moved here

Una montaña de chalecos salvavidas en Lesbos urge canalizar los residuos

29 Febrero 2016
El cementerio de la chalecos salvavidas apilados en las colinas de Lesbos, uno de una serie de fotos de la Sra Colleen Sinsky (http://jesuits.org/story?TN=PROJECT-20160229043205), licenciada en Economía por la Universidad de Santa Clara, que truncó su vacaciones en el Mediterráneo en diciembre pasado para ayudar a los refugiados y cuyas historias compartía en sus blogs. Foto de: jesuits.org

El cementerio de la chalecos salvavidas apilados en las colinas de Lesbos, uno de una serie de fotos de la Sra Colleen Sinsky (http://jesuits.org/story?TN=PROJECT-20160229043205), licenciada en Economía por la Universidad de Santa Clara, que truncó su vacaciones en el Mediterráneo en diciembre pasado para ayudar a los refugiados y cuyas historias compartía en sus blogs. Foto de: jesuits.org

Miles de chalecos salvavidas se amontonan en las costas de la isla de Lesbos, en Grecia, un cementerio de color naranja, que recuerda el éxodo masivo de personas, principalmente de Siria, desgarrada por el conflicto, en busca de esperanza y una vida pacífica en Europa.  Lesbos es el principal punto de entrada en el Mar Egeo de refugiados e inmigrantes a Europa y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) estima que más de 810.000 personas cruzaron a Grecia por mar en 2015.

Más allá de su función salvavidas, estos chalecos representan nada más que toneladas de plástico, espuma y nylon que se acumulan a diario, junto con los botes salvavidas desinflados (cuyos motores fuera de borda son rescatados tan pronto como los barcos se acercan a la costa) y neumáticos que ensucian las zonas de playa.  Hay un mercado negro que compra y vende algunos de los objetos de valor que pueden ser rescatados, pero se necesita un plan de gestión de residuos a gran escala para lo que se ha descrito como una bomba de tiempo ambiental, según las autoridades griegas. Como Lesbos es una isla, la generación de basura, recolección, procesamiento y transporte con el continente es un tema extremadamente sensible de gran importancia.

Karel Zelenka, un voluntario para el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS, por sus siglas en inglés), trabajó en Lesbos desde finales de octubre hasta mediados de marzo de este año.  Indicó que el municipio de Mitilene trabajó duro para limpiar las playas más accesibles, así como las carreteras a lo largo de la costa, mediante la eliminación de los chalecos salvavidas desechados y otros desperdicios.  Sin embargo, miles de personas permanecen en los lugares de aterrizaje más remotos, agregó.

“Muchas chaquetas también están flotando en el mar. Se observa mejor esta situación si uno está llegando en Mitilene en avión.”  Dada la creciente tensión entre los locales  y los demandantes de asilo, así como organizaciones no gubernamentales (ONG), “estas últimas tomaron la iniciativa para ayudar a la municipalidad de deshacerse de las chaquetas.”

“Esto fue particularmente útil ya que algunas ONG tenían barcos especiales (utilizados para el rescate) que podría acceder a las áreas más remotas y escarpadas, mientras que su personal recogía las chaquetas en la orilla y los transportaba a lugares accesibles a los camiones municipales,” explicó.  Coordinado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, esta limpieza se convirtió en un evento semanal “discreto,” porque, en palabras de Karel, “no se dio publicidad al esfuerzo.”

En su opinión, la limpieza ha sido eficaz, y a partir de este año, ha ayudado, en parte, el número cada vez menor de las llegadas de inmigrantes y refugiados.  También constató que “los chalecos usados han sido llevados a una planta en la que los empresarios locales los utilizan para convertirlos colchones en campos de refugiados, aunque no estoy familiarizado con los resultados de ese esfuerzo.”

El gobierno municipal ha puesto en marcha planes para un programa de reciclaje con el apoyo del Ministerio de Medio Ambiente griego y también ha iniciado un proyecto piloto con voluntarios arquitectos y ambientalistas.  Aparte de la limpieza y reparación del paisaje y el entorno que lo rodea, se pueden generar ingresos para la población local y las pequeñas empresas.

Print Friendly, PDF & Email

Este artículo también está disponible en:: Inglés

Etiquetas: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *




Follow by Email
Facebook