y las etnias no Bamar en las áreas no Bamar es causada, entre otros, por este sentimiento. El Instituto de Estudios de Paz y Conflicto (IPCS), en su documento informativo 221 de junio 2013 por CS Kuppuswam, titulado Desafiando el proceso de reconciliación: División y los conflictos étnicos de Myanmar, informó que la fuerza de los rebeldes armados de todos los grupos étnicos se estima en 45.000.

El gobierno colonial británico quiso dar la independencia por separado a la tierra de Bamar y las comunidades étnicas y argumentó que los Bamar y las crecientes etnias son muy diferentes y que el régimen británico que gobernaba con diferentes sistemas. Sin embargo, el general Aung San se esforzó por conseguir la independencia y el 12 de febrero de 1947 y la Asamblea Panglong del Chin, Kachin, Shan y los dirigentes llegaron a un acuerdo para conseguir la independencia juntos. El 19 de julio de 1947, Aung Sang fue asesinado. Después de la independencia, los gobiernos posteriores ignoraron el Acuerdo Panglong.

Extracción y desarollo de los recursos naturales y minerales

Myanmar está dotada de variados recursos naturales y minerales cuya extracción y desarrollo crea conflictos étnicos. En el Informe Especial 131 del IPCS agosto 2012 por Medha Chaturvedi titulado Divide étnico de Myanmar: La Lucha Paralela, se mencionó que las comunidades étnicas no Bamar viven en las zonas montañosas y ocupan el 60 por ciento de la tierra donde se encuentran la mayoría de los recursos naturales como la teca, otras maderas duras, y minerales como el petróleo, gas, oro y jade.

De acuerdo con la primera edición de la Economic Monitor Myanmar que el Banco Mundial publicó en noviembre 2013, el 70 por ciento de las exportaciones nacionales, o alrededor del 10 por ciento del Producto Interno Bruto de Myanmar en 2012-2013 provenían de gas, petróleo, carbón, jade, gemas, metales y madera. Se estima que solo la exportación de gas natural alcanza los 3.600 millones de dólares americanos.

Gobierno se compromete la mayor extracción de estos recursos, pero los estados étnicos están poco desarrollado en comparación con las regiones étnicas de los Bamar. Por ejemplo, la gente local que vive cerca de una hidro-presa no reciben electricidad y las personas cercanas a los proyectos del gobierno se ven obligados a abandonar sus pueblos y vender sus tierras para una compensación mínima, de acuerdo con el informe elaborado por Burma News International, puesto en marcha el pasado octubre de 2013. El informe, Economía de la Paz y los Conflictos, se puede ver y descargar en Myanmar Peace Monitor.

El gobierno usa el ejército para hacerse cargo de la tierra en estas áreas de recursos. Por ejemplo, el proyecto de inversión del gasoducto de Yadana que comenzó a principios de 1990 para el transporte de gas a través de un oleoducto que va desde desde el mar de Andamán hasta Tailandia es uno de los proyectos de desarrollo de gas natural más controvertidos del mundo. Se han informado graves denuncias de violaciones de derechos humanos cometidas por las fuerzas de seguridad y el Ejército Nacional se ha informado y elevado a las Naciones Unidas y la Organización Internacional del Trabajo. Hubo informes de que las comunidades fueron dispersadas por una masiva presencia del Ejército Nacional durante la construcción del gasoducto.

Igualmente en el estado de Kachin, en los gasoductos y oleoductos gemelos que cruzan Yunnan, China se encuentra a lo largo de la ruta donde hay intensos combates entre las fuerzas armadas de Myanmar y el Ejército para la Independencia Kachin (KIA) y donde los refugiados están atrapados en el medio. La zona también está llena de piedras preciosas y en los últimos años, la mayoría de los enfrentamientos armados se produjeron alrededor de las áreas donde se llevan a cabo la extracción de los recursos naturales y los mega proyectos hidroeléctricos. La tala masiva e insostenible de la madera, la falta de gestión han dado lugar a la degradación del medio ambiente.

Grupos y activistas ambientales protestaron por la construcción del proyecto masivo de la represa china con una potencia de 3.600 MW en Myitsone, que es la fuente del río Irrawaddy. Las preocupaciones se centraron en el daño irrevocable al río y el paisaje circundante, con beneficios que correspondan sólo a China y no a la población local. El Presidente Thein Sein suspendió el proyecto en septiembre de 2011, pero la suspensión depende de su mandato como presidente, hasta el año 2015.

Drogas

En 1996, Myanmar fue considerado el mayor productor de opio, que se estima en 250 toneladas métricas de goma de opio. En la actualidad, Myanmar es el segundo país productor de opio más grande del mundo y tiene el 25 por ciento de la producción mundial. (Fuente: The International Drugs Trade por G Arnold, 2005 – Tripsitter.com)

Los agricultores locales y el acceso a la tecnología agrícola, el estado de Shan, al noreste de Myanmar. Foto des: P Walpole
Los agricultores locales y el acceso a la tecnología agrícola, el estado de Shan, al noreste de Myanmar. Foto des: P Walpole

La mayoría de los medicamentos se comercializan en el mercado mundial, pasando por China y Laos a través del Triángulo de Oro, antes de continuar a Tailandia y otros países del sudeste asiático y de llegar al resto del mundo. El opio se produce principalmente en el Estado de Shan.

De acuerdo con la encuesta de 2013 de Opio del sudeste asiático de la ONU contra la Droga y el Delito, la plantación de opio y la producción aumentó en los últimos años. Tanto el gobierno como parte de los grupos armados étnicos están involucrados en la industria del opio. El ejército del gobierno afirma la no participación, pero los habitantes locales están diciendo lo contrario. La Campaña de Birmania en el Reino Unido informa que los acuerdos de alto el fuego del ejército de Myanmar con el Wa, Kokang, y algunos otros ejércitos étnicos permiten el cultivo y el comercio del opio sin interferencias y ayudar a los ejércitos a proveerse de armas. Esto también se atribuye al fuerte aumento de la producción de heroína y el contrabando de Birmania, el aumento global del consumo de heroína y la adicción, junto con la fabricación a gran escala de metanfetaminas.

La producción de opio es una actividad rentable, pero el impacto en la población local, especialmente en los jóvenes, es devastador. Medicamentos a precios asequibles son fáciles de conseguir y hay muchos usuarios de drogas entre los jóvenes en las zonas de minorías étnicas.

Algunos grupos étnicos armados han tomado una posición firme contra la producción y el consumo de drogas. En 1991, el líder de Kachin en ese momento, Brang Seng, anunció que no opio se cultiva en su área y tomó medidas enérgicas contra los agricultores que violen la prohibición (Fuente: Burma: Prospects for a Democratic Future por R Rotberg [editor], 1998). Estas acciones tuvieron algunos impactos positivos, pero no pudieron detener toda la producción de drogas.

En la publicación Descifrando Proceso de Paz de Myanmar: Una guía de referencia 2014 por las Noticias de Internacional de Birmania, explica que el gobierno no estaba dispuesto a abordar el problema de las drogas, ya que no quieren trastocar las Fuerzas de guardia de fronteras (BGF) y las Fuerzas de milicia popular que se sostienen a sí mismos en esta fuente de ingresos.

La producción de drogas no se detendrá a menos que exista la paz, la estabilidad y el desarrollo económico de los estados y regiones, y esto tiene que ser hecho por el gobierno, las fuerzas armadas y los grupos de la sociedad civil en conjunto.

Entorno productivo, de desarrollo, y de la electricidad, pero muchos de paz y justicia social, preocupaciones deben ser procesados, estado de Shan en el noreste de Myanmar. Foto des: P Walpole
Entorno productivo, de desarrollo, y de la electricidad, pero muchos de paz y justicia social, preocupaciones deben ser procesados, estado de Shan en el noreste de Myanmar. Foto des: P Walpole

La trata de personas

La trata de personas es un problema significativo en Myanmar, en particular en las zonas de minorías étnicas. Las víctimas se envían para el trabajo forzoso y de sexo comercial. A causa de las guerras civiles y la pobreza, muchas personas van al extranjero con la esperanza de conseguir un mejor empleo y muchos terminan siendo obligados a realizar trabajos forzados o la prostitución.

Es sabido que las mujeres son traficadas a China, Malasia y Tailandia también para el matrimonio forzado, para el comercio sexual y el trabajo forzado. En 2013, el Departamento de Bienestar Social recibió 214 víctimas repatriadas – 110 de Tailandia y 104 en China.

El informe de 2014 sobre trata de personas por el Departamento de Estado de Estados Unidos declaró que el gobierno de Myanmar informó la investigación de 100 casos de trata de personas, y la persecución y condena de 183 delincuentes en 2013, en comparación con 120 investigaciones y 215 enjuiciamientos y condenas en 2012.

Pero estos esfuerzos para prevenir la trata de personas no son suficientes. Myanmar no es sólo un país de origen, pero también es conocido como un punto de tránsito para las víctimas de trata desde Bangladesh a Malasia, China a Tailandia, y más allá. Myanmar se colocó en el nivel 3 por el Departamento de Estado de Estados Unidos en 2011, el rango más bajo que indica que el país no cumple plenamente con las normas mínimas y no son haciendo avances en la prevención y la represión de la trata de personas.

Desplazados internos

En los últimos años, Myanmar se ha encontrado con graves conflictos armados y la violencia entre comunidades. La mayoría de los grupos étnicos armados tenían una tregua con el gobierno. El KIA firmó un acuerdo de alto el fuego con el gobierno en 1994, pero se rompió el 9 de junio de 2011. Dos razones principales se señalan en la reanudación de los combates en el estado de Kachin. En primer lugar, el gobierno exigió que el KIA transformar su ejército a BGF. En segundo lugar, el Gobierno quiere controlar proyectos de energía hidroeléctrica y los recursos naturales en el estado. La lucha reciente obligó a más de 100.000 personas Kachin a trasladarse a campamentos de desplazados internos en el noreste de Myanmar.

En junio de 2012, la tensión éntrelas etnias musulmanas y budistas de Rakhine dio lugar a la violencia y el desplazamiento de 100.000 civiles, en su mayoría musulmanes. De acuerdo con estadísticas dadas a conocer en 2012, se estima que 400.000 personas fueron desplazadas internamente en el sureste de Myanmar debido al conflicto y cerca de 142.000 refugiados pertenecientes a minorías étnicas también están viviendo en los campamentos de refugiados de la frontera entre Tailandia y Birmania. Esto se presenta en el informe Acceso denegado: Derechos sobre la tierra y los conflictos étnicos por el Instituto Transnacional y Centro Birmano en los Países Bajos.

El tema del desplazamiento tiene dos causas principales – terrenos controlados para la extracción y conflictos de recursos. Estos están interrelacionados y deben abordarse conjuntamente. Algunos estudios se centran en el número de desplazados internos, pero más esfuerzo tiene que ser hecho para comprender las causas de los desplazamientos y las formas de lidiar con el problema. Los refugiados tienen que ser devueltos desde el extranjero y los desplazados internos tienen que ser ayudados a regresar a sus aldeas. Esta es una tarea enorme, pero la paz con justicia exige que esto se haga pronto.

Comunidades de acompañamiento hacia la paz con justicia

Este trabajo es un intento de analizar la situación actual de las comunidades étnicas de Myanmar. Ellos se están encontrando en los conflictos y se perciben como un obstáculo en la construcción de un país unido. Los persistentes conflictos entre el gobierno y los grupos armados étnicos reflejan los problemas actuales en el país.

En el lado étnico, los líderes están exigiendo un diálogo político inclusivo con el gobierno, pero ninguna de las partes ha mostrado interés en la participación de grupos civiles en la búsqueda de una solución. En el pasado, la sociedad civil no jugó ningún papel en el proceso político, pero hoy hay algo de esperanza.

Las iglesias también están tomando algunas iniciativas tales como cuando los obispos de Kachin Estado hizo un fuerte alegato a favor de la paz con justicia en agosto de 2014. Grupos de la sociedad religiosa y civil tienen que aceptar el reto de trabajar por la paz y la justicia para todas las comunidades étnicas de Myanmar. Con esto en vista, existe una urgente necesidad de mirar más allá de los conflictos armados, sino también sus causas y las posibles soluciones que pueden tomar todas las comunidades hacia la paz con justicia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.