moved here

Una autocrítica esperanzadora: ONGs vistas como puentes y conectores

15 Septiembre 2016
Foto de: devpolicy.org

Foto de: devpolicy.org

Sylvia Miclat

Dos recientes ensayos reflexivos sobre el futuro de las organizaciones no gubernamentales (ONG) en un mundo que ha cambiado y cambiante proporciona el pábulo fundamental para poder formular quienes se ocupan de trabajos de desarrollo.  Mientras que las discusiones se centraron en Oxfam, muchos de los puntos planteados resuenan más allá de Oxfam.

En su artículo ¿Qué hay que hacer con Oxfam?, el autor Michael Edwards discute tres escenarios posibles sobre transformaciones de la ONG como Oxfam que, como la ONU, “seguir prestando asistencia útil y concreta a las personas que realmente lo necesitan, pero la energía moral y la claridad de propósito que marcaron sus primeros años se han difuminado en gran medida al tiempo que sus burocracias han florecido y las circunstancias mundiales han cambiado.”

Por otro lado, Uwe Gneiting de Oxfam América plantea la necesidad de ser auto-crítico, pero no pierde las esperanzas, que nos recuerda que las ONG no existen en forma aislada y son menos unidimensionales y estáticas, conscientes de los impactos y consecuencias de un “cada vez mayor mundo multipolar, el cambio de las expectativas y la paulatina comprensión del desarrollo.”

Tres escenarios para el futuro de las ONGs

El primer escenario de acuerdo con Edwards requiere un cambio radical del papel que las ONG se insertan en posiciones “intermediarias” que pueden cambiar su función y actuar de “puentes y conectores.”  Citando una visión de las ONG como “balsas de aguas blancas” en lugar de “superpetroleros” que navegan “entre los gobiernos, la sociedad civil y de los mercados, tendiendo un puente a través de geografías y grupos,” y garantizando que los “valores de la igualdad, la sostenibilidad y los derechos están incrustados en sistemas más grandes,” esta es una opción es útil con una “naturaleza cada vez más interconectada de la política, la economía y el cambio social.”  Esta opción significa que las ONG “pasan a un segundo plano a las luchas más grandes” y compartir con otros que impulsarán “su propio cambio social.”  Sin embargo, mientras que este escenario es “intelectualmente atractivo,” no traerá los fondos para sostener una organización grande y en crecimiento.

El segundo se trata de tomar ventaja de la ayuda exterior, mientras que el dinero sigue fluyendo como “para entregar más de lo que ya está haciendo.”  Esta opción evoca imágenes de los cowboys del carbono, “bandidos de circunvalación,” y la pornografía de la pobreza, donde las donaciones y ofertas se maximizan en cada oportunidad con “corporaciones, gobiernos y fundaciones,” mientras que “deja de lado cualquier crítica que pueda molestar a los poderosos.”  Pero la mayoría no puede ser persuadida por esta estrategia que no busca la transformación social a largo plazo.

El último escenario se trata de hacer lo mejor posible en situaciones de mejora sin expectativas de los “movimientos revolucionarios,” una estrategia que se trata más bien de la reforma que de la transformación.  Funciones y relaciones se ajustan “sin reducir el tamaño o la importancia de la institución.”  Edwards habla de “inercia institucional,” que es una característica de la mayoría de las grandes organizaciones, hasta que se produzca una crisis extrema a gran escala para “imponer cambios fundamentales a la fuerza” tales como la pérdida de la ayuda exterior, el escándalo que conduce a la pérdida de credibilidad, o la expulsión forzosa de un país.

Esta opinión es buena y oportuna, ya que las grandes organizaciones no gubernamentales o grupos de interés que reúnen el sector privado (BINGOs) que conocíamos hasta ahora no han sido eficaces para efectuar el cambio, tal como se había proyectado.  Incluso la ONU está limitada para responder a las preocupaciones mundiales urgentes y sólo puede hacer mucho más.  El establecimiento de redes y el apoyo a las comunidades son caminos a seguir.

Lan Mercado, director regional de Asia Oxfam Internacional, pensó que era un “buen reto.”  Mencionó que muchas organizaciones no gubernamentales internacionales (ONGI) “han pasado y están pasando por la transformación difícil y compleja y es importante recordar por qué hacer que merezca la pena.  El impacto y rol en hacer realidad el cambio tiene muchas dimensiones y tenemos que ser claros sobre las nuestra y la forma en que se conecta con las de otros.”

Ed Quitoriano, una persona de recursos para muchas organizaciones internacionales y locales de desarrollo en Filipinas, elogia el ensayo como “brutalmente franco y con razón desde el punto de vista global.  Las cosas pueden parecer diferentes a nivel nacional, especialmente si el poder y los recursos disponibles para las ONG internacionales se utilizan bastidores para potenciar a las organizaciones no gubernamentales locales, movimientos sociales y las comunidades.  Uno tiene que reconocer la incapacidad de las organizaciones no gubernamentales locales para florecer y la tendencia de las comunidades locales a confiar en los poderes emergentes de las ONG corporativas.  Estas últimas utilizan su poder y los recursos para reformar de nuevo el trabajo de las ONG hacia la caridad y la mejora de este papel con imágenes del hambre, la mala vivienda, o la falta de lápices y cuadernos en horario de máxima audiencia.  Es cuestión de tiempo para potenciar la vía.”

Autocrítica pero esperanzadora

Reconociendo el valor de la retroalimentación externa, como Edwards, Gneiting, quien se desempeña la labor de Asesor de Investigación y Política de Oxfam América, ve la oportunidad de responder para fortalecer el análisis.

El pesimismo engendrado por el análisis del futuro de las ONG de Edwards se explica en un contexto más práctico, como las tensiones y contradicciones de las ONG, como “las motivaciones basadas en principios para trabajar hacia el cambio social versus maniobrar las dificultades políticas en entornos sociales cambiantes” son parte de las ONG.”  Y mientras unas ONG crecen, algunos han dejado de crecer, pero sí muestran que también son “capaces de cambiar en respuesta a la retroalimentación de los interesados y de un mundo cambiante.”

La cuestión clave de Gneiting es “¿si podemos aprovechar nuestras capacidades de organización y alcance global al servicio de un espacio de cambio social cada vez más diverso y multipolar sin restringir sus cualidades dinámicas?”

El entorno de desarrollo es desafiado por cinco cambios críticos de las ONG internacionales (a partir de un documento de noviembre de 2013 “¿El final de la Edad de Oro de las ONG?” de Chris Roche y Andrew Hewett):

  • Reducción masiva de la pobreza de ingresos (China, India y Vietnam), pero la pobreza absoluta crónica persistente en niveles reducidos
  • El crecimiento de las desigualdades multidimensionales como la parte más vulnerable de la prosperidad global
  • Aumento del número de personas afectadas por situaciones de emergencia humanitaria, pero un sistema humanitario global es de escasos recursos y bajo verdadera presión
  • Impactos en diversos aspectos del cambio climático
  • Asistencia Oficial al Desarrollo en constante evolución
  • “Haciendo hincapié en la propuesta de valor potencial de las ONG como conectores en este espacio es una visión emocionante y una más sincera que la de pretender que deberían ser más como un movimiento  (que no se puede) o, por ende, más de tipo empresarial (que no debería).”

    Las aspiraciones para formar movimientos e imitar enfoques corporativos tienen que distinguirse cuidadosamente del rol de intermediario de puentes y conectores.  En un mundo donde los estados nacionales son ineficaces para garantizar la vida de calidad y el cuidado de muchos que son pobres, y donde la economía es el marco dominante para el crecimiento y el desarrollo, las ONG y las organizaciones de la sociedad civil son los puentes críticos y los conectores que, con la persistencia y el rigor, pueden y deben contribuir a un cambio efectivo.

    Print Friendly, PDF & Email

    Este artículo también está disponible en:: Inglés

    Etiquetas: , , , , , ,

    4 Responses to Una autocrítica esperanzadora: ONGs vistas como puentes y conectores

    1. Suso en 6 Julio 2020 en 6:50 am

      Fantastico articulo. Gracias!! Muchas Gracias!!

    2. Jesus en 4 Julio 2020 en 6:12 am

      En mi opinion, el futuro de las ong esta un poco en el aire, sobre todo por la falta de buena voluntad, ya que trabajo para las diferentes ong hay de sobra sobre todo despues del coronavirus, trabajo para los tan necesitados voluntario hay lo que se necesita es un poco mas de aporte por parte de la gente, para que las ongs puedan desempeñar su trabajo con el mayor margen posible.

    3. Giorgio Osti en 27 Septiembre 2016 en 9:23 pm

      The comment on the future of NGOs reflects typical dilemmas of non profit organisations: reform or revolution, movement or integration force, nearer the company-model or the bureaucratic one. It is right to think them as mediators, boundary objects, not assimilated to any kind of institution (also companies are institutions in one way); somebody summarises saying ‘hybrids’; but, organisational theory says NGOs must have a distinct trait, a closure of their borders, an identity through which to be recognised and financially supported by the social environment. Self-support as agents of civil society is insufficient. They need the money and know how coming from public bodies and companies. The problem is both theoretical and empirical: the former concerns the kind of exchange and the means of exchange. Money is good for reciprocate if with it other values pass through (knowledge, recognition, affects); empirical because exchanging people have to move and living abroad; help and learning at distance do not work; helpers and teachers and scholars of many projects circulating in the world by NGOs must have the chance to move and live in another place. Tacit knowledge says that: you can learn only staying in the place, in physical long contact with others. Probably, NGOs already use ‘tacit knowledge’ in their projects of development. Good; the matter is then to develop more such method in theory and practice. Thus, I see a positive future for NGOs in their capacity to read better and in advance new inequalities and to adopt a method of learning not only by doing but also by moving.

      • sylvia en 4 Octubre 2016 en 9:04 am

        Thank you Giorgio for your feedback and further inputs. We who are working in civil society with communities, national and local government agencies, other development organizations, business, media, academe, other professional groups, are greatly challenged as we reckon with a changing world, socially and environmentally.

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *




    Follow by Email
    Facebook