moved here

Tres días de actualizaciones, reflexiones, preguntas y llamadas a la acción para una justa sostenibilidad y esperanza para los bienes comunes

15 Agosto 2014

2014_08_15_N&E_Photo1Jim Hug

El Centro para Justicia Ambiental y Sostenibilidad en la Universidad de Seattle celebró recientemente la conferencia Justa Sostenibilidad: Esperanza para los Bienes Comunes, que hizo una llamada de atención “sobre las íntimas conexiones entre la justicia medioambiental y la sostenibilidad” ya que ambos están “inextricablemente conectados. La verdadera sostenibilidad sólo se puede lograr cuando todas las comunidades respiran un aire limpio, tiene agua potable y alimentos saludables, espacios verdes y seguridad, y cuando todas las personas tienen una participación significativa en el desarrollo, implementación y aplicación de las leyes, reglamentos y políticas.” Jim Hug comparte con nosotros sus actualizaciones de los tres días de la conferencia.

Primer día

Cuatro oradores respondieron a las preguntas que todos podríamos preguntarnos: ¿Qué te mantiene despierto por las noches? ¿Cuáles son tus temores? ¿Qué le da esperanza? ¿Qué es lo que le da una pausa? ¿Qué llamada a la acción es lo que quieres para emitir?

La primera ponente, Sarah Augustine, trabaja con los Pueblos Indígenas cuya tierra y modo de vida se encuentran amenazados por las empresas mineras en Suriname. Destacó la esperanza que recibe de los Pueblos Indígenas y sus visiones del mundo alternativas, las nuevas iniciativas por el Consejo Mundial de Iglesias, y pidió a la gente de todo el mundo “activar su colectivo.” Las acciones individuales no son suficientes, tienen que dirigirse a las instituciones y estructuras a nivel mundial que protegen y legitiman actividades destructivas corporativas en todo el mundo.

Denis Hayes, el fundador original del Día de la Tierra y ahora director de la Fundación Bullitt tenía una larga lista de los problemas que no le dejan dormir por las noches – desde el colapso inminente del hielo de la Antártida Occidental campo, a la pérdida de Bangladesh y las regiones productoras de arroz del sudeste asiático, pasando por las masas de refugiados por el clima. Admitió ser un pesimista por naturaleza, pero señaló la esperanza derivada de los progresos realizados y que ha visto a lo largo de su vida por diversos movimientos sociales, tales como el movimiento de derechos civiles, o el fin de la guerra de Vietnam, entre otros. Apuntó que ha contagiado a su esposa su enfoque sobre las cuestiones ambientales: “Usted es un darwinista. ¿Cuál es el valor de supervivencia de pesimismo?” le preguntó en una ocasión.

Instó a los jóvenes a ser más activos ahora y no esperar que los movimientos sociales fueran por lo general dirigidos por los estudiantes. “Tenéis que sacar provecho,” les dijo, “que uno no sabe lo que puede hacer! ¡Así que sed valientes! Participad ahora.”

Effenus Henderson es el anterior Director de Diversidad de Weyerhaeuser, uno de los mayores propietarios de superficies forestales del mundo. En su charla, alentó la atención a la diversidad del mundo sobre temas como la justicia y la sostenibilidad y el compromiso que llega hasta la base donde la gente trata de sobrevivir y se preguntan si los activistas “realmente se preocupan por mí y mi familia y nuestras luchas.” Él también alentó a las instituciones y estructuras más allá de las acciones individuales.

Bill McKibben participó a través de Skype y habló de la esperanza que está encontrando en los movimientos globales de extensión y de unión en todo el mundo. Se refirió a la capacidad de su organización, 350.org (http://350.org/) para inspirar a más de 20.000 demostraciones en todas las naciones del mundo, excepto Corea del Norte. Advirtió a los estudiantes que si ellos no se involucran ahora, estarían pasando los mejores años de su vida laboral en las operaciones de socorro y reconstrucción “hasta que no quede una civilización que haga esas cosas.” Desafió a las universidades jesuitas a ponerse al día con la Universidad de Dayton por desinvertir en los combustibles fósiles y la inversión en la producción alternativa de energía limpia.

Durante la sesión de preguntas, insistí en que los desafíos a los que nos enfrentamos deben ser visto en un contexto global donde mil millones de personas no tienen suficiente comida o agua limpia para beber y más de la mitad de la población mundial vive en la pobreza deshumanizante. Sin duda tenemos que trabajar para resolver los problemas ecológicos y climáticos con urgencia. Pero nuestra visión debe incluir la realización de nuestras formas de vida en el planeta sostenible para todos los pueblos, incluidos los que deben tener sus necesidades básicas cubiertas con más comida, bebida, educación, vivienda, asistencia sanitaria, y más.

En un comentario final sobre la cena, el ponente David Korten observó que una diferencia importante entre Bill McKibben y Denis Hayes fue que Bill está organizando un movimiento para parar algo. Denis inspiró un movimiento para comenzar algo nuevo – Día de la Tierra – que ha generado ya un sin número de nuevas ideas e iniciativas.

Segundo día

Durante una mesa redonda, se analizó el caso del desplazamiento por el cambio climático y la elevación del mar del pueblo de Kivalina, una comunidad remota en el noroeste de Alaska y el hogar de cerca de 400 Iñupiat. Seis participantes trajeron una variedad de perspectivas alternativas sobre los actuales procesos de desplazamiento y migración, que ya están en marcha. Proporcionó una buena ilustración de lo que podría significar para escuchar a cosmovisiones, valores y perspectivas de los Pueblos Indígenas. Si bien no hubo consenso sobre las soluciones, hubo una pequeña muestra de la diversidad de visiones del mundo que el primer día nos animó a abrazar y explorar.

Dr Jorge Huete-Pérez es el Vicepresidente Senior de la Universidad Centroamericana en Managua, Nicaragua y el presidente fundador y actual vicepresidente de la Academia de Ciencias de Nicaragua. Durante su presentación explicó un nuevo canal transoceánico que será construido por China, a través de Nicaragua. Se está acelerando a través de los procesos de gobierno que a la vez poner en peligro la selva tropical y otros recursos ecológicos preciosos y sirven como un canal más grande para los envíos de combustibles fósiles a China. Se están dejando de lado los requisitos del gobierno para los estudios de impacto ambiental, que están siendo confiados a la empresa que va a construir el canal. Los opositores al canal como el Dr Huete-Pérez tratan de aumentar la conciencia y la resistencia internacional.

En la sesión plenaria de clausura, David Korten adelantó el argumento de su próximo libro, Cambiar la Historia, Cambiar el Futuro: Para encontrar nuestro lugar Humano de Servicio como miembros de la comunidad de vida en la Tierra. Identificó la narrativa encuadre actual de gran parte de la vida contemporánea como un modelo de máquina organizada al servicio de dinero y mercados. Señaló la abrumadora evidencia del fracaso de esa historia para proporcionar una vida sana y plena para todos. Ofreció un argumento alternativo en la que la vida es central, una historia arraigada en la comunidad y la ecología, que sea participativo y que sostienen la vida. La metáfora que captura su esencia no es la de una máquina agotándose, pero de una semilla a punto de florecer, que da luz a la vida emergente y en expansión.

Pedro Walpole, Coordinador para la Reconciliación con la Creación de Conferencia Jesuita de Asia Pacífico, relató una historia con un trasfondo jesuita y destacó la importancia de una fundación en una espiritualidad agradecida al abordar la vida. Con un guiño implícito a Pierre Teilhard de Chardin, sugirió que el próximo gran desafío a la que se enfrenta la comunidad humana es cada vez la complejidad emergente de 9.000 millones de personas que evoluciona hacia una auto-organización consciente en ya través de los sistemas de retroalimentación naturales de la Tierra en una unidad superior que vivirá de manera sostenible y con razón, como parte integrante de la Tierra y el Cosmos.

Día 3: Algunas reflexiones y comida para llevar

La conferencia estimuló un gran número de reflexiones y preguntas.

Tratando con la esperanza y la desesperanza

Este fue un tema recurrente a lo largo de la conferencia. ¿Cómo podemos mantener viva la esperanza? Los datos revelan el tipo de futuro cambio climático se está preparando para la comunidad humana en el próximo siglo, las ya emergentes, amenazas masivas que son tan graves y extensas que son casi imposibles de imaginar siquiera – que demasiado a menudo aplastar la esperanza. Las personas sólo pueden escuchar tanto y los mecanismos naturales de defensa muy humanos entran en juego: “¡Se puede ver levantar el muro justo en frente de tus ojos!” Tenemos que aprender a respetar y trabajar con estas limitaciones humanas muy reales en nosotros mismos como así como otros.

Pueden decirse muchas cosas, aunque ninguna de ellas tiene el final adecuada. Éstos son algunos puntos que surgieron durante las conversaciones de la conferencia:

  • Estos son inmensos e importantes cuestiones. La mayoría de nosotros, la gente de más edad han sabido por mucho tiempo que no vamos a ver los resultados a largo plazo de nuestros esfuerzos de justicia. Tenemos que enfrentar esa realidad y aceptarla. Pero nuestra bendición es ser parte de la lucha en solidaridad con muy buena gente, trabajando – con lo major de nosotros – en unión con el Espíritu de Dios.
  • Cada vez son más los jóvenes que “tienen” los problemas y tienen una gran energía y resistencia. Como dijo un orador, que no saben todavía lo que no pueden hacer, por lo que deben ser valientes, y pueden ser.
  • Otro participante, un estudiante de escuela secundaria local, instaron a los participantes a no tratar de proteger a los jóvenes. “Tenemos que escuchar y queremos escuchar la verdad y lidiar con la manera de abordarla.” La energía de la juventud y el idealismo son potentes y ha estado por lo general a la vanguardia de los esfuerzos exitosos del cambio social.
  • A veces ayuda a centrarse simplemente en algo manejable y factible, y obtener un sentido de logro para reavivar la motivación y la energía. “¡A veces sólo tienes que ser capaz de ver (y tocar, oír y olor y sabor) que ha logrado algo!”
  • A través de publicaciones como Yes! Magazine (http://www.yesmagazine.org/), la misión se difunde. Hay mucho más en juego en nuestras redes en todo el país y alrededor del mundo que se reconoce o se dio cuenta. La esperanza está fermentando en casi todas partes.
  • Hay que conectarse, hacer una red más organizada. Tenemos que pensar de forma más estructural y estratégica para organizar toda esta energía y la experimentación para ser más eficaz. ¿Quién sabe cuándo va a venir juntos a nivel mundial y entrar en erupción para llevarnos más allá de otro hito importante? El cambio social no suele ser gradual y lineal.
  • Reunirse en las comunidades para compartir nuestras esperanzas, temores, luchas y proporciona la fuerza fundamental para seguir enfrentándose a los desafíos.

¿Están las universidades despertando gigantes?

Como se indicó anteriormente, yo vengo de distancia con un renovado sentido de que hay una enorme cantidad sucediendo y grandes posibilidades están surgiendo en los campus de todo el país. ¿Es posible unir todo para presentar un testimonio valiente y profético a la nación? ¿Pueden las universidades jesuitas como una red proporcionar el liderazgo moral abierto, tan necesario en nuestro tiempo?

Las organizaciones de estudiantes se están formando para instar a sus escuelas a desinvertir en los combustibles fósiles y reinvertir en energía limpia. La Universidad de Dayton se ha comprometido; estudiantes de la Universidad de Seattle están presionando para un compromiso similar. ¡Qué gran oportunidad educativa para todos los involucrados – incluyendo los administradores y los miembros de la Junta! ¿No podría este movimiento incendiar los campus de todo el país? ¡Piense cuánto se aprendería, la cantidad de entrenamiento podría dar forma a futuros líderes transformacionales! ¿Podría Red de Solidaridad ignaciana encender esas chispas? ¿Cuántos miles de millones de dólares haría este tipo de acción colaborativa? Sin duda, la nación debería tomar nota. Desinversión era finalmente una herramienta eficaz en el esfuerzo mundial para poner fin al apartheid en Sudáfrica. ¿Podría ser efectiva para nosotros en nuestro tiempo?

Las universidades son las principales instituciones respetadas en sus comunidades locales. ¿Pueden aprovechar la credibilidad y la autoridad moral de manera más efectiva? Los miembros del Consejo de Administración de una universidad son a menudo actores influyentes clave en sus ciudades y estados. Algunos son líderes nacionales en sus propios campos. Muchos de ellos, si están bien informados y son hombres de negocios, conocen los problemas del clima y otras crisis ecológicas a las que nos enfrentamos como comunidad humana. Tienen que saber que por el bien del futuro de sus propias empresas. ¿Está su pertenencia junta les proporciona la formación en los valores ignacianos y discernimiento? La Asociación de Colegios y Universidades Jesuitas o AJCU ha puesto gran energía y recursos en programas de desarrollo en los últimos años. Los presidentes del Consejo se reunieron con el Padre General Jesuita Adolfo Nicolás el otoño pasado. ¿Pueden estas experiencias transformarse en una colaboración de miembros de consejos y juntas a nivel nacional? ¿Quién puede o debe liderar este esfuerzo?

O ¿qué pasa con la comida que se sirve en nuestras escuelas? ¿Es ecológica? ¿Se ha cultivado de manera sostenible? ¿Cuál es su huella de carbono? ¿Podría crecer en las grandes granjas industriales como el que alimenta las algas en el lago Erie y el que están hecho que el agua de Toledo, Ohio? ¿Quién quiere ese tipo de cosas delante de nuestras narices? ¿No es como encontrar las marcas delatoras de trabajo infantil y explotación en nuestras alma máter camisetas y otras mercancías?

Los maestros están desarrollando nuevos cursos para contribuir a la comprensión más profunda de las cuestiones relacionadas con el cambio climático. Estas cuestiones impregnan prácticamente todas las disciplinas en el currículum. Los jesuitas afirman con orgullo nuestro compromiso con la educación transformadora. ¿Podemos avanzar más y más rápido en la reorganización de los programas de estudio para servir a la transformación social, económica, política y cultural en el rostro de nuestras crisis actuales del clima?

Las escuelas de negocios también están reconociendo su papel fundamental en la transformación de nuestra economía global en una que reverencia y se preocupa por la creación, trabaja dentro de los límites ecológicos de la Tierra, y cumple con las exigencias del bien común mundial, así como la creación de instituciones económicas sanas y estudiantes que se gradúan con éxito en negocios. ¿Tienen un sentido de la urgencia de la crisis a la que nos enfrentamos? ¿Están respondiendo de manera adecuada? La Asociación Internacional de Escuelas de Negocios Jesuitas  celebró su vigésimo Foro Mundial anual en Seúl, Corea del Sur, a finales de julio bajo el lema “Movilización de la Red Jesuita en Respuestas. Colaboración para la Sostenibilidad Global.” ¿Habrá foros en los campus de sus escuelas de negocios para hablar sobre el Foro y explicar lo que les ha aportado y se han llevado de esa experiencia? ¿Cómo esperan movilizar la colaboración para la sostenibilidad global?

Como un elemento clave en su trabajo de integración misión de la Universidad Xavier en Cincinnati, Ohio, dedica el personal a todos los niveles, desde encargados de las instalaciones a los ejecutivos, en la formación como Embajadores de Sostenibilidad. Estos embajadores están capacitados para decirle a nadie que quiera escuchar lo que sus departamentos están haciendo para promover los objetivos de sostenibilidad de la universidad. La mayoría de las universidades jesuitas tienen ahora de una forma u otra estos oficiales de sostenibilidad. Espero – y supongo— que estén trabajando en red bajo el liderazgo de la AJCU para propagar las mejores practices rápidamente y den testimonio público a las comunidades locales de la gran importancia que estas principales instituciones con gran credibilidad moral en la crisis climática y nuestra responsabilidad moral de construir a la sostenibilidad para todos.

Preguntas y acciones

¿Qué nos da esperanza? ¿Qué alimenta nuestra esperanza y renueva nuestro Espíritu para la misión? ¿Qué nos detiene? ¿Qué acción queremos llevar a cabo?

Este artículo también está publicado en una de las series del blog de la Red Ignaciana de Solidaridad.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , , , ,

2 Responses to Tres días de actualizaciones, reflexiones, preguntas y llamadas a la acción para una justa sostenibilidad y esperanza para los bienes comunes

  1. Ann Dougherty en 30 Septiembre 2014 en 2:31 am

    Thanks to Fr. Hug for a clear synopsis of the Just Sustainability Conference in Seattle in August. This was an amazing conference -with amazing people doing amazing work. From YouTube video analyses of skate boarder interactions in New Orleans to the transit-riding activists of Portland (Or.), from Sarah Augustine and her work with the World Council of Churches to analysis of a local Bishop’s comments on the tar sands of Alberta – it was clear that these same amazing people are on the move.

    Thanks to EcoJesuit and Fr. Hug for the shout-out about Xavier Sustainability Ambassadors. The staff and faculty ambassadors have furthered the conversation about sustainability on campus. Equally important, the program has been copied at multiple schools, both state and Jesuit, and small and large. Training materials are available at http://www.xavier.edu/mission-identity/programs/Sustainability-and-Mission.cfm.

  2. Joan Lang en 19 Agosto 2014 en 1:12 am

    I loved your summary and the challenge to us all in whatever way possible to help our world.
    Bill McKibbens reminder that is change is not made the young people of today will spend their future attending to disaster relief of water, wind and fire. Very sobering words indeed and I had not thought of it that way. All the young ladies in the school across our property will have a bleak future in front of them. But “what is the survival value of pessimism?” Wonderful reminder!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email
Facebook